8 cosas imprescindibles que ver y hacer en Aso City - Kyushu



La ciudad de Aso tradicionalmente sirve de centro de operaciones para los que quieren visitar la zona del cráter del Monte Aso. Es un núcleo muy joven, creado en 2005 al unirse los pueblos de Aso, Ichinomiya y Namino. Su población es de unas 27.000 personas, al pasear por Aso te darás cuenta de que parece que estás solo. Donde más gente encontrarás será en el mercado, en el centro comercial y en el conbini. Es difícil hasta ubicar dónde se encuentran los restaurantes y si una casa es comercial o particular, por la casi ausencia de carteles en muchas áreas. Y menos aún, si no sabes japonés.

El núcleo está muy diseminado y para ir a ciertos lugares, como el templo y el centro comercial, hay que hacerlo andando junto a la carretera o por caminos entre arrozales. Aso es un buen lugar para alquilarse un coche en la terminal Toyota que hay allí y recorrer los alrededores, como el cráter, la Cascada Nabegataki o la espectacular Garganta de Takachiho. De todos modos, entre escapada y escapada, aquí te dejo algunas ideas de cómo puedes pasar el tiempo en Aso.

Qué hacer en Aso City

1. Probar un plato de Basashi: es uno de los platos más gourmet de la prefectura de Kumamoto y uno de sus símbolos culinarios. Se trata de carne de caballo cruda. Si no te apetece mucho lo crudo, puedes probar a comprar carne de caballo hecha de diversas maneras, como en bollos de pan rellenos, que venden en el mercado de Aso.


2. Comer Akaushi: la carne de ternera de la zona está considerada una de las mejores del país.

insidelocaljapan.jp

3. Visitar su mercado: justo al lado de la estación de tren, está Michi no Eki, una gran tienda en la que puedes comprar productos de la prefectura de Kumamoto. Por eso, casi todos tienen el logotipo de Kumamon, su mascota, que confirma su origen regional. Se venden, especialmente, carne de caballo, de ternera y leche. Dentro de la tienda también está la oficina de turismo, donde te atenderán en inglés.


4. Comprar recuerdos en su templo: Su puerta de dos pisos se construyó al final del periodo Edo y tiene una altura de 18 metros. Está dedicado a los dioses de la agricultura y su origen se remonta a la época del primer emperador Jinmu. Esto lo hace ser uno de los templos más antiguos de Japón. Durante el terremoto de 2016, este templo, con más de 2.300 años de historia, fue duramente dañado. Hoy siguen llevándose a cabo tareas de reconstrucción, aunque se estima que tarden en completarse unos diez años. Aun así, es una bonita visita que puedes hacer desde el centro de Aso, paseando entre arrozales.


5. Andar entre arrozales: Aso está rodeado de naturaleza y es fácil caminar entre los arrozales que aparecen a ambos lados de la carretera. El camino que lleva desde la estación de tren hasta el templo de Aso, te proporcionará un bonito paseo mientras disfrutar del paisaje, de la arquitectura local y de pequeños dioses escondidos por todas partes.


6. Comer deliciosos dulces en Nakamura: esta pastelería es una joya que lleva abierta desde 1951. Dentro de una pequeña casita, que parece sacada de un cuento, hay postres extremadamente buenos elaborados con productos locales. http://www.aso.ne.jp/~nakamura/


7. Pasear por el parque del Templo Saigandenji: el área que se puede ver en el pueblo de Aso, forma parte del Templo Enryakuji  del Monte Hiei. La leyenda cuenta que lo fundó Saiei, quien elaboró una estatua enorme de la Diosa de la Misericordia y la colocó dentro de una cueva, al oeste del cráter del volcán. Hoy el paseo alrededor de su estanque y las escaleras que llevan a unas ruinas en su cima, llenarán tu espíritu de paz y tranquilidad.


8. Comer barato en el Coffee Plaza East: justo en frente de un conbini Lawson, este restaurante ofrece posiblemente los menús más baratos de la zona (650 yenes). Puedes elegir sentarte en el suelo de tatami o en la zona occidental. El trato es exquisito y saben hablar inglés perfectamente.


9. Irse de la ciudad en el Aso Boy: un tren de edición especial, no sólo para niños. Los adultos también disfrutan de este original tren en el que la mascota Kuro es la estrella. Cuenta con biblioteca, piscinas de bolas, cafetería, productos especiales de Kuro… Es precioso y su llegada es todo un acontecimiento entre los niños japoneses y sus padres. Su ticket viene incluido en el JR Pass, aunque hay que reservarlo antes.





Compártelo

Entradas relacionadas