Palacio Real de Madrid

Aprovechando las vacaciones nos quisimos acercar al Palacio Real de Madrid. Es la residencia oficial de la Familia Real, aunque actualmente sólo se utiliza para la celebración de ceremonias de estado. Llegamos bastante temprano porque nos habían avisado de las enormes colas que hay que hacer en la entrada normalmente. Y así fue. No obstante, fue bastante rápida pese a lo larga que era y, mientras, pudimos aprovechar de las hermosas vistas de La Almudena.


La entrada general cuesta 10€ y, por suerte, los maestros entran gratis. También se puede visitar gratis los miércoles y jueves por la tarde.
El Palacio en sí, me decepcionó mucho. La mayoría de las salas están vacías, ni muebles, ni nada. Y la mayoría de sus obras artísticas están en El Prado. Aun así lo visitamos por su importancia histórica. Construido en el siglo XVIII con Felipe V estuvo habitado hasta Alfonso XIII y, más tarde, por Azaña. Lo primero que podemos ver es la Plaza de la Armería por la que puedes pasear libremente. A continuación, visitamos la Real Botica, que fue una de las salas más atrayentes, con un montón de frascos curiosos fabricados por las fábricas de la Granja y del Buen Retiro.

La segunda sala que más me llamó la atención fue la Real Biblioteca, con más de 300.000 libros., mapas, dibujos…

Y, por último, la Real Armería. Para entrar en ella hay que salir del edificio principal, y entrar en el que está a la derecha. Está considerada como una de las mejores del mundo, contiene piezas del siglo XV en adelante. Y me llamó la atención las armaduras y armas árabes que contiene.

También nos gustó el Salón de Colón por su importancia histórica: allí se firmó el tratado para entrar en la Unión Europea.

Estas son las salas que miramos con más detenimiento. Las demás, aunque tienen valor artístico e histórico, no nos impresionaron tanto. En la planta alta nos encontramos con una maravillosa escalera de Sabatini que da acceso a los distintos salones, la mayoría muy sobrios. Como piezas nos llamó la atención un Stradivarius, la colección de relojes, estatuas de Bernini y algunas piezas de porcelana y El salón del trono dejaba mucho que desear y los tapices estaban bastante sucios.

Como digo, es una visita obligada pero nada comparable con otras bellezas como el Palacio de La Granja o Los Reales Alcázares, también Patrimonio Real.

Si tenéis tiempo no dejéis de visitar los Jardines de Sabatini, gratuitos, continuando la calle de Bailén y la Cuesta de San Vicente. Están muy cuidados y su visita es bastante rápida. En el centro cuenta con un estanque con estatuas de reyes españoles. Y en verano hacen conciertos.

Consejos: Preparaos para las largas colas.
Acudid el primer miércoles de cada mes, menos en agosto, ya que podréis disfrutar del Relevo Solemne, en el que más de 450 soldados de la Guardia Real desfilan para hacer el cambio de guardia. La ceremonia dura unas dos horas pero es aconsejable.
No olvidéis vuestros carnets de estudiante, profesor, tarjeta de desempleo… son importantes los descuentos.

Cómo llegar: A unos 5 minutos de la estación de metro de Opera.
·         Autobús: Líneas 3, 25, 39 y 148
·         Metro: Líneas 5 y 2 (Estación Ópera)
          Trenes de Cercanías: Estación de Príncipe Pio

Horarios: De octubre a marzo: Todos los días de 10:00 a 18:00
                De abril a septiembre: Todos los días de 10:00 a 20:00

Compártelo

Entradas relacionadas