Qué ver en Tarazona en una mañana


La capital de la comarca del Moncayo tiene sus ejemplos de arte mudéjar catalogados como Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad que vio nacer a Paco Martínez Soria, es un bonito enclave donde pasar una mañana paseando por sus calles y plazas. Acogedora y pequeña, cuenta con un importante patrimonio digno de visitar.


1. Ayuntamiento: con una fachada renacentista y una hermosa galería de estilo veneciano, fue construido en el siglo XVI al lado de la muralla. Antiguamente fue la Lonja de Tarazona. Delante del Ayuntamiento está la famosa estatua del Cipotegato, una fiesta que tiene lugar todos los años el 27 de agosto a las 12 de la mañana, justo cuando se celebran las fiestas de San Agustín en honor a San Atilano.

2. Judería: en la judería de Tarazona, una de las más habitadas de España en el siglo XIV, se pueden encontrar monumentos tan atractivos como el Palacio Episcopal o las casas colgadas. También podemos pasear por sus callejuelas y plazas y ver el Hogar Doz, donde está enterrado Baltasar Gracián.

3. Catedral de Nuestra Señora de la Huerta: emplazada extramuros de la ciudad medieval, su construcción comenzó en el siglo XII con una planta gótica. Posteriormente fue restaurada hasta darle la imagen mudéjar que vemos hoy. Se la llama la Capilla Sixtina del renacimiento español por las pinturas mitológicas desnudas que tiene en su cabecera y en el cimborrio, únicas en una catedral europea y que estuvieron ocultas hasta que las descubrieron durante la restauración del templo entre 1985 y 2011. Precio de la entrada a la Catedral de Tarazona: 4€  www.catedraldetarazona.es


4. Casas Colgadas: aprovechando la antigua muralla, se construyeron estas casas sobre la calle de la judería.

5. Iglesia de la Magdalena: cuenta con una preciosa torre mudéjar del siglo XVI, aunque la parroquia es del siglo XII. Es la iglesia más antigua de Tarazona y se ha convertido en uno de sus símbolos distintivos. Ofrecen visitas guiadas en las que se puede subir a la parte más alta de la torre para disfrutar de unas inmejorables vistas de Tarazona y del Moncayo. Entrada libre gratuita. Las visitas guiadas cuestan 1’5€.

6. Palacio episcopal de Tarazona: este palacio renacentista es la casa del obispo de la diócesis de Tarazona. Originalmente fue una antigua fortaleza musulmana y luego la residencia de los reyes de Aragón. Un lugar de valor incalculable que, sin embargo, ha vendido piezas a extranjeros, como tres de sus techumbres mudéjares, compradas por el magnate americano de los medios de comunicación William Randolph Hearst.

7. Mezquita de Tórtoles: fue construida ya bajo el dominio político cristiano, en el siglo XV. En su interior podemos distinguir perfectamente todos los elementos que conforman la mezquita: el haram, sala de oración y principal de la mezquita, el muro de la quibla, el mihrab y el mimbar.

8. Plaza de toros poligonal del XVII, que ahora se utiliza como patio de vecinos.

9. Iglesia y Claustro de San Francisco de Asís: según cuenta la leyenda el propio San Francisco en su peregrinación a Santiago, pasó por la ciudad y quiso instaurar una comunidad de frailes menores allí. Para ello, el obispo le donó una antigua ermita sobre la que se construiría esta iglesia. Sin embargo, la documentación de la que se dispone muestra que el convento se fundó en 1270 y que la iglesia primitiva se edificó en el primer tercio del siglo XIV. Hay visitas guiadas que cuestan 1’5€ y se pueden contratar contactando con la Oficina de Turismo.


Qué ver en Barbastro en una mañana


La capital de la comarca del Somontano se asienta sobre el río Vero. Más allá de su fama por ser el origen del Opus Dei (aquí nació Escrivá de Balaguer), su centro está lleno de tiendas y bares, rodeados de importantes monumentos y construcciones.


1. La Catedral de Barbastro: la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción se construyó sobre una mezquita en el siglo X, que luego pasó a convertirse en iglesia y sede episcopal. El templo que hoy vemos data del siglo XVI y el acceso es gratuito.

2. El Museo Diocesano: acoge una valiosa colección de arte religioso procedente de diversas localidades de esta Diócesis, que comprende buena parte de la provincia de Huesca. Recorrer sus salas permite realizar un viaje a través de los últimos 1000 años de arte occidental, del románico al barroco. La entrada cuesta 4€.

3. Centro de Interpretación del Somontano: se encuentra ubicado en el conjunto monumental de San Julián. En él hay una bonita exposición sobre los atractivos que presenta esta comarca. La entrada es gratuita.

4. Conjunto monumental de San Julián y Santa Lucía: integrado por el antiguo Hospital de Barbastro, la Iglesia de San Julián y la plaza de toros, hoy alberga la Oficina de Turismo, una tienda, un restaurante, el Espacio del Vino y las oficinas del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano.

5. Espacio del Vino: sobre una sala circular se proyecta un audiovisual sobre las características de este producto en la comarca. Cuando acaba, hay diversos juegos de aromas con los que se puede interactuar. Horario: de lunes a viernes: a las 10’30, 11’30 y 13’30. Entrada gratuita.

6. Iglesia de San Francisco: imponente monumento famoso por contener una capilla dedicada a Ceferino Giménez Malla, «el Pelé». “Un gitano, tratante de mulas, sabio analfabeto, que enseñaba a rezar a los niños, les animaba a respetar a pájaros, las flores y las hormigas y les daba pan y chocolate para merendar en aquellos años de miseria. En plena Guerra Civil española fue detenido y fusilado con un rosario en las manos. El Papa Juan Pablo lo beatificó en 1997. La escultura del santo es obra del artista Juan de Ávalos.” (turismosomontano.es)

7. Pozo de Hielo: en la ladera de la Barbacana se puede ver este pozo del siglo XVII. Es una construcción semiexcavada cubierta con una bóveda de cañón. Las visitas se conciertan a través de la Oficina de Turismo: 974 308 350

8. La Plaza del Mercado: rodeada de bonitos edificios y soportales, esta plaza ha congregado a comerciantes y hortelanos de toda la provincia desde hace muchos siglos. Hoy sigue haciéndolo todos los sábados. Dentro de esta plaza encontramos la capilla de Santa Ana, la casa Calonge y la casa natal de San José María Escrivá de Balaguer.

9. El Museo Mártires Claretianos: en él se exponen objetos personales de estos mártires y una aproximación histórica de sus vivencias.  Entrada gratuita. De martes a domingo: 10, 11, 12, 16, 17 y 18 horas.

10. El Monasterio de El Pueyo: a las afueras de Barbastro se alza una colina sobre la que existió un castillo ya en el XI. El complejo cuenta con un claustro y una iglesia del siglo XIII. En este lugar se venera una imagen de la Virgen aparecida al pastor Balandrán, un hombre de gran estatura que descansa en un sepulcro gótico en una sala anexa a la iglesia. La tradición cuenta que las jóvenes casaderas de la ciudad tenían que ser capaces de abarcar toda su longitud con los brazos extendidos antes de aspirar a casarse. Las visitas se deben concertar en esta dirección: http://santuariodelpueyo.verboencarnado.net



Qué ver en Huesca en un día


La antigua ciudad musulmana de Osca, en la que convivieron árabes y cristianos, contaba con un gran patrimonio artístico del que aún hoy quedan algunos restos de los que podemos disfrutar. Un día en Huesca da para mucho, aunque también la podemos utilizar como centro de operaciones para hacer excursiones cercanas a otros lugares interesantes, como Loarre, Jaca, Alquézar… Además de monumentos, Huesca tiene un ambiente ideal por la noche para disfrutar de sus bares de tapas y pinchos por el centro, con terrazas abarrotadas. Otra ventaja es que es una de las capitales de provincia donde más fácil es encontrar aparcamiento, y gratis.



1. Convento de San Miguel: conocido popularmente como “Las Miguelas”, este edificio de 1110 tiene una elegante torre románica, mientras que el ábside es gótico. Desde el siglo XVII es habitado por las carmelitas. Su interior se puede visitar.


2. Muralla de Huesca: de la antigua muralla que guardaba la ciudad, hoy tan sólo queda un torreón de los cien que había: el Torreón del Amparo; y una puerta de las nueve que llegó a tener, la puerta de Montearagón o La Porteta. Su construcción se la debemos a los árabes del siglo IX.


3. Museo de Huesca: ya la entrada llama la atención, pues este museo está alojado en la antigua Universidad Sertoriana, que fue fundada por Pedro IV en el siglo XIV y que se convertiría en la residencia de los reyes de Aragón. Hoy expone una interesante exposición sobre la historia de la provincia y varias muestras de arte aragonés, destacando la figura de Goya. La entrada al Museo de Huesca es gratuita. museodehuesca.es


4. Catedral de Santa María de Huesca: construida sobre un antiguo templo romano, que luego fue mezquita, la catedral se levanta imponente en lo alto de una colina. Pese a estar en una zona donde el románico es el arte que prevalece, la Catedral de Huesca curiosamente es gótica. Esto se debe a que se ofreció culto en la mezquita hasta el siglo XIII, cuando Jaime I propuso construir este templo. Su diseño primitivo era románico, del que aún quedan restos en el claustro, pero su demora en la construcción hizo que no se pudiera acabar la obra hasta finales del siglo XV.   Precio de la entrada a la Catedral de Huesca: 4€ www.museo.diocesisdehuesca.org/


5. Ayuntamiento: se encuentra en un palacio renacentista del siglo XVI. En el edificio anexo está el Colegio Imperial de Santiago, que llegó a ser el más prestigioso de la Universidad de Huesca durante más de 300 años.



6. Museo Pedagógico de Aragón: en el mismo edificio donde se encuentra la Oficina de Turismo de Huesca, podemos ver este curioso museo con juguetes, libros, pizarras… todo dedicado a la enseñanza. El acceso es gratuito.


7. Plaza de López de Allué: en esta importante plaza está  La Confianza, la tienda de ultramarinos en activo más antigua de España. Abrió en 1871 y hoy es toda una pieza de museo.



8. Monasterio de San Pedro el Viejo: constituye uno de los ejemplos más importantes del románico aragonés. Data del siglo XII y tiene una imponente torre hexagonal en uno de sus lados. De este antiguo monasterio se conserva el claustro románico que a su vez alberga el panteón de los Reyes Alfonso I, el Batallador, y Ramiro II, el Monje. Precio de la entrada al Monasterio de San Pedro el Viejo: 2’5€. www.sanpedroelviejo.com


9. Basílica de San Lorenzo: este templo barroco se construyó sobre una antigua iglesia gótica, de la que aún se conserva parte de la torre. En el s. XVII, los ciudadanos decidieron hacer un templo mucho más grande debido a la gran demanda de fieles que tenía en aquel momento el barrio. Para ello se contó, principalmente, con los recursos económicos y la mano de obra del pueblo de manera voluntaria. http://www.parroquia-sanlorenzo.org/

10. El Casino de Huesca: es una de las construcciones más llamativas de la ciudad. Se encuentra en el edificio del Círculo Oscense, de principios del XX y es un excelente ejemplo de Modernismo aragonés. Dentro hay una cafetería y un restaurante, por lo que podéis entrar sin problema a echar un vistazo a su elegante interior.


11. Parque Miguel Servet: muy cerca de la estación de tren y del casino, el Parque Miguel Servet es un remanso de calma que se construyó sobre los antiguos jardines de Lastanosa, una familia del siglo XVII, que hasta tenía allí su propio zoo. Hoy podemos encontrar unos espacios muy interesantes rodeados de naturaleza: como la escultura de Las Pajaritas, El Kiosko de Música, la Casita de Blancanieves o la Rosaleda.


12. Centro de Arte y Naturaleza CDAN: a las afueras de la ciudad destaca este edificio diseñado por el famoso Rafael Moneo. En su interior se organizan actividades relacionadas con la naturaleza, el arte y las nuevas tendencias culturales. También hay una exposición permanente del pintor Beulas. Precio de la entrada al CDAN: 3€  www.cdan.es/

13. Castillo de Montearagón: a escasos kilómetros de la capital, podemos ver las ruinas de este castillo-abadía mandado construir por Sancho Ramírez, rey de Aragón, en el siglo XI. Desde allí hay unas increíbles vistas de la Hoya de Huesca, el Salto del Roldán y la Sierra de Guara.

14. Para salir a tapear: El Casco Viejo y el Tubo, alrededor de la calle de San Lorenzo, el Callejón del Saco y la calle Cleriguech.



Si no tenéis coche, o no queréis cogerlo, no importa: Huesca cuenta con un bus turístico que recorre los alrededores de Huesca (LoarreRiglosAyerbe,…) http://www.huescaturismo.com/es/bus-turistico/reservar y un curioso servicio de taxis turísticos. http://www.huescaturismo.com/es/rutas-taxi/



Opinión del Hotel Mirador de las Grullas – Huesca


Si buscáis un sitio tranquilo para pasar un fin de semana descansando del ajetreo del trabajo y de las ciudades, éste es vuestro sitio. Tan sólo tiene capacidad para 16 huéspedes, por lo que las posibilidades de tener calma y tranquilidad son muy altas.

Localización

El hotel se encuentra ubicado cerca del pueblo oscense de Montmesa, pero alejado de todo. Está en las inmediaciones del pantano de La Sotonera, ideal para hacer rutas de senderismo u otras actividades en la naturaleza, como paseos en kayak. Por la noche, en la carretera, se me cruzaron zorros, liebres y musarañas.


Al estar a los pies del Prepirineo muchas aves descansan por la zona para alimentarse antes de cruzar las montañas.

Lo único malo es que para ir a cualquier sitio hay que coger el coche. En el pueblo de Montmesa no hay prácticamente nada. Pero, a 21 km está Huesca. Yo opté por cenar por allí y disfrutar de los pinchos para luego volver a la tranquilidad de este paraje.

El hotel está en mitad de ningún sitio, pero en el centro de todo: desde allí es fácil llegar a Loarre, Riglos, Ayerbe, Alquézar, Barbastro

Instalaciones

La finca mide unos 7000 m2. A la entrada hay un estanque con patos y un gallinero. Un poco más al fondo está la piscina y la zona de barbacoas.




En el centro está el comedor donde se sirven los desayunos y los almuerzos. Y un amplio espacio para descansar al aire libre, con una decoración exquisita. Hay hamacas, sillas, sillones y un mirador desde el que ver el atardecer.

Habitaciones

El hotel está compuesto por cuatro apartamentos y dos suites, tipo cabaña. Cada cabaña adosada tiene el nombre de un ave. Todas ellas tienen una zona de terraza propia, que da al jardín, televisión, wifi y aire acondicionado.




El interior mide 35 m2, distribuidos en una zona comedor, con una mesa y unas sillas; la zona del dormitorio y el baño, que también es enorme.

La decoración está muy cuidada, con muchísimos materiales reciclados y artesanales.




Desayuno

El desayuno viene incluido en el precio de la estancia. Se realiza en el comedor y consta de zumo recién exprimido, café, tostadas, embutido, yogures y un trozo de pastel. 


El personal es muy amable y está atento a todos los detalles y todas las necesidades de los huéspedes.

Un sitio increíble.




   HOTEL MIRADOR DE LAS GRULLAS   
Urbanización Viña del Romero,24,
22811 Montmesa, Huesca
Teléfono 638 06 22 87



Qué ver en Gran Canaria en tres días – Itinerario


La segunda isla más poblada de Canarias tiene un importante patrimonio histórico y cultural. Más allá del turismo de sol y playa, Gran Canaria ofrece muchos más atractivos para los que no disfruten tanto con tumbarse a tomar el sol.

Por si os sirve de ayuda, aquí os dejo el itinerario que realicé por Gran Canaria durante el Puente del 1 de mayo. Se inicia en la parte sur, en el aeropuerto, llegando muy temprano, y atraviesa los lugares más importantes haciendo dos noches en el Hotel Roca Negra. La isla tiene mucho que ver, pero durante estos dos días aprendí mucho de su cultura y me llevé una visión general de sus paisajes y sus gentes. ¡Lástima que no pudiera quedarme más tiempo!



Día 1 – De sur a norte por la costa este

1. Maspalomas: desde el aeropuerto, mi primer destino fue la famosa playa de Maspalomas. Aparcar cerca de la playa es bastante difícil. Os tendréis que alejar bastante del centro para encontrar algún sitio libre.

Llena de hoteles, bares y restaurantes, su atractivo principal es la Playa del Inglés, la más grande de Gran Canaria. Hay un paseo muy bonito que va desde el faro hasta el final de las pasarelas, para seguir andando de frente, paralelos al mar, para encontrarnos con la Charca de Maspalomas y las famosas dunas. En la parte oeste se pueden ver las antenas y los satélites del Centro Espacial de Canarias, dependiente del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.





2. Ingenio: mi siguiente pueblo fue Ingenio, famoso por su pan de puño. Lo podéis encontrar en cualquier obrador de la zona, pero, una vez fuera de esta área, no lo encontré en ningún otro lugar. El pueblo está bastante cerca del aeropuerto. Aunque su término municipal es muy grande e incluye muchos barrios, el más interesante es el de su centro histórico, alrededor de la Plaza de La Candelaria.  Su casco antiguo muestra ejemplos de arquitectura tradicional


3. Yacimiento de Cuatro Puertas: pertenecientes al término municipal del Telde, pero algo retirados de su centro histórico (15 minutos en coche) se encuentran los restos arqueológicos de una serie de cuevas artificiales realizadas por la cultura prehispánica de Tkanarén. El acceso se realiza por una cuesta de camino de grava, se deja el coche en la base de la colina y se sube andando unos cinco minutos. La visita merece la pena para llevarse una primera impresión de cómo eran los canarios antes de la llegada de los españoles. El acceso es gratuito.



4. Telde: el segundo municipio más poblado de la isla y el más antiguo bien merece una visita. Su centro histórico también muestra la arquitectura tradicional canaria. Alrededor de la Basílica de San Juan, que se alza desde el siglo XVI junto a un torreón establecido durante la conquista, hay varios bares y restaurantes en los que se puede disfrutar de comida canaria abundante, buena y a precios más que razonables.   


5. Caldera de Bandama: una caldera volcánica impresionante a medio camino entre Telde y Las Palmas. Está bien señalizada y se puede acceder al pico en coche. En la cuesta, en misma carretera, se puede dejar el coche (si no hay mucha gente) para poder llegar al mirador, donde también hay unos servicios. Desde allí hay unas bonitas vistas de la caldera. Si tenéis tiempo, hay un acceso a pie a la caldera por medio de unos senderos que descienden 170 metros hasta el fondo.



6. Las Palmas de Gran Canaria: encontrar aparcamiento puede convertirse en una odisea. Id con tiempo y paciencia. Los barrios más representativos son los de Vegueta y Triana y la zona del puerto. Vegueta fue el primer emplazamiento fundado por la corona de Castilla en el Atlántico antes de expandirse por América. Por ello, tiene una riqueza histórica y arquitectónica impresionante. Allí, entre callejuelas, se encuentra el Ayuntamiento, la Catedral, la Casa de Colón, La Casa Regental y el Palacio Episcopal.

Triana también cuenta con edificios importantes, como el Teatro Pérez Galdós, el Gabinete Literario o la Iglesia de San Francisco.

La zona del puerto tiene un bonito paseo desde la Puntilla hasta el Auditorio Alfredo Kraus, todo lleno de bares, pubs y restaurantes. Siempre está muy animado.

Otro sitio interesante para acabar la noche es el Pueblo Canario, donde hay conciertos gratuitos de música tradicional.






Día 2 – Recorrido por el centro de Gran Canaria

7. Tejeda: condecorado como uno de los Pueblos más bonitos de España, Tejeda está en el centro de la isla, en el interior de una caldera volcánica. Para llegar a él hay que atravesar carreteras de sierra que ofrecen unas bonitas vistas de la vegetación autóctona y de su paisaje, presidido por un montón de roques que taponaron los cráteres en su día, como Roque Nublo.

El pueblo es muy turístico. Está lleno de restaurantes y tiendas de recuerdos donde venden su especialidad: el bienmesabe, un dulce de almendra.



8. Cruz de Tejeda: unos kilómetros más arriba, saliendo del pueblo, se encuentra La Cruz de Tejeda. Allí está el Parador Nacional (fundado en 1937) y delante de éste hay una cruz de piedra que indica el epicentro de la isla. Además de algunos restaurantes, hay también unos puestecillos con productos típicos de la tierra, con bocadillos a menos de 3€.



9. Pico de las Nieves: continuando por la misma carretera hacia arriba se llega la zona de mayor altitud de la isla, 1956 metros. Allí hay un aparcamiento, más puestos (aunque un poco más caros) y unas escaleras para llegar al mirador. Rodeado de nubes, parece que estás en otro sitio.


10. Puerto de las Nieves – Agaete: mi hotel estaba ubicado en este pequeño pueblo pesquero de calles estrechitas y típicas casas blancas. Desde el hotel sale un sendero que baja hasta las piscinas naturales y continúa por el paseo marítimo hasta el puerto. Desde allí se podía ver el monumento natural del Dedo de Dios, pero hoy sólo están los restos que se conservaron tras la Tormenta Tropical Delta de 2005.

En el interior del pueblo, el Paseo de los Poetas es uno de los lugares más representativos. Una pequeña avenida llena de restaurantes de comida tradicional.

Agaete también es famosa por tener la única plantación-academia de café de Europa, situada en la Finca Los Castaños, que se puede visitar concertando una visita con ellos. Actualmente, el 80% de la finca está dedicada al cultivo de café, principalmente Arábica Typica, aunque también hay una zona cultivada de la variedad Geisha,  las más preciada a nivel mundial, siendo pioneros en Europa en su cultivo.




Día 3 – Puerto Rico y vuelta a Madrid

11. Puerto Rico: importante puerto al sur de la isla, junto a Mogán. Desde allí parten multitud de excursiones en barco para ver ballenas, delfines, tortugas, los acantildos, o incluso el Teide al fondo. Podéis leer mi experiencia con el Sagitarius Cat aquí

Mis días en Gran Canaria llegaron a su fin. Después de pasearme una vez más por el paseo del Puerto de las Nieves, me esperaba la vuelta al aeropuerto. Una pena.