Tandoori Station Madrid - Un trozo de la India

El otro día tuve la oportunidad de ir a este restaurante indio, que tiene tanta fama por el programa de Chicote, ya que sale como ejemplo de buen restaurante.

Hay que reservar con bastante antelación pues está siempre lleno. La comida está estupenda, pero es demasiado para cenar. Lo aviso.

La única pega es que las mesas están demasiado juntas, por lo que no tienes mucha intimidad.

El local está ambientado en una estación de tres, con fotos de la India, maletas, señales, pero luego es muy moderno. Los servicios eran muy acogedores con estatuas de dioses en el interior y velas por todos lados.

El servicio, inmejorable. Reservé un menú degustación para probar un poco de todo. Y casi muero en el intento. Me dejé un montón de comida.

Mientras esperas los platos te ponen un aperitivo con distintas salsas, de la más picante a la más suave. Te van explicando plato a plato y el jefe también atiende (que es el que salió en Chicote).

Este es el menú degustación, que merece mucho la pena:


Menú Chetak Express - En cada estación disfrutará de una experiencia gastronómica única.


- 1ª Estación - Aperitivos Samosa: Empanadillas de masa casera rellena de patata, guisantes y especias ligeramente picantes, con semillas de cilantro. Sabzi Pakora: Verduras rebozadas en harina de garbanzos.


- 2ª Estación - Murgh Ka Tikka: pollo con especias y asado en horno Tandoori. Sheek kebab: carne picada de cordero con jengibre, cilantro, especias y hierbas.


- 3ª Estación - Currys Murghi Makhan Wali: Pollo con salsa muy suave y cremosa, con tomate y especias. Gosht Ka Roghan Josh: Cásico curry de cordero con salsa de especias, tomate y hierbas. Malai Paneer Wala Kofta: albóndigas vegetales de patata y queso paneer, en salsa de almendras.  Arroz Pulau: arroz basmati con cardamomo, canela, anís estrellado y azafrán. Paneer Naan: pan indio relleno de crema de queso.


- 4ª Estación - Final de viaje: Gulab Jamun: bolitas de bizcocho de leche en almíbar. Kulfi: helado casero de pistacho.

26€ por persona, sin bebida. 


Calle Jose Ortega y Gasset, 89 - 91 / Telf: 91 401 22 28 Barrio Salamanca. 

Los Baños Árabes de Aires de Almería

Hace poco tuve la oportunidad de visitar los Baños Árabes Aires de Almería y ha merecido bastante la pena. Este recinto se encuentra ubicado en el casco antiguo de la ciudad, por lo que se puede llegar a éste disfrutando de un pequeño paseo por todo el centro disfrutando de las vistas de la Catedral, de las plazas y del serpenteo de callejuelas con aires moriscos. Y es que el centro está lleno de zonas que nos recuerdan el pasado árabe de esta ciudad: cafés, teterías, asociaciones… Ahora, no esperéis aparcar cerca porque es casi imposible. Lo más cercano que podéis hacerlo sin problemas es en el Parque de Nicolás Salmerón, pero es todo zona azul, o justo debajo de la Alcazaba (está sin asfaltar y siempre hay gorrillas).


Los Baños están situados en la Plaza de la Constitución, justo en frente de la Oficina de Turismo. El Baño Público de Almería se cerró en el s. XV y ahora se puede disfrutar de estos baños construidos sobre el antiguo zoco árabe tras cuatro años de rehabilitación. Llevan abiertos desde el 2010 pero son un éxito. De hecho, yo no esperaba encontrar tanta gente haciendo cola para el turno de las 12 de la mañana, que era el que había reservado.

El complejo se compone de hotel, baños y gastrobar. La entrada es muy bonita, en plena plaza, con una decoración muy original, ya que los asientos de la terraza están construidos sobre palés. Una vez en la recepción ya se nota el aire morisco, los sillones, teteras… Y un personal muy amable.


Tras pasar por los vestuarios nos adentramos en los baños por medio de unas escaleras a oscuras, iluminadas tan sólo por unas velas en algunos escalones. La ambientación es espectacular. El recorrido se compone de la piscina de agua templada del Tepidarium a 36ºC, la del Caldarium a 40ºC y la fría del Frigidarium a 16ºC, con hielo que cae de vez en cuando y se sumerge en el agua. A continuación, se puede disfrutar del baño de los mil chorros, un espacio cerrado, con chorros tipo jacuzzi que recorren las zonas cervicales y lumbares. El recorrido continúa en el Hamman, una sauna donde el vapor literalmente no te deja ver nada, inundada por la maravillosa fragancia de la yerbabuena.

Para terminar, se puede pasar a la zona de relajación, justo en el centro del recorrido, para disfrutar de agua fría o tés de canela y miel. Y todo ello tan sólo iluminado por la luz de las velas  y una musiquilla árabe bajita que ayuda a relajarte.

La zona que más me gustó fue el Caldarium, ya que dispone de una cuevecita dentro de la piscina donde te puedes meter y sentarte a relajarte. Además, en nuestro turno si querías podías hacer también yoga con una instructora.


En los vestuarios no faltaba ni un detalle: gomas para el pelo, secadores, gel, champú… ¡hasta gomina! Y disponen de bañadores por si te has olvidado el tuyo. Lo mejor es que no tienes que llevar gorro de baño, tan sólo tienes que recogerte el pelo. 

Cuando lo contraté online ponía que el turno duraba 40 minutos. Pero cuando vinieron a avisarnos de que ya había terminado el baño (con una campanita muy graciosa) vimos sorprendidos que eran ya las 2 de la tarde. ¡Habíamos estado 2 horas en remojo!


El precio es de 21€ por persona, pero hay muchas ofertas por internet.  Lo recomiendo mucho para una escapada romántica.


Cómo es el Ice Bar Madrid


Hace unos meses tuve la oportunidad de disfrutar de un sitio muy original en Madrid. Uno de ellos es el Ice Bar Madrid. Está en la c/ Conde Romanones, 3 junto al metro de Tirso de Molina y muy cerquita de la Plaza Mayor.

La entrada me costó 15€. Que no es nada cara si tenemos en cuenta el dineral que costará mantener todo el bar en funcionamiento. Además, incluye una consumición, y nos invitaron a un chupito. Por dentro es genial. Nada más entrar hay una estatua de un oso polar con la que puedes hacerte fotos. También hay una exposición con fotografías de paisajes glaciares y unos expositores con una selección de las mejores aguas del mundo. Algunas botellas eran preciosas y… muy caras. La sorpresa fue que entre ellas había una de agua de Cazorla. :o No sabía yo que estaba tan valorada el agua mi tierra…

Tras subir unos escalones, los camareros te dan todo el vestuario que necesites: en mi caso sólo necesité un abrigo polar, ya que guantes y bufanda ya tenía. Estos abrigos, que parecen camisones invernales, son súper calentitos. Dentro del Ice Bar todo es de hielo y está lleno de esculturas: mesas, asientos, pingüinos, hasta un portal de belén. Al principio no notas tanto el frío, pero conforme va pasando el rato, sí que te tienes que ir moviendo porque si no te congelas. 






También podéis comprar packs especiales, ya que tienen restaurante y hacen unos espectáculos sobre la aurora boreal a ciertas horas. ¡Qué pena que no pudiera ir a verlos!
Por si queréis más información, aquí tenéis algunas fotos y vídeos.

Senderismo por Cazorla


Hoy toca senderismo. Y como Cazorla está tan cerca, allí me he ido con Fermín.

Con todo lo que ha llovido estos días, hay agua por todas partes. Primero hemos parado a desayunar en Arroyo Frío, un pueblecillo de poco más de 200 habitantes, muy bonito, pero muy orientado al turismo: casas rurales, tiendas de souvenirs, spas…  Poned bien el GPS porque aún recuerdo la primera vez que vinimos buscando este pueblo, estrenando carnet de conducir, coche y GPS. Y acabamos en una cortijada.

La crisis se nota, y cuando esto estaba siempre lleno durante los fines de semana, ahora todo está lleno de carteles de se vende o se alquila, y muchos negocios cerrados. Una pena.


Para seguir con nuestra ruta, mochila a cuestas hicimos el sendero de la Cerrada del Utrero. 

La ruta dura poco menos de una hora y está muy bien señalizada, toda llena de escalones de piedra. El embalse estaba rebosando y las cascadas, espectaculares



Tras descansar un poquito y darnos una vuelta por el Puente de las Herrerías, volvimos a Cazorla. Este pueblo siempre me gusta. Le tengo un cariño especial porque es uno de los primeros sitios que viajé sola, al estar tan cerquita de casa. Sus casitas son muy bonitas y sus vistas preciosas. Además, los precios… superbaratos. Recorriendo las calles, con un olor a chocolate que inundaba el pueblo, llegamos a la Iglesia de Santa María. Para mi sorpresa ya habían restaurado las ruinas. Personalmente creo que la han empeorado, me gustaba más el aspecto viejo y bonito que tenía antes… Pero aun así merece la pena verla debajo del castillo.








Un día en Murcia


El pasado Puente de Diciembre hice una visita improvisada a Murcia.Tenía muchas ganas de ver la catedral, que todo el mundo decía que era tan bonita. Y vaya si merece la pena.

Aparqué junto al río Segura, del que disfrutamos hasta desviarnos para ver la Catedral, del siglo XIV, que mezcla los estilos gótico, sobre todo, renacentista y barroco. Su campanario es el más alto de España después de la Giralda. El interior es espectacular y en la capilla mayor está el sepulcro con el corazón y las entrañas de Alfonso X el Sabio. Lo que más me impresionó fue la Capilla de los Vélez, de estilo gótico-flamígero, que mandó construir don Juan Chacón, que está tan de moda por la serie de Isabel.

La visita guiada se divide en una sección de arte y arqueología andalusí, con restos del antiguo palacio, y otra, en el piso de arriba, dedicada a arte sacro, donde destaca un Cristo de Salzillo. Las vistas desde este piso son realmente buenas, ya que se disfruta de la alberca del palacio.


  

Aunque Murcia es enorme, la 7ª ciudad más poblada de España, el casco antiguo es muy manejable y se puede visitar todo en poco tiempo. La plaza de Bellugar es impresionante, allí podéis ver barecillos y terrazas, el Palacio Episcopal y la Oficina de turismo. 

Sin duda, las calles más famosas de la ciudad son la Platería y la Trapería, justo detrás de la Catedral. Paseamos por estas calles viendo la fachada de su imponente Casino, de 1847, hoy visitable por 5€.

Justo en esta calle disfrutamos de unos dulces de piñones deliciosos, aunque algo caros, en la pastelería más antigua de Murcia: Confitería Viena. Llevan haciendo dulces desde 1845. Un pequeño local  antiguo, pero muy conservado.


Siguiendo calle abajo, y tras varios intentos porque estaban dando misa y nos equivocamos de entrada veces (¡para matarnos…!) pudimos visitar el Monasterio de Santa Clara.  La visita es gratuita y merece mucho la pena. Fue fundado aprovechando las ruinas del palacio islámico del siglo XIII en el que habitaron los últimos reyes musulmanes murcianos. 

Después de ver un mercadillo navideño y de productos típicos, me dirigí al Museo arqueológico, gratuito, bastante grande y con una visita amena. Tras decidir que ya no había tiempo para ver más de Salzillo, decidimos volver a casita a descansar, que ya era bastante de noche. 

La Torta Real de Motril

Este finde he ido a Motril con una idea fija: comprar la famosa torta real, el dulce más emblemático de esta localidad. 

Su vega, sus cultivos tropicales y de caña de azúcar dan lugar a un microclima excepcional con temperaturas anuales en torno a 20ºC, con más de 320 días de sol al año.
 
El dato más antiguo del que se tiene constancia es el que se publica en el periódico granadino “El eco de la libertad” en diciembre de 1854, aunque existen conjeturas sobre que su denominación de realeza sucediera por intervención de Francisco Javier de Burgos, en su etapa de Secretario de Estado de Fomento o Ministro de Hacienda hacia 1840. Otras historias apunta a que su abolengo reside tras ser servida al rey Alfonso XII. Mati Videras señala que la razón de que falte mucha documentación está en los bombardeos que ocurrieron en Motril durante la Guerra Civil, al destruir la casa donde estaba entonces la pastelería.      
 (El Ideal, 09-01-11)

La pastelería se encuentra en pleno centro del pueblo, en la C/Nueva, 54. Una vez allí, no sólo compré las tortas. Tuve la tentación de llevármelo todo. Tenía una pinta… Así que compré algunos dulces y varios pastelitos y bombones. Excepcionales. Los bombones tenían un regusto picantillo que nunca había probado antes en un dulce. Muy original. Repetiré.

Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar


Después de un curso viviendo en Almerimar decidí visitar este paraje que está a las afueras del pueblo. Se extiende a lo largo de 16 km entre las urbanizaciones de Roquetas de Mar y Almerimar. Visité la zona cercana a esta última donde aparecen una serie de escarpes correspondientes a las antiguas terrazas marinas que se llaman Alcores. Frente a los Alcores hay varias lagunas conocidas como los Charcones de Entinas. Estas charcas están separadas de la costa por un cinturón de dunas de más de 500 metros de ancho y 7 de alto.

Pero la entrada al Parque es decepcionante. ¿Cómo se puede permitir esto? ¿Es que nadie lo vigila?

Salobreña


Hace unas semanas, aprovechando que ya hace buen tiempo, me pasé a pasear por Salobreña. Un excepcional pueblo de la Costa Tropical granadina.   

Su castillo es una de las alcazabas mejores conservadas de Andalucía. Así que me recorrí todo el casco antiguo, con un entramado de cuestas y callejuelas árabes llenas de vegetación y gatos. Merece la pena mucho visitar el barrio del Albaycín donde hasta las propias casas llaman la atención, tan blancas y con tantas macetas en sus fachadas.  La entrada conjunta al museo y al castillo tan sólo son tres euros, pero llegué tarde y estaba ya cerrado. Así que como subí, bajé. Aprovechando para ver la fachada de la fábrica de zambombas que hay en la calle Rosa. 


Con el coche me fui al paseo marítimo de Salobreña, y nos subimos al peñón para disfrutar de las vistas. Toda esta zona está bastante animada porque está llena de chiringuitos y restaurantes. El punto fuerte son las ensaladas tropicales, ya que su actividad económica hoy en día se basa en el turismo y en el cultivo de frutas como la chirimoya o el aguacate. El restaurante El Peñón tiene unas vistas excepcionales y ponen las mejores de la localidad, algo caro, pero las vistas lo merecen.

En este vídeo podéis ver más información sobre este precioso



Visitando el Ficzone Granada


Sin duda, uno de los grandes acontecimientos del año es el Ficzone de Granada. Cada año que voy se montan mejor. Este año estuvo todo mucho más currao. Y había actividades para no aburrirse ni un rato. Más de 6000 metros cuadrados de pabellones, un gran salón de actos y unos exteriores enormes te permitirán disfrutar al máximo de la mayor Convención de Cómic, Animación y Juegos de Andalucía.


Este es un festival de cómic y manga, principalmente, que se celebra todos los años en Granada, en la feria de muestras de Armilla. En su organización participan muchas asociaciones dedicadas a estos temas y a la cultura japonesa, aunque ahora está también muy de moda la coreana.





Gracias al Gangnam Style, que sonaba por todas partes, en octubre pudimos ver más talleres dedicados a Corea del Sur, todo ello organizado por Han-a (Hanguk Association) una asociación española para la promoción de la cultura surcoreana. Así, podíais ver juegos populares, talleres de maquillaje y fotografía ulzzang, cómo realizar un hanbok de papel y un taller de bailes de los grupos idols que están de moda en este momento. Y los bailarines sí que se lo curraban.

Yo fui el sábado, que estaba dedicado al Salón del Manga. Con las entradas compradas con semanas de antelación, para entrar de los primeros y apuntarme a todo lo que queríaantes de que se acabarán las plazas (sobre todo, para las sesiones de firmas). Había más stands que otros años y muchos más talleres. Y lo que más me gustó… gran variedad en  el Izakaya: onigiris, dorayakis, mochis… Lo probé prácticamente todo.

Las conferencias de los que más me llamaban la atención:

Shinichiro Watanabe: Mi favorito. El autor de obras como Cowboy Bebop y Samurai Champloo. Un auténtico crack. Sin quitarse las gafas de sol y con una sonrisa siempre en la cara explicó su trayectoria en el anime. Dato curioso: exige que todos los dibujantes de su equipo sean dibujantes a la antigua usanza. No quiere nada de diseño por ordenador ni 3D. Ahora, tenía una pinta de haber estado de juerga la noche anterior y habérselo pasado… Y no entendía por qué la gente se reía tanto ni lo conocían tanto en España. Le sorprendió bastante. Eso, y el gazpacho.


- Hiroshi Nagahama: El creador de Mushi-shi. Una serie que merece la pena ver y de la que también hicieron la película en japonés. No sé cuántos Red Bulls se tomó durante la conferencia, pero iba como una moto. Su sueño es trabajar en Hollywood. Y su charla se hizo bastante amena. No está en contra del pirateo ya que comprende que muchos chicos no tienen dinero para comprar sus obras. Y gracias al fan-sub éstas se han conocido en todo el mundo.


Lo mejor de todo: la peazo de traductora japonesa. Realmente, a saber lo que estaban diciendo los japoneses, porque no se entendía mucho, pero nos reímos bastante del empeño que ponía y las confusiones que hacía.

Excepcional. Id si podéis porque no tiene nada que ver con los salones multitudinarios de Barcelona y Madrid, donde está casi todo enfocado a la venta. Aquí se vive Asia.



Opinión del restaurante Cueva de los Majuelos



Lo excepcional de este lugar es su ubicación: en plena Sierra Mágina, dentro de una cueva de 20 metros de altura y disfrutando de un ambiente bastante romántico. Este restaurante , cerca de Pegalajar, tiene dos partes diferenciadas: cafetería y espacio para servir comidas donde también hay un escenario para eventos. Además, tiene una gran terraza para el verano, pero, obviamente, ya que hemos llegado hasta aquí, es preferible disfrutar de la cueva. En ella vivieron los hombres del Neolítico hace más de 3000 años, prueba de ello son los instrumentos que se han ido encontrando a lo largo del tiempo, como hachas o huesos tallados.

Rodeados de estalactitas, de una tenue luz y del sonido de las gotas de agua continúan formando estas estructuras, podemos hacer gala de una cocina tradicional llena de platos de la comarca. Y el servicio, estupendo. 

Como entrantes, he de recomendaros que probéis las croquetas caseras de pollo y jamón. De todo lo que pedimos para empezar, fue lo que más alabamos. Los platos son bastante grandes, no os quedaréis con hambre. Muy bien presentados. Su especialidad son las recetas de la tierra, como el lomo de ciervo o de jabalí, riquísimo. Y ya que estamos en Jaén, probad el vino de la casa: de la Sierra Sur de Jaén, para así haceros una idea completa de la zona. Y el precio ronda los 30-40€ por persona. Merece la pena, os lo aseguro.

En la web podéis ver los precios de todo. 

Y, al salir, disfrutad en el mirador de las imponentes vistas de la sierra frente al pico Almadén.