Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

Senderismo: Cómo es la visita al Salto del Nervión



Ruta 1: Casa del Parque – Mirador del Salto del Nervión (Lineal)

La ruta comienza desde la Casa del Parque, un centro de interpretación dedicado al Parque Natural del Monte Santiago que se encuentra justo en frente del parking 3, el más cercano al Salto del Nervión. Desde aquí parte la senda empedrada de 2 km que llega al Mirador y que no admite el paso de vehículos.

El paraje de la Casa del Parque es envidiable. Allí hay unos baños (que no siempre están abiertos) y paneles informativos sobre el entorno que nos rodea y su historia.


A pocos metros se encuentra la Fuente de Santiago, un manantial de agua que surge del subsuelo del parque gracias al complejo sistema kárstico que lo recorre para, unos pocos metros después, volver a desaparecer descendiendo por galerías subterráneas para salir de nuevo en Ojo Lecea, en las paredes verticales del Cañón del Nervión.




De vuelta al camino, justo en frente del acceso a la fuente, aparecen las ruinas del monasterio medieval de Sancti lacobi de Langriez.


El bosque que rodea todo está lleno de singulares formaciones kársticas conocidas aquí como Calzada del Gigante, y que se asemejan a las antiguas calzadas romanas, pero realizadas con piedras mucho más grandes.



Totalmente señalizado, el camino continúa recto unos 1’7 km, cuando se bifurca en dos. A la derecha, merece la pena que te desvíes un poquito para ver La Lobera, una construcción realizada por los antiguos pastores que se remonta al Neolítico. Es la única de España que consiste en dos hoyos paralelos, de 2 metros de profundidad, construidos para que los lobos cayeran en ellos y así poder darles caza.




Para continuar la senda, hace falta que vuelvas al desvío que tomaste y continúes por el otro camino, cruzando la tapia que marca el final del bosque y el inicio de una amplia planicie.


La pista, más ancha, gira un poco hacia la izquierda. Junto a la meseta por la que pisas se alza el Cañón del Delika. Te encuentras en el punto más alto de la zona. Si tienes suerte, podrás disfrutar de los vuelos de los buitres leonados que lo habitan.


Un poquito después ya aparecerá ante ti el Mirador del Salto del Nervión. Desde allí, un gran balcón forjado te permitirá ver el Salto de Agua más alto de la Península Ibérica, con 222 metros de altura. En las lindes que unen los territorios de Burgos, Álava y Vizcaya, nace el río Nervión, el que, más adelante, dará origen a la Ría de Bilbao. El Salto pertenece a tierras alavesas, pero el Monte de Santiago es ya de la provincia de Burgos.



🚶 Distancias y tiempos (ida y vuelta):

■ 4’6 km desde el aparcamiento 3 (Casa del Parque): 1h.

🌄Dificultad: baja

Hasta el Mirador del Salto del Nervión el camino es casi llano y puedes llevar carritos y sillas. Las personas con movilidad reducida pueden solicitar al parque el acceso por medio de vehículos hasta los miradores.

🌊 No hay fuentes en el camino.

🔆 La altura es grande y el viento puede ser muy fuerte. Llévate algo de abrigo, aunque haga sol y calor al inicio de la ruta. 




Ruta 2: Casa del Parque – Mirador del Salto del Nervión – Mirador Esquina Rubén – Casa del Parque (Circular)

Una vez realizada la Ruta 1 hasta el Mirador del Salto del Nervión puedes optar por continuar el camino hasta el Mirador Esquina Rubén, que está a una hora de camino desde este punto (2’9 km).

A la izquierda de la explanada surge un cartel que indica el comienzo de esta nueva senda y que discurre por el lindero del bosque. Aquí el camino es mucho más estrecho y tiene más desnivel.

Cuando las sendas se separan, te aconsejo que sigas siempre el camino de la derecha, que el que bordea los verticales cortados que dan al valle del Nervión. Hay que subir pequeñas cuestas hasta llegar al Mirador de Rubén, pero las vistas merecen mucho la pena.


Este es el final de la ruta. Desde allí, un poste marca la vuelta al aparcamiento de la Casa del Parque. Este camino, mucho más acondicionado y más ancho, es similar al que te encontraste cuando comenzaste la Ruta 1. En 1’5 km llegarás al parking 3.

🚶 Distancias y tiempos (ida y vuelta):

■ 6’7 km desde el aparcamiento 3 (Casa del Parque): 1h 50’
■ 9’7 km desde el aparcamiento 2: 2h 30’
■ 12’7 km desde el aparcamiento 1: 3h 05’

🌄 Desnivel acumulado: 355 m

🌄 Dificultad: baja

☛ Hasta el Mirador del Salto del Nervión el camino es casi llano y puedes llevar carritos y sillas. Las personas con movilidad reducida pueden solicitar al parque el acceso por medio de vehículos hasta los miradores.

☛ Desde este mirador hasta el Mirador de Esquina Rubén, el camino se complica y ya no es tan accesible.

🌊 No hay fuentes en el camino.

🔆 La altura es grande y el viento puede ser muy fuerte. Llévate algo de abrigo, aunque haga sol y calor al inicio de la ruta. 


¿Cuándo tiene agua el Salto del Nervión?

Debido a las formaciones kársticas que recorren toda la zona, la mayoría del agua discurre por el interior de las rocas y sale a la superficie sólo cuando su interior está ya inundado.

La mejor época para visitarlo es un día o dos después de una gran tormenta, cuando haya habido varios días seguidos de lluvias o cuando se está produciendo el deshielo.


Cómo llegar al Salto del Nervión y cuánto cuesta el parking




🌄Cómo llegar al Salto del Nervión desde Orduña

Una vez llegado al pueblo vasco de Orduña verás señalizado perfectamente el desvío para el Salto del Nervión.

Hay que seguir por la carretera BU-556 hasta la entrada al Parque Natural del Monte Santiago. Siguiendo esta sinuosa carretera, encontrarás la entrada justo a la izquierda. Allí hay una caseta que indica el paso al primero de los aparcamientos. Éste tiene capacidad para unas 60 plazas, pero es el más alejado del Salto, que está a 9’4 km.

Si no hay mucha gente, continúa por la carretera para acercarte más. Pronto encontrarás el parking 2 (más pequeño) y el parking 3.

El parking 3, llamado Fuente Santiago, es el más cercano al inicio de la ruta que lleva hasta el mirador del Salto del Nervión. Allí se encuentra la Casa del Parque de Monte Santiago, un pequeño centro de interpretación en un entorno envidiable y que cuenta con baños públicos. Aunque éstos no están abiertos cuando el centro está cerrado, a pesar de encontrarse fuera del recinto. Desde aquí, el Salto está a tan sólo 2 Km andando.


🚘 Cuánto cuesta el parking del Salto del Nervión

Precio: en temporada alta puede que el acceso cueste 3€ por coche, aunque no siempre es así. En temporada baja, no se cobra el parking. Cuando yo fui no me cobraron.

🌄Cómo llegar al Salto del Nervión desde Delika

La otra opción es ver el Salto del Nervión desde abajo. Para ello tienes que ir hasta la localidad de Delika y dejar el coche allí mismo. Existe un parking junto al restaurante y el camino comienza justo a la derecha de éste.  La ruta está muy bien indicada y transcurre siguiendo el curso del río hasta la gran cascada atravesando el cañón de Delika.

Cuando ha llovido mucho puede que el camino no esté muy accesible porque el agua lo haya inundado o lo haya convertido en un barrizal.

El camino es de unos 7 km (ida y vuelta), es bastante sencillo salvo en el último tramo, en el que hay que ir trepando un poco para llegar a la misma base de la cascada. Aunque desde un poco más alejado también se obtienen unas bonitas vistas.

Existe el proyecto de construir una nueva ruta que una esta localidad con la base del Salto del Nervión y que mejore la anterior, haciéndola más accesible: https://www.gasteizhoy.com/salto-del-nervion-alava-delika/

Otra entrada que te puede interesar

➤ Senderismo: Cómo es la visita al Salto del Nervión

Cómo llegar a la isla de La Graciosa y cuánto cuesta



A) Llegar a La Graciosa en ferry

Los ferries hacia La Graciosa salen desde Órzola, un pequeño pueblo pesquero en el norte de Lanzarote. En su puerto operan tres compañías distintas con destino Caleta de Sebo:

1. Naviera Armas:
Precio: en torno a 18€ billete de ida y vuelta.

2. Líneas Romero:
Precio: en torno a 20€ billete de ida y vuelta.

3. Biosfera Express:
Precio: 26€ billete de ida y vuelta.

🚢 Duración del trayecto: entre 20 y 30 minutos.

🚢 Aparcamiento: junto al puerto de Órzola hay un parking gratuito donde puedes dejar el coche.


B) Llegar a La Graciosa en excursión organizada

Hay varias empresas que realizan este trayecto en lancha (water taxi) o en catamaranes. Muchas de ellas tienen incluidos diversos servicios, como traslado desde y hacia tu hotel, comida a bordo, kayak… 

🚤 Los precios parten de 50€ por persona.


Senderismo: ruta circular por La Graciosa



Existen tres rutas principales que recorren la isla de La Graciosa. Dos de ellas se dirigen hacia el sur y ésta se dirige hacia el centro y el norte de la isla. Es la más extensa y la que tiene mejores vistas del resto del Archipiélago de Chinijo. Itinerario (Ruta verde):

Caleta de Sebo – Playa de las Conchas – Playa del Ámbar – Pedro Barba – Caleta de Sebo


La ruta comienza en la capital de La Graciosa: Caleta de Sebo, un poblado que tiene algo menos de 800 habitantes y donde se encuentra el puerto al que llegan los ferries. A pesar de ser tan pequeño, en él encontrarás restaurantes, una panadería, un colegio, un centro de salud, tiendas de alquiler de bicis, supermercados y algún que otro hotel. Sus calles no están asfaltadas, tan sólo hay unas pequeñas aceras, y el polvo lo llena todo. 



Desde Caleta de Sebo parte un camino hacia la próxima parada de la ruta: La Playa de las Conchas, a la que llegarás en unos 45 minutos. El camino es polvoriento y los pocos 4x4 que se dedican a hacer excursiones por la isla (únicos vehículos a motor autorizados para uso turístico), dejan una estela de contaminación y polvo considerable. Te aconsejo que te lleves un pañuelo para taparte la boca y la nariz cuando pasen.



A la Playa de las Conchas se accede por un camino cuesta abajo. Delante del acceso hay un aparcamiento para bicicletas. La arena blanca llena de restos de conchas da paso a un mar de fuerte oleaje, con vistas a las islas de Montaña Clara y Alegranza. El baño aquí es bastante peligroso por los fuertes alisios que la azotan.


De vuelta al camino, tienes que dejar a un lado Montaña Bermeja, un gran volcán de 157 metros de altura. Puedes elegir subir hacia su cima, o rodearla y continuar el camino hacia el noreste.


Dejando la montaña atrás y después de una gran curva, el camino te acercará hasta la Playa del Ámbar, que en algunos sitios aparece también nombrada como Playa Lambra. Es una pena, pues por su orientación, que la expone a las corrientes y vientos del norte, llega el mayor volumen de basura a las aguas de La Graciosa.


Su nombre proviene de la gran cantidad de ámbar gris que antiguamente se encontraba en su bahía arenosa. Se origina por la secreción que genera el aparato digestivo de los cachalotes y que las corrientes llevaban hasta allí. Ahora, en vez de ámbar gris, lo que más hay son microplásticos.

Las grandes corrientes y los fuertes vientos hacen de Playa Lambra un sitio muy peligroso para el baño, pero las vistas son excepcionales.

El camino sigue curvándose para dar la vuelta a la isla y desemboca en el desvío hacia Pedro Barba, el otro núcleo habitado de la isla. Hay censadas tan sólo dos personas, pero el turismo ya ha hecho mella y ahora hay hasta Airbnb.


Para llegar a Pedro Barba hay que bajar una cuesta polvorienta. El poblado lo conforman un conjunto de casitas bajas que rodean una pequeña cala con un rompeolas. La tranquilidad es absoluta.


El camino de vuelta se hace un poco tedioso, porque hay que subir la misma cuesta que te llevó hasta Pedro Barba, para llegar de nuevo al desvío y continuar el largo trecho que hay hasta Caleta de Sebo: algo menos de 5 km, dejando a la derecha la montaña de Las Agujas.


De vuelta a Caleta de Sebo puedes visitar su iglesia marinera, consagrada a la Virgen del Carmen (Virgen del Mar para los locales), patrona de la isla.


En la misma calle también puedes entrar a curiosear en el que dice ser el Museo más pequeño del mundo: el Museo Chinijo. Sus 70 m² están divididos en espacios dedicados a los cetáceos, la sal, el archipiélago Chinijo, el aloe vera y la orchilla. También tiene una pequeña tienda. El acceso es gratuito.


Antes de partir, no dudes en tomarte algo en cualquiera de los bares del puerto, a un precio realmente barato, o disfrutar de un dulce en su pasterlería.


🚶 Ruta circular: 16 km
🚶 Dificultad: baja
🚶 Llevar agua, calzado de trekking y protección solar.

10 cosas imprescindibles que hacer y que ver en La Graciosa



La isla más grande del archipiélago de Chinijo y la única habitada es una de las atracciones turísticas más importante si estás visitando Lanzarote. La Graciosa posee unos 29 km² en los que se hallan los dos únicos pueblos de la isla: Caleta del Sebo (capital insular) y Pedro Barba. En 2018 el Senado reconoció a La Graciosa como la cotaba isla habitada de Canarias, dejando de ser considerada como islote. Actualmente es una pedanía (entidad local menor con personalidad jurídica) perteneciente al municipio de Teguise.

Con un poco menos de 800 habitantes, cuenta con diversos servicios: restaurantes, supermercados, una panadería, tiendas de alquiler de bicis, taxis 4x4, una iglesia, un pequeño centro de salud y un colegio.


Qué hacer y qué ver en La Graciosa

1. Disfrutar de la gastronomía y la tranquilidad en Caleta de Sebo: hasta su puerto llegan los ferries procedentes de Órzola. Como en toda la isla, aquí no hay carreteras, tan sólo caminos de arena. En este pequeño y tranquilo pueblo puedes visitar la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, patrona de la isla, y tomarte algo en los restaurantes que hay en el puerto. Sus precios son realmente baratos. Además, puedes acercarte a su panadería para disfrutar de uno de sus dulces.



2. Visitar el Museo más pequeño del mundo: en 70 m², el Museo Chinijo, tiene espacios dedicados a la sal, el archipiélago, el aloe vera, la orchilla y los cetáceos.



3. Recorrer la isla a pie: al no haber carreteras, no hay casi tráfico, por lo que podrás pasear por sus senderos con total tranquilidad. Existen rutas en 4x4 que van parando en los lugares más representativos para que hagas fotos. Yo no las hice, preferí algo menos contaminante. La Graciosa está preparada para que te pierdas a través de sus caminos recorriendo varias rutas divididas por distancia y dificultad.


4. Alquilar una bicicleta: existen varias empresas dedicadas a alquilar bicis en Caleta de Sebo. Es otra de las opciones para recorrer los senderos de la isla. Si te decides por esta opción, visita varias tiendas y compara precios y prestaciones (seguro, casco, estado de las bicis, qué pasa si pinchas…).


5. Llegar al poblado de Pedro Barba: Pedro Barba es el segundo núcleo de La Graciosa. Unas bonitas casas emplazadas junto al mar. Su arquitectura es muy pintoresca y, si te pareció tranquilo Caleta de Sebo, este poblado te sorprenderá. Sólo hay censados dos habitantes, por lo que únicamente te encontrarás algún turista y los que estén alojados en un apartamento que hay allí. El camino circular que lleva hasta el poblado puede hacerse algo durillo por las cuestas finales, sobre todo a la vuelta.


6. Disfrutar de las vistas de Montaña Clara: la Playa de las Conchas es una de las paradas obligatorias en tu recorrido por la isla. Si has llegado hasta aquí andando o en bici, agradecerás descansar un poco en su arena. Desde allí puedes obtener unas vistas privilegiadas de la isla de Montaña Clara.


7. Vislumbrar Alegranza desde la Playa del Ámbar: continuando por lo senderos, en el norte, llegarás esta playa llena de dunas. Desde aquí puedes ver Alegranza y varios roques al fondo.


8. Subir a una montaña: si te encuentras con ánimo, sube por los senderos habilitados para tener una visión más completa de la isla.


9. Contratar una excursión: kayak, submarinismo, paseos en catamarán, snorquel… existen muchas actividades que puedes contratar online para disfrutar de uno de los entornos marinos más ricos de Canarias. La Reserva Marina del Archipiélado Chinijo es la mayor reserva marina de Europa. Abundantes especies de algas, aves y peces habitan su entorno.


10. Simplemente, relájate.