Senderismo: Cómo llegar al Mirador de los Poetas de Cercedilla



La ruta parte del aparcamiento de Las Dehesas, muy cerca del pueblo de Cercedilla. Dejando el coche en uno de los aparcamientos, se empieza a andar atravesando la barrera para vehículos y dejando a un lado el Parque Aventura Amazonia.

Siguiendo el camino indicado pronto atravesarás el Puente romano que salva el Arroyo de la Venta. En este punto hay que estar atento a las señales y girar a la derecha para tomar el Camino de Schmid, cruzando una puerta metálica. No sigas las señales de la Calzada Romana.  


La senda continúa fácil, cruzando el Arroyo de la Fuenfría y el de los Acebos.


A unos 2 km del inicio, el camino se vuelve algo más duro, cuesta arriba y haciendo continuos zigzags. El firme es algo peligroso, con muchas raíces y piedras sueltas.

Al acabar el último tramo en zigzag, llegarás a la Carretera de la República. Se cruza, siguiendo las señales (tendrás que buscarlas) y adentrándote de nuevo en el bosque. Finalmente te encontrarás de nuevo con esta ansiada “carretera” y a su cómodo camino, amplio y sin apenas desnivel.


Un poco más adelante, llegarás a la Pradera de Navarrulaque, marcada con unas piedras. Allí hay que estar de nuevo atento a las señales.




Continuando por la carretera, encontrarás el Reloj de Sol de Camilo José Cela, una curiosa construcción que aparece a la derecha del camino.


Siguiendo recto, donde más gente arremolinada verás, allí estará por fin el Mirador de Vicente Aleixandre. Está a la izquierda del camino y en una de sus piedras podrás leer uno de sus poemas. Lo cierto es que, si vas atento, serás capaz de ver más de una piedra con grabados en honor a otros poetas, como Machado.


Bajando del mirador, aparece una señal que indica el camino hacia el Mirador-Refugio de Luis Rosales, a unos escasos 100 metros a la derecha. Si decides no ver este mirador y seguir por la carretera anterior, también es posible llegar de nuevo al aparcamiento. Sin embargo, este tramo es más lioso en cuanto a las señales marcadas. Yo te recomiendo que continúes por el Mirador de Luis Rosales para no acabar perdido con tanto punto amarillo que se entrecruza.

Tras descansar un poco en este otro mirador, la vuelta la tienes que iniciar por la Senda Sevillano, que sale a la derecha. Está indicado con los puntos amarillos de la ruta. Es cuesta abajo, y se parece mucho al de la subida inicial: hay muchas piedras sueltas y grandes raíces en el firme. Extrema la precaución bajando. De hecho, yo sé de alguien que acabó con un esguince por ir haciendo el tonto y no prestando atención mientras bajaba 😉


El siguiente punto importante es el Raso de Morales, una pradera a la que llegarás cuando logres acabar la bajada. Aquí busca el punto amarillo que debe aparecer a la derecha y que continúa por un sendero estrecho, pero fácil de recorrer.

Al final de éste, encontrarás una puerta metálica. Una vez cruzada, sólo te quedará un kilómetro más para acabar.

Para ello, deberás atravesar el puente de madera sobre el Arroyo de la Venta, continuar por el área de picnic que hay junto a la Fuente del III retén y llegar a la carretera viendo el restaurante Casa Cirilo en frente.

¡Habrás terminado la ruta!



🌲 Para realizar esta ruta es conveniente llegar a primera hora de la mañana o informarse antes en la Oficina de Turismo de Cercedilla de si están libres los aparcamientos de Las Dehesas. Los fines de semana se llenan muy rápido.
🌲  Longitud: 9’3 km
🌲  Ruta Circular
🌲  Inicio: Aparcamiento de Las Dehesas
🌲  Dificultad: fácil
🌲  Desnivel: + 380 m
🌲  Duración: 3-4 horas.


Compártelo

Entradas relacionadas