Dónde aparcar en Toledo - Aparcamientos gratuitos en Toledo


Hay varias opciones gratuitas para poder disfrutar de esta increíble ciudad sin preocuparse del coche:

SAFONT: Es el que mejor nos viene si venimos de Madrid, cogiendo el desvío a la primera entrada a Toledo centro, ya en la ciudad en la segunda rotonda que nos encontremos veremos la estación de autobuses. Justo en frente está el aparcamiento. Está muy bien señalizado. Desde allí salen los autobuses 5, 6 y 22 que paran en la Plaza de Zocodover. Andando se tarda muy poco, unos 20 minutillos.

TOLETVM: Este parking esta justo a la entrada de Toledo, si venimos desde Madrid por la autovía. Veremos una rotonda con una grane estatua de Alfonso VI y un enorme edificio que supuestamente es un Centro de Recepción de Turistas. Está a 20 minutos del centro andando.


- AZARQUIEL: Está al otro lado del Tajo, cerca de la Estación del Ave. Podemos ir al centro atravesando el Puente de Alcántara y subiendo por las escaleras del parking del Palacio de Congresos.

- AVE: En la estación AVE también se puede aparcar gratis, pero por las mañanas suele estar saturado.

- ZONA DE SANTA TERESA: A media hora andando de la Plaza de Zocodover. Está sin asfaltar. Se encuentra entre la Avenida de Carlos III y la Avenida de América.

- ZONA DEL HOSPITAL VIRGEN DE LA SALUD: Se encuentra ubicado en entre las Avenidas del Coronel Baeza y la Avenida Más del Ribero.

Más información:


Tamborrada de Resurrección en Madrid

Cofradía del Descendimiento de la Cruz y Lágrimas
de Nuestra Señora de Zaragoza (2014)

Tradicionalmente, en el siglo XVI salía la Soledad con la guardia tudesca. La tradición se fue perdiendo hasta que se recuperó en 1996.

La tradición de estas tamborradas surgió en Calanda (Teruel), donde antiguamente se usaban los tambores para convocar a los fieles a los cultos porque no podían hacer sonar las campanas, ya que Cristo ya había muerto. 

Desde 1996, la Hermandad de la Soledad de Madrid invita a una cofradía de Aragón, normalmente de Zaragoza, para que realicen esta tamborrada recordando épocas pasadas  y haciendo una reproducción a pequeña escala de la “Rompida de la hora” que tiene lugar en Calanda todos los Viernes Santo y que impresionó a Buñuel reflejándolo en “Mi último suspiro”.


Tras la celebración de la misa en el monasterio del Corpus Christi, en la Plaza del Conde de Miranda, los aragoneses recorren el centro hasta llegar a la Plaza Mayor con sus tambores.

En el centro de la Plaza ya están situadas las vallas para que se sitúen y los turistas la inundan, por lo que hay que ir una hora antes para pillar un buen sitio. Mientras, se puede dar una vuelta por el Mercado de Sellos y Monedas que continúa abierto bajos los soportales de la plaza como cualquier domingo más.




Cuándo y dónde se celebra la Tamborrada de Resurrección en Madrid
  • Cada Domingo de Resurrección a las 12:00 del mediodía.
  • Plaza Mayor.
  • Metro: Sol. Ópera. 

Visitando la Iglesia de Los Jerónimos - Madrid


La Iglesia de San Jerónimo el Real, Los Jerónimos, inicialmente fue un monasterio mandado construir por Enrique IV en 1460, pero se ubicaba junto al Manzanares y camino del Pardo. En 1501, hartos ya de escuchar las quejas de los frailes por las malas condiciones de salubridad del edificio, por los mosquitos y demás bichos, los Reyes Católicos accedieron a cambiarlo de sitio. Lo edificaron con un estilo gótico tardío en el Prado Viejo, donde hoy lo vemos nosotros.

Fue uno de los sitios preferidos de los reyes. Tanto es así, que al lado del convento se hicieron unas habitaciones para ellos, para que meditaran: el Cuarto Viejo o Cuarto Real, al que le fueron añadiendo una casa de aves extrañas, jardines, un estanque… y acabó convirtiéndose en El Retiro.

Las tropas de Napoleón lo destrozaron todo y Fernando VII lo acaba transformando en un cuartel de artillería. Fue Francisco de Asís el que lo mandará restaurar y construir las torres de su cabecera.

La siguientes restauraciones se realizaron para albergar la boda de Alfonso XIII y Victoria Eugenia y, más tarde, ya en este siglo, cuando se acordó la cesión del claustro del monasterio al Museo del Prado. Por eso en su altar mayor hoy podemos ver algunas obras cedidas por este museo.


Detalles de las vidrieras

Aunque en sus orígenes era neogótico, con tantas reconstrucciones, al final tenemos un edificio con una gran mezcla de estilos primando en su fachada el renacentista de la restauración del siglo XIX.




La Capilla Mayor cuenta con un cuadro del siglo XIX, la Última Comunión de san Jerónimo, encargado por Francisco de Asís al artista Rafael Tejeo. Es enorme. Mide nueve metros de alto por cuatro de ancho.


Cuenta con diez capillas laterales. La primera capilla es la del Duque de la Torre, aquí se encuentra su cenotafio, realizado por Mariano Benlliure. Hoy esta capilla es famosa por pertenecer a la Cofradía de Los Gitanos.


En las siguientes capillas, podemos disfrutar de varios cuadros barrocos cedidos por El Prado.

En la segunda, encontramos un cuadro de Antonio de Pereda de 1664, San Francisco de Asís en Porciúncula, en el que la Virgen y el niño se aparecen al santo.


En la tercera, tenemos a San Jerónimo penitente, de Alonso Cano, 1660.


La cuarta alberga La Virgen con el niño en un trono con ángeles, de 1661, realizada por Jerónimo Jacinto Espinosa. 


Cruzando al otro lateral encontramos otra pintura de Pereda, La Inmaculada Concepción.


A continuación, La Huida a Egipto, de José Moreno, 1670.


En la octava hay una obra de Juan Carreño de Miranda, Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, de 1674.


En la última capilla vemos La adoración de los pastores, de Francisco Ricci.


Del primitivo edificio subsisten la iglesia y un claustro. Este claustro es el que fue recuperado e incorporado al Museo del Prado como parte de la ampliación diseñada por Rafael Moneo. Por su actual aspecto exterior, este claustro se conoce como “El cubo de Moneo”.

Cómo llegar a la Iglesia de Los Jerónimos de Madrid
  • Metro: Banco de España, Retiro, Atocha.
  • Tren: Atocha (Cercanías Renfe)
  • Autobús: 1, 2, 6, 9, 10, 14, 15, 19, 20, 26, 27, 32, 34, 37, 45, 51, 52, 53, 59, 74, 85, 86, 146, 150, 202, 736, 776, C1, C2.

Frente al Museo de El Prado y a escasos metros de El Retiro. 
C/ Moreto, 4
28014 Madrid

Horario de la Iglesia de Los Jerónimos de Madrid
  • Laborales: de 10’00 a 13’30 y de 17’00 a 20’30
  • Festivos: de 9’30 a 14’30 y de 17’30 a 20’30
  • Entrada gratuita


Tabernas con historia: Bodega de la Ardosa


Una de las primeras franquicias de Madrid, creada en 1892, que llegó a contar con más de treinta establecimientos en la ciudad, de las que hoy sólo quedan cuatro (en las calles Santa Engracia, 70; Ponzano, 10 y Abtao, 32).  Parece ser que hasta Goya se pasaba por allí cuando estaba haciendo sus grabados de Los Caprichos.

Al principio estuvo muy relacionada con el vino, pues su fundador, Rafael Fernández, pretendía darle salida a los viñedos que tenía en Toledo. Y así tuvo la idea de crear esta cadena.

Pero, a partir de los ochenta y bajo la nueva dirección de Gregorio Monje, La Ardosa se convirtió en la actual taberna que conocemos. Su fama estaría ahora, ya no en los vinos, sino en las tortillas de patatas y en las cervezas.


Bajo la dirección de Monje, se convirtieron en los distribuidores en exclusiva de famosas marcas cerveceras europeas consiguiendo ventas record a nivel nacional con la marca inglesa Bass y con la alemana Warsteiner. Tal fue su fama que fue el primero en importar también la celebración de San Patricio, en el que se hacía un concurso de bebedores de Guinness, e incluso crearon un club de fútbol: la Ardosa Club de Fútbol, que jugó en la Liga Santillana y que duró hasta el año 2000.


Cuando el dueño murió, en 1995, la familia vendió la distribuidora, pero su hijo es quien se sigue haciendo cargo de la taberna, que dicen que aún tiene la mejor tortilla de Madrid.

El local es muy pequeño, y siempre está abarrotado. Las pintas tardan bastante en ponerlas, pero es porque tardan más de 5 minutos tirándola para que quede perfecta. Lo más común es pedirte una pinta o un vermut y su famoso pincho de tortilla, cocinado en el momento y muy poco hecho. 


Cómo llegar a la Bodega de la Ardosa

C/ Colón, 13 – 28004 Madrid
Teléfono: 915 214 979
Metro: Tribunal
Situada detrás de la plaza de San Ildefonso, en pleno barrio de Malasaña.

Horario 
De Lunes a Viernes de 08:30 h a 02:00 h
Sábados y Domingos de 11:45 h a 02:30 h

Visitando la Real Basílica San Francisco el Grande – Siguiendo los pasos de Goya


Originalmente llamado Real Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, este templo es hoy conocido por San Francisco el Grande cuando los madrileños le cambiaron el nombre para no confundirlo con otro que se llamaba igual, pero que estaba en la Carrera de San Jerónimo. Como su fundador fue San Francisco y su obra era grande, pues así quedó su nombre.

Al parecer, San Francisco de Asís fundó un convento en ese mismo lugar en 1217. El templo fue ganando importancia e incluso obtuvo la custodia de los Santos Lugares conquistados durante las Cruzadas.

Fue tal su importancia, que en 1760 lo derribaron para construir otro más grande. Antonio Pló construyó la impresionante cúpula y Sabatini se encargó de la fachada principal y de sus dos torres.


Desamortizado por Mendizábal en 1836, pasó por ser hospital, Panteón Nacional y cuartel de infantería, hasta que Cánovas del Castillo lo reformó en 1879 llenando su interior con verdaderas obras de arte. Aún hoy se conservan en El Prado los bocetos que se usaron.


En 1926, Alfonso XIII se lo devolvió a los Franciscanos. Desde entonces ha sufrido muchas rehabilitaciones. Estuvo en obras durante más de treinta años y se consiguió abrir al público en 2001.




De todas maneras, hay muchos frescos que se ven bastante desmejorados. Haría falta restaurarlos.

La Cúpula: Con 33m de diámetro, es la cúpula circular más grande de todo Madrid y la tercera del mundo (la del Panteón de Agripa es la primera, la segunda es la de San Pedro del Vaticano).



La Capilla Mayor: En ella hay cinco pinturas sobre diversos episodios de la vida de San Francisco de Asís realizados por Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant. También cuenta con cuatro estatuas de los Evangelistas y una sillería renacentista procedente del Monasterio de Santa María del Parral, en Segovia.



Las capillas menores: Cuenta con seis. Cada una tiene su cúpula y su linterna.
  • Capilla de San Antonio: En ella aparece la Inmaculada Concepción de Mariano Salvador Maella, 1784.
  • Capilla de Nuestra Señora de la Merced: Dedicada a la esposa de Alfonso XII. Sus pinturas son obra de Carlos Luis de Ribera.
  • Capilla del Santísimo o de la Pasión: De estilo bizantino, contiene pinturas de Hernández Amores, Moreno Carbonero y Muñoz Dregaín.
  • Capilla de Nuestra Seora del Olvido: Llamada La capilla de Carlos III en recuerdo a la Orden que creó en honor de la Inmaculada. En ella hay un cuadro de Casto Plasencia que representa al monarca recibiendo el collar de su orden.
  • Capilla de las Órdenes Militares o de Santiago: Esta capilla contiene el cuadro de la Aparición del Apóstol Santiago en la batalla de Clavijo en el 844, realizado por Casado del Alisal.
  • Capilla de San Bernardino: La predicación de San Bernardino de Siena ante Alfonso V de Aragón, de Goya, 1784. Famoso porque aparece pintada la figura de Goya en el cuadro. Éste aparece autorretratado a la derecha, en una imagen que repite el autorretrato del Museo de Agen, en Francia.



Horario de la Real Basílica de San Francisco el Grande
  • De martes a viernes: de 0’30 a 12’30 y de 16’00 a 18’00.
  • Sábados: de 10’30 a 12’30 y de 16’00 a 18’00.
  • Julio y agosto: de martes a domingo, de 10’30 a 12’30 y de 17’00 a 19’00
Cómo llegar a la Real Basílica de San Francisco el Grande
  • Metro: La Latina (Línea 5), Puerta de Toledo (Línea 5)
  • Autobuses: 3, 17, 18, 23, 31, 35, 36, 41, 50, 60, 65, 148, 749, C1, C2
Precio de la entrada a la Real Basílica de San Francisco el Grande
  • Individual: 3€
  • Grupos, mayores de 65 años, estudiantes y parados: 2€


Yo fui en Semana Santa, no en horario de misa, y no me cobraron nada. Eso sí, el museo no lo pude ver. En él hay obras del barroco español: Ribalta, Zurbarán, Carducho, Alonso Cano…





Visitando la Cuesta de Moyano


Esta calle, famosa por sus librerías que permanecieron abiertas incluso durante la Guerra Civil, comunica El Retiro con la Glorieta de Carlos V. Se remonta a 1919 cuando unos libreros que normalmente vendían en la zona de Atocha decidieron trasladarse al paseo del Prado, delante del Jardín Botánico. Ante las quejas del director del jardín, no tuvieron otra alternativa que marcharse y poner sus tiendas en la Cuesta Moyano.

Al principio tampoco gustó esta localización, pero al final se contentaron. El Ayuntamiento construyó treinta casetas de 15m2 para que se dispusieran allí los libreros, pero les prohibió que usaran luz y calefacción.  


Y así estuvieron, en estas condiciones, hasta 1986 cuando el Ayuntamiento por fin les concedió el permiso para tener agua, electricidad y teléfono.



En 2007, con el Plan Especial Prado-Recoletos, se aprovechó para hacer la remodelación de la calle y hacerla peatonal. También se colocó la estatua de Pío Baroja, que estaba en el Retiro, a la entrada de la cuesta porque fue uno de los promotores de esta feria permanente de libreros.



Al final de ella se encuentra la estatua de Claudio Moyano, al que debe su nombre la calle. Ministro de Fomento y Rector de la Universidad de Valladolid, impulso una de las reformas educativas más importantes del país, la Ley Moyano, en 1857: enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos los niños de 6 a 9 años, sus líneas fundamentales estuvieron vigentes en España  hasta 1970.


En su web se puede ver el listado de las librerías que ocupan estos puestos:  http://www.cuestamoyano.es/


Horario
  • Todos los días: de 9’30 a 14’00 y de 17’00 a 20’00.

Cómo llegar a la Cuesta de Moyano
  • Metro: Atocha (L1) y Atocha Renfe (L1)
  • Autobuses: 6, 10, 14, 19, 26, 27, 32, 34, 37, 45, 59, 85, 86, C1, E1, L1
  • Cercanías: Madrid-Atocha
  • Barrio: Los Jerónimos    Distrito: Retiro



Tabernas con historia: La Fontana de Oro - Madrid


Ahora con pinta de pub irlandés, éste es uno de los locales con más historia de Madrid. Ya en 1760 fue posada y fonda para viajeros bajo el mando de un veronés.

Da nombre a la primera novela de Pérez Galdós que hace referencia a este café, tan activo durante los años del Trienio Liberal.


Convirtiéndose en el siglo XIX en el Hotel Monier y más tarde en La Fonda de los Embajadores, hoy este pub ha mantenido su originario nombre.


Nada más que en la fachada ya encontramos referencias a su larga historia, con carteles de la época.



Dentro, nos topamos con una decoración que choca con su pasado. hay de todo por las paredes: retratos de personajes ilustres de la época, libros antiguos, fotos… una moto colgando del techo, farolas, estatuas…





Merece la pena bajar al servicio para ver la decoración medieval de sus escaleras, con armadura y todo.



 Un café sentado sale por 1’50€  y algunas noches hay música en directo.


La Fontana de Oro
C/ de la Victoria, 1 Madrid
914 293 211

Muy cerquita de Sol.