Cómo es la Visita turística al Monasterio de Uclés


Muy cerca de Segóbriga, este monasterio es una visita obligada si se está por la zona. Denominado El Escorial de La Mancha, el complejo se erige sobre un cerro, en cuya base se encuentra la localidad de Uclés.

El cerro fue ocupado desde épocas remotas, sabiendo la existencia de un antiguo castro celtíbero que más tarde ocuparían los musulmanes para construir una gran fortaleza. Tras la Reconquistas, Alfonso VII cedería este castillo a la Orden de Santiago en 1174. Y de ahí su importancia. La Orden de los Caballeros de Santiago se gestó entre estas paredes, convirtiéndose el recinto en su casa madre.

Para su remodelación habría que esperar hasta el reinado de Carlos I, en el siglo XVI, cuando la fortaleza medieval se convierte en el edificio que hoy vemos. Esta obra tardaría dos siglos en llevarse a cabo, de ahí su mezcolanza de estilos.

La Orden de Santiago estuvo presente allí hasta 1808, año en el que Uclés queda destrozado durante la Guerra de Independencia contra los franceses. Pero no es hasta la época de la desamortización de Mendizábal cuando los pocos caballeros de la Orden que allí quedaban desaparecen del todo forzosamente.

Tras el saqueo de los franceses y habiendo tenido diversos usos a lo largo de los siguientes años, el monasterio quedó destrozado durante la Guerra Civil, sirviendo de hospital al ejército republicano y, más tarde, durante la dictadura, de cárcel del gobierno.

Finalmente, Franco se lo cedió al Obispo de Cuenca y sufragó su restauración, utilizándose como Seminario de la Diócesis hasta 2012. Hoy alberga un centro de espiritualidad.

Visita al Yacimiento Arqueológico de Segóbriga - Cuenca


Esta antigua ciudad romana está cerca del municipio conquense de Saelices y a 1h 20’, más o menos, de Madrid si seguimos la A-3 dirección Valencia. Está muy bien indicado el desvío.  

A la entrada del recinto hay un amplio aparcamiento y el centro de interpretación en el que se exponen varios restos encontrados en el yacimiento y un documental.

Construida sobre un antiguo castro celtíbero llegó a convertirse en capital de toda esta parte de la Meseta hacia el año 70 a.C. Poco después llegó su gran auge económico con el descubrimiento de los yacimientos mineros de yeso traslúcido, que usaban para cerrar ventanas.

Desgraciadamente, en el siglo IV se abandonan sus principales monumentos debido a la decadencia económica en la que cae hasta convertirse en un centro puramente rural.


No obstante, Segóbriga siguió teniendo su importancia. Durante la época visigoda incluso llegó a tener obispos que fueron a los concilios de Toledo entre el año 589 y el 693. De estos años todavía quedan restos de una gran basílica y una extensa necrópolis.

Durante la invasión árabe, la población huyó a los reinos del norte. Los musulmanes construyeron una fortificación sobre la antigua acrópolis y estuvieron allí hasta la Reconquista, cuando el pueblo queda abandonado y la población se asienta en la vecina Saelices. El lugar pasó a conocerse como Cabeza del Griego y quedó reducido a una pequeña población rural dependiente de Uclés hasta que paulatinamente quedó despoblado del todo.


La visita se inicia en el centro de interpretación. Desde allí se accede por unas escaleras al recorrido señalizado. A través del camino podemos ver distintos restos arqueológicos bastante interesantes:

- Un acueducto: que contaba con varias cisternas repartidas por todo el cerro. El agua llegó a la ciudad desde Saelices a través de una conducción de hormigón con tubería de plomo en su interior. 


- Varias necrópolis: en Segóbriga se situaban extramuros. Hoy se conservan restos de mausoleos y sepulturas de la necrópolis de inhumación usada entre los siglos IV y VII.

- La ciudad: Situada sobre un cerro de 10 hectáreas en el que realizaron explanaciones y aterrazamientos de gran calidad arquitectónica.


- El teatro: Uno de los monumentos más destacados. Es bastante pequeño. Se inauguró en tiempos de Tito y Vespasiano, hacia el 78 a.C.



- La muralla y la puerta principal: Segóbriga tuvo una muralla de 1300 metros de largo y con varias puertas. La más importante conectaba el teatro y el anfiteatro y daba a la calle principal. Debajo de ella se situaban las cloacas.

- El criptopórtico del foro: esta estructura subterránea de gruesos muros sirvió para sostener uno de los pórticos que rodeaban el foro romano. Se cree que llegó a utilizarse como archivo de la ciudad.

- Las termas: datan del siglo I a. C. Se pueden ver los restos de la sala del vestuario con sus taquillas, una habitación circular y una sauna con una pila. Al norte también están los restos de una piscina con un horno en su parte inferior. Sobre el caldarium de las termas se encuentra hoy esta ermita:

- La basílica: en ella se realizaban las grandes operaciones comerciales. También era el lugar donde los magistrados administraban justicia. Era uno de los edificios más grandes de la ciudad.

- El foro: construido en época de Augusto, es otro de los monumentos importantes del yacimiento. Estaba rodeado por un pórtico con grandes columnas. Aún se conserva el nombre en bronce que se grabó en memoria de uno de sus contribuyentes, Proculus Spantamicus, quien pagó su enlosado.



- El aula basilical: frente al foro y con una gran escalinata, este edificio se utilizaba como lugar de reunión y de negocios.

- Las termas monumentales: grandes termas a las que se accedían a través de una calle escalonada y que tenía un patio porticado con columnas para hacer ejercicio, las instalaciones de las termas y las habitaciones del servicio, como leñeras y hornos para calentar el agua. Sobre el caldarium hoy se levanta una ermita. 



- La acrópolis: situada en la cumbre del cerro, se cree que pudo ser el emplazamiento del originario castro celtibérico. Actualmente sólo se conservan los restos de una torre musulmana.

- La casa del procurador minero: el control de la minería en la ciudad propició la llegada de Caio Iulio Silvano, quien se construyó una casa en el siglo III que estaba junto a las termas monumentales.


- El anfiteatro: de forma elíptica irregular y con 75m de largo. Tenía capacidad para 5500 personas. Es el mayor monumento de Segóbriga.



- El circo: descubierto en el 2004, en él se desarrollaban las carreras de carros tirados por caballos. Se construyó en el siglo II sobre una necrópolis de incineración.Entre los monumentos funerarios que fueron desmantelados durante los trabajos de construcción del circo se encontraba esta estela funeraria, dedicada a la esclava Lucunda, que murió a los 18 años.


- La basílica visigoda: fue el primer edificio del yacimiento en ser excavado.  A finales de 1789 se descubrieron las laudas sepulcrales de los obispos Sefronio y Nigrino. Un poco más tarde, el anticuario de la Real academia de la Historia, José Cornide, publicó su planta. El edificio tiene tres naves separadas por diez columnas, con un crucero central y un ábside de planta octogonal con cripta.


Es una pena que este trozo de nuestra historia haya entrado recientemente en la Lista roja de patrimonio en peligro por la futura construcción cercana de un parque eólico.  

También os recomiendo que combinéis esta visita con la del Monasterio de Uclés, que está bastante cerca.

Cómo llegar a Segóbriga

Carretera Carrascosa del campo a Villamayor de Santiago (CM 310), E-16430 Saelices (Cuenca)
Acceso a través de la salida 104 de la A3, que une Madrid con Valencia.


Horario de Segóbriga
  • Invierno: del 1 de octubre al 31 de marzo: de 10’00 a 15’00 y de 16’00 a 18’00
  • Verano: del 1 de abril al 30 de septiembre: de 10’00 a 15’00 y de 16’00 a 19’30
  • Cerrado: todos los lunes (excepto festivos), 1 de enero, 24-25-31 de diciembre.
  • El acceso se realiza hasta 45’ antes del cierre.
  • Duración de la visita: si vais por vuestra cuenta, unos 40 minutos. 

Precio de la entrada a Segóbriga 
  • General: 5€
  • Reducida: 2’50€ (Estudiantes, Carnet Joven, familia numerosa y grupos).
  • Mínima: 1€ (niños de 6 a 11 años, jubilados, pensionistas y desempleados).
  • Se aceptan tarjetas de crédito.
  • Gratis: 18 de mayo. Todos los martes y viernes de 16’00 a 18’00.
  • También se realizan visitas guiadas reducidas.



CUIDADO:

La zona es extremadamente fría en invierno y calurosa en verano. No hay apenas sombras. 


Horarios de Cortylandia 2014 – 2015

planesconhijos.com
Cortylandia ha vuelto este año con su lado más friolero. Este año los protagonistas son una orquesta de pingüinos. Este año está muchísimo mejor que el año pasado. Pero armaos de paciencia, pues la calle está siempre abarrotada.
Desde el  22 de noviembre hasta el 5 de enero.
- De lunes a viernes: Mañanas: 12,13 y 14 horas. Tardes: 18:30, 19:30 y 21 horas.
- Día 5 de diciembre: Mañana: 12:30, 13:30 y 14:30 horas. Tarde: 17, 18, 19, 20 y 21 horas.
- Días 13 y 20 de diciembre: Mañanas: 12, 13 y 14 horas. Tardes: 17,18, 19, 20 y 21 horas.
- Sábados, domingos y festivos: Mañanas: 12:30, 13:30 y 14:30 horas. Tardes: 17,18,19,20,21 horas.
- Días 24 y 31 de diciembre: Mañanas: 12,13,14 y 15 horas. Tardes: 18,19 y 19:30 horas.
- Día 25 de diciembre: Tarde: 17,18,19 y 20 horas.
- Día 26 de diciembre: Mañana: 12’30, 13’30, 14’30. Tarde: 17, 18, 19, 20, 21.
- Día 1 de enero: Tarde: 18,19 y 20 horas
- Día 2 de enero: Mañanas: 12’30, 13’30, 14’30. Tardes: 17, 18, 19, 20, 21.
Duración: 15 minutos.

Aquí podéis ver el vídeo de este año:



Cortylandia Madrid
C/ Maestro Victoria, 6
Metro: Sol, Ópera y Callao. 


Aquí tenéis información sobre Cortylandia de otros años:


Y aquí un vídeo sobre la historia de Cortylandia

Opinión del restaurante El Vagón de Beni


Fue una sorpresa descubrir un sitio tan original y tan cerca de Madrid. Este restaurante lo debe todo a su decoración. El ambiente es único. La iluminación, la vajilla, toda la decoración… están cuidados al detalle y  merece la pena una visita para sentirse en pleno viaje en el Orient Express.

Se encuentra en el Hoyo de Manzanares, en pleno centro del pueblo, muy cerca de la iglesia. No hay pérdida, pues desde afuera ya se ven los vagones.

Nada más atravesar la verja nos encontramos en otra época. La decoración es la propia de una antigua estación de tren y, en medio, imponentes, dos viejos vagones. Y hasta éstos tienen historia.

El dueño del restaurante adquirió su vagón principal de madera en los ochenta persiguiendo un antiguo sueño. Lo compró en los desguaces de RENFE y databa de 1931. Durante cinco años trabajó en el vagón remodelándolo a su gusto, aprovechando su oficio de litógrafo y restaurador. Y, en 1994, abrió en su interior el restaurante.



Más adelante adquirió su segundo vagón: un vagón de vía estrecha, de 1890, y donde viajó el mismísimo Alfonso XII. Toda una experiencia comer aquí. Hasta Martes y 13 rodaron el corto “Vía Muerta” en su exterior.


Nada más entrar me sirvieron el pan acompañado de un aperitivo de la casa, que ese día era una sopa de boletus bastante buena. Entra dentro de la cuenta, tanto si se pide como si no (1’50€ servicio de pan con aperitivo). La carta es muy historiada pero los platos son respetables. Los postres son algo caros, pero contundentes. 

Precios del restaurante El Vagón de Beni


En general lo recomiendo para una celebración o para un día especial. Para disfrutar de un sitio con historia, con una ambientación increíble y una comida bastante sabrosa. Eso sí, reservad con bastante antelación.


Aquí podéis ver más fotos del lugar: 

EL VAGÓN DE BENI
c/ San Macario, 6
Hoyo de Manzanares
Teléfono: 918 566 812
Móvil: 630 075 218
Cierra los domingos por la noche y los lunes.


Tabernas con historia: Taberna Oliveros - Madrid


Otro buen sitio tradicional donde los haya en Madrid es la Taberna Oliveros. Lleva abierta desde 1857 y es increíble ver toda su decoración. Sitio pequeñito, pero muy acogedor. Te transporta al Madrid de la época mientras se disfruta de un buen vino. Se encuentra en La Latina, en la calle San Millán, muy cerca del Rastro.

Algo caro, pero lo normal para estos sitios. Y me pusieron una tapilla, que siempre se agradece. Es famoso por su cocido de dos vuelcos.



Desde la calle destaca una portada de azulejos del año 1922, donde aún se lee el lema del local: “Para comer bien y barato, San Millán, 4.”  Y su interior está lleno de fotos de famosos que lo han visitado.




TABERNA OLIVEROS
c/ San Millán, 4
913 546 252
Madrid