Mostrando las entradas para la consulta nagasaki ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta nagasaki ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Souvenirs y productos típicos de Nagasaki – Qué comer y qué comprar de recuerdo



Platos típicos que comer en Nagasaki

1. Champon: inventado por el propietario de un reputado restaurante chino, esta sopa está hecha con cerdo, marisco y verduras que, una vez fritos, se vierten sobre un caldo de fideos y vegetales hecho con huesos de pollo y de cerdo.

2. Sara udon:  Una base de fideos cubiertos de repollo frito, brotes de judía y otras verduras, así como calamar, camarones, cerdo y kamaboko (un tipo de surimi).

3. Hamburguesa de Sasebo: Sasebo es una ciudad portuaria que está muy cerca de Nagasaki. La marina americana fue quien la introdujo en la isla. Hay tantas variantes como tiendas especializadas en ella.

4. Chawanmushi: un aperitivo hecho a base de natillas, salsa de soja, dashi, semillas de nogal japonés gingko, almejas, pollo, camarones y servidos en un chawan (taza de té).

5. Toruko Raisu: arroz indio servido con una chuleta de cerdo y espagueti.

6. Kakuni Manju: bollo relleno de carne de cerdo marinada que se suele vender en puestos callejeros.

Dulces típicos de Nagasaki

1. Bizcocho castella: es el postre más típico de Nagasaki. Por todos lados hay tiendas que lo venden. Hasta en Dazaifu hay una oficial. Se trata de un pastel amarillo y en forma de ladrillo, que fue introducido en Japón en el siglo XVI por un misionero portugués. La pastelería tradicional Shōkandō, es el proveedor oficial de kasutera de la familia imperial.

2. Dulces de Castella: hay todo tipo de dulces con este sabor. En las calles más turísticas de Nagasaki, como por ejemplo las que hay en los alrededores del Parque Glover, puedes encontrar caramelos, pastas, helados, kasutera roll o mikasayama, en cuyo centro tiene una masa de azuki y tiene forma de dorayaki.


3. Castella Cider: se trata de una bebida con sabor a bizcocho castella. Normalmente vienen en un bonito paquete de dos.

4. Galletas sablé de Nagasaki: de influencia francesa, es una especialidad de Nagasaki Kabo que se puede encontrar en todas las tiendas de souvenirs.

5. Otakusa: son galletas crujientes con forma de flor de hydrangea hechas con masa de hojaldre.

6. Kujukujima senpei: son pasteles de hechos con harina y que tienen cacahuetes por encima. Estos cacahuetes representan las islas de Kujukujima, en Nagasaki.

Artesanía típica de Nagasaki

1. Nagasaki Bekko: artesanía hecha con la concha de la tortuga marina Taimai. Su arte se introdujo en Nagasaki en el siglo XVIII desde China. Con este material se hacen broches, alfileres para el pelo, collares… Aunque son bastante caros.

2. Porcelana Hasamiyaki: se realiza en la ciudad de Hasami, cerca de Nagasaki. Sus colores son el blanco y el índigo y es una de las porcelanas más admiradas en el país desde el periodo Edo.

14 cosas indispensables que ver y que hacer en Nagasaki



La ciudad de Nagasaki aún siente el desastre por la que su nombre es reconocido en todo el mundo. El 9 de agosto de 1945 sufrió uno de los desastres humanos más grande que ha conocido el planeta por ser el lugar donde cayó la segunda bomba atómica con objetivo japonés, tres días después de la de Hiroshima. Un pueblo que quedó destrozado y cuyas secuelas aún se ven en la zona que rodea al epicentro de la bomba.

Pero la riqueza de la historia y cultura de Nagasaki, eclipsada por esta gran catástrofe, también se conoce paseando por sus calles y visitando otros lugares para aprender de su pasado portuario, su gran influencia europea, sobre todo holandesa, y sus relaciones comerciales con China.

Aquí dejo algunos lugares interesantes para aprovechar tu visita, tanto si pasas aquí unos días, como si haces una corta excursión de un día desde Fukuoka.

1. Visitar el Parque de la Paz de Nagasaki: el parque se construyó en el epicentro de la explosión de la bomba atómica del 9 de agosto de 1945. Es un lugar muy emotivo que está lleno de monumentos en recuerdo a las víctimas y que clama la paz mundial. Cerca puedes visitar el Museo de la Bomba Atómica.


2. Entrar en el Pabellón Nacional de la Paz de Nagasaki: un monumento minimalista que se construyó en 2003 para recordar a las víctimas de la tragedia. La parte interior se encuentra en un sótano en el que se da información sobre lo ocurrido y se proyectan entrevistas y documentales sobre los afectados.


3. Contemplar la Catedral de Urakami en su actual ubicación: antiguamente se encontraba en el territorio en el que ahora está el Parque de la Paz, de hecho aún quedan vestigios de su estructura. Tras el desastre de 1945, su reconstrucción se llevó a cabo en otra localización cercana.


4. Impresionarse con el Torii de un pilar: tras la explosión de la bomba este torii del santuario de Sanno se partió y sólo quedó en pie un pilar, que hoy podemos ver tal y como se quedó ese día.


5. Subir hasta el Monumento conmemorativo a los 26 mártires de Japón: recuerda a los veinte cristianos japoneses y a los seis misioneros extranjeros que crucificaron en este mismo lugar en 1597.


6.  Aprender sobre el pasado holandés en Dejima Machi: una isla artificial que contaba con una antigua fábrica holandesa. En ella metieron en 1636 a todos los europeos de la zona para evitar que se propagara el cristianismo en la ciudad.


7. Subir la cuesta de Oranda-zaka dori: una calle pedregosa llena de casas de madera y que fueron habitadas por los primeros holandeses que llegaron a Nagasaki.

Wikipedia

8. Pasear por Shinchi Chinatown: el lugar donde se instalaron los mercaderes chinos que vinieron a Nagasaki durante el periodo Edo y que hoy está lleno de tiendas y de puestos callejeros.


9. Ver la Iglesia de Oura, la más antigua de Japón: incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki. Se construyó en 1864 por misioneros franceses cuando se abolió la prohibición del cristianismo en Japón.


10. Impregnarse de naturaleza y buen gusto en Glover Garden: incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de la revolución industrial de la era Meiji en Japón, hoy muestra unos jardines elegantes y varias residencias señoriales de corte colonial-europeo. La más importante es la de Glover, quien se enamoró de una joven japonesa y cuyo romance inspiró la obra de Madame Butterfly de Puccini.


11. Probar el pastel más famoso de Nagasaki: el Kasutera (Castella) es el postre más típico de Nagasaki. Por todos lados hay tiendas que lo venden. Hasta en Dazaifu hay una oficial. Se trata de un pastel amarillo y en forma de ladrillo, que fue introducido en Japón en el siglo XVI por un misionero portugués. La pastelería tradicional Shōkandō, es el proveedor oficial de kasutera de la familia imperial.


12. Comer un Kakuni Manju en un puesto callejero: bollo relleno de carne de cerdo marinada que se suele vender en puestos callejeros y en Chinatown.


13. Visitar Gunkanjima, la isla donde se rodó James Bond: Patrimonio de la Humanidad, se hizo muy famosa al servir de escenario para la película Skyfall, donde James Bond estaba atrapado con Javier Barden. En el puerto se contratan excursiones para visitar la isla abandona en la que habitaron hace años los trabajadores que extraían el carbón de sus minas.

www.huffingtonpost.es

14. Sorprenderse en el Shourou Nagasaki Matsuri: durante el mes de agosto se celebra el Obón en la ciudad haciendo la procesión de los barcos de los espíritus, para lo que construyen barcos de bambú que van empujando por las calles para guiar a sus difuntos.


➤ Si te da tiempo, Nagasaki cuenta con varios templos que también merecen la pena visitar, como:

●  El Templo Sofukuji: construido por los chinos en el siglo VVII.

● El Templo Fukusaiji: con forma de tortuga sobre la que se asienta una estatua de Kannon de 18 metros de altura y en cuyo interior oscila un péndulo de Foucault.

  El Santuario Suwa: famoso por ser el lugar en el que rezaban las prostitutas para que hubiera mal tiempo y los marinos no pudieran zarpar.

  El Templo Koufukuji: el más antiguo de Nagasaki (1620).

  El Santuario de Confucio: cuenta con un importante museo de historia china. 



El transporte en Nagasaki – Cómo movernos y cuánto nos cuesta



El centro de la ciudad es fácilmente accesible si estás acostumbrado a andar (Itinerario para ver Nagasaki en un día a pie). Si no quieres andar mucho, lo más útil es coger un tranvía.

🚎 En tranvía: 

Es el mejor medio para visitar los sitios turísticos sin temer por el tráfico. Hay cuatro líneas distintas y funcionan hasta de 6’00 a 23’00. El precio del billete es de 120 yenes, tarifa única vayas a donde vayas.

En los tranvías de Nagasaki no se paga al subir, sino al bajar y siempre hay que hacerlo por la puerta delantera. Cuando vayas a bajar del tranvía tienes que pagar poniendo el importe exacto en la máquina que hay al lado del conductor. Si te has comprado un pase de un día, basta con enseñárselo al conductor.

En la estación de Tsuki-Machi puedes hacer trasbordo de manera gratuita (en las demás no). Para ello, cuando te vayas a bajar le tienes que decir al conductor que quieres un billete de transfer “nori-kae onegai-shimasu.”

travel.at-nagasaki.jp


Existe un abono de un día con el que te puedes montar ilimitadamente en el tranvía. Con este abono no necesitas pedir ningún billete de transfer. Se vende en el Centro de Información Turística, que está en la planta baja de la estación de tren, o en tu hotel. En el tranvía es imposible adquirirlo. Precio: 500 yenes.

➤ Aquí puedes obtener información sobre los itinerarios de los tranvías: 

travel.at-nagasaki.jp


🚍 En autobús

Excepto para llegar al Monte Inasa, los autobuses no son muy útiles para visitar la ciudad. Incluso si vas a Inasa Yama, tienes que saber que los que llevan a ella sólo funcionan desde el 15 de marzo hasta el 15 de diciembre. 

www.nagasaki-bus.co.jp

Al igual que ocurre con los tranvías, se tiene que entrar por la puerta trasera y bajar por la delantera, pagando en la máquina que hay al lado del conductor.


Al montarte en el autobús tienes que coger un ticket en la puerta trasera. Cuando aparezca la parada en la que te quieres bajar verás que la tarifa aparece escrita en la pantalla de la parte delantera del autobús. Al bajarte, inserta el ticket en la máquina que hay al lado del conductor y paga la cantidad que has visto antes escrita. No admite cambio de billetes de 10.000, ni de 5.000 yenes.


Existe un abono de un día con el que te puedes montar ilimitadamente en los autobuses de un área en concreto. Precio: 500 yenes.

➤ Sitios donde se puede comprar el abono de un día

●  Shinchi service center
●  Cocowalk service center
●  Nagasaki City Tourist Information Center (Dentro de la estación de tren de Nagasaki)
●  Hamaya ticket agency
●  Nagasaki Bus Kanko head office (Nameshi)
●  Each Nagasaki Bus business office

Día 9: Kyushu – Visitando la Catedral de Urakami de Nagasaki



Cogí el tren Kamome 9 en la estación de Hakata (Fukuoka) a las 8’57 y a las 10’50 ya estaba en Nagasaki. Salí de la estación y comencé a andar hacia la Catedral de Urakami, a unos 40 minutos andando. Existen autobuses y tranvías que llevan allí, pero yo preferí ir caminando para callejear un poco. El camino no es difícil y es casi recto.

La Catedral de Urakami se encuentra sobre una pequeña colina desde la que se obtienen buenas vistas de Nagasaki. Su historia se remonta a la persecución que sufrieron los cristianos de la aldea de Urakami (al norte de Nagasaki) durante los años 1869 y 1873, época en la que muchos tuvieron que emigrar y otros fueron martirizados. Al abolirse esta persecución, los cristianos volvieron a sus casas y decidieron construir su propia catedral.

Para ello compraron los terrenos en los que había tenido lugar las pruebas de fe con la que interrogaban a los sospechosos de cristianismo, como pisar imágenes de la Virgen o de Jesús. Y erigieron una catedral que tardó en construirse medio siglo. En 1925 era la catedral católica más grande de Asia oriental.


Poco duró la alegría. La caída de la bomba atómica veinte años después detonó a medio kilómetro de distancia de la catedral, destruyéndola por completo.

Años más tarde los cristianos quisieron construirla de nuevo, pero el gobierno de Japón se empeñaba en preservar sus ruinas como símbolo del horror pasado. Finalmente lo consiguieron en 1959. Al ser el proyecto llevado a cabo por las autoridades municipales el lugar no ha sido incluido dentro de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco dentro de la candidatura de Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki



Hoy, en la cuesta que lleva al templo se pueden ver algunas estatuas de la catedral original. También quedan expuestos algunos restos en el Parque de la Paz, el Museo de la Bomba Atómica y en la sede de la ONU en Nueva York, en la que se exhibe la estatua de St Agnes de Nagasaki.

Su interior es bastante austero, no se pueden tomar fotos y la entrada es gratuita.

Siguiendo las señales que parten de la base de la colina que da acceso a la catedral, se llega al pequeño Parque Tenshu, donde hay aseos tradicionales gratuitos, y al Parque de la Paz en unos diez minutos andando. 

Otras entradas que te pueden interesar:



Itinerario para ver Nagasaki en un día a pie




Por si te sirve de inspiración, éste es el recorrido que realicé durante mi visita a Nagasaki. El centro es muy asequible a pie si estás acostumbrado a patear ciudades. Si no, la red de transporte público de Nagasaki (autobuses y tranvías) te puede servir de ayuda.

Yo llegué a la estación de tren JR de Nagasaki en el tren Kamome 9 de las 8'51 y llegué a las 10'50. Desde allí, me dirigí hacia la zona 0 de la bomba atómica viendo monumentos como el Torii de un pilar, el Parque de la Paz o la Catedral de Urakami.

A la hora de comer me desplacé hacia el centro, probé algunos de sus platos típicos (como los Kakuni Manju) y visité la zona holandesa. Más tarde subí hasta el Jardín Glover por unas calles preciosas y llenas de tiendas de souvenirs. 

Y para acabar, me paseé por el barrio chino y por la estación de Tsukimachi para ver la Procesión de los barcos de los espíritus durante la celebración del Shorou-Nagasaki Matsuri (en agosto).

Por último, llegué a la estación de tren para volver a Fukuoka.

                                       1. Estación de tren de Nagasaki
                                       2. Catedral de Urakami
                                       3. Parque de la Paz
                                       4. Epicentro de la Bomba Atómica
                                       5. Pabellón Nacional de la Paz de Nagasaki
                                       6. Torii de un pilar
                                       7. Monumento conmemorativo a los 26 mártires
                                       8. Tsukimachi Station
                                       9.  Dejima machi
                                      10. Oranda-zaka dori
                                      11. Iglesia de Oura
                                      12. Glover Garden

Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en tren y en autobús



🚆 Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en tren

🚄 Limited Express

Hay uno dos expresos que salen cada hora desde Hakata hasta la estación de Nagasaki. Están cubiertos por el JR Pass. El trayecto dura menos de dos horas y cuesta 4190 yenes (asiento no reservado) o 4710 yenes (asiento reservado).

Descuentos:

➤ Ni-mai-kippu: Si compras dos asientos a la vez, los dos salen por 6180 yenes.

 Yon-mai-kippu: Si compras cuatro, salen por 11.000 yenes.



🚄 Local Trains

Hay un tren local que tarda en llegar unas 4 – 5 horas y que cuesta 2810 yenes. Es barato, pero el trayecto es largo y es necesario hacer trasbordo.

 Aquí puedes buscar información sobre horarios y precios: http://www.hyperdia.com



🚍 Cómo ir desde Fukuoka a Nagasaki en autobús

Desde la terminal de autobuses de Hakata Station salen multitud de autobuses hacia Nagasaki de la empresa Nishitetsu. La parada en la que se suele bajar la gente que quiere hacer turismo es la de Ekimae, que está justo delante de la estación de trenes de Nagasaki.

La duración del trayecto depende mucho de la hora a la que cojas el autobús. Desde 146 minutos que tarda el Super Express, hasta 192 minutos que tardan los regulares.

 En esta página web puedes ver los horarios y tener información sobre la duración de cada trayecto. http://www.atbus-de.com.e.jo.hp.transer.com/

 Y en ésta puedes conocer los precios y reservar los asientos: https://global.atbus-de.com

 Precio del trayecto Hakata – Estación de Nagasaki: 2570 yenes.

Día 9: Kyushu – Recorriendo el Parque de la Paz de Nagasaki



Desde la Catedral de Urakami bajé una pequeña cuesta atravesando el Parque Tenshu hasta llegar al Parque de la Paz . El complejo está dividido en cinco grandes partes, aunque dos de ellas, Zona de Juego y Zona de la Plaza, contienen sólo instalaciones deportivas. Las más interesantes desde el unto de vista turístico son: 


1. El Parque de la paz o Zona de los deseos

Esta gran zona contiene la estatua más reconocida de la ciudad de Nagasaki: La Estatua de la Paz. Está realizada en bronce y su autor es Kitamura Seibo. La imagen está llena de simbolismo. Así, sus ojos cerrados expresan la oración por las víctimas, su dedo índice señalando al cielo señala la amenaza de las armas nucleares y su brazo extendido simboliza la paz mundial.


Alrededor de esta obra tan reconocida hay muchas otras esculturas que hacen referencia a la paz y que puedes se pueden ver a lo largo del camino hacia la Campana para la Paz mundial, que suena del 6 al 9 de agosto a las 11’02, hora en la que cayó la bomba atómica. En ese mismo momento las campanas de los templos de Nagasaki replican todas a la vez.


En sus alrededores están también los restos de la antigua prisión de Nagasaki y la cripta con las víctimas de la bomba atómica cuyos cuerpos nadie reclamó.


Un poco más adelante está la Fuente de la Paz, cuyos chorros de agua representan las alas de la paloma de la paz. Su construcción tuvo lugar en 1969 con donaciones de todo el país.



2. El Parque del epicentro de la bomba atómica o Zona de las plegarias

A éste se llega bajando por unas escaleras mecánicas desde el Parque de la Paz. En él, un cenotafio marca el lugar exacto en el que cayó la bomba atómica.



A la izquierda se encuentras las linternas de piedra del Templo Shotokuji (a 1’5 km de epicentro). Éste quedó devastado tras el desastre y lo único que quedó en pie fueron estas linternas que donaron al parque en 1949.


A la derecha se pueden ver los restos del muro original de la antigua Catedral de Urakami. El trozo que se ve aquí expuesto es lo único que quedó en pie del templo.


Caminando un poco más hacia delante hay un gran ventanal desde el que se ven los restos materiales que dejó la bomba. Se trata de un trozo de tierra que se mantuvo tal cual quedó tras la tragedia para mostrar el horror causado: ladrillos, cristales, restos de casas…

Junto al río me llamó la atención ver El Guernica de los niños, un montón de obras murales infantiles del tamaño del Guernica de Picasso. Hoy hay 350 obras de niños de más de cincuenta países.


Otros monumentos importantes que se pueden ver en esta zona del parque son el dedicado a las mujeres de Nagasaki para la paz mundial o el que recuerda a las víctimas coreanas del desastre.

3. La Zona del aprendizaje

Aquí se encuentra el Museo de la bomba atómica y el Museo de Takashi Nagai, un médico afectado por leucemia y que hizo muchos avances de investigación en este campo. Yo lo paso mal con este tipo de museos. He estado en algunas ciudades donde había este tipo de museos de los horrores (como en Camboya o Vietnam), en los que se siente lo peor del ser humano, y siempre los evito. Eché un vistazo a su puerta y a su mascota y subí hasta el Pabellón Nacional de la Paz de Nagasaki.


En la parte alta, al lado de la entrada, hay un bonito mirador y la famosa escultura de las Dos niñas con Kimono, que recuerda a la pintura Una triste despedida, cuya autora (Hiroshi Matsuzoe) reflejó a dos niñas que habían muerto tras el desastre y cuyos cuerpos habían vestido con bonitos kimonos los vecinos de la ciudad. Una visión de esperanza rodeada de los horrores de los cadáveres que llenaban las calles.


El Pabellón para la paz es una obra de 2003 de Kuryu Akira bastante minimalista. La parte de arriba está compuesta por un gran estanque que representa a la gente que murió mientras buscaba agua tras la caída de la bomba. Su iluminación nocturna, con más de 70.000 luces, recuerda del número aproximado de las víctimas de la tragedia.


Tras dar una vuelta al estanque en sentido contrario a las agujas del reloj para calmar mi mente, tal y como sugieren los carteles, bajé a la parte del pabellón que se encuentra bajo tierra. Allí está el Salón del recuerdo, con un registro de 27 repisas con 9 volúmenes cada una que contienen los nombres de todas las víctimas. Hoy se tiene noticia de 172.230.

En una de las salas se estaba proyectando un documental sobre uno de los supervivientes de la bomba. Su cuerpo había quedado quemado para siempre y, tras años de recuperación, se dio cuenta que había perdido a su familia, su trabajo y que no le quedaba nada. Sus recuerdos y sus marcas le impidieron encontrar un trabajo nuevo y cayó en el alcoholismo, del que salió reforzado para crear una asociación de afectados por el desastre y que ejerció labores de información, divulgación y promoción de la paz.

Uno de los asistentes me enseñó una foto del hombre que salía en el documental. Intentaba decirme algo, pero se echó a llorar. Fue muy emotivo. Sigo diciendo que yo lo paso muy mal en estos sitios por lo empática que soy. Lo consolé como pude entre lágrimas y me despedí de él.

Con el alma en un puño salí del pabellón y continué mi camino hacia el Barrio Chino de Nagasaki. Entre medias me encontré con el Torii de un pilar, único vestigio del Santuario Sanno. Un milagro que aún quede en pie.


Desde allí, continué andando hasta llegar al Monumento a los 26 mártires. Comí en el barrio chino y paseé por la zona holandesa de Dejima Machi. Entre que su entrada eran 510 yenes y que ya no me iba a dar tiempo para ver tantas cosas, me encaminé hacia la cuesta de Oranda-Zaka en busca del Jardín Glover y la Iglesia de Oura.  


Mapa del Parque de la paz de Nagasaki