Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

7 productos típicos que comprar en Badajoz



1. Aceite de oliva de Monterrubio: con Denominación de Origen Protegida, el aceite de Monterrubio de la Serena procede de aceitunas de las variedades cornezuelo y picual o jabata como mínimo en un 90%. aceitemonterrubiodop.com

2. Cava de Almendralejo: Almendralejo puede presumir de tener una de las tres Denominaciones de Origen de España de Cava.

3. Embutidos y Jamón extremeño: la rica dehesa extremeña produce jamones, chorizos, lomos… El jamón de la tierra es tan importante, que en Monesterio hasta tiene un museo y una rotonda.

4. Queso de La Siberia: tradicionalmente elaborado en el municipio de Castilblanco, hoy se extiende a toda la zona de Cijara y la Siberia. Se puede hacer con leche de cabra o de oveja, aunque el más conocido es el primero.

5. Torta de Barros: elaborado en Villafranca de los Barros, obtuvo el premio al Mejor Queso de España en los International Cheese Awards 2018 llevándose la medalla de oro. Es un queso de oveja, elaborado a base de leche cruda, para que el que se utilizan como cuajo las flores desecadas de cardo silvestre.

6. Torta de la Serena: queso cremoso originario de la comarca de La Serena. Se elabora con leche cruda de oveja merina y cuajo vegetal, lo que da un particular sabor con un ligero toque amargo, y un especial olor a leche grasa.

7. Vino Ribera del Guadiana: la Denominación de Origen abarca las comarcas extremeñas de Tierra de Barros, Matanegra, Ribera Alta, Ribera Baja, Cañamero y Montánchez.

Qué ver en la Siberia Extremeña



Al noreste de la provincia de Badajoz se encuentra la comarca de La Siberia, una de las menos pobladas de España (menos de 7 habitantes por km²) y cuyas carreteras y vías de acceso recuerdan a la Siberia Soviética (pero en época soviética). Lo cierto es que las infraestructuras de que dispone dejan mucho que desear, no así su valor ecológico y natural, que hace que visitarla sea imprescindible.


La comarca está dividida en dos mancomunidades a las que pertenecen los siguientes pueblos: Baterno, Esparragosa de Lares, Garbayuela, Garlitos, Puebla de Alcocer, Risco, Sancti-Spíritus, Siruela, Talarrubias, Casas de Don Pedro, Tamurejo, Valdecaballeros y Villarta de los Montes.


Su extensión de 2.736 km² está fuertemente marcada por los embalses construidos a lo largo del río Guadiana (Cíjara, García Sola y Orellana) y del río Zújar (La Serena) a su paso por la comarca. Esto hace que sea considerada como la comarca con más kilómetros de costa, aunque ésta sea interior.


Sus tierras están plagadas de tesoros naturales, pequeños pueblecitos con un gran patrimonio, yacimientos arqueológicos de cientos de años y una rica gastronomía presidida por la Torta de La Serena, un queso con Denominación de Origen Protegida elaborado en la comarca vecina. Aunque también destacan platos como el ajoblanco, el escarapuche o las migas extremeñas.

Una región muy poco visitada por el turismo y que aún está por conocer. De mi viaje por esta Reserva de la Biosfera, aquí te dejo lo que más me gustó:

Qué ver en La Siberia Extremeña

1. La carretera de los ciervos: entrando por el cercano Parque Natural de Cabañeros, la carretera que lleva desde Horcajo de Los Montes hasta el Embalse del Cíjara es un paraíso para los gamos y los ciervos. Te va a costar un horror atravesarla, es cierto y te lo aviso, ahí te darás cuenta de por qué llaman a esta zona La Siberia. Sus habitantes se merecen unas carreteras más decentes.


Pero, en cuanto sales de los núcleos habitados (Horcajo de los Montes, Bohonal de los Montes y Helechosa de los Montes), la naturaleza hace su trabajo y te toparás con un verdadero vergel. Es probable que no veas a nadie por el camino, pero merecerá la pena atravesarla despacito para ver a los animalillos salvajes campando a sus anchas. Si tienes tiempo, párate en el Bar La Barca, junto a las aguas del pantano. Allí suelen parar los animales a darse una vuelta. 😊




2. El Embalse del Cíjara: acaba tu odisea por esta carretera, llegarás a un gran embalse, construido en 1956 en el límite entre Cáceres y Badajoz. Su entorno da cobijo a ciervos, jabalíes, gamos, nutrias, águilas, perdices, linces, cigüeñas negras... Además, el embalse del Cíjara constituye una de las mejores reservas nacionales de pesca en Extremadura.



Dejando el coche en el aparcamiento, puedes realizar algunas de las rutas de senderismo que parten del pantano. En mi caso, intenté hacer la ruta del Mirador del Cíjara, sencilla y de poco recorrido. Sin embargo, me fue muy difícil de encontrar su acceso y, una vez iniciada la senda, fui incapaz de seguir adelante por las condiciones en las que estaba el camino. Todo estaba lleno de maleza y llegó un momento en el que era imposible saltar por encima de los árboles caídos.




3. La Playa de Puerto Peña: cerca de Talarrubias, te recomiendo que te pares en el Embalse de García Sola, pantano construido en 1962 dentro de las actuaciones del Plan Badajoz, que incluía la realización de varios embalses en la provincia. Hay un aparcamiento muy grande en la Playa de Puerto Peña. Ahí puedes dejar el coche y cruzar para admirar el paisaje y tomarte algo en el chiringuito de la playa.



Si andas un poco hacia delante, te encontrarás con el puente y la central hidroeléctrica. Su área es un paraíso para las aves. Podrás ver ejemplares de buitres leonados, buitres negros, cigüeñas negras, águilas reales o halcones. A 200 metros de la presa se inicia una ruta que lleva a la Cueva de la Mora, desde donde podrás obtener una increíble panorámica de la zona.



4. Herrera del Duque: éste es el centro comarcal más importante. En el pueblo hay varios alojamientos y grandes supermercados, y es increíble que, aunque sea tan pequeño, esté lleno de bares. La cultura de la tapa está bien extendida y puedes hacer un alto en el camino para probar las especialidades locales. Además, puedes visitar las ruinas de su castillo y la fuente que hay en el centro de la Plaza de España, que data de 1787.


5. La Playa de Orellana: el pueblo de Orellana la vieja bien merece una visita. Su centro también está centro de bares y puedes ver construcciones como el Castillo-Palacio de los Altamirano o su bonita Iglesia parroquial del siglo XVI. Pero lo que hace más famoso a este lugar es su playa. 


La Playa de Orellana, junto al embalse, fue la primera y única playa de interior de España en obtener la Bandera Azul. En ella hay merenderos, chiringuitos, parkings, salvavidas… Un bonito paseo la conecta con el pueblo. Además, también tiene unas gradas desde las que se pueden ver los espectáculos que se realizan en sus aguas. Próximo a la playa se encuentra el Club Náutico, donde se ubica la Escuela Regional de Vela. Allí puedes alquilar motos de agua, barcas, piraguas o tablas de windsurf.


6. Talarrubias: este pequeño pueblecito cuenta con una increíble iglesia parroquial que destaca por su belleza y por su gran tamaño. En medio de la Plaza Ramón y Cajal se alza la esplendorosa Iglesia Parroquial de Santa Catalina de Alejandría, de increíbles proporciones para una localidad tan pequeña.


7. Puebla de Alcocer: conquistada en 1214 por los Templarios, tu visita te llevará a conocer su gran fortaleza del siglo XII, desde la que verás un precioso paisaje natural, así como a saber más de un curioso personaje oriundo de esta tierra, Agustín Luengo Capilla, conocido como El Gigante Extremeño, cuyo cuerpo vendió a la ciencia y hoy está expuesto en el Museo Nacional de Antropología.


8. Masatrigo: uno de los enclaves más bonitos de La Siberia Extremeña es el Cerro Masatrigo, una montaña en mitad del pantano de La Serena con forma de cono perfecto de unos 400 metros de altitud. La sencilla subida hasta su cumbre es algo que no te puedes perder si visitas esta zona. Una carretera lo rodea entero, por lo que se llama la rotonda más grande de España.














Una parada en la Playa de Custa Llago, en el Lago de Sanabria


El lago glaciar más grande de la Península Ibérica, El Lago de Sanabria tiene su principal caudal de entrada y salida de agua en el río Tera. Su profundidad roza los 54 metros en algunas zonas.

Sus aguas cristalinas forman parte del Parque Natural Lago de Sanabria y sierras Segundera y de Porto, y también ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.


En su entorno hay diversas playas rodeadas de vegetación autóctona. La Playa Custa Llago se encuentra en el extremo oeste del lago y tiene la particularidad de ser de arena fina, como su vecina Playa de Viquiella. El resto de las playas son de una mezcla de arena y piedras.


A lado de la carretera hay una amplia zona de aparcamiento, que es de pago en temporada alta. Cruzándola y bajando unas escaleritas, llegas a este pequeño enclave en el que hay un chiringuito en el que puedes refugiarte también en invierno y disfrutar de las vistas del maravilloso paisaje que lo envuelve.


Su fama se vio reforzada aún más desde el 2011, fecha en la que se fijó aquí el embarcadero Helios-Cousteau. Con una capacidad para cien personas, ese fue el primer catamarán eólico-solar del mundo. Constituye uno de los buques hidrográficos de investigación de la Estación Biológica Internacional que, como en los Arribes de Duero, hace cruceros turísticos por el lago a la vez que desarrolla programas ambientales.  Si quieres comprar tus tickets, puedes hacerlo aquí: www.duerodouro.org






Opinión del Hostal Don Rodrigo – Zamora



Me sorprendió mucho este hostal, porque mi habitación parecía más la de un hotel. Situado en pleno centro de Zamora, se puede llegar fácilmente andando a los sitios más representativos de toda la ciudad.

El hostal está en una callejuela peatonal, a la derecha de la Iglesia de San Antolín. Está un poco escondido, pero muy bien señalizado. La calle, pese a ser tan céntrica, es muy tranquila y no se escucha nada desde las habitaciones.

Todo el alojamiento está en la planta baja. A la entrada está la recepción, en la que puedes comprar vino de la tierra y a cuyo cargo está un hombre realmente simpático.

No tiene restaurante, pero nada más doblar la esquina ya tienes negocios para desayunar.

Mi habitación fue una doble. Estaba muy limpia y se notaba que había sido reformada hacía pocos años. Además, la decoración era muy coqueta. En el cuarto había también tele, un escritorio, un armario y un espejo. El wifi gratis funcionó muy bien.


El cuarto de baño era pequeño, pero estaba muy limpio y cuidado.


Si no has pedido el aparcamiento, aparcar es algo difícil. Yo aparqué todas las noches en la Ronda de Santa María Nueva, cerca de la Muralla. Fue lo más cerca que encontré tras dar muchas vueltas.



   HOSTAL DON RODRIGO   
Calle Virgen de la Concha, 5, 49006 Zamora
Teléfono: 607 44 84 82