China - Día 2: Visitando las Tumbas Ming y la Muralla China - Badaling



Mi segundo día en Pekín lo quise aprovechar para visitar la Muralla China. Hay varias maneras de llegar, pero en China pronto os daréis cuenta de todo el tiempo que se pierde en intentar llegar a un lugar por la falta de entendimiento.

Decidí que la manera más rápida de llegar a Badaling 八達嶺 era coger los autobuses turísticos que salen desde el ángulo suroeste de Tiananmen entre las 6’30 y las 10.  Todos estos autobuses combinan la visita con las Tumbas Ming. Me salió por 160 yuanes e incluía entradas y comida.

Me metieron en un autobús donde la guía no paraba de dar gritos mientras explicaba las cosas. La gente me miraba más a mí que a la guía, ya que era la única occidental de la excursión.  Y, por supuesto, la guía no hablaba nada de inglés.

Tras un recorrido de una hora más o menos paramos en lo que creí que era la muralla, pero no ví nada que se le pareciera ni por asomo. La guía me dijo que los carteles de la entrada estaban en inglés y que fuera a mi aire, pero como no me fiaba de quedarme allí tirada me pegué a ella como una lapa, aunque insistió muchísimo… Cuando llegamos a la entrada todo el grupo pasó y a mí me pararon, la guía me miró con cara de ¿pero qué hace la pesada ésta otra vez aquí? Y le dijo con desgana a la portera que me dejara pasar, como diciendo “no ves que la pobrecica esta tonta no se entera de ná?”.


Total, yo pensaba que estaba en la entrada de la muralla, porque a las Tumbas Ming si querías pasar tenías que pagar la entrada aparte. Y yo no había pagado nada… Confundida, y pegada a nuestra guía, me paraba donde mi grupo, hacía fotos a lo que hacían ellos, tocaba lo que tocaban ellos (como una tortuga, que insistieron en que le tocara el culo)  y… poco más. La visita no mereció mucho la pena. Confirmé que estábamos en las Tumbas Ming, pero que a la guía le había dado pena de la tontería que llevaba a cuestas y me había dejado entrar gratis :)

Tocaremos la tortuga, que si no les va a dar algo a estos chinos...
Nuestra guía, con la banderica, voceando
De ahí nos llevaron en autobús a un taller de jade, que había que atravesar para ir al restaurante. Allí nos sentaron en mesas redondas enormes, donde fui la atracción turística de todos los comensales porque no sabía coger los palillos bien. Me ofrecieron de toda su comida, no muy buena, y al final sólo comí un cuenco de arroz frío.

Restaurante chino chino
Otra vez al autobús para llegar por fin a Badaling. Y allí… se lió la gorda. Resulta que habíamos perdido tanto tiempo en el taller de jade que ya era muy tarde para ver Badaling en condiciones, así que teníamos que comprar la entrada del teleférico si queríamos subir. La gente se lió a gritarle a la gorda de la guía de una manera impresionante. Daban miedo. Pero la guía pasaba.

Compramos mi entrada asombrada y… allí comprendí de verdad cómo iban a ser las colas en China. Fue una de las peores experiencias que tuve allí. La gente se colaba ante la impavidez de los demás, y los más atrevidos que se quejaban eran reprendidos por los propios chinos que se estaban colando… pufff, un infierno.

Tras más de una hora de cola conseguí entrar.

El teleférico daba bastante miedo, porque estaba muy viejo y se movía con nada de viento. Aun así, mereció la pena. Aunque sólo vimos un poquito de Badaling, el paisaje fue impresionante. Se lo recomiendo a todo el mundo. Dada la hora que era, no estaba saturada de turistas y se podía ver bien.




Tras bajar y comerme en la entrada un polo de guisantes (por la foto), que luego resultó ser de soja y estaba bastante raro, mis compañeros de autobús empezaron a interrogarme sobre mi vida y mi viaje, por gestos y con nuestro mini diccionario, y poco después, nos fuimos hacia Pekín cuando estaba atardeciendo.

Un día único, a pesar de las colas. 



Compártelo

Entradas relacionadas