6 imprescindibles museos gastronómicos que visitar en Rute


Rute es el ejemplo de un pueblo que ha sabido reinventarse y darse a la fama. La localidad está llena de museos gastronómicos, cada vez proliferan más. Y la gente, atraída por la publicidad que hacen cada Navidad, hace el recorrido por el pueblo visitándolos todos. 

Precios y horarios: Todos son gratuitos. Abren de 9'00 a 14'00 y de 17'00 a 20'00.

1. El Museo del Anís 

Rafael Reyes Rodríguez (abuelo del famoso torero) creó el Anís Machaquito en 1876 y desde entonces ha obtenido muchos premios y menciones. Incluso ha salido en la televisión, como en la serie El Barco, como una de las pocas cosas que queda tras el fin del mundo. 

Rute nos ofrece la oportunidad de visitar un Museo del Anís, que es propiedad de Destilerías Duende. 

Yo me limité a visitar la sala de degustaciones. En ella me ofrecieron gratuitamente un chupito de los licores que quisimos, incluidos los reservas, y pudimos comprar algunas botellas (los precios no distan mucho de los de un supermercado, aunque se pueden encarecer un euro o así). Yo entré gratis, pero según me ha afirmado un  lector, ahora hay que pagar 2€ por entrar a la destilería. También está la posibilidad de hacer una visita completa, que incluye un recorrido por un patio cordobés y una bodega, por 4€.

Dirección: Paseo del Fresno, 7


2. El Museo de la Chacina

Justo en la misma plaza tenemos este museo, bueno, más bien es un local que ha aprovechado el tirón de los museos del pueblo. Dentro hay un mostrador donde comprar embutidos y, como anuncian, el Salchichón más grande del mundo. Mide 4'5 metros y se han utilizado 280 kg de carne.




3. El Museo del Jamón

La empresa de los Jamones de Rute fue creada por la familia Jiménez Bueno hace más de 60 años, pero Rute era famoso por sus jamones desde hace muchos más años. Ya encontramos referencia en las Novelas Ejemplares de Cervantes (La Gran Sultana Doña Catalina y El Casamiento engañoso) y en el festín que le dio el Duque de Medinasidonia al Felipe IV cuando visitó Doñana, nada menos que 300 jamones le llevó según los registros. 





Dentro de este museo podemos ver artilugios que se usaban en las casas antiguamente: molinillos de café, medidores de aceite, máquinas para la matanza... 



Allí ofrecen a los visitantes una brocheta de chorizo y morcilla. La tienda está a la salida y no es nada cara. 

Dirección: Virgen de Nuestra Señora de la Cabeza, 5

4. El Museo del Azúcar y del Mantecado

La empresa de La Flor de Rute tiene una exposición de Andalucía en Azúcar donde podremos ver diversos monumentos elaborados con este ingrediente: La Mezquita, La Giralda, La Alhambra... Además, cuenta con otras obras como la estatua de la Duquesa de Alba, de Picasso, Dalí, y cuadros como Las Meninas. 

Dirección:  C/ Málaga s/n







5. El Museo del Turrón, del Mantecado y del Mazapán

Productos Garrido tiene a la entrada del pueblo y con parking propio una exposición de la ciudad de Nueva York en turrón y otras delicias navideñas. 







6. El Museo del Belén de Chocolate

Dirección: Carretera Lucena-Loja km 18.

Sin duda, el más famoso. La empresa de Galleros Artesanos realiza todos los años este belén, preparándolo durante más de 3 meses. Según dicen, es el más grande de España realizado con chocolate, unos 1400 kg en 52 m2. 

Este año está dedicado a la provincia de Jaén y podemos ver recreados monumentos de Jaén, Úbeda, Baeza o Cazorla y los olivos. Me dieron para que degustáramos sus bombones.

Lo podremos disfrutar desde el 12 de octubre hasta el 5 de enero. Luego lo funden para hacer una chocolatada para colegios.








Además del Belén también vemos otras figuras, como la Casa Real o Bob Esponja: 








5 sitios imprescindibles que ver en Zuheros, uno de los pueblos más bonitos de España


A 75 km de Córdoba y con 900 habitantes, Zuheros es un pueblo que está cada vez más de moda por la Cueva de los Murciélagos. También porque ha sido nombrado uno de los pueblos más bonitos de España.

A la entrada del pueblo hay un amplio espacio para dejar el coche y un área recreativa. Desde allí al centro a unos 5 minutos. Pasear por sus calles es muy bonito porque disfrutamos de las pintorescas casas y del maravilloso paisaje del río Bailón, casi siempre seco.


En la plaza del pueblo disponemos de los principales atractivos turísticos de la localidad:

1. El Museo Arqueológico de Zuheros

Es un museo muy pequeño donde podemos ver materiales encontrados en la cueva en distintos periodos: Paleolítico Medio, Neolítico, Edad de los Metales, Imperio Romano. Destacan unos dados perfectamente conservados, y dos calaveras, una de ellas trepanada.

2. El Castillo de Zuheros


Al otro lado de la plaza encontramos el castillo. La misma guía del museo fue la que nos lo abrió. A esa hora estábamos solos y lo pudimos ver con tranquilidad.


El castillo fue construido en el s. IX por los árabes, cuando el pueblo se llamaba Sujaira. Ahora nos quedan los restos de un palacio renacentista del siglo XVI que perteneció a los señores de Zuheros.


Pero lo mejor del castillo son sus vistas. Desde allí podemos ver la campiña cordobesa y Sierra Morena.


Horario del Castillo de Zuheros:
  • De martes a viernes:
    • Verano: de 10’00 a 14’00 y de 17’00 a 19’00.
    • Invierno: de 10’00 a 14’00 y de 16’00 a 18’00
  • Sábados, domingos y festivos:
    • Del 1 de abril al 30 de septiembre: Pases a las 11’00, 12’30, 14’00, 17’00 y 18’30.
    • Del 1 de octubre al 31 de marzo: Pases a las 11’00, 12’30, 14’00, 16’00 y 17’30.
Precio del Castillo de Zuheros:
  • Adultos: 2€
  • Menores de 13 años: 1’25€

3. La Iglesia de los Remedios

Justo en frente tenemos la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, edificada sobre una antigua mezquita de la que sólo queda el campanario. Sólo se puede visitar en horario de misa.



Dejando la iglesia a la derecha, bajamos a una explanada a los pies del castillo. Antiguamente era donde se encontraba el cementerio, pero lo quitaron para dar más vistosidad al castillo que, desde allí, parece que se va a caer de la roca.



4. La Cueva de los Murciélagos 

De vuelta al parking, vamos en dirección a la cueva, a 4km de Zuheros. Está muy bien indicado y tan sólo hay que seguir los letreros. En plena Subbética, hoy es una de las más importantes de Andalucía. Declarada Bien de interés cultural y Monumento natural.

El coche lo dejamos en la explanada, a 200m de la cueva. La visita es guiada y en pequeños grupos. Aun así, dentro hay zonas donde nos tenemos que dividir en grupos más pequeños todavía para atender a las explicaciones, porque hay sitios demasiado estrechos para que entremos todos.


La visita dura una hora, en la que vamos bajando y subiendo más de 300 escalones de piedra, viendo estalactitas, estalagmitas y murciélagos. De ahí su nombre. Los vemos colgados por la cueva y volando.

Explorada por primera vez en 1938 por dos soldados de la Guerra Civil, hoy sólo podemos visitar una quinta parte de su extensión. Ha sido habitada desde el Neolítico, hace unos 35000 años, por los Neandertales.


Lo más impresionante son las pinturas rupestres que encontraron. Son animales esquemáticos, parecen cabras, pero se ven desde detrás de una barrera de plástico y son difíciles de distinguir.

También se encontró un esqueleto fosilizado en una pared. Pero no se puede ver porque delante hay una estalagmita que no han querido quitar. Nos tenemos que conformar con una foto que nos enseñan en un panel.

Sólo se pueden hacer fotos en la entrada. Al menos, ya es un detalle.

5. El Eco-Museo de la Cueva de los Murciélagos

De vuelta al parking nos encontramos con una zona recreativa con mesas y barbacoas y el edificio del Eco-Museo, gratuito. Cuenta con una pequeña tienda y con paneles donde se explican algunos de los tesoros que encontraron en la cueva, como una botella con un mensaje dentro.



Horario:
  • De martes a viernes HAY QUE HACER RESERVA
    • Verano: Pases a las 12’30 y a las 17’30
    • Invierno: Pases a las 12’30 y a las 16’30
  • Sábados, domingos y festivos: no se admite reserva
    • Del 1 de abril al 30 de septiembre: Pases a las 11’00, 12’30, 14’00, 17’00 y 18’30.
    • Del 1 de octubre al 31 de marzo: Pases a las 11’00, 12’30, 14’00, 16’00 y 17’30.
  • Cerrado: los días 1 de enero, la tarde del 24 de diciembre, el 25 de diciembre y la tarde del 31 de diciembre.
Precio:
  • Adultos: 6€
  • Menores de 13 años: 5€

No hay ningún tipo de descuento, a excepción del siguiente:

DESCUENTO DE TARIFA CONJUNTA

Es un tipo de entrada que incluye la visita al castillo, el museo y la cueva.

Ventajas:
  • El precio: Cuesta 7’50€ para los adultos y 6€ para los menores de 13 años.

Desventajas:
  • Sólo sirve para los fines de semana y festivos.
  • Sólo se compran en la entrada de la cueva.
  • No se puede hacer reserva previa, por lo que nos arriesgamos a quedarnos sin visitar nada pues siempre van a tener preferencia los que hayan reservado.

En cualquier caso, yo recomiendo reservar por email porque los grupos se llenan muy rápido. 


Exposición Salzillo


En el Palacio de Cibeles se puede visitar el Belén de Salzillo, se lo han traído de su localización habitual en el Museo Salzillo de Murcia para que podamos disfrutar de él ahora en Madrid por sólo un euro.

Está considerado el más belén más importante del barroco español. Realizado a finales del siglo XVIII por encargo de Jesualdo Riquelme. Son 297 piezas las que podemos ver, del total de 556 que forman la obra completa, miden unos treinta centímetros y están realizadas algunas en arcilla, otras en madera, con lienzos y telas encoladas. Todas ellas policromadas dentro de la tradición rococó.


Es un belén bastante original ya que mezcla los episodios evangélicos con escenas costumbristas de la sociedad de la época, de modo que sus contemporáneos podían distinguir perfectamente a personajes de su tiempo reflejados en los rostros de las figuras.

Es una suerte que ahora esté en Madrid porque tan sólo ha salido cuatro veces de Murcia: en 1961 para el Museo Nacional de Artes Decorativas, en 1998 para el Palacio Real y en 1999 para exponerlo en el Vaticano y en el Instituto Cervantes de Bruselas.

No se puede hacer fotos en toda la exposición, pero a la entrada se venden los libros de fotos. Muy listos :)

HORARIOS:

Se expone hasta el próximo 2 de febrero en el Palacio de Cibeles.
  • De martes a domingo: de 10’00 a 20’00.
  • Los días 24, 25 y 3 de diciembre; y los días 5 y 6 de enero: de 10’00 a 14’00.
  • Cerrado el día 1 de enero.

PRECIO:
  • Las entradas se compran en la puerta que está en la fachada del palacio, a la derecha. Cuestan 1€.
  • Para mayores de 65 años y miembros de familia numerosa: 0’50€
  • Gratuito: menores de 14, desempleados y discapacitados. 

CÓMO LLEGAR AL PALACIO DE CIBELES
  • Plaza de Cibeles, 1
  • Tlf: 91 480 00 0
  • Metro: Banco de España
  • Renfe: Recoletos
  • Autobuses: 1, 2, 202, 5, 9, 10, 14,15,20,27,34,37,45,51,52,53,74,146,150, 203, Línea Express Aeropuerto
  • Aparcamiento: C/ Montalbán
  • Aparcamiento para bicicletas: C/ Montalbán, 1

Cómo es la visita al Monasterio de Santa María de El Paular


En una hora de viaje llegamos al Monasterio, pasando Rascafría y en pleno Valle del Lozoya. Comenzada su construcción en 1390 por Juan I de Trastámara, se convertirá en la primera Cartuja de Castilla y en una de las más ricas por medio de los ingresos que conseguían derivados de sus granjas, sus rentas, su molino de papel y su ganado lanar.

Tal fue su importancia que los Reyes Católicos encomendaron a su arquitecto, Juan Guas, la remodelación del monasterio para ampliarlo y acomodarlo a los nuevos tiempos.


Con la desamortización de 1835 todas sus joyas desaparecieron (pinacoteca, archivo, sillerías, biblioteca…), quedando abandonado y en estado ruinoso. En 1954 se entregó a los benedictinos, quienes se hicieron cargo de su rehabilitación y de recuperar algunas de los tesoros perdidos, como los cuadros de Vicente Carducho.

Qué se ve en la visita gratuita de El Paular:

La verdad es que si no pagamos la entrada de la visita guiada al monasterio, es una pena, porque no se puede ver toda la grandeza de este monumento. De manera gratuita se puede ver:

- El Claustro antiguo, que está en muy malas condiciones.




- La Galería de acceso al monasterio.


- El Patio de la iglesia.




- La exposición sobre la restauración del monumento, que está localizada en la zona de las antiguas celdas cartujas (hoy desaparecidas).

- La iglesia (sólo en horario de misa).

- El Claustro: Alrededor de todo el claustro podemos ir disfrutando de los cuadros recuperados de Vicente Carducho. Este pintor se encargó de pintar 56 cuadros para el monasterio, que se perdieron con la desamortización. 27 de ellas tratan de la vida del fundador de los cartujos, San Bruno de Colonia, y las restantes están dedicadas a los hechos más notables de los cartujos en Europa, desde el siglo XI hasta el XVI. Los últimos dos cuadros, un escudo de la orden y otro de Felipe IV, están actualmente desaparecidos.

En 1835 los cuadros se arrancaron y se llevaron al convento madrileño de la Trinidad, que no se vio afectado por la desamortización. Allí se restauraron  y pasaron a formar parte del Museo del Prado pero, al ser tan grandes dijeron que no podían almacenarlos en el museo por lo que los fueron distribuyendo por varias ciudades.  Afortunadamente, desde el 2006 se han ido devolviendo las obras al Paular (aunque dos de ellas fueron desaparecidas en la Guerra Civil).

Qué se ve en la visita guiada de El Paular:

Con la visita guiada se accede a parte de la zona monástica. Un monje benedictino muy amable nos dirigió durante toda la visita dándonos muy buenas explicaciones de todo y de una manera muy amena, se notaba que le gustaba su trabajo. Además, nos permitió –como excepción- hacer fotos sin flash y la entrada al tabernáculo,  y respondió a todas las preguntas. La gente tenía mucha curiosidad sobre el tipo de vida que llevan los monjes.

La iglesia: La visita comienza por el patio de la iglesia. Allí se puede ver la entrada renacentista, con muchísimos detalles.


Nos adentramos en la iglesia para disfrutar, sobre todo, del retablo mayor y de la sillería de madera de nogal, tallada en el siglo XVI y que ha sido devuelta al monasterio hace poco, ya que estaba en la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid.



El retablo del siglo XV es único por estar labrado en alabastro policromado, que representa 17 escenas magníficas.

- La Sala Capitular: Zona rectangular con un inmenso retablo. En el siglo XVIII, durante la restauración del conjunto, se quitaron los elementos góticos para implantar adornos barrocos, como el entablamento lleno de ángeles. En un primer momento, se pensó que su remodelación en el siglo XVIII se debía a los daños sufridos durante el terremoto de Lisboa, pero recientemente se han descubierto documentos en el archivo del Ayuntamiento de Rascafría que afirman que el pueblo y su entorno apenas fueron afectados. Por lo tanto, los expertos ahora piensan que se debió más al hecho de adaptarse a la nueva moda barroca.

    - El Tabernáculo o Transparente y la capilla del Sagrario: La verdadera joya de la visita. Es impresionante. Barroco en su más bello esplendor, que contrasta con lo visto anteriormente. Se llama Transparente por los juegos de luz que realizaron sus creadores, haciendo influya en el visitante la hora a la que lo ve, ya que la luz es distinta y se destacaran distintos detalles.

    El Tabernáculo, realizado en 1702 por Francisco Hurtado Izquierdo, el mismo que hiciera el Sagrario de la Cartuja de Granada, está hecho con mármoles de colores traídos de Andalucía: Granada, Priego de Córdoba y Cabra. En su centro hay una estatua de Cristo Resucitado.

    La antecámara presenta, sobre las puertas de acceso a las capillas, tallas de San Hugo, San Nicolás Albergati, San Anselmo (obispos Cartujos) y San Bruno (fundador de la orden, que aparece con la mitra en el suelo porque rechazó ser obispo). También hay imágenes de cuatro mártires que murieron por mantener su virginidad, como Santa Águeda.



    - El Refectorio: Después de tanto esplendor, volvemos a la austeridad del refectorio. Hoy, los monjes sólo comen allí en Solemnidades.


    A la entrada del monasterio también hay una tienda donde venden recuerdos del monasterio y productos de allí. Yo aproveché para comprar unos yogures de leche de cabra a 1€ cada uno. Cuál fue mi sorpresa al ver que el monje me cobraba mientras miraba su Smartphone, que era más nuevo que el mío, jajaja.  Definitivamente, no son cartujos :)

    Qué ver en los alrededores de El Paular

    Alrededor del monasterio podemos encontrar rinconcitos envidiables. Cruzando la carretera comienza un camino de dos kilómetros que sigue el curso del río hasta Rascafría, donde los menús rondan los 15-20€.





    En frente del monasterio, se encuentra el puente del Perdón. Realizado en el siglo XVIII. Sirvió a los monjes para atravesar el río Lozoya y acceder al Molino de papel de Los Batanes. De aquí salió el papel con la que se imprimió la primera parte de El Quijote en 1605.




    Cómo llegar al Monasterio de El Paular 

    A1, salida 69 dirección Lozoya/Rascrafía. Una vez llegado a Rascafría, seguir las indicaciones, está muy bien señalizado.

    Horarios y precios de El Paular
    • Claustro (Gratuito)
      • Todos los días, menos los jueves: de 11’00 a 13’30 y de 16’00 a 18’30 (en invierno, cierra a las 18’00)
      • Viernes no festivos: de 10’15 a 11’00.
    • Visitas guiadas a la zona monástica: 5€
      • Verano (del 15 de abril al 28 de octubre)
        • De lunes a viernes, menos los jueves: a las 12’00, 13’00 y 17’00
        • Sábados: a las 12’00, 13’00, 17’00 y 18’00.
        • Domingos y festivos: a las 13’00, 17’00 y 18’00
      • Invierno (del 29 de octubre al 14 de abril)
        • De lunes a viernes, menos los jueves: a las 12’00, 13’00 y 17’00
        • Sábados: a las 12’00, 13’00, 16’00 y 17’00.
        • Domingos y festivos: a las 13’00, 16’00 y 17’00
    Rascafría