China: Día 6 – Hong Kong: Visitando The Peak, Avenue of Stars y The Symphony of Lights


Desde el hotel, me subí al autobús que me llevaría a la parada del centro comercial de Pacific Place. Desde allí es sólo subir la cuesta que está en esa calle dejando el parque a la izquierda. Lo veréis en la acera de en frente.

Desde ese lugar se coge el Peak Tram, un  tranvía que lleva funcionando desde 1888, sin accidentes. El precio del viaje es de 20HK$ y el de ida y vuelta es de 30HK$.


El tranvía sube hasta Peak Tower, un gran centro comercial, que parece una sartén wok. Allí también hay un Madame Tussauds. Si queréis subir al mirador tendréis que ir al Sky Terrace 428, una terraza panorámica. Su precio es de 25HK$.

Desgraciadamente, después de llevar haciendo cola durante una hora, al llegar a la ventanilla me dijeron que había habido un problema y que por hoy no se vendían más billetes. Así que… me ahorré el viaje y di una vuelta por la zona. 

Lippo Towers

Bank of China (lloviendo) rompiendo con las leyes del Feng Shui
Para no perder más el tiempo, corrí hacia las Central Mid-Level Escalator, por curiosidad. la escalera mecánica más larga del mundo, con 800 metros. Sirve de medio de transporte para la gente que vive en Mid-Levels y tiene que bajar a Central a trabajar. De 6'00 a 10'00 baja y de 10'00 a 00'00 sube. No subí, lógicamente. 


Desde Central cogí el MTR hacia Tsim Sha Tsui, Exit J, para pasear por la Avenida de las estrellas 星光大. Una copia de la de Los Ángeles, pero con actores chinos. La foto por excelencia es la que todo el mundo se hace con la estatua de Bruce Lee, y es que a los demás… como que no los conocemos.



En Tsim Sha Tsui están las mejores vistas para disfrutar cada noche la Symphony of Lights. Todos los edificios de la bahía realizan un espectáculo de luces lásers a las 20:00. Es muy parecida a la de Shanghai, pero participan más edificios. Aunque me llovió un poco, las vistas fueron maravillosas.




Ya que estaba cerca decidí pasear por la famosa Nathan Road y cenar por allí. Esta calle es la Milla de Oro de Hong Kong. Los neones deslumbran por todos lados en intento de ver quién pone el cartel más grande y con más luces. Hay muchísimo movimiento, muchos tiendas que cierran tarde… Hay un ambiente muy bueno.


Para volver, me perdí, para no variar. Pregunté a una mujer que estaba en una parada de autobús. Como no lo sabía, llamó por teléfono a mi hotel para que se lo indicara y me apuntó las indicaciones en chino y en inglés. Todo un detalle: volver a Central, caminar hasta Queen Victoria Street, Connaught Road Central y coger el bus 91 en dirección a Ap Lei Chau (22 paradas y 31 minutos).

Rendida, en el hotel aprovechamos para disfrutar del mini bar gratuito, hacer la colada y ver videos en la tele 3D, que para eso era la novedad. 

China: Día 6 – Hong Kong: Opinión del Ovolo Hotel 100 Shek Pai Wan Road


Tras vivir la experiencia del timo del taxi en el hotel de Shanghai, cogí el vuelo hacia Hong Kong que había reservado con Barceló Viajes online por 160€.

Nada más aterrizar, el autobús que nos llevaba del avión a la terminal del aeropuerto se tragó una valla. El golpe me asustó mucho y me hice daño, porque íbamos mucha gente de pié y cargados de mochilas y maletas. Empezábamos bien…



Llegamos al aeropuerto y lo primero que hice fue comprar la Octopus Card, porque es lo más útil para coger todo tipo de transportes. Fue fácil porque está muy bien señalado el mostrador.

Después de cambiar dinero, me dirigí al puesto de información turística y allí cogí algunos planos. También me indicaron la manera más barata y rápida de llegar a mi hotel.

Ovolo Hotel 100 Shek Pai Wan Road  香港仔石排灣道100

Para llegar desde el aeropuerto me subí el autobús A12, que nos costó 48HK$ y tardó 85 minutos. Me bajé en la parada Tin Wan Street, Aberdeen Praya Road, que está justo en frente del hotel.  

En taxi nos costaría unos 400HK$

La reserva la hice en la web del hotel, porque las ofertas que tenían eran mucho mejores que las de cualquier central de reservas. Me salieron las tres noches en habitación deluxe con vistas a la bahía por $2,634. Quería un poco de lujo después del hotel anterior…

Nada más llegar al hotel, me recibió un montón de personal trajeado. Me sentaron en el bar y me ofrecieron algo de beber totalmente gratis mientras realizaban ellos el check-in. Se presentaron todos en perfecto inglés, hasta el encargado. Después vino un chico, que era el relaciones públicas y el encargado de turismo. Me dio su tarjeta y me dijo que lo buscáramos si necesitábamos cualquier información turística o cualquier reserva. Con la pinta de mochilera que llevaba…

Lo más llamativo es que todo el hotel tiene luces de diseño por todos lados, hasta el ascensor.


La habitación era increíble. No muy grande, pero las vistas eran impresionantes. Además, ofrecían un montón de servicios gratuitos, hicieras la reserva que hicieras:
  • Buffet desayuno todos los días.
  • Mini bar gratuito: todos los días reponían dos Coca-Colas, dos zumos, dos botellas de agua con gas y cuatro de agua mineral.
  • En la habitación también había una kettle y todos los días ponían un montón de sobrecillos de café y de té.
  • Los amenities del baño eran de lujo. Había de todo.
  • En la cama teníamos un detalle de bienvenida. Una bolsita con un montón de chocolatinas y bolsas de chucherías.
  • Zapatillas ultracómodas de pelo.
  • Mochila del hotel y bolsa para meter la colada.
  • Lavadora y secadora gratuitas.
  • Happy hour. Todas las noches podías coger de los frigoríficos del bar todo lo que quisieras beber y ponían algunas tapitas.
  • Gimnasio gratuito 24h.


Vistas desde la habitación


¿Qué más pedir? Fue todo maravilloso. La lavandería es self-service. Bajas a la planta del gimnasio y allí hay detergente y suavizante para que tú te hagas la colada.

Además, te daban toda la información que necesitabas sobre cualquier cosa. Súper amables y elegantes.

Y… lo mejor de todo. Tele en 3D en la habitación, con tus gafas y un montón de videos para ver. También podías pedir gratis que dejaran una Xbox.   Sin duda, repetiría. 

Zonas en las que se divide Hong Kong



Hong Kong tiene varias zonas principales:

La isla de Hong Kong

El centro de la isla es montañosa y no hay casi nada, aparte de vegetación.  El norte es el punto de llegada de los viajeros del ferry y del metro. Es la zona más moderna  y aquí se encuentran los edificios financieros más famosos:
  • La Torre del Banco de China
  • Banco de Hong Kong y Shanghai
  • Centro de Convenciones y exposiciones.
  • La Casa del Gobierno
  • El templo de Man Mo.
  • Pacific Place, un inmenso centro comercial.
Y otras zonas interesantes como:
  • Peak Tower
  • Peak Tram
  • Central Mid-Level Escalator
  • Hipódromo Happy Valley
Al sur de la isla se encuentra la bahía:
  • Aberdeen
  • Stanley Village
  • Repulse Bay
  • Ocean Peak, el famoso parque acuático.

La península de Kowloon  

Unida a Hong Kong bajo tierra por tres túneles. Es la zona con más densidad de población y con más vida de todo Hong Kong. Aquí podremos ver:
  • Zona de Tsim Sha Tsui
  • Nathan Road
  • Temple Street
  • Wong Tai Sin
  • Avenida de las estrellas
  • The Peninsula Hotel

La isla de Lantau

Donde se encuentra el aeropuerto. Es la mayor de las islas del archipiélago.
  • Disneyland
  • Monasterio de Po Lin
  • Gran Buda
  • Teleférico Ngong Ping 360
La isla de Cheung Chau 

Desde Central salen ferries por unos 12HK$ para disfrutar de la tranquila playa Tung Wan

La isla de Lamma

Está comunicada con la isla de Hong Kong por varios ferries. Con playas como Hung Shing Ye, y pueblos pesqueros, como Yung Shue Wan y Sok Kwy Wan.

La isla de Peng Chau 

Es la isla más pintoresca. Sus calles recuerdan a la China tradicional. Aquí podemos visitar el templo Tin Hau. Se puede ir en ferry desde Hong Kong y Lantau.

New Territories

Es un lugar menos frecuentado por los turistas por estar más alejado de Hong Kong. Aquí podremos visitar el Monasterio de los 10.000 budas y Tai Po (una ciudad de mercados).


El transporte en Hong Kong: cómo movernos y cuánto nos cuesta


1. El  metro de Hong Kong

Hay 12 líneas de metro. Las señales son de MTR, por estas siglas en inglés todo el mundo os entenderá, por subway, tube o underground, será muchísimo más difícil.

Las líneas más útiles para un turista son:
  • Azul oscura: Island Line. Atraviesa Hong Kong de este a oeste.
  • Roja: Tsuen Wan Line. Cruza Victoria Bay, llega a Kowloon y asciende por la península. Esta línea conecta con la azul en Central y en Admiralty.
  • Verde oscura: Airport express. Conecta el aeropuerto con Kowloon y Hong Kong.
Precio:

Dependiendo de la distancia que recorramos el billete oscila desde los 3.5HK$ hasta los 55HK$

▪ Pase turista: HK$55, válido para un mes. Sirve para usarlo tan sólo un día con ilimitados viajes, excluyendo Airport Express, MTR Bus, East Rail Line First Class, Lo Wi y Lok Ma Chau stations. Es sólo válido para no residentes en Hong Kong. El de niño cuesta 25HK$.

▪ Tourist Cross-boundary Travel Pass: HK$85/HK120$. Válido para uno o dos días consecutivos. Viajes ilimitados en MTR and Light Rail (excepto Airport Express, East Rail Line First Class, Lo Wu y Lo Ma Chau stations).

▪ Horario del metro de Hong Kong:   De 6’00 a 1’00

2. Los autobuses de Hong Kong

Los autobuses son un recurso muy bueno para cuando no llega el metro. Son de dos plantas y el aire a condicionado en verano está fortísimo, así que llevaos chaqueta. El precio del trayecto va desde 1’20 para viajes cortos y 50HK$ para ir a trayectos largo, como a Nuevos Territorios.

Normalmente, acaban a las 23’00h. Aunque también hay autobuses N, nocturnos.

3. Los minibuses

Furgonetas rojas y beige, con 16 asientos. Son más rápidos y el precio va de 2 a 10HK$. La ventaja es que, a pesar de tener un itinerario planificado, pueden parar entremedias donde mejor le venga al pasajero.

El problema de los autobueses y de los minibuses de Hong Kong

El dinero se echa en una caja al lado del conductor y éste NO LLEVA CAMBIO. Por lo que siempre hay que llevar el dinero exacto. Por comodidad, lo mejor es comprar la Octopus Card.

4. Los tranvías

Los billetes son muy baratos, como 2HK$ o así.

5. Los ferries

La mejor manera de usarlos en cogiendo los Star Ferry. Hay cuatro líneas:
  • De Tsim Sha Tsui a Central: de 6’30 a 23’30. Tarda nueve minutos y en Central sale del muelle 7.
  • De Tsim Sha Tsui a Wan Chain: de 7’20 a 23’50. En Wan Chain sale del Convention Avenue.
  • De Hung Hom a Central.
  • De Hung Hom a Wan Chai.

No suelen ser muy caros, pero si no tenéis la Octopus, llevad monedas porque es lo único que aceptan las máquinas.

Qué es la Octopus Card y cómo se usa

Es una tarjeta prepago que sirve para los transportes y para muchas tiendas. Se puede comprar en los puntos de atención al cliente del metro, del tren, del ferry y también en el aeropuerto.

La tarjeta vale 150HK$, de ellos, 50 son de depósito y 100 para gastarlos. Cuando os vayáis, devolvéis la tarjeta y os dan los 50 que os quedan. También admite a déficit estos 50HK$, pero luego, al devolver la tarjeta os darán el importe correspondiente y os dirán que os dan menos por el déficit acumulado.

La podéis recargar en cualquier punto donde la vendan y en tiendas como los 7 Eleven o los Family Mart.

Es la mejor opción ya que:
  • Los billetes os salen un poquito más baratos que si lo compráis en efectivo.
  • No hace falta que vayáis con el importe exacto, que esto es un coñazo. 

Cómo llegar del Aeropuerto de Lantau a Hong Kong y otra información



Recordad que para entrar en Hong Kong desde China y luego proseguir vuestro viaje por el resto de China, es necesario gestionar en España un visado de doble entrada. En caso contrario, no podréis entrar o lo tendréis que gestionar allí, mucho más caro, molesto y con tiempos de espera para entregároslo.

El aeropuerto de Hong Kong, situado en la Isla de Lantau, es el cuarto aeropuerto internacional más transitado del mundo. Con lo pequeño que es, hay más de 750 vuelos diarios. Ha ganado el reconocimiento de Mejor Aeropuerto en 25 ocasiones.

El tren Airport Express comunica cada 12 minutos el aeropuerto con las estaciones de Central, Kowloon y Tsing Yi. El trayecto más largo es a central, que dura 25 minutos. Su horario es de 5’54 a 00’54.

Precio:


Central: 100 HK$
 Kowloon: 90 HK$
▪ Tsing Yi: 60  HK$
 AsiaWorl-Expo: 5 HK$

También hay autobuses, mucho más baratos, que funcionan desde las 6’00 hasta las 00’00. A partir de esa hora sólo funcionan los N: nocturnos.  

Hay muchos servicios, pero los más útiles para los viajeros son los de la línea A.

Autobuses A


 A10: hacia Ap Lei Chau East
 A11: North Point Ferry Pier
 A12: Siu Sai Wan
 A21: Hung Hom Station
 A22: Lam Tin Station
 A31: Tsuen Wan
 A41: Shan Tin
 A41P: Ma On Shan
 A43: Fanling
 A35: Mui Mo.

Información turística en el aeropuerto:

Nada más salir de los controles os encontraréis con un mostrador de información turística, con un montón de folletos y planos gratuitos y en inglés. Son muy amables. Id allí directamente para preguntar cuál es la mejor manera de llegar a vuestro hotel, porque toda esta información la tienen en una Tablet totalmente actualizada. En caso de que haya cualquier tipo de retención o de obra y hayan tenido que desviar el tráfico o suprimir algún servicio, ellos os informarán en perfecto inglés.

La Moneda de Hong Kong

En Hong Kong se utiliza el dólar de Hong Kong (HK$). Existen billetes de 1000, 500, 100, 50 y 20; y monedas de 5, 2,1 HK$ y de 50, 20, y 10 céntimos.

La comisión por cambiar a HK$ oscila entre los 50 y los 100HK$. Podéis cambiar en el mismo aeropuerto. Si llegáis cuando los bancos están cerrados podréis usar el cajero que hay en el centro del vestíbulo. Otra solución es cambiar lo mínimo imprescindible en cualquier agencia Thomas Cook, pero la tasa de cambio es siempre muy desfavorable para el turista.

Usando las Tarjetas de crédito en Hong Kong

En los hoteles no hubo problema para usarla. También nos aceptaron la Visa Electron en el teleférico de Lantau, el Ngong Ping 360. Pero en la mayoría de los restaurantes ni tiendas baratas no aceptaban ningún tipo de tarjeta.

¿Se puede beber el Agua en Hong Kong?

El agua en Hong Kong es totalmente potable. Aquí podréis olvidaros de las botellitas que tenéis que comprar en el resto del país.

Los en chufes y la electricidad en Hong Kong

La tensión es la misma que en España (220V), pero necesitaréis llevar un adaptador de tres patillas. Cuidado, porque los enchufes son diferentes a los que hay en el resto de China. Es aconsejable llevar un multiadaptador y así evitamos problemas.

Idioma

Existen dos idiomas oficiales: el chino y el inglés. En los lugares turísticos no habrá problema, porque normalmente hablan inglés. En la calle, tampoco hemos tenido problemas a la hora de comunicarnos. Todos con los que hemos hablado sabían inglés, aunque fuera básico, y nos han ayudado muchísimo.

Por norma general, los taxistas hablan chino y los conductores de autobús también. Así que tendréis que tener la dirección apuntada en chino.

China: Día 5 – Ir de Shanghai a Suzhou 苏州


Por la mañana, bien tempranito, fui a la estación a coger mi primer tren en China y así conocer cómo iba a ser el resto de los viajes que iba a hacer. Con comparación, éste fue el mejor de todos.

Cuanto más temprano se coja el tren, más barato sale. Compré los billetes por 30 yuanes en hard seat y la vuelta por 45 en second class. El viaje no fue malo. Conocí a una china, que llevaba el portátil con una serie de samuráis cutre a toda hostia, deleitando a todo el vagón con la cutrez de los actores. Se interesó por mí y me ofreció una pata de pollo, no había manera de decirle que no. Pero, al final conseguí no comérmelo diciéndole que era alérgica. Luego me enseñó un amuleto para que le hiciéramos una foto...

Salir de la estación de Suzhou fue todo un poema. Nadie me sabía indicar nada, al final cogí un autobús que me decía todo el mundo que iba al centro. Mentira: me dejó en mitad de una carretera. Allí no había nada. Cansada ya de andar y con media mañana echada intenté coger un taxi, pero, o no se paraban o me pedían precios desorbitados. Al final, un rickshaw me llevó por pocos yuanes a mi destino. Pero ya no me daba tiempo a ver mucho, porque los monumentos cierran muy temprano.



Fundada hace más de 2500 años, Suzhou es famosa por sus maravillosos jardines (hubo una época en la que había más de 400) y sus canales. Y es que un proverbio chino dice:

“En el cielo está el paraíso y en la tierra están Suzhou y Hangzhou”

Bueno, la ciudad no está mal, pero tampoco es para tanto…



Después de haber perdido tanto el tiempo perdida, sólo pude visitar el centro de la ciudad, el museo y el jardín del Administrador Humilde.

El centro de Suzhou está lleno de construcciones tradicionales que lo llenan de encanto. Alrededor de Xibei Jie y Dongbei Jie hay multitud de tenderetes por las calles peatonales que rodean el museo de la ciudad. Sus puestecitos son muy llamativos y los precios hay que regatearlos muy bien, yo encontré verdaderas gangas.




Museo de Suzhou (Suzhou Bowuguan)  蘇州博物館

Es gratis. Abre de 9’00 a 17’00 y tiene wifi gratis. El edificio es muy moderno y bonito alberga más de 15.000 piezas: mapas antiguos, estelas de las dinastía Qing, espadas…




Jardín del Administrador Humilde 

(HUMBLE ADMINISTRATOR’S GARDEN) 
(ZHUOZHEN YUAN 拙政园)

Justo al lado del museo nos encontramos con el jardín más famoso de toda la ciudad. Patrimonio de la Humanidad, abre de 7’30 a 17’30 y cuesta 70 yuanes)




Construido en 1509 durante la Dinastía Ming, fue el jardín privado de un alto funcionario chino, Wang Xianchen. Desgraciadamente, su hijo vendió el jardín para pagar deudas de juego y desde entonces cambió de manos continuamente. Está dividido en tres partes principales, llenas de tranquilidad:


▪ Easter Garden: con unos cuantos edificios, un bosque de pinos y bambú y un estanque.
▪ Central Garden: alrededor del gran estanque, tres islas recrean los escenarios de las islas de las hadas de los mares del este. Es la parte más bonita. El Hall of Distant Fragance es el edificio principal, que recibe su nombre de los lotos que hay en el estanque. También aquí se sitúa el único puente que podemos usar en todo el jardín, el Small Flying Rainbow Bridge (Xiaofeihong).
▪ Western Garden: un jardín de bonsáis y una casa de té completan el itinerario.

Autobuses: 2, 3, Tourism Bus 1, 2 y 5.


Tras hacer algunas compras volví a la estación de tren. Es casi imposible volver andando, porque las distancias en los mapas no son muy acertadas, y está mucho más retirado del centro de lo que parece. Además, hay sitios donde las calles desaparecen y sólo hay carreteras o calles en obras. 




China: Día 4 – Visitando el Pudong de Shanghai


Tras coger el Bund Tourist Tunnel, llegué a Pudong 浦東, el centro financiero y comercial más importante de toda China y prevén tener para el 2016 un PIB de 1 trillón de yuanes.

Hace unos años, tan sólo había campos y algunas casas en un área que hoy está llena de desarrollo, y edificios altísimos que se iluminan por la noche con lucecitas que se mueven formando figuras y anuncios. Tan bonito es ver su paisaje desde el Bund, como dar una vuelta en el Ferry y adentrarse en un distrito lleno de modernidad que contrasta con todos los demás paisajes de la ciudad.




Aquí descubrí una escultura de un catalán. Un chino estaba haciéndole fotos muy ensimismado, cuando me quedé mirando la placa y vi que era de España se lo dije. Le hizo tanta ilusión que me pidió que posara para él con la escultura. Me hizo en reportaje en toda regla…  Me dio corte decirle que no, así que a saber en qué página china estaremos :o



Las construcciones más famosas que podemos ver aquí, aunque siguen construyendo más, son:

▪  Puente Nanpu: el primer puente que se construyó en la ciudad para comunicar las dos orillas del río. Se hizo en 1989 y hoy es el tercero más largo de su tipo (suspendido por cables de acero) en el mundo.
▪  Puente Lupu: terminado en 2003 es el puente de arco más largo del mundo, con 550 metros. Yao Ming, el jugador de baloncesto, fue el primero en cruzarlo.
▪  Torre Jin Mao: es el edifico más alto de la ciudad, con 421 metros y 88 plantas, y el cuarto más alto del mundo. Las últimas 38 son del hotel Grand Hyatt. Se puede subir al mirador, pero es de pago. Lo mejor es visitar el bar del piso 87 y así vais gratis.
▪  La Perla de Oriente (The Pearl Tower): entrada 135 yuanes. Abierto de 8’00 a 22’00. En la base de la torre está el Museo de Historia. Es un edificio muy extravagante. Además, aquí está uno de los locales que la madrileña chocolatería San Ginés tiene en Shanghai.
▪  Shanghai World Finance Building: entrada 150 yuanes. Abierto de 9’00 a 23’00. Tiene 101 plantas y se puede subir al mirador de la planta 100, con el suelo de cristal.


Y muchísimos centros comerciales de lujo conectados con pasarelas y wifi gratis.


Metro: línea 2 con parada en Lujiazui  Station.