Mostrando entradas con la etiqueta Fukuoka. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fukuoka. Mostrar todas las entradas

Cómo llegar a Kurowaka Onsen desde Fukuoka



Desde el aeropuerto de Fukuoka, desde Hakata Bus Terminal y desde Tenjin Bus Terminal salen cuatro autobuses diarios hasta Kurokawa Onsen. El trayecto dura casi 3 horas y el precio es de 3.090 yenes.

Un mes antes de tu salida, puedes comprar el billete en esta web para reservar asiento. Tienes que rellenarlo con los siguientes datos:

➧ Departure prefecture: Fukuoka

 Arrival departure: Kumamoto.

 Route name: Fukuoka/Fukuoka Airport – Kurokawa Onsen

 Arrival bus stop: Kurokawa Onsen Spa.

 Selecciona la fecha de salida y pincha en Search para ver los horarios de salida.

En mi caso, compré los billetes en la estación de Hakata tres días antes de mi salida. El autobús se coge en la tercera planta, donde están las ventanillas de tickets.


El autobús te deja en la carretera, desde allí puedes llegar al pueblo termal en unos pocos minutos bajando una cuesta que sale a la izquierda. El camino, entre tanta naturaleza, es precioso. Muchos ryokan se comprometen a recogerte en la parada y a llevarte luego de vuelta al hacer el check out, sin coste alguno. Tan sólo hay que avisar con antelación.

Día 1: Kyushu – Mi primer día en Fukuoka



Por la mañana temprano cogí un vuelo en la isla coreana de Jeju para volar hacia Fukuoka. Lo contraté con Asiana Airlines y no había ninguno directo. Así que tuve que hacer escala en Taegu, para aterrizar en Fukuoka a las 15’00. El precio del billete fue de 180€ en clase turista.

Nada más llegar al aeropuerto, justo en el hall de llegadas, ya vi mi restaurante japonés favorito: Yoshinoya. Me había encantado en mi primera visita a Japón y he estado en sus locales de Siem Reap (Camboya) y Shanghai. Es un clásico de la comida de estudiantes: barato, rápido y rico; tal y como anuncia su lema.

Después de comer un delicioso plato de ternera con jengibre y arroz, cambié dinero en el banco, alquilé un wifi portátil y me fui directamente al metro. El aeropuerto de Fukuoka está relativamente cerca del centro de la ciudad: a tan sólo 2'6 km de Hakata Station y a 4'6 km de Tenjin, por lo que el metro es el mejor medio para llegar allí.


Después me dirigí a la Terminar de Autobuses (Tenjin Bus Center) y compré el billete para ir a Kurokawa Onsen dos días después y cambié mi JR Pass por el original. Había comprado el JR Pass Northern Kyushu por internet. Éste me permitía viajar en los trenes JR del norte de la isla, pero primero tenía que canjearlo por el pase y reservar los asientos en los trenes en los que quería viajar: para ir y volver a Nagasaki, para ir de Aso a Beppu en el tren de edición especial Aso Boy y para volver de Beppu a Fukuoka en el tren especial Yufuin no Mori.


Con todos los deberes hechos y los tickets en la mochila, me fui para el hotel. Descansé un poco, aproveché para la lavar la ropa en una lavandería y me dispuse a visitar la zona comercial de Tenjin. Yendo para la estación ya vi lo primeros yatais de Fukuoka. Y es que esta ciudad es famosa por ser una de las que más puestos callejeros de comida tiene del país.



Tenjin es un distrito comercial enorme. Está lleno de tiendas, cafeterías, restaurantes, centros comerciales… desde gangas, hasta el más puro lujo. La zona que me enamoró fue la sencilla Shintencho Shotengai. Una galería comercial cubierta que está a escasos metros de la estación y que se fundó en 1946. Tiene cerca de 90 negocios. Allí me perdí entre librerías (acabé comprándome los libros para prepararme el Kanken 7) y deliciosos taiyakis.



Dejé atrás la estación para adentrarme en Nakasu, el barrio rojo de Fukuoka y una de las zonas rojas más grandes del país. En ella abundan los karaokes, love hotels y un montón de locales dedicados al sexo. Pese a estar dedicado a estos menesteres, es uno de los lugares más visitado de Fukuoka y para nada peligroso (¡Esto es Japón!).


Los canales iluminados son preciosos y allí se encuentra uno de los mejores sitios de la ciudad para lanzarse a comer la especialidad local (Hakata Ramen) en un auténtico yatai. No te preocupes, la mayoría tienen menú en inglés. Al final acabé entablando conversación con el cocinero y me invitó a un sake. Mi primera noche en Japón, la tierra que tanto había añorado.




Opinión del Heiwadai Hotel Arato – Fukuoka



Cuando contraté este hotel tenía dudas por varios comentarios que había leído en internet. El hotel está anticuado. No ten esperes gran cosa, pero mi experiencia allí fue bastante buena. Lo elegí por el precio y por la ubicación. Este alojamiento se encuentra a unos pocos minutos andando de la estación Oohori Kouen, y Tenjin está a unos veinte. Además, Showa Dori tampoco está lejos, una gran avenida llena de tiendas y restaurantes.

En la primera planta está la recepción. Allí puedes coger gratis hasta sobres de serum y desmaquillante, de unas bandejitas que están en el mostrador. El personal no sabe prácticamente nada de inglés, pero son muy simpáticos y hacen por donde entenderte. En una habitación, junto a la recepción, está la sala de lavadoras y secadoras. No pude usarlas porque estaban siempre ocupadas, pero el chico del mostrador me señaló en un mapa dónde estaba la lavandería más cercana. Resultó que estaba en la esquina, a menos de dos minutos, y que costaba lo mismo.


La habitación en la que yo estuve era de no fumadores, estaba bastante limpia, aunque algo vieja. Era grande para los estándares japoneses en este tipo de hoteles funcionales. La tele, el wifi, la nevera y el aire acondicionado funcionaron a la perfección y el set de té lo cambiaron todos los días.


El cuarto de baño era muy pequeñito. Si es el primer hotel en el que estás en Japón, puede que te sorprenda, e incluso te agobie. Pero pronto verás que es algo normal. Lo importante es que estaba limpio y el servicio de limpieza vino los dos días que pasé allí.


El desayuno es buffet, más orientado a los gustos japoneses. Pero, por el precio que tiene pasar la noche allí, se agradece mucho. Arroz, huevos, fideos, fruta, ensalada, sopa de miso, nato, salchichas, cereales, café, leche y té. Todo muy bien servido por una pareja de ancianos entrañable.

booking.es

Precio de dos noches con desayuno: ¥13.600. Aproximadamente unos 105€



   HEIWADAI HOTEL ARATO (平和台ホ テル荒⼾)   
Chuo-ku Arato 1-5-27 , Fukuoka, 810-0074, Japón
Teléfono: +81 92 761 1361
中央区荒⼾1-5-27, 福岡市

9 platos típicos que comer en Fukuoka


A los japoneses les encanta comprar omiyages (recuerdos, souvenirs) relacionados con la comida. Prueba de ellos son las miles de tiendas que nos encontraremos por toda la ciudad en la que se venden bonitas cajitas de productos autóctonos, como mentaiko, ramen Ichiran o muchísimas variedades de dulces. Aquí tienes algunos de los que no te puedes perder:

1. Hakata ramen: especialidad de ramen con cerdo.


2. Tonkotsu ramen de Ichiran: en Fukuoka es donde nació esta popular cadena de restaurantes especializados en este plato. Con fideos hechos a mano y un caldo elaborado con huesos de cerdo. Ir a su restaurante supone toda una experiencia y no es nada caro.


3. Galletas de Hiyoko: bollos creados por Yoshino-do en Fukuoka en 1912. Este dulce se hace de una capa fina de masa envuelta de natilla de huevo.

4. Menbei:  galletas de arroz con mentaiko (huevas de bacalao o abadejo) y con un ligero sabor picante.


5. Mayonesa Mentai: mayonesa que contiene mentaiko Hakata.

6. Uma-kacchan: ramen instantáneo con sabor a tonkotsu. Su paquete contiene la famosa mostaza verde karashi de Hakata y el rico umami de caldo Kurume tonkotsu.
Amazon.com

7. Torimon de Hakata: un bollo (manju) cremoso lleno de mermelada de azuki y que debe su nombre al festival Hakata Dontaku. Torimon se refiere a los artistas que tocan el shamisen, flauta y taiko mientras desfilan por la ciudad.


8. Tsukushi Mochi: El Tsukushi mochi se espolvorea con harina de kinako hecha de soja de alta calidad, y se puede condimentar con jarabe de azúcar moreno. Están envueltos individualmente con bonitos paños shibori.


9. Niwaka Senpei: galletas con forma de máscaras de Hakata Niwaka, un tipo de teatro tradicional de Hakata. Están hechas con huevo y harina de trigo.
www.fukuoka-now.com



Otra entrada que te puede interesar:


15 cosas imprescindibles que ver y que hacer en Fukuoka



Fukuoka es la ciudad más grande de la isla japonesa de Kyushu. Por su cercanía con el continente asiático (está más cerca de Seúl que de Tokyo), siempre ha sido un importante puerto de entrada de otras culturas al territorio nipón. Hoy es un gran núcleo en el que la tradición y la modernidad se han fusionado para ofrecernos experiencias inolvidables.

1. Comer algo en un Yatai: Fukuoka es famosa en todo el país por tener un centenar de puestos de comida callejera. El mejor lugar para probar el Hakata ramen, la especialidad local, es en la zona de Nakasu, junto al río. Allí se ponen todos los días, desde las 18’00 hasta la madrugada.


2. Comer de una manera original en el Restaurante Ichiran: esta cadena de restaurantes es particular no sólo por su plato estrella, el tonkotsu ramen, sino por la manera en la que se come. Los clientes se sientan en la barra, en una especie de receptáculos desde los que no son vistos, ni ellos pueden ver, a los camareros que les atienden, ni a los clientes que están comiendo al lado. Aparte de lo bueno que está el ramen, es una experiencia curiosa.


3. Comprar artículos curiosos en Don Quijote: Don Quijote es una famosa cadena de tiendas de descuento de Japón. Sus estantes están abarrotados de productos. Allí podrás encontrar de todo: comida, chucherías, productos de belleza, souvenirs, electrónica, ropa… Sus productos, así como su distribución, son bastante curiosos. Cuando yo fui estaba de moda un consolador para hombres, que lo intentaban vender por todos lados, ¡hasta en la sección de juguetería infantil!


4. Comprar omiyages en Hakata Station: el edificio de la estación está lleno de tiendas en los que comprar productos exclusivos de Fukuoka. La mayoría de ellos son gastronómicos, como ramen o dulces.


5. Comprar un Okuji en el Templo Shofukuji: Famoso por ser el primer templo zen construido en Japón, se fundó en 1195 siguiendo las instrucciones del monje Eisai, quien importó esta filosofía desde China. Precio: gratis.



6. Descansar junto al lago del Ohori Park: el parque más impresionante de la ciudad se organiza en torno a un gran estanque por cuya orilla se puede caminar recorriendo un paseo de dos kilómetros de distancia. Dentro del complejo de Ohori Park también se encuentra el Museo de Arte de Fukuoka (que incluye obras de Dalí y de Miró), el Templo Gokoku y un Jardín Japonés. La entrada a este jardín es de 240 yenes.


7. Disfrutar del Mitama Festival: este matsuri tiene lugar en el Templo Gokoku para celebrar el Obon, el retorno de los espíritus de los muertos japoneses durante la guerra. El Templo se llena de linternas, farolillos, puestos de comida y yukatas. Si estás en verano en Fukuoka, no te lo puedes perder.


8. Fotografiar el Templo Kushida: fundado en el año 757 cuando Hakata era el punto de entrada y salida de las misiones diplomáticas entre Japón, China y Corea; cada mes de julio se llena de color para celebrar el festival más grande de Fukuoka, el Yamakasa Gion Matsuri. Precio: Gratis.


9. Ir en busca de souvenirs a Kawabata Shotengai: este pasaje cubierto, situado al lado del Templo Kushida, tiene cien puestos llenos de objetos tradicionales, como kimonos o tejidos, y otros en los que puedes encontrar todo tipo de souvenirs y cosas de papelería muy kawai.


10. Pasearse por el subterráneo Centro Comercial Tenjin: su enorme longitud hace que puedas pasar horas dando vueltas entre tiendas y restaurantes.  


11. Perderse una tarde en Canal City: se hace llamar “Ciudad dentro de una ciudad”, así que imagina su extensión... Más de 250 tiendas, cafeterías, restaurantes, cines, dos hoteles, un teatro… y un canal de agua que recorre todo el complejo y en cuyas fuentes se hacen espectáculos diariamente a unas horas concretas. En la quinta planta está el Ramen Stadium, lleno de puestos que sirven ocho especialidades distintas de ramen, procedentes de todo Japón.


12. Rezar en el Templo Tocho-ji: el templo sintoísta más antiguo de Kyushu cuenta con una gran Buda de 16 metros de altura.


13. Subir a la Torre de Fukuoka: a pesar de parecer tan alta, ocupa el puesto 14º en el ranking de los edificios más altos de la ciudad, aunque presume de ser la torre más alta de Japón que está junto al mar. Su construcción se realizó en la bahía de Hakata, en un terreno ganado al mar. El mirador más alto de los tres que tiene, se encuentra a 123 metros de altura. Precio: 800 yenes.


14. Visitar las ruinas del Castillo de Fukuoka: en el parque Maizuru quedan los vestigios del que fue el castillo más grande de la isla. Sin embargo, quedó destruido durante la Restauración Meiji que ansiaba borrar la historia feudal del país. Las vistas desde sus torres son maravillosas. Precio: Gratis.


15. Andar por Nakasu, el barrio rojo de Fukuoka: una de las zonas rojas más grandes del país, en ella abundan los karaokes, love hotels y un montón de locales orientados al sexo. Pese a estar dedicado a estos menesteres, es uno de los lugares más visitado de Fukuoka.



Souvenirs típicos de Fukuoka - ¿Qué comprar de recuerdo?



A los japoneses les encanta comprar omiyages (recuerdos, souvenirs) relacionados con la comida. Prueba de ellos son las miles de tiendas que encontrarás por toda la ciudad en la que se venden bonitas cajitas de productos autóctonos, como mentaiko, ramen Ichiran o muchísimas variedades de dulces. Pero también es posible, aunque algo más difícil, encontrar algún recuerdo exclusivo de Fukuoka y que no tenga nada que ver con la comida. Aquí te dejo una muestra:


1. Hakata doll: estos muñecos tienen una tradición de más de 400 años de antigüedad. Están hechos con arcilla de los alrededores de Fukuoka y se decoran con polvo de conchas y pintura. Existen de motivos muy variados, pero los más tradicionales están inspirados en el teatro Kabuki y Noh, y en obras de Ukyo-e.  Su precio ronda los 3.000 yenes.

global.rakuten.com

2. Hakata ori: Hakata es conocida en todo Japón por ser un magnifico tejido fino hecho de seda. Se suele utilizar principalmente, para fabricar el Obi, una especie de cinturón que se lleva sobre el kimono atado a la espalda. También lo puedes ver en bolsos, mantelerías, monederos…

www.fukuoka-now.com

3. Koishiwara-yaki: es un tipo de cerámica tradicional que se fabrica en el área de Toho, Fukuoka. Está caracterizada por sus motivos geométricos sencillos, que mezclan funcionalidad y belleza.

japanpage.net

4. Kurume Kasuri: tipo de tejido hecho en el área de Kurume. Es bastante fuerte, por lo que se usa para ropa práctica y de trabajo. Aunque ahora también se ve en ropa para el hogar y bolsos.

kurumegasuri.com

5. Hakata Magemono: pequeños trozos de madera de cedro o ciprés, unidos por tiras de corteza de cerezo, con los que se hacen objetos ligeros, como cajas de bento.

www.fukuoka-miyage.jp


Dónde comprar souvenirs en Fukuoka 

Las zonas de Tenjin y de Hakata Station son las mejores para comprar souvenirs japoneses. Sin embargo, no esperes que haya muchas tiendas con los típicos recuerdos (imanes, camisetas, tazas…) de Fukuoka. Éstas escasean. Los mejores recuerdos tradicionales los puedes encontrar en las tiendas que llevan al templo de Dazaifu. Allí hay, desde cajas lacadas, hasta la tienda oficial de Studio Ghibli.

Algunos centros comerciales importantes en Fukuoka: Aruaru City (Otaku City), Canal City, PARCO, Hakata Hankyu, Almacenes Don Quijote, Tenjin Underground Shopping Center (Tenjin Chikagai), Tenjin Core, Daimaru Fukuoka Tenjin Shop, Kawabata Shotengai.



Otra entrada que te puede interesar:

➤ 9 platos típicos que comer en Fukuoka