Día 19: Rusia – Subiendo a Camel Mountain con vistas al Volcán Avacha


Nuestra excursión estuvo en el aire debido al mal tiempo. Al final, tuvimos suerte y la dueña del apartamento en el que nos alojábamos nos llamó por teléfono la noche anterior para decirnos que si íbamos por la mañana temprano, al menos podríamos subir a la Camel Mountain y bajar antes de que empezara el temporal. El día anterior unos amigos suyos acabaron así:


Ella y su marido nos recogieron en un 4x4. Salimos de Petropavlovsk y dejamos a un lado Yelizovo. Pronto, se acabo la carretera y empezó un camino bastante complicado, ya que nuestra senda era el cauce del Dry River, que el día anterior había acabado lleno de lodo.



Después de un rato conduciendo entre piedras, llegamos a un sitio cubierto de nieve. Así que tuvimos que bajarnos del coche y desinflar los neumáticos para poder continuar nuestro viaje. El coche patinaba cada dos por tres y el chico estaba haciendo un esfuerzo terrible con los brazos para poder controlarlo.


Con el corazón en un puño, llegamos a la base de los volcanes Avacha y Koryaksky, donde el Avacha Pass sirve de frontera del Parque Natural Nalychevo. Los volcanes no paraban de echar humo. Impresionaba bastante y más si tenemos en cuenta que la última erupción pasó hace tan sólo un año, el 13 de febrero de 2016.


Aparcamos en una pradera que estaba llena de estas bonitas criaturas. Salían por todas partes y…¡les encantaban las galletas!




Comenzamos nuestro ascenso a Camel Mountain cuando empezaba ya a nublarse bastante. Esta montaña medía tan solo 200 metros de alto, pero la cuesta es empinada y va rodeándola entera por un camino de piedrecitas que escurren mucho. Desde la cima había unas vistas maravillosas de los tres volcanes: Avachinsky, Koryaksky, y Zhupanovsky. Incluso el volcán Vilyunchinsky, que está más alejado, se podía ver desde allí. El valle también estaba encantador.





Descendimos a trompicones y con más de una vez dándonos de bruces en el suelo por escurrirnos con la gravilla y saltamos el cauce del río seco por una tablilla de madera, haciendo equilibrios.


Al lado de donde habíamos aparcado había un refugio lleno de gente. Dentro había habitaciones con mesas y sillas, una cocina y aseos en el exterior. Nuestros anfitriones nos hicieron un excelente almuerzo con un montón de platos que habían preparado ellos mismos con productos de Kamchatka (salmón, crepes, fruta, té…). Se portaron genial y nos contaron muchas cosas de su tierra y de su nuevo negocio: la única Escape Room de Petropavlovsk.



Iniciamos nuestro camino de vuelta justo cuando empezó el temporal. El resto del día no pudimos hacer nada en Petropavlovsk porque corrían verdaderos ríos de agua por toda la ciudad y la lluvia fuerte y el viento hacían que todo fuera intransitable. No paró de llover hasta la mañana siguiente. ¡Menos mal que el tiempo nos permitió ver a los osos el día anterior y disfrutar de Camel Mountain esa mañana!

Compártelo

Entradas relacionadas