Mostrando entradas con la etiqueta Udo Island. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Udo Island. Mostrar todas las entradas

Códigos para el GPS de Jeju Island y Udo Island



Como sabes, en Corea del Sur los GPS no funcionan como en otras partes del mundo. Aquí se necesitan tener los números de teléfono asociados a esos lugares para poder meterlos en el GPS y que nos lleve directamente a ellos. Si no, no funcionan. 

Aquí dejo los Códigos de los lugares más turísticos de la isla de Jeju: 

📞 Jeju Area code: +64

1.  Alive Museum: 805-0888
2.  Aqua Planet Jeju: 780-0900
3.  Cheonjeyeon Falls: 738-1529
4.  Cheonjiyeon Waterfall: 733-1528
5.  Chocolate Museum: 792-3121
6.  Daepo Jusangjeolli Cliff: 735-1000
7.  Dongmun Traditional Market: 752-3001
8.  Gwandeokjeong Pavilion: 728-8665
9.  Hallasan National Park: Eorimok Trail: 713-9950
10.  Hallim Park: 796-0001
11.  Hello Kitty Island: 792-6114
12.  Hyeopjoe Beach: 728-3394
13.  Ilchul Land: 784-2080
14.  International Convention Center Jeju: 735-1000
15.  Jeju Folk Village Museum: 787-4501
16.  Jeju Haenyeo Museum: 782-9898
17.  Jeju International Airport: 797-2525
18.  Jeju Love Land: 712-6988
19.  Jeju Mini Land: 782-7720
20.  Jeju National Museum: 720-8000
21.  Jeju Ocean Experience: 784-5757
22.  Jeju Oreum Park: 702-3266
23.  Jeju Stone Park: 710-7731
24.  Jeju Water World: 739-1930
25.  Jeju World Cup Stadium: 760-3602
26.  Jeongbang Waterfalls: 733-1530
27.  Lotte Mart Jeju: 798-2500
28.  Manjanggul Cave: 783-4818
29.  Mt Sanbangsan: 794-2940
30.  Oedolgae Rock: 732-8027
31.  O'sulloc Tea Museum: 794-5312
32.  Sabanggul Temple: 794-2940
33.  Saeyeongyo Bridge: 760-3471
34.  Seongsan Ilchulbong: 783-0959
35.  Seongsan Port – Ferry para Udo Island: 782-5671
36.  Seopjikoji Cape: 731-7000
37.  Teddy Bear Museum: 738-7600
38.  Trick Art Museum: 787-8774
39.  Udo Island – Seobinbaeksa Beach: 728-3393
40.  World Eros Museum: 739-0059
41.  World Seashell Museum: 762-5551
42.  Yakcheonsa Temple: 738-5000
43.  Yeomiji Botanical Garden: 738-3828
44.  Yongduam Rock: 728-3918


Códigos GPS dentro del área del Monte Hallasan
1.  Donnaeko: 710-6920
2.  Eorimok: 713-9950
3.  Gwaseumsa: 756-9950
4.  Seongsil: 725-9950
5.  Yeongsil: 747-9950


Lugares imprescindibles que ver en Udo Island, la Isla de la Isla



Udo es una islita a 3’5 km de la costa de Jeju, que se formó como resultado de una erupción volcánica en la era del Cenozoico. El nombre de Udo proviene de su forma, que dicen que se asemeja a la cabeza de un búbalo o una vaca acostada. También se la conoce como La isla de la isla, por se la isla más grande que tiene Jeju.

Durante la dinastía Joseon, los coreanos empezaron a visitar la isla para cuidar los caballos del rancho real que el gobierno construyó allí en 1697. Hasta 1842, no se permitió la entrada a la gente que no trabajaba en la isla. Año en el que el intelectual Kim Seok Rin se estableció en ella con su familia.


Hoy es una gran atracción turística y recibe miles de visitantes al año. La isla es pequeña. Tan sólo tiene 6 km² y se puede recorrer en coche, alquilando allí mismo una moto o cualquier otro vehículo eléctrico, comprando un ticket para el autobús turístico con viajes ilimitados o andando. El Udo Olle Trail recorre el islote a lo largo de 16’1 km. Escasean las sombras, así que ve preparado. Algunos de los sitios más famosos que se recorren son: 

1. Ju-Gan-Myeong-Weol: en esta cueva marina, todos los días, desde las 10’00 hasta las 11’00, el reflejo del sol crea la ilusión de una luna llena sobre el agua y su techo. Esto hace que tenga unas connotaciones muy místicas.

2. Dog-An-Gyeong-Gul: una leyenda local cuenta que aquí habitaba una enorme ballena. Se puede entrar a la cueva cuando está la marea baja.

3. Ji-Du-Cheong-Sa: un paisaje lleno de verde hierba que se funde con el azul del cielo y que se puede ver desde la cima del pico Udobong.


4. Cima del pico Udobong: durante su sencillo ascenso, obtendremos vistas impresionantes del mar y de Jeju. Es uno de los paisajes más bonitos de la isla. El camino también llega al faro y al observatorio.


5. Hu-Hae-Seok-Byeok: un gran acantilado de 20 metros altura que también forma parte del pico Udobong. 

6. Keomeole Beach: una playa de arena negra rodeada por rocosos acantilados. Es el lugar donde se alquilan motos de agua y botes para llegar a la cueva de Dog-An-Gyeong-Gul.


7. Biyangdo: una especie de isla pequeñita negra, con un faro amarillo y negro, que está conectada a Udo por medio de una estrecha carretera.

8. Hagosudong Beach: pequeña playa de arena entre rocas y acantilados. Es de poca profundidad y en ella hay restaurantes y sitios donde hacer barbacoas.   

9. Seo-Bin-Baek-Sa: excepcional playa de arena blanca junto a un mar azul esmeralda, que se encuentra en la costa oeste de la isla.


En todas las paradas del autobús, hay puestos en los que comprar el producto estrella de Udo: el helado de cacahuete.  Los cacahuetes se plantan allí mismo y hay toda una ruta diseñada para que pruebes todas las variedades de los helados de esta isla.



➤ Cómo llegar a la isla de Udo y cuánto nos cuesta

Cómo llegar a la isla de Udo y cuánto nos cuesta



🚢 El ferry sale desde Seongsan Port cada media hora y llega a Cheonjin Port o a Haumokdong Port, depende de la hora a la que lo cojas.

🚢 En el puerto hay un amplio parking. Es de pago, pero no sale muy caro. Se paga al salir. En los alrededores del puerto, en el pueblo, hay muchos coches aparcados para ahorrarse pagar, pero las señales de “prohibido aparcar” están por todos lados. Yo no me fiaría, y menos si llevas un coche de alquiler.

🚢 Los tickets se compran en la terminal de ferries. Allí hay una cafetería, tiendas, una oficina de turismo y baños.

🚢 Para comprar el billete, es obligatorio presentar el pasaporte y rellenar unos papeles que te darán allí.

🚢 El viaje dura unos 15 minutos.

🚢 En el interior del barco, la sala de pasajeros no tiene sillas. El suelo está lleno de tatamis para sentarse en el suelo, una vez quitados los zapatos.


🚢 Al llegar a Udo te puedes comprar un pasaje para el autobús turístico que recorre la isla. Es muy recomendable, aunque va abarrotado en los tramos finales.

🚢 En Udo hay un montón de tiendas que alquilan triciclos, motos eléctricas, cochecitos. Son muy buenas para viajar por la isla a tu aire, pero es necesario que tengas un carnet de conducir internacional en el que ponga expresamente que puedes conducir motos. Si sólo pone el sello en el apartado de coches, no te los alquilarán. Yo me quedé con las ganas…

🚢 Código del GPS para llegar al ferry hacia Udo: 7825671.


Horarios del ferry hacia Udo

 Noviembre, diciembre, enero y febrero: el primero sale a las 8’00 y el último es a las 17’00.
 Marzo y octubre: el primero sale a las 7’30 y el último es a las 17’30.
 Abril y septiembre: el primero sale a las 7’30 y el último es a las 18’00.
 Mayo, junio, julio y agosto: el primero sale a las 7’30 y el último es a las 18’30.

 Frecuencia: cada media hora.

Precios del ferry hacia Udo

 Precio del ferry: 8.500 W (ida y vuelta)

 Precio del coche en el ferry: 21.600 W (ida y vuelta)

Día 10: Corea – Recorriendo la isla de Udo, una visita agridulce



Por la mañana temprano desayuné en el hostal y me fui en coche hasta Seongsan Port, donde se encuentra la terminal en la que se coge el ferry para ir a la isla de Udo.

Delante de la terminal de ferries hay un aparcamiento cubierto y otro al aire libre. Hay que pagar de todos modos y se paga por el día entero, cuando salgas del parking. Creo que me costó unos 5.000W.

En la terminal hay una cafetería, una oficina de turismo y aseos. Para comprar los tickets es necesario presentar el pasaporte y unos papeles que se rellenan allí mismo. Con el ticket en la mano, me fui al puerto y me subí al barco, que ya estaba allí. Había llegado justo a la hora de salida.


Me sorprendió mucho que dentro no hubiera asientos. Había una sala con aire acondicionado, que estaba cubierta de tatamis para que la gente se quitara los zapatos y se sentara en el suelo. Fuera hacía mucho calor y si te apoyabas en las barandillas, se te pegaba la pintura y se manchaba todo lo que apoyaras allí.


En unos 15 minutos llegamos al Puerto de Cheonjin. Allí me bajé y me dispuse a recorrer la isla. Mi idea era hacer el Udo Olle, un camino que recorre la isla y que tiene dos vertientes: una de 16 km y otro de 11 km. Me fue imposible. Hacía demasiado calor, demasiada humedad y no había ni una puñetera sombra.

Tan sólo llegué a una primera playa en la que había gente haciendo snorkel y barbacoas. El azul del mar era precioso y descansé un poco allí, metiendo los pies en el agua. La playa era muy poco profunda y podías andar mucho sin apenas mojarte las rodillas.


Como no paraba de ver motos y triciclos eléctricos dando vueltas por allí, volví al puerto e intenté alquilar uno. También me fue imposible. Probé en todos los puestos y todos me decían lo mismo. Si en el Carnet Internacional de Conducir no pone el sello expresamente en el hueco de motos, no se te alquila. Aunque sean motos eléctricas y pequeñas. Nada.

Mi última esperanza era comprar el ticket para el autobús turístico (5.000 W). Este ticket sirve para todo el día y te puedes bajar y subir las veces que quieras. Hay varios autobuses que dan vueltas por la isla y van haciendo paradas en los puntos más turísticos. Allí te bajas, ves lo que tengas que ver y esperas en la parada a que llegue el próximo. Hay cuatro paradas desde la que puedes caminar para ver las atracciones turísticas más interesantes:

Udobong Peak
Geommeolle Beach and Dongangyeonggul Cave
Hagosudong Beach and
Seobinbaeksa Beach.

Al principio la idea me contentó. Pero luego, no. Al montarme al inicio de línea, todo fue normal. Mi primera parada la hice cerca de la base del pico más alto de la isla: Udobong. Cerca de la parada de autobús había un camino lleno de puestos de bebidas, helados y souvenirs. Y unos aseos. Acabé comprándome una botella de zumo de mandarina con forma de un abuelo de Jeju, un dolharubang. Me salió bastante cara la botellita, el equivalente a 3€. Pero mereció la pena. Estaba buenísima.

Más adelante el camino se transformaba en un sendero en el que había caballos y que se bifurcaba, uno iba al faro y otro iba al pico del Udobong. No había mucha distancia. Así que, comencé a subir. Pero estaba todo húmedo y embarrado, por lo que se escurría mucho. Eso sí, las vistas eran una pasada, con Jeju en frente.  





De vuelta a la parada, cogí el autobús y llegué a la zona de Geommeolle (Keomeole) Beach. Allí había muchísima gente. Unas escaleras llevaban hasta una playa de arena negra rodeada por rocosos acantilados. Es el lugar donde se alquilan motos de agua y botes para llegar a la Cueva de Dog-An-Gyeong-Gul, en la que vivía una enorme ballena, según una leyenda local. Se puede entrar a la cueva cuando está la marea baja.




En la parte de arriba hay heladerías en las que venden los famosos helados de cacahuete de Udo, fruto que se cultiva allí.

Aquí ya estaba harta de autobús. Los autobuses turísticos pasan cada media hora por cada parada. La gente se arremolinaba en torno a ella y se desesperaba porque no venían. Todos esperando debajo de un sol tórrido. Cuando el autobús llegaba, la gente se mataba por subir porque no quería quedarse sin hueco y tener que estar esperando bajo el sol durante otra media hora.


Pero allí no había orden ninguno. Las abuelas chinas empujaban por doquier (si estás acostumbrados a este tipo de turistas, me entenderás), daban codazos y gritos y acababan siempre las primeras y cogiendo sitio para todos los que iban con ellas. El autobús no dejaba de meter a gente de pie, hasta que ya no cabía nadie más. Apretando todo lo que podía. Niños sentados en el suelo, gente empujándote… Es que ni en las curvas, ni en los baches, tenías miedo de caerte. Ibas tan apretado, que era imposible. Sólo quería salir de allí.

El resto de las excursiones fueron así. Acabé del autobús turístico hasta las narices. Y recordé para futuros viajes que siempre que vaya a comprar el Permiso Internacional de Conducir , tengo que pedir que me pongan el puñetero sellito también en el hueco de los ciclomotores.

Me fui de Udo con un sabor agridulce y antes de tiempo, porque yo esperaba echar muchas más horas allí. Pero en ese plan, no. En el coche, me fui a lo que veía desde el pico de Udobong: el cono volcánico de Seongsan Ilchulbong.  


Otras entradas que os pueden interesar: