Cómo es la visita a Roskilde, Frederiksborg y Kronborg con Hamlet Tours (II)


Hacia la hora de comer llegamos a Hillerød, una ciudad muy pintoresca en el norte de la isla de Zelandia. Los que quisieron se fueron a pasear por la ciudad para comer (el guía recomendó unos lugares donde le hacían descuento), y otros decidimos ver primero el castillo y luego comer.

El gran atractivo de Hillerød es el Castillo de Frederiksborg, el mayor castillo renacentista danés. Se construyó en el siglo XVII sobre tres pequeñas islas situadas en un lago para simbolizar la potencia de la monarquía absoluta danesa, sirviendo de escenario para las coronaciones de la mayor parte de los reyes daneses hasta 1840.


En 1859 un incendio acabó con él. Gracias a los planos originales y al apoyo de J.C. Jacobsen, el fundador de la fábrica de cerveza Calsberg, se pudo rehabilitar incluyendo en su interior el gran Museo Nacional de Historia. El castillo actual ocupa todo el islote norte del lago Slotssoen.

La Fuente de Neptuno que nos da la bienvenida al castillo es una réplica de la original, que se encuentra en Estocolmo. Los suecos tomaron la fortaleza en 1659, se llevaron la fuente y aún se encuentra allí.


La Capilla fue construida por Lambert van Haven en 1680. Durante el incendio sólo sufrió daños menores, por lo que es parte mejor conservada del antiguo palacio renacentista y se ha usado como iglesia parroquial desde la época de Christian IV (s.XVI).



También es la sede ceremonial de la Orden de Dannebrog y de la Orden del Elefante, a la que también pertenece la reina española emérita, Sofía.



La visita continúa por el Salón de los Caballeros. En él se muestra una reconstrucción del salón que usaban las grandes familias de la corte en tiempos de Christian IV.



La Sala de Audiencias también se salvó del incendio. Su techo está decorado con pinturas alegóricas de los continentes y su centro lo preside una gran lámpara con una escultura de un ciervo.

A lo largo de las demás salas se puede ver la colección de retratos más grande de Dinamarca, con pinturas, bustos, relieves y fotografías. A través de ella se puede tener conocimiento de la historia del país desde el siglo XVI, hasta hoy.




En la planta tercera del edificio se exhibe una gran colección de obras modernas.


El palacio está rodeado por unos preciosos jardines que constituían un coto de caza de ciervos de Christian IV. En ellos se puede ver un bonito jardín barroco y unas pintorescas cascadas en su parte central. La entrada a los jardines es gratuita.


Visto el castillo y paseado por sus jardines, recorrí el centro de Hillerød. Es una ciudad que bien merece una visita. Su centro peatonal está altamente dirigido al turismo. En él se suceden las tiendas, las cafeterías y los restaurantes (de precio bastante alto). Desde sus plazas hay vistas maravillosas del palacio.


A la hora acordada, nos reunimos con nuestro guía para continuar la visita hacia el Castillo de Kronborg.


Otras entradas que te pueden interesar:


Cómo es la visita a Roskilde, Frederiksborg y Kronborg con Hamlet Tours (I)



Hay muchas empresas que se dedican a organizar visitas por los alrededores de Copenhague. Yo contraté una con Getyourguide.com, que incluía el viaje a Roskilde, la entrada al Museo de Barcos Vikingos y la visita a los castillos de Frederiksborg y de Kronborg. Lo hice por internet para asegurarme la reserva el día que yo quería, pues sólo disponía de un día en concreto. De todas maneras, en Copenhague verás un montón de ofertas, unos 10-15€ más baratas, que supongo que será el dinero que se lleve este turoperador. A mí me costó 145€, con entradas, guías en inglés y transporte incluidos.


Al poco de hacer la reserva, me mandaron un correo con los datos exactos de la hora y el lugar de recogida: a las 7’30 venía a recogerme a mi hotel un guía de la empresa Hamlet Tours. Como había mucho tráfico en el centro, me llamó por teléfono para decirme que se retrasaría unos 5 minutos. Cuando llegó, la furgoneta estaba vacía y fuimos a recoger a otra gente a sus hoteles. El tour fue entero en inglés y el guía, estupendo. Mientras salíamos de Copenhague, fue haciéndonos un tour en la minivan explicándonos todos los monumentos que íbamos atravesando.

Nuestra primera parada: Roskilde

Roskilde se encuentra a unos 30 km de Copenhague. Fue capital de Dinamarca hasta el siglo XV y es una de las ciudades más antiguas del país. Según una leyenda, la ciudad fue fundada por el rey Hroðgar o Roar. En el área había algunos manantiales, por lo que el nombre de Roskilde provendría de Roar y kilde: "manantial, fuente".


El guía nos llevó directamente desde Copenhague hasta la plaza de la Catedral de Roskilde, el monumento más representativo de la ciudad. De noviembre a abril, esta visita no incluía el acceso a la Catedral, sino sólo a su plaza para dar un paseo rodeándola. Fue una pena, pero las normas son las normas.



Patrimonio de la Humanidad desde 1995, el edificio fue iniciado en el siglo XII para reemplazar un viejo templo anterior hecho con madera. De estilo gótico, su originalidad se encuentra en el ladrillo con el que se construyó, siendo una de las primeras en hacer con este material, cuya técnica de fabricación fue introducida por monjes en Dinamarca en 1160.

En su interior guardan sepultura la mayoría de la familia real danesa, y por ello, su diseño se fue adaptando a los gustos de los distintos tiempos. Eso hace de esta catedral un friso cronológico de la evolución de la arquitectura de los edificios cristianos en la Europa del Norte. En total hay 20 reyes y 17 reinas enterradas aquí. También está ya preparada para albergar el sarcófago de la actual reina, Margarita II y su consorte, Enrique.



Después de explicarnos la catedral mientras la rodeábamos entre la niebla, paseamos un poco por la plaza del Ayuntamiento y volvimos a la furgoneta.


En poco tiempo llegamos al otro gran atractivo de Roskilde: el Museo de los Barcos Vikingos.

Su ubicación, en plena orilla del Fiordo de Roskilde, hace que las vistas desde allí sean magníficas.


Aparcamos y nos dirigimos al recinto, para hacer la visita por nuestra cuenta. En el exterior había varios puestos de artesanía y talleres que son mostrados a los turistas en la temporada de verano.


En su interior hay varias salas en las que se pueden ver vídeos y carteles sobre los barcos que se descubrieron en 1962 en el fondo del fiordo. Los barcos fueron hundidos a propósito, alrededor del año 1000, junto a otro barco llamado Skudelev, para que protegieran la ciudad de invasiones enemigas por mar. El museo se creó para ver los 5 barcos que se encontraron.


Saliendo de nuevo, hay expuestos varios barcos que se han realizado allí utilizando las mismas técnicas que usaron los vikingos originarios, además de explicar las fases de construcción que requieren para hacerlos. Tardan más de un año en crear uno de estos barcos.



Realizada la visita, nuestro guía nos estaba esperando para ir a la ciudad de Hillerød, donde se asienta el castillo de Frederiksborg.

Otras entradas que te pueden interesar:


Viajar a Copenhague: Enchufes



En Dinamarca el voltaje es de 230 V y la frecuencia de 50 Hz. Los enchufes que utilicemos necesitan tener una clavija tipo E / K.



El tipo de voltaje es igual que el que hay en España (entre 220V y 240V), por lo que nuestros aparatos funcionarán bien sin necesidad de un adaptador.

17 sitios imprescindibles de Malmö - Qué ver y qué hacer en Malmö en una mañana


Con cerca de 300.000 habitantes, Malmö es la tercera ciudad más grande de Suecia y la sexta de los países nórdicos. Su fundación se remonta al siglo XII, cuando toda esta área pertenecía a los daneses. En el siglo XVIII se convirtió en una de las ciudades más industrializadas de Escandinavia debido a las exportaciones que se hacían a través de su puerto y al negocio floreciente de sus astilleros navales.

Durante la crisis económica de 1973, muchos de estos negocios cerraron y Malmö tuvo que reinventarse para adaptarse a los nuevos tiempos. Su apuesta se mantiene en la investigación y el desarrollo, gracias a la creación de la Universidad de Malmö, una de las más punteras de Escandinavia.



Todo este desarrollo y vanguardismo se puede ver en cuanto empieces a alejarte del centro urbano. Sobre todo, si te diriges a la zona del puerto (Västra Hamnen), donde se encuentra el rascacielos futurista Turning Torso y el European Village.



Lo más turístico de Malmö se recorre en una mañana, por lo que es una de las visitas que más realizan los turistas que se alojan en Copenhague. Se puede llegar en tren o en autobús atravesando el largo Puente de Puente de Öresund. Aquí te explico cómo.


Qué hacer en Malmö en una mañana

1. Llegar a la Estación Central de Malmö: si vienes de Copenhague en autobús o en tren, acabarás en esta estación. Está a escasos minutos del casco histórico y tiene algunas tiendas y cajeros para sacar coronas suecas. Ten en cuenta que, si vienes desde Copenhague, no te servirán aquí las monedas danesas. De todos modos, probablemente no te hagan falta, pues todo se puede pagar con tarjeta de crédito.


2. Pasear por Gamla Staden: el centro histórico de Malmö está formado por calles empedradas tranquilas, edificios coloniales, tiendas y restaurantes.


3. Hacerte una foto con The Knotted Gun: saliendo de la Estación Central y cruzando el puente sobre el canal, te encontrarás esta famosa escultura de una pistola anudada. Actualmente hay muchas esculturas como ésta repartidas por todo el mundo para concienciar sobre la paz.


4. Tomarte un café en Stortorget: la plaza más antigua de Malmö se construyó en el siglo XVI. La preside el Ayuntamiento y la estatua de Carlos X Gustavo de Suecia, quien consiguió arrebatar este territorio a los daneses. Es uno de los lugares más bonitos de la ciudad.


5. Atravesar Lejonpassagen: una bonita galería que sale desde la plaza de Stortorget y que llega hasta la calle Kalendegatan.



6. Entrar a la Iglesia de San Pedro: este templo gótico luterano del siglo XIV es la construcción más antigua de Malmö. En su interior destacan los murales de la Capilla de los Mercaderes y su altar de madera, de 1611. Su torre de 105 metros es visible desde casi toda la ciudad. Lae entrada es gratuita y tiene un rinconcito para los niños:



7. Posar al lado de los Músicos de Malmö: los Músicos Optimistas es una bonita escultura situada en una calle peatonal del centro realizada por Yngve Lundell, el ganador de un concurso de decoración pública.


8. Relajarte por Gamla Kyrkogården: muy cerca del Ayuntamiento, se encuentra este cementerio convertido en parque público. Tanto en Dinamarca, como es Suecia, es algo común que los cementerios estén cerca de los centros de las ciudades constituyendo grandes parques.


9. Visitar la Placita de Lilla Torg: esta pequeña plaza cuenta con numerosos cafés rodeados de pintorescas casas de antiguos mercaderes de los siglos XVI, XVII y XVIII. En ella también se puede visitar la antigua granja Hedmanska (1590). En su interior hay una tienda y un bonito jardín.


10. Deleitarte en Jakob Nilsgatan: sus preciosas fachadas hacen que no puedas evitar fotografiarlas.


11. Entrar a los museos del Castillo de Malmö: esta ciudadela del siglo XVI actualmente alberga el Museo de la Ciudad, el de Historia Natural, el de Arte y un Tropicarium.


12. Pasear por Kungsparken / Slottsparken: conocido como el Parque del Castillo, está separado de éste por un canal de agua. Con sus 21 hectáreas es un verdadero pulmón, que tiene en su interior un gran molino y multutud de aves.



13. Admirar la Turning Torso: el primer rascacielos retorcido del mundo, es el edificio más alto de Escandinavia (190 metros de altura). Su diseño se debe al arquitecto español Santiago Calatrava y funciona totalmente con energías renovables.


14. Pasear junto al mar en Ribersborgsstranden: senderos, algo de playa y césped es lo que te puedes encontrar en este parque pegado al mar. En él también te encontrarás con la Ribersborgs Kallbadhus, un balneario sueco, donde te tienes que bañar desnudo, siguiendo las tradiciones suecas.


15. Vislumbrar el Puente de Öresund: esta espectacular obra de ingeniería (en parte construida en Puerto Real – Cádiz), junta Dinamarca y Suecia. Tiene dos líneas de tren y cuatro carriles de carretera, siendo el puente combinado tren-carretera más largo de Europa. Desde el puerto, un poco más delante de la Turning Torso, tienes unas vistas increíbles.


16. Curiosear en los Grandes Almacenes Ahlens: una de las tiendas suecas más importantes la puedes encontrar en Södergatan, la principal arteria comercial de la ciudad.


17. Comprar algo en una tienda sin dependientes: al lado de la Estación Central entré en un supermercado en el que cogías tú los productos y te dirigías a un minipuesto para cobrarte y embolsarte todo tú solo. Sólo vi allí a un trabajador que entró, repuso una estantería y se fue. Compré todo un descubrimiento: Caffeine Water, que me encantó.




¿Es Malmö una ciudad segura?

Yo no vi ningún problema cuando fui. Es más, me pareció una ciudad totalmente tranquila y segura. Sin embargo, algunos datos que he leído a posteriori, me han dejado un poco desconcertada.

Si bien es cierto que Malmö se erige en todos lados como una exitosa comunidad intercultural, porque en su padrón están representadas más de 170 nacionalidades, la realidad parece ser un poco distinta en cuanto al índice de criminalidad y de violaciones que sufre la ciudad, uno de los más altos de Suecia. La policía hace tiempo que puso el distrito de Lindängen dentro de su lista de lugares conflictivos. Aquí pongo algunos enlaces relativos a este tema: 






Mapa de Malmö