Mostrando entradas con la etiqueta Rincones naturales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rincones naturales. Mostrar todas las entradas

Senderismo: Cómo llegar al Mirador de los Poetas de Cercedilla



La ruta parte del aparcamiento de Las Dehesas, muy cerca del pueblo de Cercedilla. Dejando el coche en uno de los aparcamientos, se empieza a andar atravesando la barrera para vehículos y dejando a un lado el Parque Aventura Amazonia.

Siguiendo el camino indicado pronto atravesarás el Puente romano que salva el Arroyo de la Venta. En este punto hay que estar atento a las señales y girar a la derecha para tomar el Camino de Schmid, cruzando una puerta metálica. No sigas las señales de la Calzada Romana.  


La senda continúa fácil, cruzando el Arroyo de la Fuenfría y el de los Acebos.


A unos 2 km del inicio, el camino se vuelve algo más duro, cuesta arriba y haciendo continuos zigzags. El firme es algo peligroso, con muchas raíces y piedras sueltas.

Al acabar el último tramo en zigzag, llegarás a la Carretera de la República. Se cruza, siguiendo las señales (tendrás que buscarlas) y adentrándote de nuevo en el bosque. Finalmente te encontrarás de nuevo con esta ansiada “carretera” y a su cómodo camino, amplio y sin apenas desnivel.


Un poco más adelante, llegarás a la Pradera de Navarrulaque, marcada con unas piedras. Allí hay que estar de nuevo atento a las señales.




Continuando por la carretera, encontrarás el Reloj de Sol de Camilo José Cela, una curiosa construcción que aparece a la derecha del camino.


Siguiendo recto, donde más gente arremolinada verás, allí estará por fin el Mirador de Vicente Aleixandre. Está a la izquierda del camino y en una de sus piedras podrás leer uno de sus poemas. Lo cierto es que, si vas atento, serás capaz de ver más de una piedra con grabados en honor a otros poetas, como Machado.


Bajando del mirador, aparece una señal que indica el camino hacia el Mirador-Refugio de Luis Rosales, a unos escasos 100 metros a la derecha. Si decides no ver este mirador y seguir por la carretera anterior, también es posible llegar de nuevo al aparcamiento. Sin embargo, este tramo es más lioso en cuanto a las señales marcadas. Yo te recomiendo que continúes por el Mirador de Luis Rosales para no acabar perdido con tanto punto amarillo que se entrecruza.

Tras descansar un poco en este otro mirador, la vuelta la tienes que iniciar por la Senda Sevillano, que sale a la derecha. Está indicado con los puntos amarillos de la ruta. Es cuesta abajo, y se parece mucho al de la subida inicial: hay muchas piedras sueltas y grandes raíces en el firme. Extrema la precaución bajando. De hecho, yo sé de alguien que acabó con un esguince por ir haciendo el tonto y no prestando atención mientras bajaba 😉


El siguiente punto importante es el Raso de Morales, una pradera a la que llegarás cuando logres acabar la bajada. Aquí busca el punto amarillo que debe aparecer a la derecha y que continúa por un sendero estrecho, pero fácil de recorrer.

Al final de éste, encontrarás una puerta metálica. Una vez cruzada, sólo te quedará un kilómetro más para acabar.

Para ello, deberás atravesar el puente de madera sobre el Arroyo de la Venta, continuar por el área de picnic que hay junto a la Fuente del III retén y llegar a la carretera viendo el restaurante Casa Cirilo en frente.

¡Habrás terminado la ruta!



🌲 Para realizar esta ruta es conveniente llegar a primera hora de la mañana o informarse antes en la Oficina de Turismo de Cercedilla de si están libres los aparcamientos de Las Dehesas. Los fines de semana se llenan muy rápido.
🌲  Longitud: 9’3 km
🌲  Ruta Circular
🌲  Inicio: Aparcamiento de Las Dehesas
🌲  Dificultad: fácil
🌲  Desnivel: + 380 m
🌲  Duración: 3-4 horas.


Senderismo: Cómo llegar a Los Pilones de la Garganta de los Infiernos



La mejor época para visitar la Garganta de los Infiernos es la primavera, cuando los cerezos del Valle del Jerte están en flor y puedes disfrutar de una maravillosa vista que te acompañará durante toda la carretera. Aunque si lo que quieres es bañarte en Los Pilones, sin duda, el verano es tu estación.

A unos 3 km de Cabezuela del Valle, siguiendo la N-110 que recorre el Valle del Jerte, se encuentra el Centro de Interpretación de la Garganta de los Infiernos. Planifica bien tu visita, porque en temporada alta los parkings se llenan de momento y no dejan pasar a nadie más. Por cierto, su precio no es nada desdeñable: 5€ por vehículo (aunque aparques en la carretera).

Ruta de Los Pilones

Es la más sencilla y la más visitada dentro de la Reserva Natural. Su acceso está señalizado junto a la carretera principal. No tienes que desviarte al Centro de Interpretación, sino seguirla atravesando el puente y estando atento a las señales que aparecen a la derecha. De todos modos, no tendrás pérdida. Si ves a un montón de gente subiendo unos escalones a la derecha, vas por buen camino.


El primer tramo consiste en una subida de escalones de madera y de piedra, rodeados de robles y castaños.

Cuando se acaban los escalones, el bosque se abre dando lugar a un bonito mirador del valle.

A continuación, el camino se estrecha de nuevo y se llena de helechos y sombras más adelante.


Una vez arriba, se llega a una amplia carretera (sendero forestal) utilizada por los transportes autorizados que, previa contratación de una excursión, llevan a los turistas que no quieren o pueden andar tanto, desde el Centro de Interpretación hasta allí.

El problema es que el camino acaba en una fuerte pendiente empedrada, que hace los tobillos polvo, tanto en la bajada, como en la subida.


Al final de la cuesta, te encontrarás con tu destino: Los Pilones. El granito se ha ido erosionando con el paso de los años, dando lugar a estas magníficas pozas que embellecen el paisaje. A estas pozas de forma circular las llaman las Marmitas del Gigante.




Camino de vuelta por el sendero forestal

La vuelta se puede realizar por donde has venido, o volviendo a la carretera en la que paraban los coches de las excursiones y continuando por ella cuesta abajo. Eso sí, da igual el camino que escojas: la cuesta arriba empedrada no te la quita nadie.

En mi caso, elegí esta última por hacer la ruta circular y ver un nuevo paisaje. Además, como casi todo el mundo sube por el mismo sitio, es más incordio bajar por allí encontrándote a tanta gente de cara.


Este camino es más tranquilo y muchísimo más amplio. Es un poco más largo (300 metros). Pero como es más sencillo, todo cuesta abajo y con el firme en buen estado, al final tardas lo mismo en llegar abajo.

Cuando lleves un poco menos de la mitad andado, verás el Chorrero de la Virgen, un espectacular mirador desde el que observar Riscoencinoso, así como la Cascada del Manto de la Virgen.



🌳 Longitud: aproximadamente unos 6 km (ida y vuelta)

🌳 Duración:  un poco más de dos horas (ida y vuelta)

🌳 Llevad protección solar y agua.

🌳 Dificultad: fácil.

🌳 Indicaciones:

                ⬤ Subida: señales verdes
                ⬤ Bajada por el sendero forestal: señales rojas.

🌳 Precio del parking de la Garganta de los Infiernos: 5€

El Mirador de La Galiana, las mejores vistas del Cañón del Río Lobos



Este sobrecogedor mirador se encuentra en el término municipal del pueblo soriano de Ucero, alrededor del kilómetro 20 de la carretera que une San Leonardo de Yagüe con El Burgo de Osma.

Está muy bien señalizado y cuenta con un amplio aparcamiento a ambos lados de la carretera, porque en fechas señaladas siempre está lleno de gente.


Desde el aparcamiento parte un cortísimo sendero que lleva hasta el borde del cañón, todo lleno de sabinas. Este árbol es capaz de aguantar las extremas temperaturas que se sufren en este lugar: en invierno la temperatura alcanza fácilmente los bajo cero y en verano, más de 40º. Las vistas son impresionantes, no sólo del cañón, sino del gran número de aves que vas a encontrar por allí. Aparte del mirador, hay algunos bancos para descansar un poco del viaje.

Desde el Mirador de La Galiana hay que salvar un puesto de montaña, bajan 3 kilómetros de serpenteantes curvas que te dejan a la entrada del Parque Natural.


Senderismo: ruta fácil por el Cañón del Río Lobos hasta Siete Ojos



El río Lobos, que nace en la provincia de Burgos, ha ido erosionando la roca caliza de este magnífico lugar, originando un gran cañón de más de 20 kilómetros, con paredes verticales que alcanzan los 200 metros de altura, y que llega hasta el nacimiento del río Ucero. A lo largo del cañón se han formado numerosas cuevas y cavidades, a algunas de las cuales se puede acceder con cuidado.

Declarado Parque Natural en 1985, caminando por sus senderos es posible ver numerosas especies animales y vegetales. Lavanderas, torcecuellos, ánades, garzas, cuervos, truchas, nutrias, buitres leonados… conviven con sauces, chopos y otras plantas.

La ruta sigue el camino marcado como Senda del Río, PR-SOBU 65. Esta senda es lineal y tiene una distancia total de 24’6 km. Comienza en Valdecea (Soria) y prosigue hasta llegar a Hontoria del Pinar (Burgos). Su duración es de más de 8 horas (tan sólo la ida), por lo que se hace necesario que alguien te esté esperando en el punto de finalización para llevarte de nuevo al aparcamiento, o bien quedarte a dormir allí y volver al día siguiente, porque no hay ninguna línea de transporte público que haya este recorrido.


Al ser una ruta tan extensa, en mi última visita al Cañón del Río Lobos opté por realizar la mitad del camino hasta el Puente de Siete Ojos, para poder ir y volver el mismo día, sin mucho esfuerzo. De hecho, la ruta es prácticamente llana y muy sencilla.


Atravesando el Cañón del Río Lobos hasta Siete Ojos

1. Aparcamiento de Valdecea: dejar el coche allí cuesta 4€ y la caravana 5€. El ticket sirve para todo el día y se compra a la entrada.


2. Poza de Valdecea: justo delante del aparcamiento puedes ver esta gran poza que siempre tiene agua y en cuyos alrededores se halla una gran zona recreativa. Desde aquí parten las señales de la Senda del Río.


3. Ermita de San Bartolomé: después de 1 km andando llegas a un bello paraje presidido por esta construcción religiosa del siglo XII y que parece que formó parte del Monasterio Templario de San Juan de Otero, aunque no se sabe muy bien.  Esta zona puede estar bastante masificada en fechas señaladas y cuando se acerca la hora del almuerzo. Cuando yo regresé de mi camino hacia el aparcamiento, el griterío era insoportable. Menos mal que me pilló ya de vuelta.


4. Cuevas de San Bartolomé: caminando un poco desde la ermita puedes ver la Cueva Mayor y la Cueva Menor. Dos cavidades en las que se conservan restos de pinturas rupestres, aunque son difíciles de ver. A través de una gran boca de entrada puedes acceder a la galería de 100 metros de la Cueva Grande para verla por dentro.



5. Colmenar de los Frailes: muy cerca de las cuevas aparece este colmenar utilizado por los frailes que habitaban en el monasterio para cuidar las colmenas de los templarios. Estaban fabricadas con troncos huecos de árboles a los que se colocaba una losa de piedra en la parte superior para taparlos, dejando pequeñas zonas de entrada para las abejas.


6. Valderrueda: aquí se junta la Senda del Río con el Sendero Ibérico Soriano (GR-86) y se mezcla la vegetación propia de las lindes del río con los cortados. El Barranco de Valderrueda ofrece unos bonitos bosques de pinos y sabinas.


7. Castillo Billido: la ruta continúa hasta este mirador natural que fue antiguo castro celtíbero. Debido a la gran presencia de especies amenazadas, puede que este tramo esté cortado al público en alguna ocasione.

8. Cueva Negra: este paraje es un punto importante para contemplar las grandes cuevas que aparecen en las paredes del cañón y disfrutar de las vistas de algunos de sus habitantes, como alguna que otra rapaz.


9. Pozo Perín: por aquí el cañón es atravesado por la Cañada o el Cordel del Mojón Blanco, que sería una variante de la Cañada Real Soriana Occidental.

10. Puente de Siete Ojos: si has llegado a este gran puente (que salva un río que a su paso por aquí casi siempre está medio seco) significa que has llegado a recorrer la mitad de la Senda del Río y aquí puedes continuar hasta el final (Hontoria del Pinar), darte media vuelta o decirle a alguien que te vaya a recoger al puente, por el que pasa la carretera SO-934, porque transporte público no hay.

A la vuelta, si tienes aún fuerzas, cuando llegues de nuevo a la Ermita de San Bartolomé, puedes subir por un caminito hasta El Balconcillo, un gran mirador en cuyo terreno se estableció un pequeño campamento de cazadores y ganaderos y que vivían en cabañas de barro, como muestran los utensilios de cerámica, bronce, hueso y sílex que se han encontrado allí.


🌳 Inicio de la ruta: aparcamiento de Valdecea, al que se llega desde el pueblo de Ucero.

🌳 Fin de la ruta: Puente de los Siete Ojos, emplazado entre las localidades de Santa María de las Hoyas y Arganza y constituye el acceso central al parque.

🌳 Distancia: 9 km de ida. (Otros 9 km de vuelta si la haces completa).

🌳 Horarios y precios de la Ermita de San Bartolomé: la entrada cuesta 1€. En invierno sólo abre los fines de semana (de 11’00 a 15’00 y de 17’00 a 19’00) y en verano abre de martes a domingo en el mismo horario.

🌳 Llévate agua: no hay ninguna fuente más allá del aparcamiento.

🌳 En época de lluvias, estate atento al tiempo porque puede haber riadas.

🌳 Ponte calzado adecuado: hay tramos en los que hay que saltar de roca en roca para poder atravesar el río y continuar tu camino.

Mapas del Cañón del Río Lobos


www.acampamos.com


travelechoes.com





Precio del aparcamiento del Cañón del Río Lobos

Coches: 4€                          Motos: 2€
Caravanas: 5€                        Autobuses: 10€

El ticket se compra a la entrada. Sin él no te dejan entrar.

Senderismo: Cómo llegar al Mirador de las Canchas



A unos 68 km de Madrid se encuentra este increíble enclave inmerso en el Valle de La Barranca, en Navacerrada. El coche lo tienes que dejar en el aparcamiento del hotel de La Barranca, antaño abierto, pero hoy cerrado.

Desde allí parte un camino señalizado que deja a mano derecha el embalse de Navacerrada y el del Ejército del Aire. Si tienes suerte, el pico de La Maliciosa se puede ver reflejado en estas aguas dando lugar a una imagen preciosa. Sin embargo, las nubes en su cima son muy comunes.

Siguiendo un poco hasta la primera curva cerrada que te encuentres, dejarás a un lado el área recreativa de Las Vueltas, en la que se encuentra el parque de aventura De pino a pino. Continuando el camino, dando algunas curvas más, llegarás a un poste metálico azul con las siglas SL y una flecha que indica el comienzo del Camino Ortiz.


Aquí hay que desviarse siguiendo esta indicación para realizar una suave subida por la ladera de Canto Gordo, iniciándose en un cerrado pinar y cruzando, más adelante, la pequeña garganta formada por el arroyo del Chiquillo.


Continuando por un corto camino empinado, atraviesas la ladera y tomas el ramal de la derecha hasta llegar a una gran pradera desde la que se llega al Mirador del Real Sanatorio de Guadarrama, donde se localizaba un escalofriante hospital en el que se intentaba curar a los enfermos pulmonares, sobre todo a los afectados por tuberculosis. En su época, era lujoso, contaba con los mejores avances y fue uno de los mejores de Europa. Por él pasaron personajes como Cela o Alberti. Sin embargo, su cierre y posterior abandono lo convirtieron en lugar tétrico, que acabó siendo demolido a finales del siglo XX.


El camino continúa cruzando la pradera hasta llegar a una pista forestal. A la derecha sale la carretera del puerto de Navacerrada, que se sigue unos 700 metros para alcanzar los tres paneles explicativos (en estado ruinoso) que marcan el Mirador de Las Canchas. Desde éste se observa el barranco del Infierno, La maliciosa y el Alto de Las Guarramillas.


Dejando ya atrás el mirador, si sigues por la misma senda hacia delante, vuelves al aparcamiento de La Barranca por una larga bajada llena de pinares.

Si quieres alargar un poco más tu visita al valle, en la bajada puedes desviarte un poco hasta la Fuente de la Campanilla, siguiendo el sendero que sale a mano izquierda PR 26-17. Situada a 1620 metros de altitud, recibe las aguas del arroyo Regajo del Pez que baja desde las cumbres de La Bola del Mundo. Allí puedes tocar la campana que cuelga de su pared de piedra. Merece la pena, pues no perderás más de diez minutos en este ascenso. Luego sigues bajando por la carretera, atraviesas dos puentes de piedra y llegas de nuevo al aparcamiento.



Ruta: La Barranca – Camino Ortiz – Mirador de las Canchas

                                                      🌲  Distancia: 10.160 m

                                                      🌲  Desnivel positivo: 390 m

                                                      🌲  Altura máxima: 1.768 m

                                                      🌲  Altura mínima:  1.386 m

                                                      🌲  Duración aproximada:  3 horas

                                                      🌲  Dificultad: fácil

Visitando La Grajera, un paraíso natural en Logroño



El Embalse de La Grajera se encuentra a menos de 6 km del centro de Logroño. Hasta él se puede llegar en coche o caminando a través de una vía verde que forma parte del Camino de Santiago.


Junto a este embalse de 1883, que recoge las aguas del río Iregua, se halla un gran parque con barbacoas, mesas de picnics, puntos de observación de aves y restaurantes. Incluso hay una imagen de la Virgen del Rocío.


Además de servir como espacio de ocio y deporte, el entorno ofrece grandes tesoros, en cuanto a flora y fauna se refiere. Con suerte, se pueden ver ardillas, patos, cisnes, gamos, somormujos… La vegetación está dominada por pinares, encinares, olivares, choperas y zarzamoras.




Hay muchas sendas señalizadas que parten de la entrada del parque. Los dos más famosos son el que rodea al embalse y el que utilizan los peregrinos durante su salida de la ciudad, camino de Navarrete. Éste último está marcado con las famosas señales amarillas del Camino de Santiago. El Camino entra en el Parque de la Grajera desde el Noroeste y lo atraviesa por uno de los márgenes del embalse, abandonándolo a la altura de una gran antena de radio, para adentrarse ya en el término municipal de Navarrete.

www.caminoignaciano.org

A andar por este singular camino se le llama seguir la senda del colesterol porque, cuando los logroñeses van al médico y éste les recomienda hacer ejercicio, normalmente acaban yendo andando hasta La Grajera. Aunque a la vuelta, siempre es posible caer en la tentación y acabar de pinchos en las famosas calles San Juan y Laurel.


Cómo llegar al Parque de La Grajera de Logroño

🏃 Andando: siguiendo la senda del Camino de Santiago (6 km)

🚍 En autobús: la línea 8 hace cuatro trayectos diarios. Horarios

🚴 En bici: se puede coger una bici gratis en la Oficina de Turismo de Logroño.

🚙 En coche: el aparcamiento es gratuito.