Mostrando entradas con la etiqueta Etapa 5. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Etapa 5. Mostrar todas las entradas

5 lugares imprescindibles que ver en Arzúa



En el Código Calixtino ya aparece Arzúa como el lugar en el que ocurrió el milagro del peregrino que pidió un pedazo de pan a una mujer que lo estaba cociendo y, como no se lo quiso dar, éste se convirtió en piedra en forma de bola.

La tierra de Arzúa es tierra de buenos quesos, verdes pastizales y montes de eucalipto. Aquí se unen el Camino de Santiago Francés con el Camino del Norte. Hoy el municipio está lleno de servicios para el peregrino, sin embargo, no abundan mucho los monumentos importantes en el propio núcleo. Es más un lugar para descansar después de tan larga etapa y comer queso de Arzúa-Ulloa y miel, para tomar fuerzas para la siguiente etapa hasta O Pedrouzo.


¿Qué ver en Arzúa?

1. La capilla de la Madalena: en la calle Dima do Lugar, muy cerca del albergue público, se encuentra esta capilla, que es lo único que queda del antiguo convento de monjes agustinos construido en el siglo XIV para atender a los peregrinos. De origen románico, hoy presenta sobre todo ejemplos de mampostería popular. Actualmente sirve como sala de exposiciones.


2. La Iglesia parroquial de Santiago: Erigida en 1955, tiene una imagen del apóstol Santiago como peregrino y otra como matamoros. Su torre campanario perteneció a un antiguo templo que se ubicaba en ese mismo lugar.

3. La plaza de Galicia: en la plaza principal de la villa se levantan el Monumento a las Queseras y una estatua en honor del alcalde republicano Juan Vidal García, quien murió en 1936.


4. El Museo Vivente do Mel: su principal objetivo es divulgar la importancia de la apicultura. En su tienda se pueden degustar y comprar miel, jalea, panales…

5. El área recreativa de Ribadiso: en la etapa Palas de Rei-Arzúa, el peregrino tiene que atravesar esta área recreativa antes de iniciar una importante subida hasta Arzúa. En ella hay un puente medieval sobre el que pasa el Camino de Santiago Francés. El lugar es bucólico: unas cuantas casitas, una playa fluvial y un merendero, rodeados de naturaleza.






Opinión A Pensión de Teresa - Arzúa


Después de llegar exhausta a Arzúa subiendo el último cuestarrón de la etapa 5, fui a la recepción del Albergue Don Quijote, justo a la entrada del pueblo. Habíamos reservado dos literas y no aparecía nuestro nombre por ningún lado. Pero yo tenía el comprobante de la reserva impreso. La verdad es que fueron muy rápidos y subsanaron su error muy deprisa. El hombre de la recepción nos dijo que estaban llenos, pero que le acompañásemos. Cruzamos la calle y nos llevó a la Pensión de Teresa. Habló con la dueña y nos dieron una habitación doble con baño privado. Excepcional. Un upgrade en toda regla, porque no tuvimos que pagar nada. Tan sólo nos habíamos gastado 11€ por litera cuando habíamos reservado el albergue por internet. 

La pensión se encuentra a la entrada de Arzúa. Es una zona muy nueva y muy tranquila. Alejada del centro, pero en cuya avenida hay varios albergues, bares y restaurantes donde degustar el famoso queso de la tierra. 

El edificio tiene dos entradas. La de abajo está en la avenida principal y la otra está en la calle de atrás. Cuenta con una cafetería y un gran restaurante. Subiendo por el ascensor, hay dos plantas en las que hay diez habitaciones, totalmente nuevas, ya que ha sido restaurado recientemente. Todas cuentan con baño privado, calefacción, televisión y wifi gratis. Las camas son cómodas y todo está limpísimo. Lo mejor es que están bien insonorizadas y no se escucha nada de la calle, ni de los pasillos.




La verdad es que con el cansancio que llevaba a cuestas no me dí cuenta de que era una pensión. En todo momento pensé que estaba en un hotel, y sólo me percaté de ello cuando me pusieron el sello en la Credencial. Es increíble que sea pensión, pues sus habitaciones son mejores que muchos hoteles en los que he dormido. 

La atención, excepcional y la comida, hecha con esmero. 

➽ Precio: desde 40€ la habitación doble interior. 

   A PENSIÓN DE TERESA - ARZÚA   
Rúa Do Castro, 10 – 15810 Arzúa
A Coruña (Galicia)
Teléfonos: 981 50 81 32 / 660 42 77 71

Camino de Santiago - Etapa 5: de Palas de Rei a Arzúa (29.52 km)


La etapa hasta Arzúa es la más larga y la más dura del Camino Francés a su paso por Galicia. Mucha gente opta por dividirla en dos etapas: de Palas de Rei a Melide y de Melide a Arzúa. Son muchas las cuestas que debemos atravesar, tanto para arriba, como para abajo y los cambios de paisaje se suceden, atravesando varias veces la carretera. Son pocos los tramos llanos prolongados que nos vamos a encontrar y los rompepiernas ya se ven en la cantidad de peregrinos que acaba la etapa comprándose rodilleras y pidiendo hielo en un bar para aliviar la inflamación. 

El eucaliptal y los pinares van ganando terreno al bosque autóctono conforme nos adentramos más en la provincia coruñesa. 

Dejamos atrás la Travesía do Peregrino en Palas de Rei, para llegar a una fuente donde comienza una acera hasta Ponterroxán. Antes de entrar en Carballal, nos desviamos a la derecha para cruzar Aldea de Riba y Gaiola de Riba, regresando a la carretera y continuando por la senda que supera la poza de Lagúa y baja entre castaños a San Xiao. 

1. San Xiao do Camiño: 480 m (30 habitantes) ➨  En este núcleo podemos ver varios hórreos, ejemplos de arquitectura popular gallega, un cruceiro y casas de piedra alrededor de una iglesia románica. Una pista asfaltada nos lleva a Pallota. Desde ahí, parte un sendero empedrado que desciende al río Pambre. Cruzamos el puente de cemento y llegamos a Pontecampaña, lugar donde comienza entre robles una corredoira abierta provista de un paso de invierno.



2. Casanova:  476 m (13 habitantes) ➨ Una pista local sigue hacia Mato, pero la dejamos atrás antes para bajar por una senda al arroyo de Porto de Bois (Pontella). 



3. O Porto de Bois: 450 m (23 habitantes) ➨ El lugar donde se enfrentaron las tropas de Enrique II de Trastámara y Fernando de Castro, Conde de Lemos y partidario de Pedro I, nos lleva por una suave cuesta  hasta Campanilla. 

4. A Campanilla:  466 m (11 habitantes) ➨ Por una pista asfaltada, rodeados de eucaliptos, entramos en La Coruña

5. O Coto: 475 m (3 habitantes) ➨ Desde aquí bajamos hacia Leboreiro por un tramo de una calzada romana bien conservado. 

6. Leboreiro:  440 m (71 habitantes) ➨ Merece la pena detenerse en la Iglesia de Santa María, del siglo XIII. Allí podemos ver un ejemplo del tipo más primitivo de hórreos: el canastro o cabazo. Éste es un gran canasto circular, hecho con palos entrelazados y cubierto con paja, que se apoya en una base de piedra y se utilizaba para conservar el maíz. Salimos del pueblo sobre un puente medieval de un arco que salva el Río Seco.   Al otro lado, cruzamos la pequeña aldea de Disicabo para entrar por una pista de tierra en A Madalena. 



7. A Madalena:  ➨  Toda la naturaleza se rompe al tener que atravesar un polígono industrial de 211.000 m². Por suerte, dejamos este paisaje atrás para descender al río Furelos bajo arbolado autóctono. 

8. Furelos: 
 415 m (169 habitantes)  ➨  Su puente medieval, del siglo XII, tiene cuatro arcos desiguales de medio punto. Atravesándolo, una pequeña cuesta nos lleva a Melide. 



9. Melide:  455 m (4790  habitantes) ➨ Hace falta reponer fuerzas para continuar tan larga etapa, y Melide nos pilla justo en la mitad del camino de hoy. Un lugar ideal para pararse en el famoso Restaurante Ezequiel, o el cualquier otra pulpería de la localidad, afamadas por su exquisitos pulpos y quesos.





Tras cruzar la carretera, un camino recto nos lleva a la iglesia de Santa María. 

10. Santa María de Melide: 421 m (95 habitantes) ➨ Su iglesia románica rural de 1180 custodia unos importantes murales góticos del siglo XV. 



Descendemos por un gran eucaliptal hasta el paraje del rego Catasol, un lugar bucólico con poza incluida. 


11. Raído:  421 m (95 habitantes) ➨ Dejando la carretera a la derecha, bajamos por Parabispo al regato Valverde. Allí comienza una subida hasta A Peroxa y Boente. 

12. Boente: 400 m (116 habitantes) ➨  Entramos en Boente de Arriba, cruzamos la carretera y llegamos a Boente de Abajo. Desde allí hay que empezar a bajar por una cuesta de 1000 metros hacia el valle del Boente. Una vez abajo, comienza una nueva y dura subida hasta Castañeda (Fragua Alta).



13. Castañeda:  415 m (56 habitantes) ➨ En Castañeda se encontraban los hornos de cal donde los peregrinos depositaban las piedras calizas que habían cogido en Triacastela. Bajamos al Ribeiral para atravesar Pedrido y Río y dejando al norte el pazo de Pumar, que cuenta con un largo hórreo. 

14. Río: 380 m (8 habitantes) ➨  Por una pista forestal subimos al monte Couto de Doroña y bajamos al hermoso valle del Iso

15. Ribadiso de Baixo:  305 m (8 habitantes) Una fuerte cuesta une el albergue de Ribadiso con Arzúa. La cuesta, al final de esta dura etapa, con tanto sube y baja, se hace interminable a estas alturas. Hay un mirador a medio camino, donde pararse a coger aire y disfrutar de las vistas del valle. 



16. Arzúa: 390 m (2413 habitantes) ➨  Subida la cuesta, Arzúa se presenta como una ciudad llena de bares y otros servicios para el peregrino. Es algo más cara que las otras villas en las que hemos hecho noche, pero nadie se puede ir de aquí sin probar su queso, famoso en todo el país