Mostrando entradas con la etiqueta Copenhague. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Copenhague. Mostrar todas las entradas

Opinión de La Glace – La pastelería más antigua de Copenhague



La confitería más antigua de Copenhague y de toda Dinamarca, es toda una tentación para los que pasen por delante de su escaparate. Se encuentra en el distrito de Kobenhavn, muy cerca de Stroget, la calle peatonal más larga de Europa. Por lo que, si vas al centro, no puedes dejar de entrar. Su precio es algo caro, pero merece la pena la visita.


Nicolaus Henningsen fundó la pastelería en este mismo local, en octubre de 1870 y, desde entonces y sin interrupción, lleva ya seis generaciones de maestros pasteleros que hacen unos los mejores dulces de la ciudad. De hecho, siempre ha sido uno de los lugares más frecuentados por la familia real danesa, aún hoy. Otro de sus visitantes famosos fue Hans Christian Andersen, quien iba tanto por allí, que hasta le dedicaron un pastel: el HC Andersen

Después de deleitarte con el escaparate, no te quedará nada más que caer en la tentación y entrar. Tiene una pequeña terracita en la puerta y varios salones dentro. La decoración es toda vintage, parece que cuando pasas, el tiempo se ha atrasado y has vuelto a una época pasada. Las paredes son de color rojizo, las camareras van con un uniforme verde (al menos cuando yo fui no vi a ningún camarero) y hasta los aseos merecen una visita para ver lo bien decorados que están.



Primero hay que dirigirse al mostrador, donde podrás ver más de cerca todos los pasteles que hay en sus vitrinas. Normalmente dicen que hay mucha cola, pero cuando yo fui no había casi nadie. Me acompañaron a una mesa y pedí unos pasteles y un chocolate.



Lo más famoso de La Glace es su chocolate caliente servido en una jarrita. La camarera viene a la mesa, te lo sirve y te deja la jarrita en la mesa para que te sirvas tú mismo el resto. Cada jarrita tiene para dos tazas. Aun así, me dijo que cuando quisiera servirme, que la llamara y que ella lo hacía. En un cuenquito aparte, viene crema batida para que te la vayas echando en lo alto del chocolate. Una delicia.




Otro de sus productos más famoso es la tarta Sportskage, creada en 1891 para el estreno de la obra de teatro Sports Man en el Folketeatret. Está hecha a base de turrón, crema batida, pasta choux caramelizada y macarons. Es la que aparece siempre en su carta y en sus folletos.

Carta y precios de la pastelería La Glace de Copenhague



   CONDITORIET LA GLACE   
Skoubogade 3-5. 1158 Copenhague
Teléfono: 33 14 46 46
www.laglace.com

Opinión del a&o Copenhagen Nørrebro




Ubicación

Este hostel de 270 habitaciones y 670 camas, se encuentra en el barrio de Norrebro, aunque algo alejado del bullicio de sus calles llenas de restaurantes y bares. La zona en la que está es muy tranquila y casi no se ve a nadie por la calle si sales por la noche o muy temprano por la mañana. La entrada está en una especie de callejón, pero el sitio parece seguro.


La estación de trenes de Bispebjerg está a unos 200 metros escasos y la parada de autobús está justo en la acera de en frente. Se puede llegar a la zona bulliciosa de Norrebro andando fácilmente, atravesando un parquecillo.

Cafetería

La recepción es amplísima y cuenta con un gran salón muy colorido. También hay una zona de juegos infantiles y un servicio de cafetería en la que preparan platos sencillos, como un menú de pizza por menos de 8€.


El desayuno no lo contraté, porque me pareció excesivamente caro para lo que ofrecían (no deja de ser un hostel), DKK 69 por persona y noche. Me valió con usar la máquina de café de la entrada y con un Aldi que había en el camino al centro 😊


El check in es tarde (15:00) y el check out es pronto (10:00), por lo que puede que tengas que dejar tu equipaje en el mismo hotel. Para ello, en la misma cafetería os darán la llave de las taquillas. Dejar tu mochila allí te costará dinero.


Habitación

La recepción y el salón separan el área de las habitaciones privadas (a la izquierda) y el albergue propiamente dicho. Éste tiene cuartos con literas, baños compartidos y una cocina común a la que no entré.

La habitación que contraté fue una doble con baño privado. Me costó DKK 1.704,60 por tres noches. Es una opción barata, dentro de lo caro que es Copenhague.

La verdad es que estaba algo dejada y necesitaba un poco de pintura. Eso sí, durante mi estancia estaban renovando el hotel y pintando otras plantas. Así que, creo que será cuestión de tiempo que lo pongan a punto.

Mi habitación era pequeña. Contaba con tele, wifi, una mesa con dos sillas y dos camas separadas. La calefacción funcionaba perfectamente y eso se agradece para los bajo cero que estábamos fuera.



Las camas eran bastante raras. Los colchones se hundían muchísimo, quedando todo como si te engulleran. La sensación era como estar en una tumbona de las que se atan a los árboles. Probé hasta a dormir al revés, con los pies en la zona de la almohada. Pero, ni por esas. No sé si las camas danesas son todas así…


He leído muchas opiniones de gente que decían que no limpiaban y no hacían la habitación. Durante los tres días que pasé allí, entraron todos los días a hacer la cama, a cambiar las toallas y a limpiar.

Cómo llegar al a&o Copenhagen Nørrebro

Desde el aeropuerto se tardan unos 40 minutos en llegar. Hay que coger la línea de metro hasta Norreport (4 paradas). Tienes que comprar el ticket de zona 3 en las máquinas. Delante de ellas hay personal muy agradable que te ayudará con una sonrisa.

Desde allí, salir por las escaleras hasta la entrada de Norreport Station. Allí están todas las paradas de autobuses. Te tienes que fijar en la que pone 6A. Este autobús tarda unos 10 minutos en dejarte justo en frente del hostal. Basta con cruzar la calle y meterte en el callejón en el que está la entrada.


Son 9 paradas:

            🚍  Georg Brandes Plads, Parkmuseerne (Sølvgade)
            🚍  Sølvtorvet (Sølvgade)
            🚍  Rigshospitalet Syd (Tagensvej)
            🚍  Nørre Campus (Tagensvej)
            🚍  Arresøgade (Tagensvej)
            🚍  Jagtvej (Tagensvej)
            🚍  Ægirsgade (Tagensvej)
            🚍  Haraldsgade (Tagensvej)
            🚍 Rovsingsgade (Tagensvej



   a&o COPENHAGEN NØRREBRO   
Tagensvej 135-137, Nørrebro, 
2200 Copenhague, Dinamarca
Teléfono: +49 30 809475110
www.aohostels.com

Souvenirs típicos de Copenhague - ¿Qué comprar de recuerdo?


No abundan mucho las tiendas de souvenirs en Copenhague. Pero rebuscando un poco puedes encontrar algo decente cerca de los sitios más turísticos, como en el kiosko que hay cerca de la estatua de La Sirenita. Eso sí, sus precios no son nada baratos… Tienen un 25% de IVA, así que asegúrate de que el precio marcado lo incluye.

1. Artesanía Vikinga: en muchas tiendas podrás adquirir réplicas de las muestras de joyería que se exhiben en los museos de historia vikinga por todo el país. Además, también podrás comprar objetos de madera y cualquier tipo de decoración relacionada con este pueblo.

global.rakuten.com

2. Artículos de Lego: pasar a su tienda ya es toda una delicia. La marca danesa tiene cientos de juguetes y piezas con las que seguro que acertarás.
amazon.co.uk

3. Buzones: los típicos buzones daneses los verás en cualquier tienda de souvenirs. Están realizados en latón y son muy populares.
Amazon

4. Cerámica y porcelana de Royal Copenhagen: la reina Juliane Marie fundó la fábrica Royal Daish Porcelain en 1775 y, desde entonces, siguen haciendo obras de arte en porcelana blanca y azul.

www.skinnerinc.com

5. Chocolate Toms Skildpadde: uno de los chocolates más famosos de Dinamarca. Lo más popular es comprar una tortuga de chocolate rellena de crema, caramelo y ron.
www.tomsgroup.com

6. Figuras de la Sirenita: este personaje de Andersen aparece en la mayoría de los souvenirs que puedes encontrar en Copenhague. Lo más famoso es llevarte una figurita pequeña, pero esta imagen también la encontrarás en bolas de cristal, camisetas, imanes, postales, jarras…

Amazon

7. Galletas danesas: preparadas con mantequilla, harina y azúcar. No suelen estar demasiado dulces, pero su caja redonda ya se ha hecho famosa en todo el mundo. Las mejores ofertas las encontré en el mismo aeropuerto.


Amazon

8. Merchandising de Calsberg: además de visitar su fábrica, puedes hacerte con algún producto con su marca en cualquier tienda de souvenirs y en su tienda oficial.
webshop.carlsberg.com

9. Muñeco de Nisse: Nisse es un duende que aparece en Navidad y se dedica a hacerle jugarretas a los daneses.


AliExpress

10. Productos de Kanken: la empresa que ha conseguido que sus mochilas sean famosas a nivel mundial, también es danesa. Pásate por alguna de sus tiendas para ver alguno de sus diseños (no sólo tienen mochilas).


www.fjallraven.com

11. Queso: Dinamarca es famosa por sus quesos. Llevarte un auténtico Havarti a casa, merece la pena (ya que no se parece mucho al que puedes encontrar en un supermercado español).


www.ostogko.dk

12. Souvenirs de Christiania: por lo original de su idea, la mayoría de la gente que visita Copenhague acaba yendo al territorio de la Ciudad Libre de Christiania. Allí mismo puedes encontrar tiendas donde comprar su bandera, su mapa, chapas, camisetas… y cosas para fumar. Si quieres drogas, ya tendrás que investigar un poco más.





Cómo ir a Malmö desde Copenhague en tren y en autobús



1. Ir a Malmö desde Copenhague en tren

La manera más sencilla de ir a Malmö es desde la Estación Central de Copenhague. Allí hay unas máquinas de color rojo en las que puedes comprar el billete de tren. Después tienes que mirar las pantallas para ver desde que andén sale. Es bastante sencillo. Además, no se tiene porqué comprar para una hora en concreto. Así que, si lo pierdes, basta con esperar al siguiente.


Si quieres asegurarte los horarios que hay, puedes mirar la web: http://www.rejseplanen.dk/bin/query.exe/en En ella tienes que poner como punto de partida Kobenhavn H y como punto de llegada, Malmö.

Los asientos de los trenes son cómodos y están muy limpios. Además, los vagones tienen wifi.



El tren atraviesa el Puente de Öresund: el puente combinado (coches y trenes) más largo de Europa y que une Dinamarca con Suecia. Aunque pueda emocionar, las vistas desde el tren no son muy buenas...



No olvides que estás cruzando una frontera, por lo que lleva tu DNI o pasaporte siempre encima, por si te lo piden.

🚅 Frecuencia: cada 20 minutos.

🚅 Duración del trayecto: 35 minutos.

🚅 Precio ida y vuelta del tren a Malmö: 182 DKK

2. Ir a Malmö desde Copenhague en autobús

a) Flixbus: tiene varios autobuses diarios a Malmö desde las 07’15, hasta las 23’55. Los asientos se pueden reservar en su página web y su precio va desde los 10€ hasta los 20€, dependiendo del horario. Aunque siempre es posible encontrar ofertas. El autobús también atraviesa Puente de Öresund y las vistas son mejores. 


🚍 Duración: 1 hora

🚍 Salida (Copenhague): desde Copenhague Hbf. Ingerslevsgade. 1704 Copenhague

🚍 Salida (Malmö): desde Norra Vallgatan, 21120 Malmö



b) Nettbuss: tiene salidas desde el aeropuerto de Copenhague todos los días.

🚍 Duración: 42 minutos.

🚍 Salida: Kastrup Terminal 3

🚍 Llegada: Malmö Norra Vallgatan Läge K

🚍 Precio: desde 92 DKK



19 sitios imprescindibles de Copenhague - Qué ver y qué hacer en Copenhague



Copenhague es una ciudad bastante asequible paseando y usando la red de transporte público. Su centro es pequeño y se puede ver bien en un par de días, por lo que te recomiendo que aproveches tu estancia en la ciudad para hacer visitas a lugares cercanos. Las entradas de los museos y sitios más famosos son bastante caras, tenlo en cuenta para tu visita.

Qué ver y qué hacer en Copenhague

1. Hacerte una foto con La Sirenita: el símbolo de Copenhague es una de las imágenes más fotografiadas de la ciudad. La estatua la mandó construir a principios del siglo XX el dueño de la fábrica de Calsberg y su autor fue el escultor Eriksen. Muchos se decepcionan al verla porque es muy pequeña (mide algo más de un metro) y las colas para poder hacerte una foto con ella son desalentadoras.


2. Endulzarte en La Glace: la pastelería más antigua de toda Dinamarca hará las delicias de cualquiera que se acerque a su escaparate. Hans Christian Andersen la visitaba asiduamente, así como la familia real danesa. Su chocolate servido en jarra y acompañado de leche batida, no se puede dejar escapar.


3. Subir a la cúpula de la Iglesia de Mármol: este templo luterano barroco fue construido en la época de Frederik V (s. XVIII) para conmemorar los trescientos años del reinado de los Oldemburgo. Con sus 31 metros de diámetro, su cúpula es la más grande los países nórdicos. La entrada es gratuita.


4. Comer en el barrio cosmopolita de Nørreport: atravesando el largo Puente de la Reina, te encontrarás con un barrio lleno de tiendas y restaurantes multiculturales baratos. Si quieres comer algo más elaborado o el famoso Smorrebrød típico de la ciudad, no dudes en llegar al Mercado de Torvehallerne.


5. Visitar Rosenborg Slot y Amalienborg: estos dos palacios parecen sacados de un cuento danés. Rosenborg fue construido en el XVII y tienen unos amplios jardines justo delante de su entrada. Amalienborg es la residencia oficial de invierno de la familia real danesa y está formado por cuatro palacios distintos. Dos de ellos (el de Moltke y el de Levetzau) están abiertos al público. Sus precios no son nada baratos, pero existe una entrada conjunta con la que se obtiene algo de descuento.



Precio de la entrada a Rosenborg Slot: 105 DDK
Precio de la entrada a Amalienborg: 95 DDK
Precio de la entrada conjunta: 145 DKK

6. Ver el desfile de la Guardia Real: sólo cuando la reina está en el Palacio de Amalienborg, tiene lugar el desfile del cambio de la Guardia Real. Comienza a las 11’30 y recorren el camino entre el Palacio de Rosenborg y la Plaza de Amalienborg.


7. Pasear por Stroget: la calle peatonal más larga de Europa está llena de restaurantes y tiendas. A través de ella y de sus ramificaciones se une la Plaza del Ayuntamiento con la Plaza de Kongens Nytorv.


8. Comprar Legos: en una de las ramificaciones de la calle Stroget, verás la famosa Lego Store, con un mural gigante de Copenhague realizado con piezas de Lego. Comprar aquí es llevarte un buen souvenir danés a casa.


9. Curiosear por Christiania: el barrio antisistema de Copenhague dice que está al margen de cualquier tipo de gobierno exterior y que no depende de la Unión Europea. Sus territorios de engloban en la llamada Ciudad Libre de Chistiania. Está a media hora caminando desde el centro de Copenhague. Sus calles se han convertido en uno de los lugares más visitados de la ciudad.


10. Entrar al Tívoli: su apertura en 1843, lo hacen uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo. Cierra entre temporadas para preparar las atracciones para los nuevos visitantes. Tenlo en cuenta para planificar tu visita y mira antes en su web si está abierto en las fechas que quieres ir a visitarlo.


11. Aprender sobre la cerveza Calsberg: en 1847, J.C. Jacobsen elaboró la primera Calsberg y hoy es una de las más consumidas del mundo. Su antigua fábrica cuenta con un museo en su interior a través del cual se va mostrando su historia. ¿Sabías que su logotipo original era una esvástica? Aunque su elección poco tuvo que ver con los Nazis…


12. Ver las casitas del puerto de Nyhavn: el lugar más fotografiado de Copenhague y por cuyas casitas de colores es identificada la ciudad, es un ir y venir de turistas que pasean por sus tranquilas calles peatonales en donde vivió Hans Christian Andersen. Su mala reputación de antaño (pues era frecuentado por prostitutas y marineros) han dado paso a un gran canal lleno de restaurantes y cafeterías.


13. Abrazar a Hans Christian Andersen: en la plaza Rådhuspladsen puedes ver la estatua del gran escritor danés, justo al lado del ayuntamiento, Andersen sostiene un libro y un bastón mientras mira hacia la entrada del Tívoli.


14. Asistir a una sesión de chillout en una iglesia: Iglesia de Nuestra Señora (Vor Frue Kirke) pasa a llamarse la Iglesia de Natkirken por la noche y ofrece sesiones de chillout en sus llamadas God goes Deep sessions. En el altar colocan una mesa de mezclas y el suelo se llena de grandes cojines para que la gente se retrepe y disfrute de la música y de las luces rojizas que lo inundan todo. En su web puedes ver el horario de sus sesiones. La entrada es gratuita. http://www.natkirken.dk/


15. Andar por el Kastellet: la ciudadela de Copenhague es una de las mejores conservadas del norte de Europa. Su origen se remonta a 1626 para la defensa de la muralla de la ciudad. Hoy la zona se ha convertido en un gran parque público, aunque muchas de sus construcciones también tienen uso militar.


16. Dar una vuelta en bici: cientos y cientos de bicicletas recorren la ciudad cada día. Sus calles están perfectamente preparadas para los ciclistas y cuentan con un servicio público de alquiler bastante interesante (bybyklen.com). Conviértete en un local y haz lo que ellos.


17. Subir a la Torre de la Iglesia de San Salvador: 400 escalones son los que hace falta subir para llegar a la cima, 150 de ellos se hacen por su exterior. Esta torre barroca ofrece constituye uno de los mejores miradores de la ciudad. Precio de la entrada: 40 DDK.


18. Hacer una visita a un lugar cercano: existen multitud de empresas que hacen viajes de un día a lugares cercanos, como a la ciudad vikinga de Roskilde, y a los castillos de Frederiksborg y Kronborg. Es una buena manera de conocer otros sitios por poco dinero y en poco tiempo para que puedas disfrutar más de tu visita.


19. Cruzar el puente hasta llegar a Suecia: una de las salidas típicas desde Copenhague es cruzar el puente para llegar a Malmo. Desde la Estación Central de Copenhague tardarás 35 minutos en llegar a la ciudad sueca en tren atravesando el puente de Oresund, que cuenta con dos líneas de tren y cuatro carriles de carretera, siendo el puente combinado tren-carretera más largo de Europa.