Mostrando entradas con la etiqueta Diario de Viaje Corea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diario de Viaje Corea. Mostrar todas las entradas

Itinerario de viaje: Japón por libre - La isla de Kyushu - 11 días

Después de recorrer Corea del Sur, desde la isla de Jeju, cogí un avión que me llevó hasta Fukuoka, desde donde inicié mi viaje por el centro y el norte de la isla japonesa de Kyushu, la cuarta isla más grande de Japón y una de las más tradicionales. Famosa en todo el país por sus onsen y por su actividad volcánica, es un destino aún no muy saturado y que merece la pena ir a visitar. 

Visité grandes ciudades, como Fukuoka y Nagasaki, y me fui en busca de las raíces culturales más arraigadas en la zona de onsen de Kurokawa. Cerca de Kurokawa se encuentra el espectacular volcán Aso y paisajes naturales tan formidables, como la Garganta de Takachiho. Para visitar lugares tan alejados, tuve que alquilar un coche en el pequeñísimo pueblo de Aso y coger el tren de edición especial más usado de la isla: el Aso Boy

Para acabar, no podía irme de Kyushu sin visitar sus infiernos. Beppu, una ciudades balneario más famosas de Japón y donde las fumarolas inundan el entorno. 


Recorrido por Japón – Kyushu


● Fukuoka
● Dazaifu
● Kurokawa Onsen
● Volcán Aso
● Garganta de Takachiho
● Beppu
● Nagasaki

Cómo es ir en Premium Economy Class en Lufthansa – Opinión



Durante mi vuelo hacia Seúl recibí un upgrade a la Premium Economy Class de Lufhansa. La verdad es que tampoco hay tanta diferencia con la clase turista, pero a todos nos gusta recibir un upgrade de vez en cuando.

Nada montarme en el avión, la azafata recibió a los pasajeros con un zumo de naranja. Se agradece después de una escala larga.


Lo más reseñable es que el asiento era más ancho, más cómodo y tenía más espacio para estirar las piernas y para caminar por el pasillo.  Mientras en Economy hay diez asientos por fila (3-4-3), en la Premium hay ocho (2-4-2).


En la parte delantera había un hueco con botellas de agua. Así no te tienes que levantar tú, ni tienes que esperar a que el personal venga a traértela.


Después del zumo, trajeron un aperitivo y bebida, y nos dieron el menú. Igualito que el que tenían los de la clase turista. La comida estuvo bastante bien, para ser la de un avión. Pero lo único distinto fue el título que venía impreso en el menú.



La vajilla en la que vino era de porcelana. Sinceramente, a mí esto me da un poco de igual, pero bueno.


Una diferencia que hay con la clase turista es que tienes un catálogo de películas más amplio y más actualizado (o eso dicen). Y la pantalla es algo más grande.




En el lateral del asiento, había un neceser para cada pasajero. Los calcetines eran muy cómodos:



Eso sí, en el aeropuerto no esperéis nada distinto. Los lounges están reservados para las clases superiores (esto no deja de ser Turista) y se puede acceder a ellos pagando aparte. Tampoco vais a tener entrada preferente, ni nada parecido. A hacer la cola como todo el mundo.

Para mí, con lo único que me quedo es con los asientos anchos. Que tampoco era tan raro hace unos años en cualquiera de las clases que escogieras. Porque lo que han reducido de espacio en todas las compañías es una vergüenza. Y más, si es un vuelo intercontinental. Tantas horas así, es inhumano. Aún así, el precio que tiene esta clase, que está entre Turista y Business, es alto para lo que dan, en mi opinión.

Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea V - Suwon


Macetas inodoro. Ahora lo llaman reciclaje.


La ilusión de cualquier niño: tirarse toda la tarde jugando a Cacas y Flores.


La segunda ilusión de cualquier niño: que te cuenten el cuento del niño que soñaba con la caca feliz.


Nombres y datos de plantas escritas en carteles con forma de caca. ¿Asombrados?


Uno de los primeros wáters coreanos: el inodoro-cuerda. Cuando hacías tus necesidades, ibas a limpiarte en la cuerda. Salías y... lista para otro cliente.


El inodoro dos en uno: cagas arriba y... ¡tachán! Sale comida para los cerdos debajo.


Un autobús molón (por cambiar un poco de tema... 😒)

Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea IV - Jeju


Muñequitos de cerditos que te encuentras en mitad del bosque.


El camino que lleva a la montaña más alta de Corea del Sur.


La única cascada de Asia cuya agua cae directamente al mar.


Cuando te pides un helado refrescante y le acaban echando habichuelas... 😕


En el interior de los ferries los asientos son en suelos de tatami.


Cuando sólo falta una décima más de humedad para fliparlo.


Paseos por túneles de lava de un kilómetro.


Señales de: "¡Cuidado! Yayos pasando."


GPS que te asaltan dando gritos de repente para meter publicidad. Si no has atropellado a los yayos de la señal de antes del susto, es que tienes mucha suerte.


Museos raros.


Museos más raros.


Escultura protectora de Jeju. (Esto ya tiene que ser vicio...)

Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea III - Busan


Puestos de venta improvisados en cualquier carril.


Puestos de venta improvisados en cualquier calle.


Delicioso kimchi 😕


Deliciosos gusanitos 😕


Cuando te pides un refrescante helado de melón y le acaban echando tomate por encima...  😕


Pizza de patatas fritas.


Puestos de videntes en la calle.


Pasarelas transparentes para ver el mar y la roca corazón (Oryukdo Skywalk)


El objeto más vendido este verano en Corea. Con luces, plegable y cargador USB
¿Quién da más?


Cuando quieres hacer una escultura kawai y te pasas de empalagoso.


Cuando quieres hacer un dibujo kawai empalagoso y te sale esto.


Fuentes con vasos en sobres de papel.

Apartado especial: la basura en Corea. 

De verdad que no acabé de entender el sistema de recogida de basura en este país. No suele haber papeleras, pero... no importa. Tira tu basura en el rincón que más te apetezca y déjala allí hasta que alguien se la lleve.

Muchos días he visto camionetas de basura que se dedican a echar (sí, echar) bolsas de basura en la acera. Las bolsas se quedan allí unas horas. Luego pasa otra camioneta y las recoge. Recordemos que es verano. Quien haya experimentado el calor húmedo asiático me entenderá...




➤ Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea I - Seúl y la DMZ

Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea II - Gyeongju y Yangdong



Gente que come agachada en los conbini (como si no tuvieran barra...)


Camitas coreanas súper mulliditas.


Camita coreana un poco más mullidita que la anterior.


El helado por el que todos suspiran en Gyeongju.


Cuando el gobierno coreano te manda estos mensajes y no tienes ni puta idea de coreano.


Pedir una bebida refrescante y que te den esto... 


Puestos de souvenirs donde venden tejas. Un éxito.


Churros rellenos de helado.


Barreño en el que te refresca los pies la dueña del Hanok Sodamjeong Hotel a sus huéspedes.


Paisajes que parecen postales.



Especie de robots ratón que pasean a tus hijos mientras tú hablas por el móvil...


Tiendas que no se ven...



➤ Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea I - Seúl y la DMZ
➤ Cosas raras y curiosas que me encontré en Corea III - Busan