Mostrando entradas con la etiqueta Hoteles Review. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hoteles Review. Mostrar todas las entradas

Opinión del Yumerindo Ryokan – Kurokawa Onsen



Un hotel tradicional japonés excepcional. Se encuentra ubicado justo a la entrada de uno de los pueblos termales más bonitos de Japón (Kurokawa Onsen), a escasos metros de la parada del autobús. Tan sólo hay que bajar una pequeña cuesta que sale a la izquierda y listo. (Cómo llegar y cuánto cuesta llegar a Kurokawa Onsen)

El entorno es increíble: rodeado de naturaleza y junto al río. No está en el centro del pueblo, pero se puede acceder a él fácilmente a través de un bonito paseo entre árboles (a unos diez minutos escasos). Al entrar me llamó la atención que en la puerta estuviera escrito el nombre de los alojados.


Sólo puedo contar maravillas de su personal. Al hacer el check in, me preguntaron en la recepción que cuál era mi próximo destino. Les dije que Aso y me dijeron que si tenía billetes de autobús comprados de antemano. Les respondí que no y me dijeron que al ser temporada alta a lo mejor me quedaba sin tickets si esperaba a comprarlos en el mismo autobús (que era mi idea). Así que llamaron por teléfono a la compañía de autobuses, me informaron sobre los horarios y me gestionaron la reserva ellos mismos sin ningún coste. Asimismo, a la mañana siguiente, me llevaron en furgoneta a la parada de autobús en la que se coge el que va hacia Aso, un poco más retirada que la parada en la que me dejó el autobús cuando vine de Fukuoka.

Es un ryokan muy tradicional, por lo que la naturaleza está presente en todos lados. Tranquilidad absoluta. Todo limpísimo, con amplios pasillos y jardines. Hay tantos rinconcitos, que es fácil perderse.


El edificio está dividido en varias plantas. En la planta baja está la recepción y un bonito salón con vistas al río. Antes de entrar hay que dejar los zapatos en el descansillo y utilizan unas chanclas setta (como en cualquier ryokan). Hay un señor encargado de recoger tus zapatos y guardarlos en el zapatero que te corresponde según tu habitación.


En otro de los salones se halla el restaurante, en el que sirven desayunos y cenas tradicionales, realizados con productos de la zona y de temporada. Te aconsejo que antes de contratarlo te cerciores de que este tipo de menú Kaiseki te gusta, porque puede ser un poco extraño si no estás acostumbrado a comer estos platos para iniciar la mañana. De todos modos, en el pasillo hay un microondas que puedes utilizar cuando quieras.


En las plantas de arriba están las habitaciones. La que yo contraté fue una habitación doble con baño. Su precio fue ¥24.192 por noche, sin desayuno (unos 187€). El personal se encarga de acompañarte a la habitación, enseñártela y darte información sobre la zona. No hablan mucho inglés, pero hacen por donde entenderte. Y si sabes algo de japonés, te lo agradecerán con honores.

La habitación parece un piso. Hay una pequeña entradita en la que dejar las chanclas y donde está el frigorífico. A la derecha está el WC japonés, lleno de botones. Y a la izquierda hay un amplio baño.



Dejando atrás la entradita se llega a la habitación principal. En ella hay una zona con una mesita baja y sillas japonesas, sobre la que se encuentra un bonito set de té en una caja tradicional, un hervidor y té verde. El suelo es de tatami y las paredes están llenas de armarios.



Dentro de los armarios hay toallas, un bolsito de regalo con cosas de aseo y yukatas de diversas tallas, que el personal te indicará cómo ponértelos y cuál es el adecuado para ti. Con él te puedes pasear por todo el pueblo. De todos modos, hay unas instrucciones en la mesa (y están en inglés, por si no te ha quedado muy claro).

En otro de los armarios están los futones. Antes de cenar dos encargados llaman a la puerta, entran y colocan la mesa y las sillas en un rincón y te preparan los futones, incluso mulléndote las almohadas. Todo con mucho mimo y atención.


Las estanterías están llenas de aparatos para dar masajes y de decoración japonesa – sobria, escasa y bonita.



Al final de la habitación hay otra puerta que lleva a otra más pequeñita en la que hay una mesita con un agujero en el suelo para meter las piernas. Los ventanales dan a una zona repleta de naturaleza.


En la planta baja están los baños termales. Una delicia. A la entrada de la zona de baños hay una salita común con asientos y agua fresca para reanimarte un poco después del calor del agua. 



Esta sala separa el baño de mujeres y el familiar. Ambos tienen un vestidor en el que desnudarte y dejar tu ropa en una cesta. En el de mujeres hay un gran cuarto de baño lleno de espejos y artículos de belleza gratuitos: cremas, tratamientos para el pelo, maquillaje…

De ahí se pasa desnudo al prebaño. Una sala cubierta, con espejos y asientos pequeñitos a ambos lados, y grifos, cubos y jabón para que te asees antes de entrar al baño. En el centro hay una gran piscina cubierta, con agua hirviendo.

Al baño de mujeres sólo pueden entrar las mujeres. En cambio, al baño familiar pueden entrar mujeres, hombres y niños. Los hombres pasan desnudos y las mujeres deben llevar un vestido-toalla para bañarse (que te alquilan allí). Es el más espectacular, porque se trata de un semi-rotenburo: un baño termal al aire libre, rodeado de plantas y rocas. Uno de los extremos está techado. Es una experiencia increíble.


Onsen-Hopping Pass


En el pueblo existe un pase que te deja entrar en tres rotenburo distintos de los hoteles ryokan adheridos por 1300 yenes. Se compra en la Oficina de Turismo o en el propio hotel. El pase es una buena idea si vas a pasar más de un día en el pueblo, además de servir como bonito souvenir por tratarse de un collar de madera con una graciosa decoración.


   YUMERINDO RYOKAN – KUROKAWA ONSEN   
夢龍胆(ゆめりんどう869-2402, 阿蘇郡南小国町, 満願寺6430-1    
869-2402, Minamioguni, Manganji 6430-1
Teléfono: +81 967-44-0321

Opinión del Heiwadai Hotel Arato – Fukuoka



Cuando contraté este hotel tenía dudas por varios comentarios que había leído en internet. El hotel está anticuado. No ten esperes gran cosa, pero mi experiencia allí fue bastante buena. Lo elegí por el precio y por la ubicación. Este alojamiento se encuentra a unos pocos minutos andando de la estación Oohori Kouen, y Tenjin está a unos veinte. Además, Showa Dori tampoco está lejos, una gran avenida llena de tiendas y restaurantes.

En la primera planta está la recepción. Allí puedes coger gratis hasta sobres de serum y desmaquillante, de unas bandejitas que están en el mostrador. El personal no sabe prácticamente nada de inglés, pero son muy simpáticos y hacen por donde entenderte. En una habitación, junto a la recepción, está la sala de lavadoras y secadoras. No pude usarlas porque estaban siempre ocupadas, pero el chico del mostrador me señaló en un mapa dónde estaba la lavandería más cercana. Resultó que estaba en la esquina, a menos de dos minutos, y que costaba lo mismo.


La habitación en la que yo estuve era de no fumadores, estaba bastante limpia, aunque algo vieja. Era grande para los estándares japoneses en este tipo de hoteles funcionales. La tele, el wifi, la nevera y el aire acondicionado funcionaron a la perfección y el set de té lo cambiaron todos los días.


El cuarto de baño era muy pequeñito. Si es el primer hotel en el que estás en Japón, puede que te sorprenda, e incluso te agobie. Pero pronto verás que es algo normal. Lo importante es que estaba limpio y el servicio de limpieza vino los dos días que pasé allí.


El desayuno es buffet, más orientado a los gustos japoneses. Pero, por el precio que tiene pasar la noche allí, se agradece mucho. Arroz, huevos, fideos, fruta, ensalada, sopa de miso, nato, salchichas, cereales, café, leche y té. Todo muy bien servido por una pareja de ancianos entrañable.

booking.es

Precio de dos noches con desayuno: ¥13.600. Aproximadamente unos 105€



   HEIWADAI HOTEL ARATO (平和台ホ テル荒⼾)   
Chuo-ku Arato 1-5-27 , Fukuoka, 810-0074, Japón
Teléfono: +81 92 761 1361
中央区荒⼾1-5-27, 福岡市

Opinión del Kostay Guest House Seoul



La localización de este hostal es una de las mejores cosas que tiene. Está a un minuto de la salida 1 de la estación de metro de Sook-Myoung Woman's University, en la línea 4. Seúl Station está tan sólo a 780 metros.

Para llegar a él, basta con salir de la estación, subir las escaleras y subir la primera cuesta que veas a la derecha. Es una gran cuesta, pero corta. El alojamiento se encuentra en el primer callejón. La zona está llena de grandes edificios y es muy tranquila. Su precio fue de 88.000 W, unos 70€ por dos noches.

Su propietario me mandó un email una semana antes de que llegara, para confirmar conmigo la hora del check in. Le dije la hora a la que llegaba mi vuelo y la hora aproximada que llegaría al hotel.

De nada sirvió. Cuando llegué me encontré con la puerta cerrada. Había un sobre a nombre de una china, pero nada para mí. Estuve con la mochila en la puerta un buen rato. Le escribí un email, pero tampoco me respondía nadie.

Después de unos veinte minutos allí esperando, vino Andy, el joven que lleva el hostal. Fue muy simpático durante toda mi estancia y hablaba muy bien inglés, pero no me hizo ninguna gracia tener que estar esperando tanto habiendo quedado con él con tanta antelación.

El hostal es una casa que ha sido reformada para convertirla en alojamiento. En la planta baja está el sitio de Andy, donde está siempre con el ordenador enganchado (a no ser que se haya ido y haya dejado eso solo), y una pequeña zona en la que se sirven los desayunos por la mañana. El desayuno es sencillo, pero viene muy bien: tostadas, cereales, café y leche.


Mi habitación estaba en el piso de arriba. Estaba limpia, pero era bastante vieja y estaba descuidada, sobre todo el baño. Pero bueno, me hizo el apaño durante las dos noches que pasé allí.




Tenía tele y aire acondicionado y, aunque no tenía nevera, podías usar el frigorífico del pasillo para guardar tus cosas. Las camas no tenían sábanas, tan sólo un cubre colchón y un edredón. Algo común en los hostales coreanos.

Lo mejor de este hotel: la localización y el precio.



   KORSTAY GUESTHOUSE SEOUL STATION 
(코 스테이 게스트하 우스 서울역 )   
3-6, Hangangdaero 92-gil, Yongsan-Gu, Yongsan-Gu, Seoul, 04334
용산구 한강대로92길 3-6, 용산구, 서울특별시
Teléfono: +82 2 778 4407

Opinión del hotel Gudeok Guesthouse en Jeju




El hotel está situado en la ciudad de Seogwipo, al sur de la isla. A mí me gustó mucho esta zona porque se escapa de los hoteles mamotreto que hay en Jungmun Resort y tienes muchas atracciones turísticas cerca.

Bajando la calle, en unos pocos minutos se llega al puerto andando y, justo al lado del puerto se encuentra la cascada de Cheonjiyeon y unas escaleras que llevan hasta un camino muy pintoresco y lleno de zonas preciosas para sacar fotos del monumento natural de Oedolgae. La cascada de Jeongbang también está muy cerca andando.

En la calle que hay arriba, justo antes de llegar al hotel, hay un montón de cafeterías y restaurantes especializados en barbacoas coreanas cuyo ingrediente estrella es la carne de cerdo negro, especie única de la isla. También hay un conbini, cruzando la calle, en la esquina.

El hotel no tiene parking, pero es fácil aparcar cerca.

En la planta baja está la sala de estar, la recepción y la cocina compartida. En ella te puedes servir el desayuno gratis todas las mañanas a las horas indicadas, para no molestar a los demás huéspedes. Hay tostadas, leche, té y café.




Contraté una habitación con baño privado a través de Booking.es por KRW 101.250, unos 80€ en total por las tres noches que pasé allí. Realmente barato. La habitación era pequeña, pero merecía la pena. La cama era cómoda, todo estaba limpísimo y tenía aire acondicionado y wifi gratis.



El personal fue excepcional. Varias veces fui a ver si podía usar la lavadora que tienen la planta baja, pero o estaba ocupada o no había espacio en el tendedero de la terraza. Los dueños no se atrevieron a quitar la ropa seca de la gente (que llevaba ahí días) y me acompañaron a la lavandería que había en la esquina, que costaba lo mismo que en el hostal.

También me ayudaron mucho al contratarme un taxista que me llevara de madrugada al aeropuerto a un precio más que razonable. Incluso me regalaron unos llaveros con forma de dolharubang, las estatuas típicas de Jeju.

Si volviera a la isla, lo contrataría de nuevo



   GUDEOK GUESTHOUSE (구덕 게스트하우스 )   
20,Soldongsan-ro 22beon-gil, Seogwipo City, Seogwipo, 63596, Corea del Sur
솔동산로22번길 20, 서귀 포시, 서귀포시
Teléfono: +82 10 3697 6300

Opinión del Plus Motel Busan



Contraté este hotel a través de Booking.es para dos noches por KRW 81.900, unos 65€ con desayuno incluido.

El hotel está situado a unos diez minutos andando de la estación de metro de Busan y de la estación de tren del KTX. Realmente esto es lo único bueno que le vi.

Nada más llegar a recepción, un señor mayor muy amable me dio un mapa y me indicó los lugares turísticos más cercanos y el mando del aire acondicionado y de la tele. La recepción consiste en una ventanilla en el pasillo que da al ascensor, al lado del parking. Pronto te darás cuenta de que es un Love Hotel que, por su buena localización, se ha vuelto popular también entre mochileros. El objetivo de tener la recepción así es que no tengas que ver la cara de quien te está atendiendo y de que éste no te vea a ti, para poder ir con tu pareja. Las llaves se dejan después en un hueco en el ascensor y listo.

Los pasillos eran deprimentes, con una alfombra sucísima y raída. Mi habitación era enorme y tenía todos las amenities de un Love Hotel: laca, gomina, cepillos usados… Todo sucísimo. La colcha igual. Como no me fié, puse mi toalla encima y dormí sobre ella.




En el cuarto de baño me duché con chanclas. Todo estaba con manchas de óxido. 


Por la tarde fui a la terraza a usar la lavadora, pero estaba tan oxidada, que no me atreví a meter nada en ella. 

A la mañana siguiente subí al último piso a tomar el desayuno. Donde se sirve no deja de ser la casa de los dueños. Es self service, pero por allí rondaba una señora mayor, que no me quitaba el ojo de encima (no había nadie más) y que no paraba de farfullar cosas en coreano. Ya me estaba quedando claro que molestaba. Supongo que en los Love Hotel no están muy acostumbrados a que sus huéspedes, que no quieren ser vistos, se paseen por allí para desayunar. Pero, entonces, que no pongan desayuno gratis si no quieren que vaya nadie.

El desayuno consistió en café, té y tostadas.


Al día siguiente, por la noche, bajé a recepción para ver si me podían reservar un taxi para ir al aeropuerto a las 4’30 de la mañana. Me atendió el hijo de la familia, con una desgana increíble. O no me entendía, o no quería entenderme. Me dijo que no podía hacer nada porque los taxis no operaban a esa hora.

Tanto miedo me entró con aquello y la seguridad que lo dijo, que acabé cogiendo el último metro para pasar la noche en el aeropuerto. Pero lo que yo no sabía era que éste cerraba por la noche. Una odisea.

Este motel sólo lo recomiendo si quieres un alojamiento barato cerca de la estación KTX. Pero, tienes que tener claro que no deja de ser un Love Hotel anticuado.
  
   PLUS MOTEL BUSAN   
          5, Jungang-daero 241beon-gil, Dong-gu, Dong-Gu, Busan,              
              (플러스 모텔) 동구 중앙대로241번길 5 ,동구 부산광역시                    
Teléfono: +82 51 462 2178

Opinión del Hanok Sodamjeong en Gyeongju



Este alojamiento está ubicado en un barrio muy tranquilo dentro del centro histórico de Gyeongju, en el que la mayoría de las casas que lo rodean tienen arquitectura tradicional. A tan sólo 10 minutos andando, se encuentra la zona turística del observatorio de Cheomseongdae. A la estación de autobuses se puede llegar en 5 minutos en taxi, pero también es fácil hacerlo andando.

El hotel tiene la estructura tradicional de un hanok coreano. Las habitaciones se organizan en torno a un patio común. Éste está lleno de plantas y tiene mesas para sentarse a disfrutar del fresquito de la noche veraniega.



Mi habitación era pequeñita. Contaba con tele, una cama tradicional coreana (parecida al futón japonés, pero mucho más dura), cuarto de baño y aire acondicionado. Suficiente para pasar la noche.



El suelo era de madera y estaba equipada con Ondol, un sistema ancestral coreano de calefacción, parecido a la tarima flotante. Las paredes estaban decoradas con papel coreano hanji.

Me llamó la atención que en la pared había un papel con las normas de la casa que también avisaba del Hwangto. El Hwangto es un tipo de tierra coreana que dicen que purifica y que emite rayos infrarrojos. El cartel avisaba de que este componente podía caer del suelo y de las paredes, pero que no era dañino. No me hacía nada de gracia estar durmiendo en el suelo y levantarme porque me estaba cayendo el Hwangto ése…


Una de las habitaciones del hanok albergaba la cocina común. Estaba muy limpia, había muchos cacharros para usar y podías coger té, botes de noodles y pan mientras estuviera abierta. El problema es que una de sus puertas daba a una habitación de huéspedes. Pensé que a quien le tocara dormir en ella… pues sería una putada, con tanto movimiento de gente. Una de las veces vi salir de allí a un señor mayor, todo despeinado y con cara de estar hasta las narices, que se fue a la terraza a fumar mientras farfullaba.

El personal fue muy amable. Por la noche, cuando llegué cansada de pasar todo el día recorriendo Gyeongju, la dueña se empeñó en darme un barreño y empezar a bombear agua manualmente para que me refrescara los pies. Fue curioso, porque no nos entendíamos para nada, pero ella no dejaba de sonreír y su voz sonaba muy amable.


En general fue una buena experiencia y aprendí cómo se duerme en un hanok más tradicional que en el que previamente había estado. 

A través de Booking.es su precio para una noche fue de KRW 85.000, unos 67€.


   HANOK SODAMJEONG (한옥 소담정)   
17, Cheomseong-ro 49beongil, Gyeongju, 38167, Corea del Sur
첨성로49번길 17, 경주시
Teléfono: +82 10 3540 7171
https://hanok-sodamjeong-kr.book.direct/es-es