Día 9: Kyushu – Visitando la Catedral de Urakami de Nagasaki



Cogí el tren Kamome 9 en la estación de Hakata (Fukuoka) a las 8’57 y a las 10’50 ya estaba en Nagasaki. Salí de la estación y comencé a andar hacia la Catedral de Urakami, a unos 40 minutos andando. Existen autobuses y tranvías que llevan allí, pero yo preferí ir caminando para callejear un poco. El camino no es difícil y es casi recto.

La Catedral de Urakami se encuentra sobre una pequeña colina desde la que se obtienen buenas vistas de Nagasaki. Su historia se remonta a la persecución que sufrieron los cristianos de la aldea de Urakami (al norte de Nagasaki) durante los años 1869 y 1873, época en la que muchos tuvieron que emigrar y otros fueron martirizados. Al abolirse esta persecución, los cristianos volvieron a sus casas y decidieron construir su propia catedral.

Para ello compraron los terrenos en los que había tenido lugar las pruebas de fe con la que interrogaban a los sospechosos de cristianismo, como pisar imágenes de la Virgen o de Jesús. Y erigieron una catedral que tardó en construirse medio siglo. En 1925 era la catedral católica más grande de Asia oriental.


Poco duró la alegría. La caída de la bomba atómica veinte años después detonó a medio kilómetro de distancia de la catedral, destruyéndola por completo.

Años más tarde los cristianos quisieron construirla de nuevo, pero el gobierno de Japón se empeñaba en preservar sus ruinas como símbolo del horror pasado. Finalmente lo consiguieron en 1959. Al ser el proyecto llevado a cabo por las autoridades municipales el lugar no ha sido incluido dentro de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco dentro de la candidatura de Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki



Hoy, en la cuesta que lleva al templo se pueden ver algunas estatuas de la catedral original. También quedan expuestos algunos restos en el Parque de la Paz, el Museo de la Bomba Atómica y en la sede de la ONU en Nueva York, en la que se exhibe la estatua de St Agnes de Nagasaki.

Su interior es bastante austero, no se pueden tomar fotos y la entrada es gratuita.

Siguiendo las señales que parten de la base de la colina que da acceso a la catedral, se llega al pequeño Parque Tenshu, donde hay aseos tradicionales gratuitos, y al Parque de la Paz en unos diez minutos andando. 

Otras entradas que te pueden interesar:



Souvenirs y productos típicos de Nagasaki – Qué comer y qué comprar de recuerdo



Platos típicos que comer en Nagasaki

1. Champon: inventado por el propietario de un reputado restaurante chino, esta sopa está hecha con cerdo, marisco y verduras que, una vez fritos, se vierten sobre un caldo de fideos y vegetales hecho con huesos de pollo y de cerdo.

2. Sara udon:  Una base de fideos cubiertos de repollo frito, brotes de judía y otras verduras, así como calamar, camarones, cerdo y kamaboko (un tipo de surimi).

3. Hamburguesa de Sasebo: Sasebo es una ciudad portuaria que está muy cerca de Nagasaki. La marina americana fue quien la introdujo en la isla. Hay tantas variantes como tiendas especializadas en ella.

4. Chawanmushi: un aperitivo hecho a base de natillas, salsa de soja, dashi, semillas de nogal japonés gingko, almejas, pollo, camarones y servidos en un chawan (taza de té).

5. Toruko Raisu: arroz indio servido con una chuleta de cerdo y espagueti.

6. Kakuni Manju: bollo relleno de carne de cerdo marinada que se suele vender en puestos callejeros.

Dulces típicos de Nagasaki

1. Bizcocho castella: es el postre más típico de Nagasaki. Por todos lados hay tiendas que lo venden. Hasta en Dazaifu hay una oficial. Se trata de un pastel amarillo y en forma de ladrillo, que fue introducido en Japón en el siglo XVI por un misionero portugués. La pastelería tradicional Shōkandō, es el proveedor oficial de kasutera de la familia imperial.

2. Dulces de Castella: hay todo tipo de dulces con este sabor. En las calles más turísticas de Nagasaki, como por ejemplo las que hay en los alrededores del Parque Glover, puedes encontrar caramelos, pastas, helados, kasutera roll o mikasayama, en cuyo centro tiene una masa de azuki y tiene forma de dorayaki.


3. Castella Cider: se trata de una bebida con sabor a bizcocho castella. Normalmente vienen en un bonito paquete de dos.

4. Galletas sablé de Nagasaki: de influencia francesa, es una especialidad de Nagasaki Kabo que se puede encontrar en todas las tiendas de souvenirs.

5. Otakusa: son galletas crujientes con forma de flor de hydrangea hechas con masa de hojaldre.

6. Kujukujima senpei: son pasteles de hechos con harina y que tienen cacahuetes por encima. Estos cacahuetes representan las islas de Kujukujima, en Nagasaki.

Artesanía típica de Nagasaki

1. Nagasaki Bekko: artesanía hecha con la concha de la tortuga marina Taimai. Su arte se introdujo en Nagasaki en el siglo XVIII desde China. Con este material se hacen broches, alfileres para el pelo, collares… Aunque son bastante caros.

2. Porcelana Hasamiyaki: se realiza en la ciudad de Hasami, cerca de Nagasaki. Sus colores son el blanco y el índigo y es una de las porcelanas más admiradas en el país desde el periodo Edo.

El transporte en Nagasaki – Cómo movernos y cuánto nos cuesta



El centro de la ciudad es fácilmente accesible si estás acostumbrado a andar (Itinerario para ver Nagasaki en un día a pie). Si no quieres andar mucho, lo más útil es coger un tranvía.

🚎 En tranvía: 

Es el mejor medio para visitar los sitios turísticos sin temer por el tráfico. Hay cuatro líneas distintas y funcionan hasta de 6’00 a 23’00. El precio del billete es de 120 yenes, tarifa única vayas a donde vayas.

En los tranvías de Nagasaki no se paga al subir, sino al bajar y siempre hay que hacerlo por la puerta delantera. Cuando vayas a bajar del tranvía tienes que pagar poniendo el importe exacto en la máquina que hay al lado del conductor. Si te has comprado un pase de un día, basta con enseñárselo al conductor.

En la estación de Tsuki-Machi puedes hacer trasbordo de manera gratuita (en las demás no). Para ello, cuando te vayas a bajar le tienes que decir al conductor que quieres un billete de transfer “nori-kae onegai-shimasu.”

travel.at-nagasaki.jp


Existe un abono de un día con el que te puedes montar ilimitadamente en el tranvía. Con este abono no necesitas pedir ningún billete de transfer. Se vende en el Centro de Información Turística, que está en la planta baja de la estación de tren, o en tu hotel. En el tranvía es imposible adquirirlo. Precio: 500 yenes.

➤ Aquí puedes obtener información sobre los itinerarios de los tranvías: 

travel.at-nagasaki.jp


🚍 En autobús

Excepto para llegar al Monte Inasa, los autobuses no son muy útiles para visitar la ciudad. Incluso si vas a Inasa Yama, tienes que saber que los que llevan a ella sólo funcionan desde el 15 de marzo hasta el 15 de diciembre. 

www.nagasaki-bus.co.jp

Al igual que ocurre con los tranvías, se tiene que entrar por la puerta trasera y bajar por la delantera, pagando en la máquina que hay al lado del conductor.


Al montarte en el autobús tienes que coger un ticket en la puerta trasera. Cuando aparezca la parada en la que te quieres bajar verás que la tarifa aparece escrita en la pantalla de la parte delantera del autobús. Al bajarte, inserta el ticket en la máquina que hay al lado del conductor y paga la cantidad que has visto antes escrita. No admite cambio de billetes de 10.000, ni de 5.000 yenes.


Existe un abono de un día con el que te puedes montar ilimitadamente en los autobuses de un área en concreto. Precio: 500 yenes.

➤ Sitios donde se puede comprar el abono de un día

●  Shinchi service center
●  Cocowalk service center
●  Nagasaki City Tourist Information Center (Dentro de la estación de tren de Nagasaki)
●  Hamaya ticket agency
●  Nagasaki Bus Kanko head office (Nameshi)
●  Each Nagasaki Bus business office

14 cosas indispensables que ver y que hacer en Nagasaki



La ciudad de Nagasaki aún siente el desastre por la que su nombre es reconocido en todo el mundo. El 9 de agosto de 1945 sufrió uno de los desastres humanos más grande que ha conocido el planeta por ser el lugar donde cayó la segunda bomba atómica con objetivo japonés, tres días después de la de Hiroshima. Un pueblo que quedó destrozado y cuyas secuelas aún se ven en la zona que rodea al epicentro de la bomba.

Pero la riqueza de la historia y cultura de Nagasaki, eclipsada por esta gran catástrofe, también se conoce paseando por sus calles y visitando otros lugares para aprender de su pasado portuario, su gran influencia europea, sobre todo holandesa, y sus relaciones comerciales con China.

Aquí dejo algunos lugares interesantes para aprovechar tu visita, tanto si pasas aquí unos días, como si haces una corta excursión de un día desde Fukuoka.

1. Visitar el Parque de la Paz de Nagasaki: el parque se construyó en el epicentro de la explosión de la bomba atómica del 9 de agosto de 1945. Es un lugar muy emotivo que está lleno de monumentos en recuerdo a las víctimas y que clama la paz mundial. Cerca puedes visitar el Museo de la Bomba Atómica.


2. Entrar en el Pabellón Nacional de la Paz de Nagasaki: un monumento minimalista que se construyó en 2003 para recordar a las víctimas de la tragedia. La parte interior se encuentra en un sótano en el que se da información sobre lo ocurrido y se proyectan entrevistas y documentales sobre los afectados.


3. Contemplar la Catedral de Urakami en su actual ubicación: antiguamente se encontraba en el territorio en el que ahora está el Parque de la Paz, de hecho aún quedan vestigios de su estructura. Tras el desastre de 1945, su reconstrucción se llevó a cabo en otra localización cercana.


4. Impresionarse con el Torii de un pilar: tras la explosión de la bomba este torii del santuario de Sanno se partió y sólo quedó en pie un pilar, que hoy podemos ver tal y como se quedó ese día.


5. Subir hasta el Monumento conmemorativo a los 26 mártires de Japón: recuerda a los veinte cristianos japoneses y a los seis misioneros extranjeros que crucificaron en este mismo lugar en 1597.


6.  Aprender sobre el pasado holandés en Dejima Machi: una isla artificial que contaba con una antigua fábrica holandesa. En ella metieron en 1636 a todos los europeos de la zona para evitar que se propagara el cristianismo en la ciudad.


7. Subir la cuesta de Oranda-zaka dori: una calle pedregosa llena de casas de madera y que fueron habitadas por los primeros holandeses que llegaron a Nagasaki.

Wikipedia

8. Pasear por Shinchi Chinatown: el lugar donde se instalaron los mercaderes chinos que vinieron a Nagasaki durante el periodo Edo y que hoy está lleno de tiendas y de puestos callejeros.


9. Ver la Iglesia de Oura, la más antigua de Japón: incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki. Se construyó en 1864 por misioneros franceses cuando se abolió la prohibición del cristianismo en Japón.


10. Impregnarse de naturaleza y buen gusto en Glover Garden: incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de la revolución industrial de la era Meiji en Japón, hoy muestra unos jardines elegantes y varias residencias señoriales de corte colonial-europeo. La más importante es la de Glover, quien se enamoró de una joven japonesa y cuyo romance inspiró la obra de Madame Butterfly de Puccini.


11. Probar el pastel más famoso de Nagasaki: el Kasutera (Castella) es el postre más típico de Nagasaki. Por todos lados hay tiendas que lo venden. Hasta en Dazaifu hay una oficial. Se trata de un pastel amarillo y en forma de ladrillo, que fue introducido en Japón en el siglo XVI por un misionero portugués. La pastelería tradicional Shōkandō, es el proveedor oficial de kasutera de la familia imperial.


12. Comer un Kakuni Manju en un puesto callejero: bollo relleno de carne de cerdo marinada que se suele vender en puestos callejeros y en Chinatown.


13. Visitar Gunkanjima, la isla donde se rodó James Bond: Patrimonio de la Humanidad, se hizo muy famosa al servir de escenario para la película Skyfall, donde James Bond estaba atrapado con Javier Barden. En el puerto se contratan excursiones para visitar la isla abandona en la que habitaron hace años los trabajadores que extraían el carbón de sus minas.

www.huffingtonpost.es

14. Sorprenderse en el Shourou Nagasaki Matsuri: durante el mes de agosto se celebra el Obón en la ciudad haciendo la procesión de los barcos de los espíritus, para lo que construyen barcos de bambú que van empujando por las calles para guiar a sus difuntos.


➤ Si te da tiempo, Nagasaki cuenta con varios templos que también merecen la pena visitar, como:

●  El Templo Sofukuji: construido por los chinos en el siglo VVII.

● El Templo Fukusaiji: con forma de tortuga sobre la que se asienta una estatua de Kannon de 18 metros de altura y en cuyo interior oscila un péndulo de Foucault.

  El Santuario Suwa: famoso por ser el lugar en el que rezaban las prostitutas para que hubiera mal tiempo y los marinos no pudieran zarpar.

  El Templo Koufukuji: el más antiguo de Nagasaki (1620).

  El Santuario de Confucio: cuenta con un importante museo de historia china. 



Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en tren y en autobús



🚆 Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en tren

🚄 Limited Express

Hay uno dos expresos que salen cada hora desde Hakata hasta la estación de Nagasaki. Están cubiertos por el JR Pass. El trayecto dura menos de dos horas y cuesta 4190 yenes (asiento no reservado) o 4710 yenes (asiento reservado).

Descuentos:

➤ Ni-mai-kippu: Si compras dos asientos a la vez, los dos salen por 6180 yenes.

 Yon-mai-kippu: Si compras cuatro, salen por 11.000 yenes.



🚄 Local Trains

Hay un tren local que tarda en llegar unas 4 – 5 horas y que cuesta 2810 yenes. Es barato, pero el trayecto es largo y es necesario hacer trasbordo.

 Aquí puedes buscar información sobre horarios y precios: http://www.hyperdia.com



🚍 Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en autobús

Desde la terminal de autobuses de Hakata Station salen multitud de autobuses hacia Nagasaki de la empresa Nishitetsu. La parada en la que se suele bajar la gente que quiere hacer turismo es la de Ekimae, que está justo delante de la estación de trenes de Nagasaki.

La duración del trayecto depende mucho de la hora a la que cojas el autobús. Desde 146 minutos que tarda el Super Express, hasta 192 minutos que tardan los regulares.

 En esta página web puedes ver los horarios y tener información sobre la duración de cada trayecto. http://www.atbus-de.com.e.jo.hp.transer.com/

 Y en ésta puedes conocer los precios y reservar los asientos: https://global.atbus-de.com

 Precio del trayecto Hakata – Estación de Nagasaki: 2570 yenes.

Opinión del Fukuoka Hana Hostel



La localización de este backpacker es inmejorable. Se encuentra ubicado en medio de la famosa calle cubierta comercial Kamikawabata Shotengai. Pero, desde sus habitaciones no se escucha nada del jaleo que pueda haber allí mientras está la gente de compras o comiendo en sus restaurantes.

Además, la estación de metro de Nakasukawabata está conectada directamente con esta calle, luego no tienes ni que salir al exterior con las maletas para llegar al hotel.

Hakata Station está a 15 minutos andando, el metro está a 5 minutos, Tenjin está a 12 y la zona más importante en Fukuoka de yatai (puestos callejeros de comida) está a 2. El Santuario Kushida está justo al final de la calle peatonal.

Nada más entrar en el hostal, el espíritu backpacker lo inunda todo. La decoración es bonita y está todo muy bien mantenido. El personal es muy amable y habla inglés de maravilla. Para entrar no debes olvidarte de que estás en Japón, pues vas a tener que dejar los zapatos en el armario de la entrada y ponerte unas chanclas del alojamiento.

fukuoka.hanahostel.com

Al fondo de la recepción está la cocina, de la que te puedes servir libremente para preparar tu comida, dejar tus cosas en el frigorífico y hacerte un té o un café gratis cuando quieras. Tan sólo hay que dejarlo todo tan limpio y ordenado como te lo encontraste. La gente se suele quedar en esta sala hablando hasta tarde, pero desde la zona de las habitaciones no se escucha nada.


Al lado de la cocina hay un montón de folletos turísticos e incluso puedes coger tapones para los oídos gratis en el mostrador.

Yo reservé una habitación doble japonesa a través de booking.com y me salió por ¥20.520, aproximadamente unos 158€ por tres noches.

La habitación era muy pequeña y casi no cabía mi equipaje. Tenía un escritorio junto a la ventana desde la que se veía el río, televisión y aire acondicionado.


En frente del escritorio había una especie de tablao flamenco con tatami, en la que tenías que armarte tu futón. Sorprendentemente, se estaba a gusto durmiendo allí. Nada comparable al dolor de espalda que pillé tras dormir en el suelo en las camas coreanas tradicionales. Eso sí, con tan poco espacio, yo ya no sabía dónde meter las cosas y acababa todo como una leonera. 


El cuarto de baño estaba también muy limpio, pero era diminuto. Bueno, el apaño lo hizo durante mi estancia.


La verdad es que disfruté mucho durante mi estancia aquí y tuve la oportunidad de entablar buenas conversaciones en el salón con japoneses viajeros. Lo recomiendo para viajar sin lujos y conocer a otra gente autóctona.


   FUKUOKA HANA HOSTEL (福岡花宿)   
4-213 Kamikawabata-machi, Hakata-ku, Hakata,
Fukuoka, 812-0026, Japón
博多区上川端町4-213, 博 多, 福岡市
Teléfono: +81 92 985 1267
fukuoka.hanahostel.com

Día 8: Kyushu – Viajando de Beppu a Fukuoka en el clásico Yufuin no Mori Train



El tren Yufuin no Mori no sale de la estación de Beppu todos los días, por lo que tienes que mirar bien el horario y reservar con antelación. Está incluido en el JR Pass.

Esperando el tren en la estación, me di cuenta de la forma tan curiosa de entretenerse y pasar el rato que tienen los japoneses. En medio del hall habían colocado un gran bloque de hielo lleno de figuritas y bolitas muy pequeñitas. El entretenimiento consistía en ir deshaciendo el hielo con los dedos hasta encontrar cualquier sorpresa y hacerte con el premio. Gente de todas las edades lo intentaba hasta que se quedaban helados.


Una vez en el andén, esperé al Yufuin no Mori, un tren panorámico que comenzó su andadura en 1989. En él el paisaje tiene una importancia especial y es por eso por lo que cuando va pasando por puntos paisajísticos importantes, como las cascadas Jion-no-taki Falls, el tren pasa más despacio mientras el guía va comentando lo que se ve a través de los grandes ventanales.



La principal diferencia entre esta línea y la otra que va hacia Hakata, es que ésta atraviesa la isla de Kyushu de este a oeste por el centro, mientras que la otra (operada por el tren Sonic) bordea la costa por el norte. Esto también influye en el tiempo de tu viaje: mientras el Sonic une Beppu con Hakata en 2 horas, el Yufuin no Mori lo hace en 3’20 horas.


Su interior es muy vintage, con acabados de madera y un cierto aire nostálgico.


Uno de los vagones tiene una pequeña biblioteca y asientos panorámicos a través de los que disfrutar del paisaje y de vistas tan curiosas como la estación de Yufuin, en cuyo andén hay ashiyu (baños de pies termales) para que esperes al tren mientras tienes los pies en remojo.



El tren también cuenta con una cafetería en la que poder comprar bento (ekiden) y souvenirs del Yufuin no Mori.



El personal del tren va pasando por todos los asientos y se ofrece a hacerle fotos con el móvil a los pasajeros mientras sujetan el cartel del tren, para que tengan un buen recuerdo. También tienen disponibles trajes de maquinistas gratuitos para que posen los niños.


Además, van regalándole a los viajeros caramelos del tren y una postal que puedes sellar en la cafetería y quedártela de souvenir.


Para una enamorada de los trenes como yo, los trenes turísticos japoneses me han encantado. Sobre todo el Aso Boy.

Otras entradas que te pueden interesar: