Visitando los Templos Wat de Luang Prabang IV


Zona de Wat Visoun

1. Wat Wisunarat: fundado por el rey Visoun en 1513. Dentro hay una amplia colección de Budas dorados con largos brazos que llaman a la lluvia.


2. Wat Aham: hace más de 200 años, este templo fue la residencia del patriarca supremo del budismo laosiano. Dentro hay murales sobre el budismo y cuentos moralizantes (sin traducción).


3. That Makmo: estupa hemisférica cuyo nombre signifa estupa-sandía.



Zona sur del centro de Luang Prabang

1. Wat Manorom: se encuentra fuera de las antiguas murallas de la ciudad. Se cree que es el templo más antiguo de Luang Prabang. Contiene un Buda de 6 metros de altura, creado en 1372.


2. Wat Pha Mahathat: sus relieves exteriors muestran historias sobre vidas anteriores a Buda.


3. Wat That Luang: aquí se incineraba a los miembros de la realeza laosiana. Tradicionalmente se piensa que los fundaron unos misioneros enviados por un emperador indio, pero no se sabe a ciencia cierta.


4. Wat Ho Xiang: junto al Wat That, en una pequeña colina al suroeste del monte Phousi, está esta magnífica escalinata llena de guardianes naga a ambos lados.  En la cima hay un pequeño templo.

Visitando los Templos Wat de Luang Prabang III (Zonas de Xieng Mouane y de la Península Superior)


Zona de Xieng Mouane:

1. Wat Xieng Mouane: un gran monasterio de 1879 que contiene un taller donde enseñan a los jóvenes monjes pintura, escultura en madera y otras habilidades creativas para que se ocupen, más tarde, del mantenimiento de los demás templos de la ciudad.

2. Wat Pa Phai: en su fachada de madera con detalles dorados hay un fresco tailandés-laosiano que representa escenas de la vida en Laos a finales del s. XIX.


3. Wat Choumkhong: con un impresionante jardín, este templo toma su nombre de una estatua de Buda creada con el metal fundido de un gong.


Zona de la Península superior:

1. Wat Xieng Thong: constituye el monasterio más significativo de Luang Prabang.  Construido en 1560, hoy cuenta con más de 20 estructuras, incluyendo pagodas, pabellones y residencias. En él se coronaban a los reyes de Laos.


2. Wat Pakkhan: un templo sencillo en frente de la villa colonial que alberga las oficinas de la Unesco.


3. Wat Souvannakhili: más parecido a una mansión que a un monasterio.


4. Wat Sensoukaram: muestra una de las fachadas más bonitas de los templos de la ciudad. Está toda recubierta de rojo rubí con revestimiento dorado. 

Visitando los Templos Wat de Luang Prabang II (Zona del Palacio Real)



Para visitar estos templos basta con pasearse por la zona centro de la ciudad. Donde se reúnen todos los turistas. 

1. Wat Ho Pha Bang: se encuentra justo en el recinto del Palacio Real. Es una de las imágenes más fotografiadas de la ciudad y alberga el Pha Bang, el gran Buda que da nombre a Luang Prabang.


2. Wat Mai Suwanna Phumaham: muy cerca del Palacio Real, siguiendo por la misma calle, encontramos este elegante templo. Data de 1821 y hoy es sede del líder del budismo laosiano.



3. Colina Phu Si: esta colina de 100 m de altura está en el centro de Luang Prabang. Se cobra una entrada simbólica para ascender por su gran escalinata. En el trayecto nos encontraremos con varios monumentos:



- That Chomsi: se encuentra en la cima de la colina. Es una estupa blanca desde la que se ve toda la ciudad, el río y un magnífico paisaje. A su lado hay un cañón antiaéreo de la época de la guerra.


- Wat Pa Huak: un antiguo templo sin reformar que contiene un Buda montado en un elefante de tres cabezas, típico de la mitología hindú.


- Wat Siphoutthabat Thippharam: famoso por albergar la auténtica huella de Buda, enorme.


- Wat Thammothayalan: a su alrededor a una colección  de Budas dorados colocados entre las rocas. 

Visitando los Templos Wat de Luang Prabang I (Cruzando el Mekong)



Al otro lado del Mekong comienza esta ruta para la que hay que cruzar el río en el ferry hacia Ban Xieng Mane., una aldeea muy rústica. Si seguimos el camino marcado nos encontramos con varios templos curiosos y algunos abandonados.


1. Wat Chomphet: templo de 1888, con un dragón y aves en el techo. Se encuentra al otro lado del Mekong, al norte de Xieng Mene y está abierto de 8’00 a 17’30. La entrada es de pago. Hay que subir 123 escalones para llegar a la cima y tener desde allí unas vistas increíbles. Delante hay dos pagodas gemelas.


2. Wat Tham Xieng Maen: construido en 1889 y casi abandonado, este templo está excavado en una roca llamada Tham Sakkarin Savannakuha. Dentro hay muchas imágenes de Buda que provienen de otros templos y las dejan aquí porque están rotas o deterioradas. La cueva está cerrada normalmente, hay que ir al Wat Long Khun y pedirle a alguien que os abra. Llevad linterna. 


3. Wat Longkhun: en este espectacular templo era tradición que el rey de Luang Prabang permaneciera 3 días meditando antes de su coronación. A veces lo llaman el Monasterio de la canción feliz.


5. Wat Had Siaw: conocido por su principal edificio de meditación, que hoy parece más un trastero.


6. Wat Nong Sakeo: construido sobre un estanque, la mayoría de sus edificios están abandonados.


Siguiendo el camino de las piedras blancas, que aparecen como marcadores del terreno, llegaremos a la Naga de 7 cabezas. 


7. Wat Xieng Maen: fundado en el siglo XVI, su monumental puerta es obra del trabajo conjunto de artesanos de Luang Prabang y Myanmar.

8. Wat Khok Pab: recibidos por una jauría de perros, los jardines está muy cuidados. allí se cogen los barcos de vuelta a Luang Prabang.

6 sitios que visitar cerca de Luang Prabang


1. Ir en barco a las Cuevas de Pak Ou: a dos horas de Luang Prabang, estas dos cuevas presentan en su interior multitud de imágenes de Buda, de todos los tamaños. Tan sólo el viaje en barco merece la pena: paisajes kársticos, selva, el Mekong salvaje…Para hacerlas más enigmáticas y encantadoras, ni siquiera tienen luz. Su interior se puede ver gracias al alquiler de linternas a la entrada o al flash de las cámaras.

2. Ver el Centro de Rescate de Osos de Tat Kuang Si: se encuentra en pleno parque natural, junto a una de las cascadas más impresionantes de Laos, con una caída máxima de 25 metros. Los osos han sido rescatados de las manos de los furtivos.
http://www.freethebears.org.au/web/Projects/Laos/Tat-Kuang-Si-Rescue-Centre/


3. Darse un baño en las piscinas naturales de Tat Sae: por la mañana Luang Prabang está lleno de minivan y tuk tuk que llevan a decenas de viajeros hasta allí. Hay na gran cascada que podemos sobrevolar en una tirolina de 100 metros de largo.


4. Visitar algún centro de artesanía:

- Ban Kok Gniew: el pueblo de las piñas. Se encuentra en el km 372 de la carretera 13, justo antes del desvío para Tat Sae. Cualquier tuk tuk nos llevará hasta allí.

- Ban Phanom: aldea textil y artesanal al este de Luang Prabang.


- Whisky Village: también llamado Lao Lao Village. En realidad es la aldea de Ban Xang Hay, pero se la conoce popularmente así porque es el lugar donde paran los barcos que van a las cuevas de Pak Ou y donde te hacen una demostración de cómo se obtiene el famoso aguardiente lao lao. Allí se puede comprar, degustar y también hay algunas tiendas textiles y un maravilloso templo. La aldea nos muestra Laos en estado puro. Nada que ver con el señorial Luang Prabang.


- OckPopTok Living Crafts Centre: muy cerca del mercado de Talat se encuentra este taller textil cuya especialidad son los batik. Hay circuitos gratuitos para visitarlo y una coqueta cafetería. http://ockpoptok.com/learning-batik-at-the-living-crafts-centre/


5. Visitar una granja: por ejemplo, The Living Land Company, una granja orgánica y comunitaria que suministra a la mayoría de negocios de Luang Prabang. Allí te enseñan cómo es su trabajo y te invitan a ser granjero por un día. Las estancias allí suelen ser caras, para el precio medio de Laos. http://livinglandlao.com/index.php/en/


6. Dar un paseo en elefante: hay muchas empresas que se dedican a esta actividad cerca de Luang Prabang. Se puede reservar en cualquier agencia de viajes allí y te recogen en el hotel en tuk tuk. Sin embargo, la mayoría, por no decir todas, tienen problemas con el modo en que cuidan sus elefantes. Al menos, así nos lo contaron en el Centro de Conservación de Sayabouli. No quise ser partícipe de una actividad así. 


14 cosas que ver y que hacer en Luang Prabang


1. Pasear por sus calles: el ambiente colonial y tranquilo de esta ciudad es digno de que disfrutemos de él lentamente, sin prisas. Aquí no hay estrés, no hay barullo, nadie va corriendo… hasta las motos va lentas. Entre lo tradicional y lo moderno, lo urbano y la selva, un tranquilo paseo hará las delicias de cualquiera.

2. Participar en el Tak Bat (Procesión de las ánimas): todos los días, a las 5’30 de la mañana, aunque llueva, los monjes realizan su procesión pidiendo comida. Hay bastantes, en su mayoría jóvenes y niños. Por un módico precio puedes alquilar un sitio en la acera y comprar un poco de arroz para dárselo como ofrenda.

3. Visitar el Palacio Real: un museo que se ve rápido, pero cuyo salón principal asombra por la majestuosidad de sus paredes. La pieza más importante es la Phabat de oro, una imagen de Buda, del siglo XIV, que se saca en procesión una vez al año, durante el año nuevo budista. De ella deriva el nombre de la ciudad: Luang Prabang.


4. Hacer un recorrido por los Wat (templos) de la ciudad. Hay un montón.


5. Subir a Phu Si: una colina que se encuentra en mitad de Luang Prabang, desde allí se obtienen unas vistas impresionantes. Para acceder a ella hay que armarse de paciencia y subir 328 escalones en zing zag.


6. Comprar gangas en el Mercado Nocturno: el mercado más tranquilo de Asia, así es como lo llaman. Y tienen razón. Sin apretujarse, sin gritos, sin prisas. Se regatea un poco y a seguir comprando souvenirs.


7. Cenar en los buffetes de la Food Street en el Mercado Nocturno: en una de las callejuelas alejadas del centro del Mercado Nocturno, aparece esta calle estrechita, cubierta con toldos. En ella hay un montón de puestos de comida, destacando los buffets. Por 1$ puedes comer todo lo que te quepa en el plato. Siempre está a reventar de turistas.


8. Probar los dulces laosianos: herencia de la época colonial francesa. Sus dulces están para chuparse los dedos. Hay un montón de pastelerías que harán que se te vayan los ojos mirando escaparates, como la famosa Le Banetton. A la salida del Mercado Nocturno, hay un puestecillo con dulces baratos y deliciosos.


9. Apuntarse a un curso de cocina: la cocina laosiana es muy peculiar y especiada. Muy rica en vegetales. En muchos hoteles y restaurantes del centro se dan clases de cocina o demostraciones. También en las agencias de Tourist Street os pueden informar sobre éstas.



10. Darse un masaje en Tourist Street: en la prolongación de esta calle hay un montón de centros de masaje. Pequeñitos, acogedores y con un toque zen muy agradable.


11. Cruzar un puente de bambú: si tienes la suerte de ir en la época seca (yo no la tuve), hay que cruzar uno de estos puentes de quita y pon. Se pagan unos céntimos y se siente la experiencia.


12. Visitar algún centro de artesanía: aunque hay muchas tiendas de artesanía en Luang Prabang, siempre es bueno ir a ver cómo hacen estos artículos in situ. Hay varios centros que se pueden visitar.


13. Visitar una granja: en los alrededores de la ciudad hay varias granjas que se pueden visitar y dónde te enseñan cómo es su vida diaria. Incluso puedes plantar o cosechar arroz con ellos. Suelen ser algo caras para los precios de la zona.


14. Alquilar una bici: casi no hay tráfico y la zona turística la cierran, incluso a los tuk tuk, cuando es fin de semana. Esto lo hace ideal para que podamos dar una vuelta tranquila disfrutando de los monumentos y de la ribera del río.