Día 2 – Vietnam: Visitando los Túneles de Cu Chi

El segundo día en Ho Chi Minh lo dedicamos a visitar los túneles de Cu Chi. El día anterior habíamos hecho la reserva en una de las decenas de agencias de viaje que hay en la zona mochilera de Pham Ngu Lao, muy cerca de Ben Tanh Market.

Allí fuimos a una que estaba bastante recomendada en varios foros de viajeros. Se llama Gnocc Mai y está en el número 169, en frente de un gran parque. Nos costó 168.000 dong por persona más 110.000 dong de la entrada.


Después de un enorme desayuno en el elegante restaurante del Rex Hotel fuimos andando hasta la agencia, a unos 20 minutos. La salida era a las 8’00, pero acabamos saliendo a las 9’30. El resto del tiempo estuvimos sentados en la puerta mientras venían turistas de otras agencias y los reclutaban allí. Los guías iban repartiéndose a los viajeros y era muuuy aburrido. Nos pidieron el ticket mil veces y, una vez en el minibús, tuvimos que hacer un tour por Ho Chi Minh recogiendo a más gente de otras agencias y hoteles. Por lo visto esto pasa en la mayoría de las excursiones en este país.

Nuestro guía fue Jimmy Bro, un tipo joven, muy simpático y que hablaba inglés bastante bien. Nos dio a todos una botella de agua y nos fue dando unas cuantas explicaciones sobre lo que íbamos a ver.

Nuestra primera parada fue en una Rest Room, lo que viene siendo una tienda en mitad de la carretera. Allí nos enseñaron cómo se hacían cuadros artesanalmente y otras piezas. Los servicios estaban bastante limpios y había un restaurante y una tienda de snacks a precios asequibles, aunque un poco más caros que en la ciudad.



Una hora después de haber salido de Saigón, y luchando contra un tráfico de locura, por fin llegamos a Cu Chi.

 UN POCO DE HISTORIA 

Los túneles fueron construidos en la década de 1940 y a lo largo de 25 años. El Vietminh construyó los primeros túneles durante la guerra contra los franceses y su objetivo era el de comunicar los pueblos de la zona y evitar los barridos de la zona por parte del ejército francés. En 1960 se realizaron un montón de galerías más y todo pasó a estar controlado por el Vietcong. Una extensa  área rural que llegó a extenderse hasta la frontera con Camboya. Tan sólo en Cu Chi District hay más de 250 km de túneles excavados. Las galerías se dividían en tres niveles:
  • Primer nivel: construido a tres metros bajo la superficie, era muy vulnerable a las bombas de los aviones, aunque soportaban el peso de un tanque de 50 toneladas y bombas ligeras. 
  • Segundo nivel: a seis metro bajo tierra. Era conocido como el nivel del área de seguridad. Sus túneles eran tan estrechos y de tan difícil acceso que eran muy difíciles de detectar por los americanos. Además, contaban con una gran cantidad de trampas con pinchos envenenados para herir al enemigo.
  • Tercer nivel: a diez metros de profundidad. Este nivel nunca fue descubierto por los americanos. En él se recuperaban los heridos y las tropas descansaban antes de realizar una nueva ofensiva.

Sus entradas estaban totalmente camufladas con uniformes americanos para que los perros no las olieran y se aprovechaban los hormigueros para realizar complejos sistemas de ventilación independiente, de modo que si eran descubiertos y los enemigos introducían bombas o gases en ellos, tan sólo quedaba afectada un área concreta de un túnel, sellándose inmediatamente.



Lo más curioso es que los americanos eligieron Cu Chi, sin conocer aún la existencia de la compleja red de túneles que albergaba, para instalar su principal base militar debido a su posición estratégica. Los americanos no tenían ni idea de por dónde aparecían sus enemigos. Se convirtió en la mayor amenaza ligada al Vietcong.

 LA VISITA A CU CHI 

Después de salir del parking de autobuses entramos en un bunker donde nos pusieron un documental muy antiguo sobre la historia de los túneles. En él ensalzaban el Comunismo y las heroicas acciones realizadas por hombres, mujeres, niños y ancianos. Muy propagandístico.

Después atravesamos el precioso bosque para llegar al complejo de los túneles. Allí se enseñan escenas de la vida diaria a través de paneles explicativos, maquetas y maniquíes (talleres, comedores, escuelas, cómo hacían para abastecerlos de agua potable, los sistemas de ventilación…).




Pasear por la jungla es toda una experiencia, sobre todo si lo hacemos por encima de los cráteres que formaron las bombas americanas lanzadas desde sus bombarderos B-52.


Dejando atrás los cráteres llegamos a la zona de las trampas. Aquí Jimmy Bro nos hace una demostración de las herramientas que utilizaban para herir a los americanos. Realmente no querían matarlos: “Un muerto se olvida, pero un herido no. El cojo, el manco, el ciego… estarán allí para contarlo y desmotivar a las tropas.” Para ello reciclaban todo lo que los americanos dejaban por allí, hasta los restos de las bombas eran fundidas para reutilizar sus materiales. Todas las trampas tienen en común que utilizan el peso del enemigo para auto-impalarse.






El siguiente destino son los túneles propiamente dichos. Existen tres túneles que podemos visitar: de 5 m, de 15 m y de 25 m. Nosotros sólo recorrimos el primero y ya nos pareció claustrofóbico. Hay que ir agachado, con un calor y una humedad impresionante, y sin luz.  Cuando sales, parece que te acabas de duchar. Y que conste que está ensanchado para que puedan hacer el tonto los turistas.




También quedan libres unos cuantos metros de galería original para los más atrevidos. En este caso, hay que ir arrastrándose por la tierra literalmente. Y si estás muy gordo, no cabes.

Después de visitar diversos talleres donde se confeccionaban ropas, trampas y armas, acabamos en el comedor. Allí nos enseñaron cómo era una cocina original y nos dieron té y mandioca cocida al vapor (lo más comido durante la guerra).




Nuestra visita acaba en la tienda de souvenirs y campo de tiro. Allí había restos de armamento usado en la guerra, incluso lanzamisiles. Los que quisieron (muy pocos, la verdad) tuvieron la oportunidad de disparar munición real con un AK-47, arma usada por el Vietcong, o la ametralladora M-16, utilizada por los americanos. Se paga por bala, así que éstas se disparan de una en una para evitar las ráfagas automáticas y quedarnos sin munición en unos pocos segundos. El ruido es ensordecedor y, la verdad, yo no le veo ningún morbo en querer disparar un arma por el hecho de que ha sido usada para matar a gente en la guerra (es que así lo anunciaba el guía con orgullo, animando a la gente…).




La visita es un poco a lo parque temático, pero merece la pena para conocer un poco más sobre el ingenio de estas gentes y las miserias de la guerra. Los túneles siguen siendo tan importantes para el país que obtener un mapa destallado de ellos es casi imposible por razones de seguridad nacional. Hoy día algo absurdo, con las imágenes por satélite.


Había planeada otra visita a otra Rest Room (tienda encubierta) de bonsáis. Pero, como nadie había comprado nada en la del principio, Jimmy Bro la obvió y pudimos llegar a Ho Chi Minh más temprano. El autobús nos dejó en Ben Tanh Market. Así que aprovechamos para hacer unas compras, visitar el parque y cenarnos un buen pho.  




Compártelo

Entradas relacionadas