Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas

Senderismo: Cómo llegar a las Lagunas de los Peces y las Yeguas de Sanabria



El Lago de Sanabria constituye la masa de agua glaciar más grande de la Península. Su espectacularidad forma parte del Parque Natural Lago de Sanabria y Sierras Sendera y de Porto, que cuenta con más de veinte lagunas de origen glaciar. En sus alrededores puedes realizar muchas actividades para disfrutar de la naturaleza, como tomar el sol en sus playas, cruzar el lago en un crucero ambiental o perderte por sus senderos.

La actividad que te propongo hoy es llegar caminando a dos de estas singulares lagunas: La Laguna de los Peces y la Laguna de las Yeguas. Si estás en las inmediaciones del Lago de Sanabria esta es una ruta sencilla e indispensable para disfrutar del paisaje sanabrés.

La ruta comienza en el parking de la laguna. Para llegar a él, antes de llegar al Lago de Sanabria, tienes que coger el desvío hacia San Martín de Castañeda. Atravesado el pueblo, no tienes nada más que seguir por la misma carretera ascendente durante unos 5 km y verás la indicación del aparcamiento.

Por el camino te puedes bajar a hacer alguna que otra foto del lago en los miradores que van apareciendo a lo largo de la carretera, además de algún otro imprevisto (aunque ya lo avisaba la señal...).



Desde el parking sale un camino asfaltado muy sencillo por cuya margen derecha se extiende el matorral de brezos y escobas que cubren las sierras.


A poca distancia verás ya la Laguna de los Peces, que permanece helada y rodeada de nieve la mayor parte del invierno y del otoño. 


Dejando la Laguna de los Peces atrás, el camino se vuelve senda y hay que ir andando entre la maleza y las rocas. Aun así, no es un camino difícil, pero hay que andar con cuidado por si hay hielo. Para no perderte, tendrás que ir fijándote siempre en las balizas de color azul que marcan la dirección correcta.


Caminando por el sendero, a mano izquierda, es fácil que veas fluir arroyos y cascadas pequeñitas como ésta. Toda una preciosidad para la que merece la pena desviarse un poquito y admirarla.


De vuelta al camino, nos queda aproximadamente una hora y media de subida sencilla entre un precioso paisaje serrano de origen glaciar acostumbrado a soportar inviernos a -20ºC.



Pronto te aproximarás a la Laguna de las Yeguas, también llamada Laguna de Murias. Quizás no puedas acercarte mucho a ella porque el terreno se va haciendo cada vez más pantanoso. Pero te recomiendo que atraviese un pequeño puente hecho con piedrecitas y continúes el ascenso por el camino de la fuente.



Subiendo llegarás a al Refugio de la Laguna de Murias, un buen sitio para guarecerse si hay tormenta, con chimenea y todo. Las vistas desde allí son impresionantes.




Repuestas las fuerzas, sólo te queda deshacer todo el camino de vuelta para llegar al aparcamiento.

🏃  Longitud: 3 km (ida)
🏃  Dificultad: baja
🏃  Duración: 3 h
🏃  No hay fuentes, ni sombras.
🏃  Recorrido lineal.
🏃  Suele hacer mucho viento.







Senderismo: Subida a Masatrigo, la rotonda más grande de España



Uno de los enclaves más bonitos de La Siberia Extremeña es el Cerro Masatrigo, una montaña en mitad del pantano de La Serena con forma de cono perfecto de unos 400 metros de altitud. La sencilla subida hasta su cumbre es algo que no te puedes perder si visitas Extremadura.


Realmente, vista desde abajo parece un volcán. Aunque no lo es. Es un monte perfecto, puntiagudo y en medio del agua. Un capricho de la naturaleza originado durante el curso del río Guadalemar en su desembocadura con el Zújar y lleno de jara y acebuches. Lo unen al “continente” dos grandes puentes y una carretera de una sola dirección lo rodea entero, dando lo lugar a lo que se conoce como la rotonda más grande de España.


Su nombre proviene de su parecido con un montón de trigo y forma parte del municipio de Esparragosa de Lares.

Una vez dejado el coche en el aparcamiento, tienes que cruzar la carretera y seguir el camino marcado. Allí hay un cartel que indica las dos posibles rutas existentes: una lineal, que se corresponde únicamente con la subida a su cima; la otra es circular y rodea el monte. Ambas se pueden combinar.


La ruta lineal es una senda de aproximadamente un kilómetro. Ésta lleva a una serie de miradores desde los que obtener unas bonitas vistas del pantano.



Más o menos a mitad del camino te toparás con el Descansadero del Risco. Aquí te puedes para un poco a recuperar el aliento. Y es que, la ruta es corta, pero empinada (y eso cansa 😊).



Un poco más arriba, encontrarás otro mirador con un banco para descansar y disfrutar del entorno del Embalse del La Serena.

Las vistas desde el último mirador, el de la cima, merecen todo tu esfuerzo.



🏃Acceso: yendo por la EX-322 que une Puebla de Alcocer con Cabeza Del Buey te encuentras con un puente para atravesar el embalse. Justo cuando acaba el puente, hay un aparcamiento gratuito a mano derecha.

🏃 Distancia: 2 km (ida y vuelta)

🏃 Duración: 1 hora

🏃 Senderismo: Laguna de los peces

Senderismo: Vía Verde entre Morata de Tajuña y Perales de Tajuña



La Vía Verde del Tajuña está compuesta por 49 km que recorren la vega del río Tajuña a lo largo de seis tramos. La ruta comienza en Arganda del Rey y sigue el trazado del antiguo ferrocarril del Tajuña, un tren remolachero, hasta terminar en Ambite. Aunque también existe la posibilidad de desviarse y acabar en Estremera. Durante el recorrido el camino atraviesa pueblos tradicionales como Tielmes, Morata de Tajuña y Carabaña. También está conectada con el Camino de Santiago y con el Camino de Uclés.


El Tramo II de la ruta se llama Secretos de la Vía Verde del Tajuña y une las localidades de Morata de Tajuña y Perales de Tajuña. El camino comienza en el camino del cementerio, en la Avenida Príncipes de España. Si continuas por esta calle, pronto verás el cartel con el inicio de ruta. Siguiendo el trazado rojo, llegarás a Perales de Tajuña.


La vía está llena de recuerdos del pasado minero e industrial de la zona, de las canteras y de la batalla del Jarama durante la Guerra Civil, en 1937. En este tramo se puede ver un nido de ametralladora de la Segunda Línea de Defensa del Jarama, construido por el bando republicano, y una cueva en la que se guarecían las tropas.



Durante tu paseo puedes ver los cultivos agrícolas de la zona, como olivares o cereales, y matorrales entre los que predominan tomillo, romero y esparto. De la 1600 hectáreas de olivar que rodean morata de Tajuña se extrae cada año el 25% de la producción de la Comunidad de Madrid.


La fauna que te puedes encontrar por el camino está compuesta por aves (pardillos, perdices, mochuelos, gorriones, abubillas, codornices…), mamíferos (erizos, liebres, comadrejas, conejos, jabalíes, zorros, jinetas…) y reptiles (culebras, salamanquesas y lagartijas ibéricas).



Tomando un pequeño desvío, te puedes parar en el Complejo Isla Taray. Actualmente es una residencia de ancianos regentada por Mensajeros de la Paz, pero su origen se remonta a un antiguo molino de rodezno que fue adquirido por el Marqués de Leganés y Conde de Altamira allá por el siglo XVII.

En el siglo XVIII se transformó en un batán, en el que se transformaban los tejidos abiertos en otros más tupidos con ayuda de la fuerza de la corriente del agua. Este hecho favoreció que se estableciera en el pueblo la Real Fábrica de Tejidos e Hilados y que estuvo en funcionamiento hasta la invasión francesa de 1808.

Poco después se convirtió en fábrica de papel continuo para periódicos y en el siglo XX en ella se llegó a elaborar regenerados de algodón y luz eléctrica, pasando a albergar la sede del Estado Mayor Republicano durante la Guerra Civil y un taller de cerámica.

Finalmente, el Padre Ángel inauguró una residencia de ancianos que sigue hoy en funcionamiento.


En medio del complejo puedes ver un enorme platanero de 180 años y que está inventariado en el Catálogo de Árboles singulares de la comunidad de Madrid.  

La Isla Taray se encuentra más o menos a mitad de la Vía Verde. Siguiendo de nuevo el camino rojo llegarás a Perales de Tajuña. Allí puedes tapear en sus bares o comer en sus restaurantes. Si estás visitando la zona durante fechas señaladas, como la Feria de la Palmerita, no olvides comprar algunos de estos manjares y reservar con tiempo en los restaurantes, porque se llenan incluso para tapear.

Perales de Tajuña

Pastelerías de Morata de Tajuña

Mi recomendación es desayunarte unas palmeritas, hacer la ruta y comer algo en el Lagar de Nemesio. Un lugar muy bien decorado y con unas raciones, tostas y bocadillos que merecen la pena. Después, para bajarlo, vuelta andando por la vega, porque la ruta es lineal.



🏃 Distancia: 6’8 km. En los folletos que cogí en el puesto de Turismo de Morata de Tajuña aparece como distancia 3,16 km. Yo no sé cómo, pero yendo lineal por la senda roja y sin ni siquiera desviarme por Isla Taray, yo siempre he hecho alrededor de 7 km (ida) y he tardado hora y media en llegar a Perales.

🏃 Toda la vía es fácil de seguir, está asfaltada, pintada de rojo y señalizada. 

🏃 No pueden pasar vehículos a motor por muchos tramos.

🏃 No hay fuentes.

🏃 Es una ruta sencilla, con poquísimo desnivel.

Senderismo: Ruta del Arcipreste de Hita en el Alto del León



Cómo llegar al inicio de la Ruta del Arcipreste de Hita

El sendero parte del aparcamiento de Restaurante Alto del León. Desde ahí hay que bajar paralelo a la carretera en dirección a Madrid, siguiendo siempre la valla metálica, hasta que se acabe. Ahí está la entrada.

No hagas caso a Google Maps. Si quieres buscarlo en el mapa, tienes que mirar el Camino de la Solana, un camino que sale a mano izquierda, sentido hacia Madrid.

Se tardan quince minutos y el camino no es fácil. Vas todo el rato al lado de la carretera por terreno inclinado. No es que sea lo mejor del mundo haber habilitado el inicio de ruta ahí.


Otra posibilidad es hacerlo al revés. Empezarla por el final. Es decir, por el camino que hay justo en frente del restaurante, cruzando la carretera. El problema lo tendríamos al volver, que sería por la cuesta hacía arriba, paralela a la N-IV y ya os digo que el sendero es una pena. Y hay tramo en los que los puentes están tan deteriorados, que tienes que ir dando saltos.


Si no quieres ir por la carretera, sólo te queda entrar por el final (en frente del Alto del León), llegar al inicio y darte la vuelta por el mismo sitio. Está bastante mal planteada.

Cómo es la Ruta del Arcipreste de Hita

En Camino de la Solana aparecen las piedras que indican el inicio de ruta, un sendero  que comienza atravesando la zona de la señal Excepto Vehículos Autorizados.



Hay que seguir por esta pista forestal sin apenas desnivel, y que está rodeada de pinares. Al poco tiempo verás a la izquierda una piedra en la que hay cincelado un libro abierto que indica el inicio del sendero hacia la Peña del Hita, Monumento Natural de Interés Nacional desde 1930.



A partir de ahí, surge un pequeño ascenso por el pinar que está marcado en el suelo con piedras pequeñas en las que hay una flecha marcada. Son pequeñas y a veces cuesta verlas.


El entorno es precioso, todo lleno de pinares y con el suelo cubierto de grandes hojas de helecho. Incluso puedes ver caballos sueltos merodeando por allí. No sé si serán salvajes, pero siempre hay alguno.



A unos 150 metros de la entrada parece a la izquierda una fuente de piedra.


Siguiendo por el mismo camino encuentras a mano derecha La Fuente de Aldara (la pastora fea de Tablada). Es un lugar fresco y agradable en el que mucha gente se para a descansar un rato.


Ya casi habrás llegado al objetivo. Un poco más adelante, siguiendo las señales verás la Peña del Arcipreste de Hita. El 23 de noviembre de 1930, la Real Academia de la Lengua Española escogió este peñasco para conmemorar los 600 años de historia de esta obra.


De este modo quisieron honrar a Juan Ruiz, autor del Libro de Buen Amor, en el que reflejó sus encuentros amorosos por la Sierra de Guadarrama. En 1929 ya habían declarado la peña Monumento Natural y habían cincelado los versos que hablaban de su encontronazo amoroso con la fea de Tablada: “Cerca de Tablada/ la sierra pasada/ falleme con Aldara/ a la madrugada”. El Puerto de la Tablada era el antiguo nombre que recibía el Alto del León.


Antiguamente, en una cavidad de la peña, había un arcón de madera que contenía dos ejemplares del Libro de Buen Amor junto a la leyenda: “Ande de mano en mano a quien quier quel pidiere” para que pudieras leerlo allí mismo, cerca de donde transcurría la acción. Desgraciadamente, ya no hay nada. Si te lo quieres leer, te lo tendrás que traer tú de tu casa.


La ruta acaba en esta formación rocosa. Puedes dar la vuelta por donde has venido e irte de nuevo a tu coche.



Continuación de la Ruta del Arcipreste de Hita

En vez de volverte, puedes bajar por la roca hasta la zona donde encontraste la fuente y seguir por el mismo sendero por el que ibas antes de haberte desviado hacia la roca.

Es muy sencillo. Saldrás a una gran pradera a cielo abierto, con escasos árboles. El collado del Arcipreste y el de la Sevillana.

Continúas un poco y te encontrarás con una alambrada. Atraviesas la puerta y sigues las señales marcadas con banda roja-blanca GR-10. Si no pierdes nunca de vista la alambrada, no te perderás y llegarás a la carretera.



Desde aquí hasta el aparcamiento hay unos 2 km. Está señalizado y puedes ver varios búnkeres de la Guerra Civil del bando republicano.



Haciéndolo de este modo no tienes que volver por el mismo sitio, ves algo distinto y no te encuentras otra vez en la situación de tener que andar junto a la carretera del principio.

Cuando llegues al aparcamiento, aprovecha para tomarte algo en el restaurante Alto del León. Comida típica, contundente y a muy buen precio.


🏃 Distancia: sendero completo circular, unos 8 km
🏃 Tiempo estimado: 4 horas.
🏃 Llévate agua por si las fuentes están secas.