Opinión de El Chino subterráneo - El mejor restaurante chino de Madrid

Aprovechando que esta semana se celebraba el Año Nuevo Chino, decidí probar un restaurante mítico en Madrid: el famoso chino subterráneo. Aunque su verdadero nombre sea Restaurante Zhou Yulong. La gente lo llama así porque se encuentra justo en el Parking de la Plaza de España. A unos metros de los coches. Para llegar basta con bajar las escaleras del Parking y allí ya empieza a oler rico, rico.

Aunque a simple vista, arriba no haya ni publicidad, ni nada que indique su existencia, este restaurante es bien conocido por los madrileños y las colas suelen llegar hasta las escaleras en hora punta.


alertadigital.com

Cuando bajamos las escaleras del parking lo primero que vemos es una agencia de viajes especializada en Asia. Buen acierto, porque quien va al restaurante es porque es una amante de este lugar. Y es que es el único sitio de todos los que he estado que más se asemeja a un restaurante chino, chino. Aquí no encontraréis arroz tres delicias, como en la mayoría de China. Lo que encontraréis serán platos que de verdad podéis encontrar cuando visitéis este país.



A simple vista es un sitio cutre de narices. Y su ubicación tampoco es que sea la mejor del mundo: cerca de los coches. Es muy, muy pequeño. Y comes apegotonado. Aun así, quedé encantada y no descarto volver cuando me entre morriña de China.

Mientras estás haciendo cola, ya te dan la carta para que vayas pensando y todo sea más rápido. La cola no se hace pesada porque la mayoría de la gente pide para llevar y comérselo en el parque, arriba, fuera de la insalubridad del parking. Pero, oye, que el sitio tiene su encanto, con sus programas chinos en la tele y sus clientes chinos.

Cuando abrió tan sólo era frecuentado por chinos, era un sitio donde refugiarse porque les recordaba a casa. Era muy raro ver españoles y, los pocos que iban, se sentían de más. Pero la voz fue corriendo y ahora está lleno de occidentales y su limpieza ha mejorado muchísimo.

Razones para visitarlo:
  • Los platos son muy, muy abundantes.
  • No es la típica comida que encuentras en un restaurante chino “europeizado” adaptado a los gustos occidentales.
  • Es baratísimo.
  • Recuerda a los auténticos sabores de este país.
  • Es el mejor chino de Madrid, sin duda.


   RESTAURANTE ZHOU YULONG   
EL CHINO SUBTERRÁNEO DE MADRID
Bajos del Parking de Plaza de España
Teléfono: 951 482 103

Celebrando el Año Nuevo Chino en Madrid


Una de las celebraciones más importantes de esta comunidad ha podido realizar este año un evento de altura. Tradicionalmente el pueblo chino se reunía en el barrio de Lavapiés y preparaba diversas actividades para el Año Nuevo (desfiles, bailes…). Esto se vio mermado en los últimos años, sobre todo después del escándalo de Gao Ping, cuando la comunidad china quiso ser discreta para calmar los ánimos, e incluso llegó a suspender los actos.

Pero este año se han superado con creces. Han dejado atrás el cosmopolita Lavapiés para ocupar la mismísima Plaza de España. Este es el año de la cabra en el 4.713 de su calendario lunar. Con más de 51.300 chinos empadronados en la Comunidad de Madrid, representando el 1’4% de los turistas internacionales que vienen a la región y gastando un 76% más que los turistas alemanes, estaba más que justificado que hicieran algo especial.
Las celebraciones comenzaron con un acto de presentación de la festividad en el Centro Cultural de China de Madrid, en el que el Embajador informó, entre otras cosas, de los actos que se iban a realizar.

También hubo un concierto de apertura en el Auditorio Nacional y en el Centro Cultural de China (la entrada en este último era gratis).

La información de su web no es que estuviera muy actualizada, pero el metro estaba lleno de carteles informativos, aunque no ponía los horarios concretos.


En la Plaza España se montó el 21 y el 22 de febrero un gran mercado chino. Hubo una cabalgata desde Sol hasta esta Plaza, que estaba decorada con farolillos y linternas rojas tradicionales.



Estuvo todo muy bien organizado. Hasta había voluntarios que se encargaban de la limpieza de la zona y de dar información a los asistentes. Lo primero era ir a uno de estos stands a pedir información sobre los expositores. Allí te daban un montón de folletos y la estrella del acto: un libreto con sellitos. Los sellos se correspondían con los signos del zodiaco chino y se iban obteniendo cada vez que se realizaba una compra en los puestos. La gente estaba como loca con una iniciativa tan “japonés” (los amantes de las colecciones de sellos). La plaza era un hervidero.



A la entrada de la feria había un escenario donde se iban realizando espectáculos de vez en cuando. Sí que eché de menos que no hubiera un horario fijo para estas actividades, tan sólo había un listados de lo que iban a hacer por la mañana y por la tarde.




Había puestos de todo: libros, caligrafía, té, vestidos, alimentación… La comida era excelente. Algunos de los puestos más representativos fueron:

  • Royal Cantonés de Madrid: con una comida exquisita y una cola enorme.
  • Asociación General Quingtianes en España: Cultura del té chino.
  • Artesanía Tradicional China.
  • Asociación de Calígrafos chinos en España.
  • Moda Millones: bisutería tradicional.
  • Fundación Orient.
  • Centro Comercial Asia.
  • Centro de Cultura Han.
  • China Club.
  • Instituto Confuncio de Madrid.
  • Centro Cultural de China en Madrid.
  • El Rincón Cultural Huaxia.
  • Asociación del Comercio Chino del Sur.
  • Asociación Hispano China para Intercambios y Desarrollo.
  • Asociación de Intercambio Arte-Cultural Hispano-China.
  • Asociación de Mujeres Chinas en España.

Otras actividades y exposiciones se pudieron ver en:

  CENTRO CULTURA HAN  
C/ Antonio Palomino, 8
Tel. 911428538

  CENTRO CULTURAL CHINO  
C/ General Pardinñas, 73
Lunes a Viernes: 10:00 – 13:30 / 16:30 – 20:00 
Sábados: 10:00 – 14:00
Metros:
Diego de León (Salida Diego de León): Línea 4, 5, 6
Núñez de Balboa (Salida Núñez de Balboa): Línea 5, 9



Esperemos que el año que viene esté todo tan bien organizado como éste y esta celebración se convierta en una tradición más de Madrid.




Un Gigante Extremeño en el Museo Nacional de Antropología


En la planta baja del museo, junto a cuatro momias andinas y una guanche, y algunos esqueletos humanos y de simios, descansan los restos del Gigante Extremeño.

Su inmenso esqueleto está en medio de la sala. En una de las paredes podemos ver su figura de yeso realizada a partir de un molde de su cuerpo.

El gigante en cuestión se llamó Agustín Luengo. Y su historia es bastante triste. Parece ser que nació en Puebla de Alcocer en 1949.  Desde pequeño tuvo acromegalia, un trastorno provocado por un tumor que hace que el cuerpo produzca más hormona del crecimiento de lo que debería. Así, el gran Agustín llegó a medir 2’35 metros.

Momia guanche
Su familia era bastante pobre y su casa era muy pequeña para él. De hecho, tuvieron que adaptarla en algunas ocasiones para que Agustín pudiese entrar. Hasta cuentan que su padre tuvo que hacer un agujero en la pared para que él pudiera dormir con las piernas estiradas porque, si no, no cabía.

Harto ya de esta situación tan problemática y de ser el hazmerreír  del pueblo, su padre lo vendió a un circo portugués cuando tan sólo tenía doce años. Su espectáculo consistía en pasear delante del público para que vieran su monstruosidad. Y es que sus manos medían más de 40 cm.


Llegó a ser tan famoso su espectáculo que hasta el mismo Alfonso XII pidió que le hiciera una actuación. El rey, al verlo, quedó encantado con el gigante y le regaló unas botas (serían del número 52).

Su fama seguía creciendo y fue entonces cuando el Doctor González Velasco, catedrático de Anatomía de la Universidad de San Carlos, en Madrid. Tal fue su sorpresa cuando lo conoció que se obsesionó con la extrañeza de su cuerpo y propuso comprárselo por 3.000 pesetas. 1.500 se las pagaría a Agustín y el resto serían pagadas a sus herederos.


Agustín aceptó y dejó el circo. Sus 2’50 pesetas diarias le permitían ya vivir sin tener que someterse a tanta burla. Se mudó a Madrid y aprovechó para vivir la vida al máximo. Con todos los excesos que antes no se había podido permitir.

Desgraciadamente, esto le duró poco. Cuando tan sólo tenía 26 años, el gigante murió de tuberculosis. Como habían pactado, el doctor se quedó con el cuerpo. Le hizo un molde de yeso, que ahora podemos ver en el museo, lo diseccionó y lo estudió al detalle. Al acabar su investigación y lo esqueletizó, aunque durante el vaciado que el doctor realizó sobre el cuerpo su esqueleto perdió 20 cm. De todos modos acabó siendo una pieza fundamental del gran museo que estaba creando y que actualmente es el Museo de Antropología Nacional de Madrid. Justo allí es donde lo podemos ver ahora, 



También podemos obtener información en el museo de la Puebla de Alcocer, donde hay varios objetos suyos, como sus famosas botas y sus calcetines. El libro El hombre que compraba gigantes cuenta la vida de tan digno hombre. 


Precio de la entrada al Museo Nacional de Antropología
Horario
  • De martes a sábado: de 9’30 a 20’00
  • Domingos y festivos: de 10’00 a 15’00
Cómo llegar
  • Metro: Atocha Renfe (Línea 1)
  • Autobuses: 10, 14, 19, 26, 32, 37, 85, 86 y Circular.
  • Cercanías: Atocha.


   MUSEO NACIONAL DE ANTOPOLOGÍA   

c/ Alfonso XII, 68    Madrid
Teléfono: 915 306 418



Asia en el Museo Nacional de Antropología


Este pequeño museo está justo al lado de la Estación de Atocha, en un bonito edificio de 1873. Antiguamente llamado “Museo Anatómico”, la institución fue creada por el médico Pedro González de Velasco para guardar sus colecciones.

Con el paso de los años el museo se fue centrando más en la antropología social y cultural y muchos de sus fondos arqueológicos pasaron a exponerse en el Museo Arqueológico Nacional.

La colección asiática del museo

Situada en la planta baja, esta sección cuenta con 1.400 piezas distribuidas en tres salas. Los objetos son del siglo IV hasta nuestros días.
  • Sala I: Filipinas: Lo más destacable de la colección es que a través de varios objetos han conseguido exponer muestras de todas las religiones de este país: los pueblos de la Cordillera, los cristianos filipinos, las armas de los musulmanes, diversas viviendas rurales…
  • Sala II: En esta sala hay varias secciones:
    • Diversas áreas temáticas dedicadas a la economía, el transporte, la vida doméstica, la vestimenta, la música y las actividades lúdicas y las creencias. Con piezas de Afganistán, Turquía, Kurdistán, India…
    • Filipinas: es una de las secciones más amplias de la sala. Cuenta con más de 400 objetos y muestra lo más representativo de la población de cada isla. La mayor parte de los objetos se mostraron en la Exposición General de Filipinas de 1887 en El Retiro.
    • Regiones orientales: Mi favorita. Esta amplia sección nos acerca a las tres religiones mayoritarias en el continente asiático: hinduismo, budismo y el Islam. Aquí se expone la colección de piezas de China y Japón que el doctor Velasco consiguió reunir a lo largo de su vida, como una serie de pinturas sobre papel de arroz.
También podemos ver varias piezas de otros países que se adquirieron posteriormente y que conforman unas valiosas piezas antropológicas, como objetos de: 
  • Taiwán: procedentes de los aborígenes bunun y atayal.
  • Indonesia: pertenecientes a los aborígenes dayak, la etnia originaria de Borneo.
  • Nueva Guinea: piezas de los asmat.
  • India y Pakistán.
  • Birmania, Tíbet, Tailandia y Nepal: piezas donadas por Santos Munsuri.
  • Afganistán: 200 piezas de la colección del etnólogo Seipoldy compradas por el museo. Proceden de Nuristan, Kabul y Herat.
Debido a la incorporación de tantas piezas de este continente, se vio necesario dotar al museo con una plaza de conservador especializado en obras asiáticas. Asimismo, se creó un departamento de Asia y una gran sala para su exposición.

En esta planta baja también hay un espacio dedicado a los orígenes del museo y una sala bastante curiosa dedicada a la Antropología Física.

Merece la pena subir por el ascensor, que se encuentra en el centro del museo, para tener una visión más clara de su arquitectura. Este ascensor nos llevará a las plantas II y III.

Estas plantas tienen un recorrido circular rodeando el patio cubierto central. Desde las barandillas podemos seguir admirando la Planta I desde arriba.

▪  En la planta II se muestran los fondos dedicados a África, los más numerosos.



▪  La planta III está dedicada a América, aquí podemos ver hasta  una auténtica cabeza de jíbaro.


El museo también cuenta con una colección de Europa y de Oceanía.

La página web es una pena. La información no suele estar actualizada. En cambio, en su Facebook podéis encontrar noticias sobre el museo y las actividades que en él se realizan.

El centro se ve bastante rápido al ser un museo pequeño. Aunque estaban llenos de personal.  Para los amantes de Asia merece la pena echarle un vistacillo a esta colección.

Precio de la entrada al Museo Nacional de Antropología
Horario
  • De martes a sábado: de 9’30 a 20’00
  • Domingos y festivos: de 10’00 a 15’00
Cómo llegar
  • Metro: Atocha Renfe (Línea 1)
  • Autobuses: 10, 14, 19, 26, 32, 37, 85, 86 y Circular.
  • Cercanías: Atocha.


   MUSEO NACIONAL DE ANTOPOLOGÍA   

c/ Alfonso XII, 68    Madrid
Teléfono: 915 306 418


Visitando el Castillo de Villarejo de Salvanés


Villarejo de Salvanés está 50 km de Madrid capital. Con sus poco más de 7.000 habitantes, este pequeño pueblo es famoso por su castillo, o lo que queda de él: su original Torre del Homenaje.

Aunque no se sabe muy bien su origen, parece que el castillo fue construido en el siglo XIII para reforzar las conquistas cristianas de la zona del Tajo. Sin embargo, también hay teorías que afirman que fue construido sobre una antigua fortaleza romana.

El castillo protegía el paso por el Camino Toledano y por la Senda Galiana durante la Edad Media, e incluso albergó el Tribunal Especial de las Órdenes Militares.

Más recientemente, en el siglo XIX, sirvió de refugio a El Empecinado además de ser el sitio donde se originaron los levantamientos del General Prim.

De toda esa grandeza hoy sólo tenemos una torre de la primitiva Fortaleza de la Encomienda Mayor de Castilla, mandada construir por la Orden Militar de Santiago en el siglo XV.

En el pueblo es fácil aparcar muy cerca de torre, en pleno centro. Su estructura llama la atención porque  los ocho cubos que la refuerzan y por los matacanes simulados que la coronan. Está rodeada por una antemuralla.

Aunque su estructura es majestuosa, su interior decepciona un poco. En la planta baja, se paga la entrada y se pueden coger folletos del pueblo y de los alrededores. La visita empieza con la subida a la torre.


La torre cuenta con  tres plantas en las que se cuenta su historia y la del pueblo a través de paneles. Salas medio vacías, con grandes paneles y alguna que otra pieza en una vitrina (todas reproducciones), como una espada o un uniforme de la Orden de Santiago. Desgraciadamente, no tiene mucho interés.  

Tras subir los tres pisos, podemos acceder a la parte más alta (a 22 m), donde se obtienen unas bonitas vistas del pueblo y de su entorno.


Aunque por dentro no merezca la pena, es una buena excusa para hacer una breve excursión a esta localidad para disfrutar de la torre, pues su originalidad y su buen estado de conservación, la hacen única.

De vuelta al coche, dad una vuelta para ver también:
  • La Casa de la Tercia, uno de los ejemplos más logrados de la arquitectura civil castellana. Hoy guarda el Museo Etnográfico.
  • La Iglesia de San Andrés Apóstol, de tipo iglesia-fortaleza. Data de los siglos XIV y XVI.
  • El Santuario de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto, mandada construir por Luis Requesens, Comendador Mayor de Castilla y lugarteniente de don Juan de Austria en Lepanto. Prometió erigir este templo si conseguían la victoria, y así fue. Las antiguas dependencias del convento albergan hoy un Instituto de Formación Profesional.



Horario del Castillo de Villarejo de Salvanés
  • Sábados y domingos: de 11’00 a 12’30 y de 17’00 a 18’00.
  • En verano, el horario de tarde es: de 19’00 a 20’00.

Precios
  • Entrada: 2€
  • La entrada está patrocinada por algunos negocios de la zona que hacen descuentos si la presentas. 

   CASTILLO DE VILLAREJO DE SALVANÉS   
Plaza de la Iglesia, s/n
Teléfono: 638 213 515




Senderismo: La Ruta de las Caras - Cuenca


Esta original ruta está en el pueblo de Buendía (Cuenca), a orillas de su pantano y en el paraje de La Península.

Eulogio Reguillo y Jorge Juan Maldonado empezaron a tallar estas esculturas enormes en 1992. Este territorio era una zona deforestada por la tala desordenada que quedó modificado por la construcción de una presa en el río Guadiela. Para controlar la erosión de los márgenes de la presa, decidieron repoblar todo con pinos carrascos. Así, entre pinares jóvenes y rocas areniscas podemos hacer el recorrido sin problema y disfrutando de las 30 caras que componen la ruta. Las más destacadas son las siguientes:

Grupo I:

Moneda de la vida: 1’4 m de alto

La cruz templaria

Arjuna, el heroico guerrero: 2’6 m  de alto
Espiral del Brujo: 2m de alto.
Chemari, el gigante dormido: 2’2 m de alto

Grupo II:

La Monja, el rostro austero: 1’1 m de alto. Fue la primera talla que realizaron.
Chamán, la mirada de la sabiduría: 3’8 de alto. La escultura más difícil. Estuvieron trabajando en ella durante cuatro años.
Beethoven, el semblante de un genio: 1m de alto
El Duende Indio, el rostro más oscuro: 0’7m de alto.

Grupo III:

De Muerte: 2’6 m de alto.
Dama del pantano: 1’1m de alto.

Grupo IV:

Cruz del Temple
Virgen de Lis: 0’7 m de alto.      Virgen de las Caras: 1’4m de alto

Cómo llegar a la Ruta de las Caras

Todo el recorrido está muy bien señalizado. Cuando llegamos a Buendía, seguimos las indicaciones durante 5km. En uno de los desvíos comienza ya un camino que no está asfaltado y es un poco engorroso si ha llovido mucho, pues el coche se llena entero de barro. En todos los cruces que nos encontremos habrá una señal para que no nos perdamos.

Al llegar a la zona del aparcamiento hay un panel informativo sobre la ruta y una zona de recreo con mesas de picnic. A partir de ahí seguiremos la ruta a pie de poco más de 1 km por terreno muy accesible. Es un paseíto muy sencillo y bonito en el que se disfruta de las caras y de las vistas al pantano. El recorrido es circular y se tarda menos de una hora en hacerlo.

A la vuelta no dejéis de visitar el pequeño pueblecito de Buendía para ver su Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (s. XV y XVI) y los restos de una muralla. 



Aquí tenéis más información sobre esta maravillosa ruta:  http://www.rutadelascaras.com



Celebrando el Mochitsuki Madrid 2015


El Mochitsuki de este año también se llenó de gente. Yo creo que incluso había más gente que el año pasado. Llegó a ser agobiante, sobre todo a la hora de la comida.


Este año pusieron muchos menos puestos de comida y había menos gente despachándolos. Además, la gente no guardaba cola y todo era un “sálvese quien pueda”. Aquello parecía más China que Japón. Todo el mundo empujando y colándose para comprar un triste plato de sushi. Encima ni siquiera hubo ramen.

Colas y más colas...

La fiesta estuvo acompañada de varios talleres, a los que había que apuntarse nada más entrar. Y todo lo demás estuvo organizado de la misma manera que el año pasado:
  • Se hace cola a la entrada de Casa Mónico. A las 13’00h se compran las entradas.
  • En el salón principal se compran vales de puntos. Cada punto = 1 euro. En frente se venden las bebidas.
  • En el centro, a la izquierda de la puerta, hay varios puestos de mochis. Es mejor comprarlos al final porque mochis hay de sobra y toda la gente se agolpa primero en estos puestos.
  • Justo al lado está la zona de los yakitoris. Éstos sí que se acaban pronto. 
  • Alrededor de las mesas van sacando varios platos con queso, patatas fritas, jamón, lomo…
  • A la derecha de la puerta se sitúa el escenario donde se realizaron varias actuaciones: juegos tradicionales japoneses, el saludo del Embajador de Japón, la ceremonia del mochi, exhibiciones de artes marciales…
  • Al fondo se hace la rifa con productos de los patrocinadores.
  • En el centro del salón hay un matsuri que, a mediados de la ceremonia, pasean por la sala a modo de procesión, parecido a los desfiles matsuri de Japón.
  • En la larga cola de fuera se va arremolinando la gente nada más entrar mientras otros compran los puntos. Al final se bifurca en dos: una puerta lleva a la zona de talleres y otra a la zona de los puestos de comida, que se abren más tarde.

Os dejo con algunas fotos de este año. Mis opiniones sobre este evento son las mismas que las del Mochitsuki 2014:







  • No hay entradas anticipadas. Cuando se ha superado el aforo previsto se cancela la venta de entradas. ID PRONTO.
Cómo llegar a Casa Mónico
  • En coche: Avenida del Padre Huidobro s/, A-6 (Carretera de La Coruña) km.10
  • En autobús: números 284, 654, 655, 657.
Precios del Mochitsuki 2014 
  • 5€ la entrada. Menores de 12 años: gratis.
  • Participar en la rifa cuesta 3€ más.
  • A partir de las 15’00, la entrada cuesta 3€. Pero a esta hora, o ya estará el aforo completo o la comida se habrá acabado, casi con seguridad.