Mostrando entradas con la etiqueta Hillerod. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hillerod. Mostrar todas las entradas

Cómo es la visita a Roskilde, Frederiksborg y Kronborg con Hamlet Tours (II)


Hacia la hora de comer llegamos a Hillerød, una ciudad muy pintoresca en el norte de la isla de Zelandia. Los que quisieron se fueron a pasear por la ciudad para comer (el guía recomendó unos lugares donde le hacían descuento), y otros decidimos ver primero el castillo y luego comer.

El gran atractivo de Hillerød es el Castillo de Frederiksborg, el mayor castillo renacentista danés. Se construyó en el siglo XVII sobre tres pequeñas islas situadas en un lago para simbolizar la potencia de la monarquía absoluta danesa, sirviendo de escenario para las coronaciones de la mayor parte de los reyes daneses hasta 1840.


En 1859 un incendio acabó con él. Gracias a los planos originales y al apoyo de J.C. Jacobsen, el fundador de la fábrica de cerveza Calsberg, se pudo rehabilitar incluyendo en su interior el gran Museo Nacional de Historia. El castillo actual ocupa todo el islote norte del lago Slotssoen.

La Fuente de Neptuno que nos da la bienvenida al castillo es una réplica de la original, que se encuentra en Estocolmo. Los suecos tomaron la fortaleza en 1659, se llevaron la fuente y aún se encuentra allí.


La Capilla fue construida por Lambert van Haven en 1680. Durante el incendio sólo sufrió daños menores, por lo que es parte mejor conservada del antiguo palacio renacentista y se ha usado como iglesia parroquial desde la época de Christian IV (s.XVI).



También es la sede ceremonial de la Orden de Dannebrog y de la Orden del Elefante, a la que también pertenece la reina española emérita, Sofía.



La visita continúa por el Salón de los Caballeros. En él se muestra una reconstrucción del salón que usaban las grandes familias de la corte en tiempos de Christian IV.



La Sala de Audiencias también se salvó del incendio. Su techo está decorado con pinturas alegóricas de los continentes y su centro lo preside una gran lámpara con una escultura de un ciervo.

A lo largo de las demás salas se puede ver la colección de retratos más grande de Dinamarca, con pinturas, bustos, relieves y fotografías. A través de ella se puede tener conocimiento de la historia del país desde el siglo XVI, hasta hoy.




En la planta tercera del edificio se exhibe una gran colección de obras modernas.


El palacio está rodeado por unos preciosos jardines que constituían un coto de caza de ciervos de Christian IV. En ellos se puede ver un bonito jardín barroco y unas pintorescas cascadas en su parte central. La entrada a los jardines es gratuita.


Visto el castillo y paseado por sus jardines, recorrí el centro de Hillerød. Es una ciudad que bien merece una visita. Su centro peatonal está altamente dirigido al turismo. En él se suceden las tiendas, las cafeterías y los restaurantes (de precio bastante alto). Desde sus plazas hay vistas maravillosas del palacio.


A la hora acordada, nos reunimos con nuestro guía para continuar la visita hacia el Castillo de Kronborg.


Otras entradas que te pueden interesar: