Japón - Preparativos: Transportes (JR Pass, Metros, Taxis y otras cosillas)

Llevaba ahorrando todo el año para poder hacer el viaje de mi vida. Siempre había soñado con ir a Tokyo, como buena friki que soy. Y es que siempre atrae conocer una cultura tan diferente a la nuestra, tan educada, tan amable. Un país que ha sabido unir tradición y tecnología como en ninguna otra parte del mundo y que nunca llegas a comprender del todo.

La primera pregunta es obligada: ¿Es caro? Sí, bastante. No sólo el viaje en sí, sino todo allí es mucho más caro que aquí: comer, beber, transportes… por lo que ahorrad bastante, porque lo merece.

Yo reservé a través de Expedia, que siempre hace buenas rebajas si contratas el vuelo y el hotel de manera conjunta. Y cuantos más días estés en el mismo hotel, más rebaja te hacen. En concreto, a mí me salió por 2.180€ para dos personas (vuelos ida y vuelta, y hotel durante once noches). No está mal, porque el hotel era de tres estrellas y la oferta era bastante buena.

Antes de ir, os recomiendo buscar información en webs como http://flapyinjapan.com/ para haceros una idea de lo que os vais a encontrar.

Como guía usé la guía de Tokyo del Lonely Planet y la verdad es que deja mucho que desear, sobre todo los planos: son difíciles de entender, a veces las distancias son mucho más largas de las que aparecen dibujadas, o más cortas, la mitad de las calles no vienen pintadas con el nombre y es un jaleo. Comparada con la que usé el año pasado para andar por Berlín, de El País Aguilar, ésta es...

Cómo moverse - El transporte en Tokyo

TRENES: En cuanto al transporte, si vais a estar muchos días en Tokyo se recomienda usar la tarjeta Suica, una tarjeta monedero con la que también puedes comprar en varios establecimientos. Pero si vais a hacer algunas excursiones es preferible utilizar el JRPass. Este pase te permite viajar en casi todos los trenes de la compañía Japan Railways, menos en algunos de alta velocidad, como el Nozomi. Pero, con la velocidad que tienen los demás Shinkansen, no vas a echar de menos el AVE para nada. Además, con el precio que tienen los trasportes en Japón, sólo con que vayas una vez a Kyoto y vuelvas ya está más que amortizado.  http://www.japan-rail-pass.es/

Eso sí, lo tienes que comprar fuera de España. En Japón es imposible porque es un servicio que sólo se oferta e viajeros extranjeros (todo un detalle, que prueba una vez más su hospitalidad).  

Este pase se tiene que solicitar previamente y suele tardar dos semanas. Yo lo compré online. En el sobre viene un folleto explicativo sobre cómo usarlo y un bono. Este bono no sirve por sí solo, se debe presentar en la oficina de JRP, que se puede encontrar en el mismo aeropuerto o en las grandes estaciones como la de Ueno, y allí se canjea por el auténtico pase. En ese momento, se debe decir a la recepcionista la fecha exacta en la que quieres empezar a usar el pase y si quieres reservar algún tren, ese es el momento. Yo llevaba todos los horarios de los trenes que quería utilizar e inmediatamente me dieron los tickets.



Hay que tener cuidado y estar atento de qué trenes entran con el pase y cuáles no, porque la broma puede salir bastante cara. Si coges el Nozomi, por ejemplo, para ir a Kyoto y volver la broma te puede salir por más de 300€. Así que hay que fijarse bien. Con el JRP además se tiene acceso a algunos autobuses, ferrys y también el monorraíl que une Haneda con Hamamatsucho, pero no el que te lleva a Odaiba.

También lo recomiendo porque así te ahorras el metro, ya que muchas veces es preferible usar los trenes para viajar por el mismo Tokyo.

Los trenes están limpísimos. Los Shinkansen son amplios y están llenos de servicios. Los japoneses, con su afán consumista exacerbado aprovechan hasta el último rincón del país para que pase una azafata con un carrito vendiendo de todo, hasta lotería. Y los precios en estos servicios turísticos son prácticamente iguales que fuera. Un café en un tren es igual de caro que en un establecimiento normal, no se aprovechan como en los trenes españoles para ponerlos más caros. Así que la gente consume y consume.

Los asientos del shinkansen son un poco incómodos pero después de llevar tantas horas andando da igual. Los trayectos se te hacen rapidísimos porque parece que vuelas. No llegué a montarme en el Nozomi, pero debe de ser la hostia de rápido.

Hay tres modelos de JRP según la duración: 7 días (fue el que nosotros contratamos), 14 y 21; así como pases sólo regionales.



Normalmente, los trenes tienen vagones para billetes reservados y no reservados. Si no se va en fechas clave, no suele haber problema, pero aun así, es preferible reservar en el momento en que se canjee el pase, como hice yo.

¡Cuidado! Como el JRP no es un billete normal, no se tiene que pasar por las puertas normales, por donde va todo el mundo. Si lo haces, un japonés enfadado vendrá chillándote cosas inentendibles (ya me pasó). Se debe pasar por donde está el revisor, que te va a pedir el pase y, algunas veces, el pasaporte. Una vez en el andén, es fácil encontrar el vagón. Eso sí, hay que hacer cola religiosamente, y es que esta gente hace colas perfectas para todo…y con una paciencia infinita. Aunque haya uno solo ya ves que está haciendo cola justo detrás de la línea habilitada para ello.

El precio del de 7 días me costó 250€ por persona, pero depende de a cómo esté el yen en ese momento.

Con la línea Yamanote puedes ir a las principales estaciones de Tokyo, por lo que te ahorrarías la mayoría de los metros.

METRO: Lo primero que hay que saber de los metros en Tokyo es que el precio varía en función de los kilómetros recorridos. ¿Y cómo saber los kilómetros que vas a hacer exactamente? Pues como prevén que te vas a liar ellos mismos te aconsejan que siempre compres el billete más barato y ya luego ellos hacen cuentas en la estación de destino para que abones la diferencia. Un sistema raro de narices, pero que funciona. 
En todas las estaciones hay una Fare Adjustement Machine que te dirá si debes pagar más.


El precio varía según la distancia:

- De 1 a 6 km: 160¥
- De 7 a 11 km: 190¥
- De 12 a 19 km: 230¥
- De 20 a 27 km: 270¥
- De 28 a 40 km: 300¥


El problema es que hay dos líneas independientes que operan en el metro de Tokyo: Tokyo Metro y Toei. Y los billetes de una no valen para la otra. El mapa del metro a veces es desesperante porque muchas veces no viene en kanji, sobre todo si te sales de las zonas turísticas. 

TAXI: Ni por asomo. No te timan, pero son muy muy caros. Aunque si queréis ver cómo se abren las puertas solas o la cutredecoración a base de ganchillo de la abuela... vosotros mismos.


Horario en Japón: En Japón son 8 horas más que en España en invierno y en verano 7. Tenedlo en cuenta para el jet lag. El primer día no lo noté, pero el segundo tenía una jaqueca impresionante y parecía un zombie.

Enchufes en Japón: Son iguales que los de EEUU. La corriente es de 100V. Hay que comprar un adaptador.

Problemas con el idioma: Eso de que el inglés se habla en todos lados, aquí no se estila. Es cierto que tienen la gentileza de poner muchos letreros en inglés, o al menos en nuestras letras. Pero en los sitios más remotos no esperéis que ni un solo plano esté en romanji, la desesperación que te entra es muy grande. Ellos tratan de ayudarte cuando te ven perdido. Muy amablemente te preguntarán si necesitas ayuda, pero la mayoría de la gente con la que hablábamos no tenía ni idea de inglés, ni jóvenes ni viejos. Y se frustraban dándose golpecitos en la cabeza con la palma de la mano porque no podían ayudarnos.  Así que lo más recomendable es llevar apuntado en su escritura el sitio a dónde queréis ir y aprenderos algunas palabras útiles para preguntar y entender direcciones. Por otro lado, el hiragana no es tan difícil y casi todo lo importante lo traducen a furigana, así que si tenéis tiempo aprenderos el silabario que os va a ser muy útil.

Moneda en Japón - El yen: las tarjetas de crédito no se utilizan mucho así que es mejor llevar efectivo. No hay problema, no hay nada de delincuencia. Nadie te va a robar. Las tarjetas sólo te las aceptan en ciertos establecimientos y, a veces, exigen que sean emitidas en el propio Japón. La que menos problemas tiene es la American Express. En Akihabara, la mayoría de tiendas sí que aceptan visa.

Para ahorrar comisiones es mucho mejor cambiar dinero en el aeropuerto. Yo no lo hice , nos llevamos yenes que había cambiado en España y el banco mecobró una importante comisión, amén de hacerme el cambio más caro. Si me hubiera esperado a llegar, en Narita me habría ahorrado una pasta.

Lavabos en Japón: en la mayoría de los sitios de interés hay lavabos gratuitos. Casi siempre están limpios y a veces hay al menos uno occidental, lo cual se agradece. En el Japón más profundo, la limpieza es mucho más “ligera”.
Preio de la vida en Japón: http://internacional.universia.net/asia-pacifico/japon/antes-salir/finanzas/coste-vida.htm   Para ahorrar: desayunos del Wallmart, Lawson o 7-eleven, cafés de lata de máquinas expendedoras y comidas en el Yosinoya



Compártelo

Entradas relacionadas