Mostrando entradas con la etiqueta Toledo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Toledo. Mostrar todas las entradas

Dónde esta el Mirador de Toledo que inspiró a El Greco



El Mirador del Valle es una de las vistas más conocidas de Toledo. Se construyó en el siglo XVII y ha servido de fuente de inspiración a importantes personajes. Sorolla, Picasso, El Greco o Alphonse De Launay, uno de los primeros fotógrafos que la inmortalizó en 1854, quedaron maravillados con ellas.

Situado en la Ronda del Valle, desde él se pueden contemplar monumentos como la Catedral, el Alcázar, la iglesia de San Juan, el monasterio de San Juan de los Reyes, las murallas y la Puerta de la Bisagra. Todo ello rodeado por el majestuoso Tajo.

Cómo llegar al Mirador del Valle en Toledo

🚘 En coche: tienes que salir por el Paseo de la Rosa, dejando a un lado el Hospital Provincial para entrar en la Ronda del Valle. Se encuentra en la carretera de circunvalación que une la CM-401 con la N-400.

🚍 En autobús: autobús turístico, o la línea L71.

🚂 En tren turístico: todos los días desde la Plaza de Zocodover. Horario: desde las 10:00 con una frecuencia de de 30 min. Compra de tickets.

Cómo es la Fiesta de la Rosa del Azafrán de Consuegra


A finales de octubre, Consuegra vive cada año la Fiesta de la Rosa del Azafrán, cuyo objetivo es dar a conocer la esencia cultural de Castilla-La Mancha a través de la artesanía, la historia, las tradiciones culturales y la gastronomía.

Su historia se remonta al año 1963, cuando comienza esta celebración por iniciativa del entonces alcalde D. Pedro Albacete y del cronista Francisco Domínguez, para promocionar el azafrán de la tierra y crear un producto turístico.  El programa de la primera edición no pudo ser más sencillo: visita a los campos de azafrán para conocer el proceso de recogida y monda, misa en la parroquia, pregón y acto de Exaltación Manchega a cargo del poeta conquense Federico Muelas y almuerzo manchego. Hoy, más de medio siglo después, Consuegra bate sus propios récords, acogiendo más y más visitantes cada año.

1. Visita a un campo de azafrán

La actividad comienza con la visita a un campo de azafrán. Al lado del aparcamiento habilitado para los turistas, un vecino del pueblo nos muestra un pequeñito campo de azafrán y nos cuenta las características de su siembra, cuidado y cosecha. Y nos obsequia con unas bonitas flores.


Antaño, Consuegra fue uno de los centros más importantes de siembra de azafrán. En 1963, cuando comenzó esta celebración, llegó a cotizarse a 1.300 pesetas la libra. Un dineral para la época. Su cultivo se introdujo en La Macha durante la Alta Edad Media y se sabe que, en el siglo XII, Alfonso VIII reservó para la corona un tercio del azafrán recogido en este pueblo.

Hoy son pocos los que se dedican a este cultivo, según nos cuenta el vecino, “porque los jóvenes no quieren hacer tantos sacrificios como exige el campo. Ellos son más de botellón.” A pesar de que pueda alcanzar los 3.000€ el kilo.

A continuación, nos montamos en un autobús que nos deja en la entrada al castillo.

2. Visita guiada al castillo de Consuegra

El Castillo de la Muela es uno de los mejor conservados de toda La Mancha. Sobre el cerro del Calderico, ya aparece mencionado en la Historia de España de Alfonso X. Perteneciente a los musulmanes, éstos lo cedieron por pacto matrimonial a Alfonso VI, quien poco después lo perdió al ser derrotado en la Batalla de Consuegra en la que murió luchando Diego Rodríguez, el único hijo varón del Cid.



Las tropas napoleónicas lo destrozan a su paso en 1814 y, tras la desamortización, queda aún más arruinado. Hoy pertenece al Ayuntamiento, que lo ha restaurado consiguiendo un buen resultado.

Durante nuestra visita podemos ver el interior del castillo con sus diferentes dependencias, aljibes, nave archivo, nave ermita y sala capitular, entre otras.



3. Visita a un molino de viento

Consuegra cuenta con doce molinos: Clavileño, Espartero, Rucio, Caballero del Verde Gabán, Chispas, Alcancía, Cardeño, Vista Alegre, Sancho, Mochilas, Mambrino y Bolero.

Nuestro guía hace dos grupos para acceder por turnos al Molino Rucio, donde hay pequeña tienda de recuerdos y productos típicos y cuya maquinaria tradicional se puede observar.




Mientras un grupo descansa y hace fotos del inigualable paisaje que nos rodea con los molinos y el castillo de fondo, el otro grupo sube las estrechas escaleras del molino para conocer cómo funciona. Allí podemos tocar los restos de la harina molida y podemos ver cómo se mueven las aspas en función de la dirección del viento.

Por la tarde se realiza una demostración de la molienda a la que todo el mundo puede asistir y en la que te puedes llevar de recuerdo un saquito de harina molida en El Bolero.

4. Exhibición de monda

A los pies del siguiente molino, nos espera una vecina del pueblo para explicarnos y hacernos una demostración de cómo se realiza la monda del azafrán. Consuegra tiene varios concursos con esta temática, incluido uno de categoría infantil, en los que se premia la rapidez en la extracción de las hebras de la especia de las flores.



En su mostrador también podemos comprar jabones de azafrán a tan sólo 1 ó 2 euros.

5. Degustación gastronómica

El Gastromolino se ha convertido en un bar de degustación de platos manchegos. En frente de su puerta, los organizadores han dispuesto un chiringuito en el que podemos pedir un plato de migas y beber vino manchego del porrón. Nos dicen que podemos repetir si queremos.


Por si alguno se queda con hambre, en el chiringuito también se pueden comprar otros platos y bebidas, como bocadillos, chorizos, chuletas…

Aquí acaba la visita organizada a la Fiesta de la Rosa del Azafrán, pero el evento continúa durante todo el día. Dulcinea, elegida entre las muchachas del pueblo, ameniza todas las actividades que se realizan en Consuegra vestida con su traje tradicional. Danzas, coros, rondas, concursos, exposiciones, torneos… todo eso forma parte de una fiesta en la que participan todos sus habitantes con gran orgullo, dando a conocer sus tradiciones a los miles de turistas que pasan por allí en estas fechas, destacando la cantidad de autobuses llenos de chinos que vienen interesados por las flores.

La visita cuesta 9€ e incluye:
  • Guía
  • Autobús desde el parking hasta el castillo y vuelta.
  • Visita al campo de azafrán.
  • Visita guiada al castillo de Consuegra.
  • Visita guiada al molino.
  • Exhibición de monda del azafrán.
  • Plato de migas manchegas y vino.

Si tenemos en cuenta que el precio de la visita al castillo+molino+museo es de 7€, sale bastante rentable contratar esta excursión.

Fecha: a finales de octubre y principios de noviembre.

Se tiene que contratar por adelantado contactando con la Oficina de Turismo: 



8 lugares imprescindibles que ver en Oropesa de Toledo


A una hora escasa de Toledo, Oropesa es un pueblo lleno de encanto y leyendas. Como la de su propio nombre, pues afirman que proviene de un capitán egipcio, Oróspedo Aránculo, que fundó la ciudad en 1716 a.C.

El pueblo es pequeñito, con unos escasos 2800 habitantes. Así que es ideal para hacer una visita rápida si estamos cerquita, porque su patrimonio lo merece.

Qué ver en Oropesa de Toledo

1. El Castillo: construido por los condes de Oropesa en 1402. Actualmente alberga el Parador Nacional de Turismo. El castillo se puede visitar de martes a domingos de 10’00 a 14’00 y de 16’00 a 18’00 por la tarde. La entrada general cuesta 3€.

El castillo está formado por una antigua fortaleza árabe (castillo viejo), que data de los siglos XII y XIII, y que fue erigido sobre otra fortaleza romana; y también por la construcción del siglo XV (castillo nuevo), que cuenta con una gran plaza interior y con una torre del homenaje de cinco plantas.



Justo al lado del castillo está el Palacio Condal, mandado construir en el siglo XV el II conde de Oropesa y que hoy también forma parte del Parador.


2. El Hospital de San Juan Bautista: bajando desde el castillo, podemos ir directamente a este edificio para pedir algo de información sobre la zona, ya que aquí se encuentra la Oficina de Turismo. La construcción data del siglo XV, cuando la madre del V virrey del Perú, Francisco de Toledo, lo mandó erigir sobre una antigua sinagoga.

3. La Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción: con su torre románica del siglo XII y su crucero del siglo XVII, tiene una preciosa portada plateresca. En el siglo XVII el V Conde Oropesa mandó construir un pasadizo que unía el palacio condal con la iglesia para que los nobles no tuvieran que pisar el suelo para ir al templo. El conde murió y el pasadizo aéreo no llegó a terminarse, aunque aún se conservan varios de los arcos que iba a tener.


4. El Convento de las Misericordias: construido por el IV Conde de Oropesa, fue habitado en 1836 por las Monjas de la Concepción. Éstas fueron vendiendo parte de los terrenos: la frontal se convirtió en una bodega de vinos, el interior lo adquirió el Ayuntamiento y el resto de la finca lo compraron distintos particulares para construir viviendas.

5. La Plaza del Pueblo: toda llena de bares para tapear, donde podemos encontrar auténticas gangas. Allí hay varios edificios interesantes, como la Antigua Biblioteca Popular (1912) decorada con azulejos de cerámica de Talavera, el Ayuntamiento y la Torre del Reloj de la Villa (1901).


6. La Casa Natal de San Alonso Orozco: nacido en 1500 y precursor de los místicos españoles, con más de 50 obras escritas.

7. La Capilla de San Bernardo: construida por Francisco de Mora, discípulo de Juan de Herrera. Hasta la expulsión de los jesuitas en 1767 estuvo abierta al culto. Ha estado abierta en varias ocasiones a lo largo de la historia. En 1996, fue adquirida por el Ayuntamiento y se ha estado restaurando.


8. Los Restos de la antigua muralla: creada en el siglo I y restaurada en varias ocasiones, rodeaba la población con un perímetro de 1’5Km y 3-5m de altura. Tenía cuatro puertas y dos portillos. Actualmente sólo queda la puerta condal (que daba acceso al palacio) y parte del arranque de un pórtico, junto al cementerio viejo.

El principal atractivo es pasear por sus callejuelas y disfrutar del diseño de sus callejuelas y casas. Es un pueblo muy bien decorado, con un montón de rinconcitos preciosos y de grafitis interesantes. 



Opinión del hotel La Hostería de Oropesa



Durante mi fin de semana por Toledo, me alojé en este coqueto hotel rural. La decoración es excelente, con todas las habitaciones tematizadascon nombres atractivos y muy completas. 


Mi habitación fue la suite superior clásica, su nombre era La Capilla. Tenía bonitas vistas, estaba bien climatizada, y la cama era muy cómoda. Además, el cuarto de baño contaba con bañera hidromasaje. Todo limpísimo.  La atención fue excepcional. 






No tiene parking propio, pero nosotros no tuvimos problemas para aparcar justo en frente. 

El hotel también tenía una gran terraza, con mucho ambiente por la tarde. Aunque no se notaba porque la habitación estaba muy bien insonorizada. Sinceramente, un hotel para repetir. 



Si os gustan las decoraciones de la hostería cerca hay una tienda donde poder comprar recuerdos de Oropesa. En ella hay recuerdos en punto de cruz y cerámica parecidos a los que han usado en el hotel. 

   LA HOTERÍA DE OROPESA   

Paseo Escolar, 5 Oropesa de Toledo
Teléfono: 925 430 875




Visitando el Museo de la España Mágica de Toledo


Un sitio que realmente me impresionó la última vez que fui a Toledo fue este pequeño museo situado en la céntrica calle General Cisneros, junto a la cafetería Ars Delicatum, una de los sitios más baratos que me encontré para comprar dulces típicos. Por falta de tiempo no pude entrar en él, y lo tuve que dejar apuntado para mi siguiente visita.


Así que esta vez estaba dentro de mis prioridades, antes de unas carcamusas en Casa Ludeña, pasarme a conocerlo.

El museo está ubicado en una antigua casa musulmana del siglo X. Para acceder a él hay que bajar unos 5 metros por unas escaleras que nos llevan al actual sótano, pero que era la altura normal que tenía el Toledo de la época. Toda la zona se elevó al construir la Catedral.


Aunque sólo sea por ver cómo era la antigua casa merece la pena echarle un vistazo. Eso sí, no os esperéis tampoco mucho. Es muy pequeñito. Lo único original son dos Manos de Fátima policromadas que hay en las jambas de un arco. No hay nada más original en el museo, todo son réplicas. Pero la ambientación es bastante interesante y sirve para recordar las antiguas supersticiones que han ido existiendo a lo largo de la Edad Media. Es bastante curioso.

Visitando la Mezquita del Cristo de la Luz en Toledo


En Toledo éste es el monumento más importante que se conserva del Arte Islámico . Fue construido en el siglo X y en el 1085 fue transformada en iglesia cristiana.

La visita turística en sí  misma, sin guía ni nada, es un poco decepcionante. Una vez dentro, se tarda muy poco en verlo. Y, quitando el pequeño interior, lo demás se puede ver perfectamente desde la calle. 


El edificio consta de dos partes:

▪  La mezquita: esta Casa de Oración, de planta cuadrada, consta de tres naves paralelas cruzadas por otras tres naves transversales. Las bóvedas que las cubren son réplicas de las que hay en la Mezquita de Córdoba y, todas ellas, distintas entre sí. Fue construida por Ahmad ibn Hadidi, del que no se sabe nada más.



Como no se sabe realmente cuál fue su nombre, se la ha llamado Mezquita de Valmardun, nombre de la puerta de Toledo que hay al lado. Según la leyenda, durante la conquista cristiana encontraron tras un tabique un crucifijo con una luz que llevaba encendida desde la invasión árabe y había quedado oculto. Realmente podrían haber encontrado el crucifijo (aunque no con esa luz) ya que anteriormente, en época visigoda, había existido una iglesia cristiana en este mismo lugar. Gracias a esa leyenda, el lugar pasó a llamarse Mezquita del Cristo de la Luz. 


▪  Construcciones cristianas: esta segunda parte corresponde a las construcciones que se hicieron después de la Reconquista de Toledo. En el siglo XII, le añadieron, entre otros, un ábside y un transepto mudéjar. También se creó un cementerio en el lado norte y le fueron anexando otros edificios alrededor.  En el siglo XIX, sufrió muchas modificaciones, intentando restaurar su aspecto original, pero sin conseguirlo y destruyendo, en muchos casos, importantes vestigios. 

En el 2006 se llevó a cabo una excavación en la que se descubrió una calzada romana de grandes losas de granito de 5 metros de anchura en la explanada norte de los jardines. Bajo ella, también se localizó una cloaca. 

Desde el jardín, hay una hermosa vista de Toledo y de una de puertas. 




Horario
  • Del 1 de marzo al 14 de septiembre: de 10’00 a 18’45.
  • Del 15 de septiembre al 28 de febrero: de 10’00 a 17’45
  • De lunes a viernes: CIERRA  de 14’00 a 15’30.

Precio de la entrada a la Mezquita del Cristo de la Luz
  • General: 2’50€

En la oficina de turismo se puede comprar una pulsera turística por 8€ que incluye la visita a:
  • Santo Tomé.
  • Santa María la Blanca
  • San Juan de los Reyes
  • Mezquita del Cristo de la Luz
  • Iglesia de los Jesuitas
  • Iglesia del Salvador. 

   MEZQUITA DEL CRISTO DE LA LUZ   

c/ Cristo de la Luz, 22
Teléfono: 925 254 191
mezquitaermitacristodelaluz@gmail.com