Opinión: Restaurante Ojalá – Un chiringuito de playa en pleno Madrid


Aunque lleva ya varios años en Madrid, sigue llamando la atención un bar/restaurante que no es muy conocido por su nombre. La mayoría de la gente lo sigue llamando el restaurante de la playa. Y es que ese es su mayor encanto. 

El local

El restaurante Ojalá está situado en el barrio de Malasaña  y cuenta con una terraza en la plaza que hay frente a su puerta, cruzando la calle. 

La primera planta es una zona con aspecto surfero, hay mesas bajas y otras altas con taburetes. 

Pero lo mejor está en su sótano, convertido un chiringuito de playa. Cuando bajas las escaleras la iluminación es distinta, mucho más íntima y de chill out. Y todo el suelo está cubierto de arena de playa, lo mejor es ir en chanclas o quitarse los zapatos si no queremos rallarlos. 


Para dar ese ambiente íntimo playero, las mesas de madera son muy pequeñas y muy bajas, y lo mismo pasa con los taburetes. Está bien como decoración, pero llega a ser muy incómodo si queremos cenar algo en esta postura, sobre todo si eres alto.

La comida

La carta es de picoteo: nachos, sandwiches, tacos... aunque algunos platos son algo más elaborados. La idea no es hincharte a comer, sino disfrutar de un entorno agradable mientras picas algo. Aun así, si has pedido demasiado y ya no puedes más, el propio personal se acerca y se ofrece para envolverlo para llevar.


Lo más llamativo que tienen son las bebidas. Servidas con mucho estilo y con unas mezclas muy originales, como su sangría blanca (piña, uvas, cointreau y hierbabuena) o el zumo de manzana con limón y espinacas.  Últimamente se están especializando mucho en el concepto brunch

El local siempre está lleno, sobre todo en verano. A través de su página web podéis reservar para comer directamente en la playa (sólo por la noche), ir sin reserva es una lotería y lo más probable es que no haya nada libre. La parte de abajo se abre por turnos, mientras tanto hay que esperar en la planta de arriba hasta que salga el turno anterior y entre el vuestro. 

Teóricamente se puede reservar para comer en la zona de la playa al mediodía, pero el sistema online no lo permite. Ahora hay que ponerse en contacto con el restaurante para ver la disponibilidad (yo nunca lo he hecho). Antes ni siquiera estaba esta opción. La zona no se abría hasta la noche. 

También tiene menú de lunes a viernes al mediodía. Cada día tienen uno distinto y se puede ver en su web. Con bebida, suele salir por unos 13€ (en adelante, depende de la bebida que elijamos).

Las raciones son grandes. Los precios, algo caros. Pagas por la decoración, eso está claro. Un sitio muy cool, lleno de hipsters, pero también gente de todo tipo. Y eso hay que pagarlo. Si queréis impresionar a alguien y llevarlo a un sitio original, estáis en el lugar adecuado. 

Aquí podéis ver su carta, con precios incluidos:


Precio medio

▪  Desayunos: 5€
▪  Cena: 15€
▪  Cocktails: 7€

Cómo llegar

▪  Metro: Estaciones de Noviciado y Tribunal.
▪  Coche: no se puede aparcar en las inmediaciones. 


   RESTAURANTE OJALA    
Calle de San Andrés, 1
Barrio Malasaña - Madrid
Teléfono: 915 232 747


Visitando el Museo Cerralbo: la aristocracia de finales del XIX

Muy cerca de la Plaza de España, vislumbramos un edificio maravilloso con un bello torreón. Allí se ubica el Museo Cerralbo, uno de los grandes desconocidos de Madrid. Hoy forma parte de la “Ruta 5 museos, otro Madrid”, que engloba al Museo Cerralbo, el de Lázaro Galdiano, el Museo Sorolla, el del Romanticismo y el Museo Nacional de Artes Decorativas; todos ellos ubicados en antiguos palacetes y edificios que merecen la pena visitar tanto como sus colecciones.

El origen de este museo se remonta al siglo XVIII, con Enrique de Aguilera y Gamboa, Marqués de Cerralbo y político carlista, y su gran colección privada de obras de arte y antigüedades. A su muerte, el marqués, muy amante de la arqueología, legó su colección al Museo Arqueológico Nacional, y su colección, al Estado. Años más tarde se acordaría crear una Fundación para promover un museo que llevara su nombre y que se localizara en su antigua casa.

El edificio del Museo Cerralbo

El palacio de Cerralbo es una obra del 1893, situado en Argüelles. Se construyó bajo la atenta supervisión del marqués y con unas órdenes muy claras: sería un edificio que serviría como vivienda privada y como sitio para exhibir su colección de objetos valiosos. Su fachada, de corte neoclasicista ecléctica, refleja la grandeza de lo que vamos a encontrar en el interior.

www.abc.es

El interior del palacio tiene elementos neobarrocos y rococós, y se ha mantenido casi íntegra la decoración de toda la primera planta. Tiene una gran similitud con otros museos de la época, como el de Lázaro Galdiano. Pasear por sus pasillos nos transporta directamente a finales del siglo XIX.

Tiene 37 estancias distribuidas entre el zaguán de entrada, la escalera de honor, el entresuelo y el piso principal, todas ellas organizadas alrededor de un patio central.  Hoy contiene más de 50.000 piezas de pintura, esculturas, cerámicas, tapices, muebles, cristal, medallas, monedas, armas…

La visita al Museo Cerralbo

La visita comienza por el Gran Portal que da acceso al edificio. Desde allí comenzamos a caminar por el entresuelo para ver las estancias de verano y luego las de invierno, pasando por el coqueto jardín de estilo romanticista. A continuación, subimos por la escalera de honor para recorrer las salas más suntuosas dedicadas a la vida social. 

1. Gran portal y escalera de honor: antiguo zaguán por donde entraban los carruajes, a él llegamos nada más entrar en el edificio.  La ostentosa escalera contiene una barandilla de hierro forja estilo Luis XV que antiguamente fue propiedad del Monasterio de las Salesas Reales de la reina Bárbara de Braganza (la sede actual del Tribunal Supremo). La parte de la derecha daba acceso a las estancias de la hija del marqués, mientras que la parte izquierda daba entrada a las de su hijo. Al final de la escalera se encuentra la planta principal.

www.mecd.gob.es

2. Piso de entresuelo:

La visita al Museo Cerralbo comienza en el entresuelo, lugar donde realizaban su vida diaria los marqueses.

- Galería del recibimiento del ala de verano: utilizada por el marqué para recibir a las visitas de confianza, aquí podemos ver varios cuadros y un reloj del siglo XVIII construido por Watts, que el servicio usaba como despertador.


ca.museocerralbo.mcu.es

- Jardín romántico de estilo inglés: aunque lo que vemos es una recreación de 1995, se ha seguido fielmente la estructura original teniendo en cuenta un boceto que el marqués dibujó en 1880.  En él hay un estanque central, un templete, varias esculturas y un capitel perteneciente a una casa romana que el marqués encontró en un yacimiento romano en Arcobriga (Zaragoza).

kedin.es 

- Salón rojo: aquí encontramos el despacho del marqués. Como objeto destacable se presenta un teléfono Ericsson de finales del siglo XIX.


dolls-stories.blogspot.com

- Salón amarillo: este comedor de diario está presidido por una mesa de caoba. Los papeles pintados amarillos son los únicos originales que se conservan en este palacio.


www.sightseeing-madrid.com

- Salita rosa: recreación del gabinete de la marquesa y donde se sentaba a conversar con su compañía de confianza.

masquelibrosferia.blogspot.com

- Dormitorio del marqués: bastante austero, contrasta con el resto de la casa. En él sólo hay una cama, una cómoda, una mesa de noche, un armario y objetos de aseo personal.


www.madridvillaycorte.es

- Pasillo: a lo largo de sus paredes podemos ver varios objetos dedicados al pasado político del marqués, relacionado con el partido carlista.


www.unaventanadesdemadrid.com

- Recibimiento de invierno: dirigiéndonos en dirección contraria, encontramos la zona de invierno. Destaca una bastonera del ceramista Daniel Zuloaga. Desde allí se accedía a la Capilla.


ca.museocerralbo.mcu.es

- Salón de confianza: es una estancia muy ostentosa en la que se recibía a las visitas cuando el protocolo no exigía ir de etiqueta. Contiene una gran lámpara de cristal de Murano, porcelana de Meissen, un cuadro de Madrazo, y lo más llamativo de la sala: una vitrina que guarda varios recuerdos de los viajes de los marqueses.


visitandomadrid.wordpress.com

- Salón comedor: salón con chimenea y diván donde descansar tras una gran comida. Destacan los bodegones que decoran las paredes. A continuación está el Salón de la Música, donde la marquesa realizaba sus prácticas de piano. 


en.museocerralbo.mcu.es

3. Piso principal:  destinado a recibir a las visitas siguiendo el más estricto protocolo.

- Armería: lugar donde se llevaba a cabo el besamanos. Contiene elementos medievales y góticos, que quieren recordar las hazañas de la familia del marqués.


www.pinterest.com

- Sala del baño: su existencia ya es rara para la época, muestra una vez más de la ostentación que quería transmitir el marqués. En ella destaca una bañera de mármol.


www.madridiario.es

- Sala árabe: utilizada principalmente para fumar durante las visitas, está llena de jaimas, instrumentos de música orientales, un juego de fumar chino y una espingarda usada en la guerra de Melilla.


www.madridvillaycorte.es

- Pasillo de dibujos: utilizado principalmente por los criados, el pasillo está colmado de cuadros de dibujos, desde José del Castillo, hasta el francés Mellín o el nórdico Ykens. La pieza más importante en un dibujo del mismísimo Goya: “Coche barato y tapado”.

es.pinterest.com

- Sala de las columnitas: ésta es otra de las salas que se usaban para conversar mientras se fumaba. En el centro de la estancia hay una mesa llena de figurillas griegas, egipcias, etruscas y romanas; todas dispuestas sobre unas pequeñas columnas de alabastro, madera, mármol o ágata.


www.flickr.com

- Salón vestuario: aquí tenemos el auténtico tocador del marqués, con un ropero francés del siglo XVIII y varios recuerdos de Venecia. En el centro se muestra una colección de sables y espadines.


eu.museocerralbo.mcu.es

- Salita Imperio: y aquí vemos el tocador de la marquesa, con muebles rococós y neoclásicos, principalmente. La sala está llena de espejos y adornos con motivos florales.


http://grandespersonajes.foroactivo.com/

- Comedor de gala: presidido por una gran mesa para 24 invitados, estaba comunicado con las cocinas y contaba con un montaplatos.


guias-viajar.com

- Salón de billar: lo más llamativo es su billar francés de 1855, destinado a los hombres. Las mujeres se sentarían en los asientos de alrededor para poder observar la partida. En una de las paredes hay un cuadro de Tintoretto.

investigart.wordpress

- Salón Chaflán: estancia dedicada a descansar entre baile y baile, tiene sus paredes y su techo completamente pintados con motivos dedicados al río Jalón y a las artes de la Música y la Pintura. Además, en ella predomina la porcelana.



- Despacho: el marqués sólo usaba esta sala para recibir a las personalidades ilustres, pero jamás trabajó en ella utilizándolo como despacho (para eso ya tenía el despacho en el entresuelo). Su única función era, una vez más, dar muestra de su riqueza. Por ello contiene muchas antigüedades y varios cuadros de autores importantes, como un Van Dyck.


guias-viajar.com

- Biblioteca: inspirada en la biblioteca de Walter Scott, está compuesta de más de 7000 ejemplares, incluidos algunos incunables y varios manuscritos científicos de la época. También se expone una gran colección de sellos, monedas y medallas.

pinterest.com

- Galería primera: decorada con cuadros de los Cerralbo, joyas, porcelana, relojes, y un vellocino de oro que Carlos de Borbón le regaló al marques otorgándole el título de la Orden del Toisón de Oro.


en.museocerralbo.mcu.es

- Galería segunda: con decoración italiana barroca, en ella podemos ver varias pinturas importantes, como una Inmaculada de Zurabarán.


www.mecd.gob.es

- Galería tercera: ella hay varios escritorios, arcones, bustos y grandes espejos. Contaba con unos balcones que daban a la Escalera de Honor cuya función era ver venir a los invitados que llegaban tarde.


www.sightseeing-madrid.com

- Aseo de invitados: integrada en la galería tercera, se trata de un pequeño aseo con un lavabo de mármol y un cubre bacín de madera.


www.embelezzia.com

- Salón de baile: suntuoso donde los haya, las paredes están compuestas de ágata de granada, mármoles de los Pirineos y grandes espejos venecianos. El techo está totalmente pintado con motivos propios del baile y las danzas, y en él está representado el propio marqués.

veranoenmadrid.tumblr.com

La visita acaba bajando las escaleras y despidiéndonos en el Gran Portal. Una visita a un singular edificio, concebido como palacio y museo, que no os podéis perder.

PRECIO DE LA ENTRADA AL MUSEO CERRALBO:
- General: 3€
- Reducida: 1’5€
- Gratis: estudiantes menores de 25, docentes, pensionistas, mayores de 65, sábados a partir de las 14’00, jueves, domingos, 18 de abril, 18 de mayo, 12 de octubre, 16 de noviembre y 6 de diciembre.

CÓMO LLEGAR AL MUSEO CERRALBO:
- Autobuses: líneas 1, 2, 3 (vuelta), 44, 46, 74, 75, 133, 147, 148, C1, C2.
- Metro: Ventura Rodríguez (L3), Plaza de España (L3 y L10), Noviciado (L2) y Príncipe Pío (L6 y L10)
- Cercanías RENFE: Príncipe Pío líneas C1, C7 y C10.
- Aparcamiento público: Plaza de España.

HORARIO:
- De martes a sábado: de 9’30 a 15’00
- Jueves: sólo por la tarde: de 17’00 a 20’00
- Domingos y festivos: de 10’00 a 15’00

   MUSEO CERRALBO   
c/ Ventura Rodríguez, 17  Madrid
Teléfono: 915 473 646 / 47
museo.cerralbo@mecd.es


Visitando el Museo del Traje. Un recorrido histórico para los amantes de la moda


Hoy visitamos este singular museo, normalmente olvidado de los circuitos turísticos, pero que merece la pena ver si estamos cerca de Moncloa. Es un espacio muy amplio, pero que podemos ver en poco tiempo y, además, las salas dedicadas a talleres descanso son muy entretenidas.

Su origen se remonta a 1925, cuando se celebró la exposición del Traje Regional e Histórico a iniciativa de Trinidad von Scholtz Hermensdorff, mecernas y coleccionista de la época que ocupó un escaño en el Congreso español, designada por Primo de Rivera.

Debido al éxito de la exposición, se decidió formar en 1927 una Junta del Patronato del Museo del Traje Regional e Histórico, que se encargaría de crear el museo.

Tras varios cambios de nombre y de sede y de fusionarse con otros museos en 2002 se crea el Museo del Traje tal y como lo conocemos hoy. Aunque ha habido varios intentos de desmantelarlo e integrarlo en otros museos, todos los proyectos han terminado paralizándose debido a problemas económicos.

El edificio del Museo del Traje

El museo se encuentra ubicado en plena Ciudad Universitaria, casi en frente del metro, rodeado de unos bellos jardines. Alojado desde 1987 en la antigua sede del Museo Español de Arte Contemporáneo, el edificio actual es de 1971. Un espacio muy amplio por el que sus arquitectos ganaron el Premio Nacional de Arquitectura en 1969.

Su estructura es en forma de U, alrededor de un gran patio central. En la planta baja está la tienda, las exposiciones temporales y la cafetería. Para acceder al museo, debemos subir las escaleras hasta la primera planta.

Además, en el centro tiene una torre dedicada a talleres y oficinas.

La visita

La visita al museo se realiza a través de 13 salas, haciendo algunas paradas en sus aulas didácticas:

1. Tiempos lejanos: la sala presenta lo más antiguo y valioso que conserva el museo: cuatro piezas anteriores al siglo XVIII. La más destacable es un jubón femenino del siglo XVI. A continuación, nos encontramos con el ajuar funerario de la Infanta Doña María, hija de Fernando III, El Santo.

2. Ilustración y Casticismo (1700-1788): a lo largo de sus vitrinas quedan dispuestos trajes pertenecientes a la moda francesa de la época, como una casaca de plata de 1740, varias casacas femeninas y una selección de chupas que se llevaban debajo de estas casacas.



3. Afrancesados y Burgueses (1789-1833): en esta sala podemos ver tres vestidos femeninos que representan la moda de la época. El primero es un vestido a la francesa (llamado “bata”), el segundo es una polonesa y el tercero un vestido vaquero hecho a la inglesa. También podemos observar varios trajes infantiles.

4. Romanticismo (1833-1868): la primera de las vitrinas nos muestra varios muñecos de esta época con unos vestidos y complementos cuidados hasta el más mínimo detalle. También se exponen varios trajes donde ya se puede ir viendo la recuperación paulatina del talle a la cintura; sombreros y capotas; parasoles y joyas femeninas.

5. Del miriñaque al polisón (1868-1898): este escueto apartado cuenta con un miriñaque de cinco aros metálicos unidos con cinta de algodón y un polisón de 1870. También hay cuatro ejemplos de vestidos armados con estos complementos. Un suplicio, la verdad.

6. Traje regional: el verdadero origen de la colección de este museo queda recogido en varias vitrinas en las que hay vestidos y complementos dedicados a los oficios tradicionales (cencerros, navajas, petos…) y trajes típicos de algunas tierras españolas, como el jabegote malagueño, el huertano valenciano, el campesino de Lanzarote, la capa soriana, un traje infantil salmantino, o un traje de torero de principios del XIX.

7. Belle Époque (1898-1914): joyas, retratos, ropa interior, fajas, sujetadores… hasta una tradicional barquillera dan muestra de esta época dorada.

8. Mariano Fortuny (1871-1949): el primer creador de una prenda concebida para liberar el cuerpo de la mujer de toda sujeción. De corte sencillo y revolucionario, pocas se atrevieron a llevar sus diseños.

9. Vanguardias y modas (1914-1939): uno de los apartados mejor ambientados del museo, muestra ropa e ilustraciones de moda de los “felices años 20”. Glamour que podemos ver en la gran variedad de bolsos y zapatos de la época, sombreros, vestidos de fiesta, maletas de viaje…

10. La moda renovada (1939-1959):  sus vitrinas están llenas de trajes de los años 50, que imitan la moda del cine de la época. También hay un espacio dedicado a “moda diminuta”, lleno de muñecos de estas décadas, cuyo montaje se ha intentado recrear uno de los escaparates de la tienda de Mariquita Pérez en Madrid. El último de los apartados lo preside la moda de Dior.


11. Cristóbal Balenciaga (1895-1972): estas vitrinas dedicadas al diseñador vasco muestran ejemplos de su creatividad que anticiparon en New Look de Dior.

12. Moda de autor (1939-1980): esta sala está dedicada a la Alta Costura española, desde Pedro Rodríguez (nuestro primer diseñador), pasando por Pertegaz y acabando con Elio Berhanyer. Esta época dorada acabó en 1974, cuando se creó el Impuesto de Lujo y muchas casas tuvieron que cerrar, mientras los diseñadores se pasaban al Prêt-à-porter.

13. Tiempos actuales: aquí podemos ver nombres destacados de los 80 y los 90, como Gaultier, Moschino, Versace, Armani, Chanel, Caramelo, Ágatha Ruiz de la Prada…



14. Diseñadores actuales: La visita termina con una gran pasarela de moda por la que podemos desfilar mientras escuchamos el tipo de música que normalmente acompaña a estos eventos.



La Sala de descanso - Aulas Didácticas 

Una de las cosas que más me gustaron de este museo es el gran espacio que tienen reservado a la experimentación y el aprendizaje. Todo el pasillo que rodea a la exposición permanente está pensado para que los visitantes disfrutemos. A este pasillo se accede por múltiples puertas que nos encontramos mientras hacemos nuestro recorrido.

Hay un punto lleno de ordenadores, sofás y sillones, y en el resto del pasillo hay zonas con puzzles, fotografías, vídeos, experimentos… incluso hay trajes que nos podemos probar.



La cafetería del Museo del Traje 

El museo cuenta con una de las cafeterías (y restaurante) con más renombre del Madrid actual: El Café de Oriente (no hay que confundirlo con el Café de Oriente de la Plaza de Oriente). Está en la planta baja y lo mejor que tiene es la terraza que da al jardín. Si llueve, también se puede disfrutar de éste desde los amplios ventanales del interior. Las fuentes estaban apagadas cuando fuimos. Yo sólo estuve en la terraza de la cafetería (creo recordar que el café salía a 2’50€).

Hacer fotos

Un único punto negativo: la iluminación de las salas es tan, tan tenue que se hace muy difícil el sacar una buena fotografía (se permiten hacer fotos de todo sin flash). Está justificado, pues nos dijeron que era necesario cuidar la iluminación y la temperatura para el mantenimiento de los tejidos. 



CÓMO LLEGAR AL MUSEO DEL TRAJE
- Metro: Moncloa (L3 y L6) Línea 6 (Ciudad Universitaria)
- Autobuses: 46, 82, 83, 132, 133, G

HORARIO:
- De martes a sábado: de 9'30 a 19'00
- Domingos y festivos: de 10'00 a 15'00.

CUÁNTO CUESTA LA ENTRADA AL MUSEO DEL TRAJE
- General: 3€
- Reducida: 1'5€.
- Gratis: sábados a partir de las 14'30 y domingos. Consultar otras condiciones.

Si queréis ver más fotosde Madrid, podéis encontrarlas en mi tablero de Pinterest. 


   MUSEO DEL TRAJE   
Avenida de Juan de Herrera, 2. Madrid
Teléfono: 915 504 700
museodeltraje@mecd.es
http://museodeltraje.mcu.es