Australia: Día 9 – Pasando frío visitando las Dunas de Worimi


Una de las paradas más interesantes que he hecho en este viaje. Aprovechando que estaba en Port Stephens, y tras bajar de Tomaree Head y disfrutar de sus vistas, no nos podía ir sin visitar las dunas más largas del Hemisferio Sur y que están en continuo movimiento, pues cada año se extienden 4 metros más hacia el norte.


Famosas por servir para el rodaje de Mad Max, éstas se encuentran en Stockton Beach, una playa de 32 kilómetros de longitud que va desde Stockton hasta Anna Bay, frente al mar de Tasmania. En algunas partes estas dunas superan los 30 metros de alto. Por eso es importante saber muy bien dónde se está en cada momento, porque hay sitios en los que se pierde la visión del océano y de cualquier rastro humano.



Gran parte de este territorio está en las tierras del grupo aborigen de los Worimi (Worimi Conservation Lands). Éstos son los propietarios de las tierras y tienen un acuerdo con el Gobierno para que permitan el acceso a turistas. Los turistas pueden estar en ellas siempre que respeten sus sitios sagrados. A veces son difíciles de percibir. Los más comunes son los Middens, un trozo de tierra que aparece de repente lleno de conchas, como si fuera un altar. También pueden contener herramientas y huesos de animales. También hay enterramientos, pero son secretos.




Cómo llegar a las Dunas de Worimi 
(Worimi Dunes) 

Worimi Conservation Lands están a una hora y media de Sydney, a 30 minutos de Newcastle y a 10 minutos de Nelson Bay.

El parque tiene dos accesos para coches y la entrada es gratuita:
  • Al sur: por Lavis Lane en Williamtown.
  • Al norte: por Gan Gan Road en Anna Bay.
En los dos hay aparcamiento gratuito antes de entrar a la playa.



Dónde se compran los permisos para conducir por las Worimi Conservation Lands

Si no tenéis un 4x4 no podréis conducir por las dunas. Aun así, necesitaréis un permiso que se puede comprar en:

Precio de este permiso: 30$ y sirve para tres días.

Siempre se debe conducir en las áreas reservadas para ello. Fuera de éstas no está permitido. Tenéis que llevar los neumáticos flojos y la velocidad máxima permitida en las dunas es de 40 km/h.

http://worimiconservationlands.com/

En las dunas no hay contenedores de basura, ni sitios para coger agua, ni sitios para comprar nada. Sólo arena. Tenedlo en cuenta cuando hagáis la mochila.

Actualmente no se puede acampar en Worimi Conservation Lands. Antes sí y se armaba tanto revuelo que lo acabaron quitando. Hoy siguen discutiendo sobre cómo permitir el camping en la zona de un modo responsable.

Si os quedáis atascados en las arenas, llamad al Fenwicks Towing Service  02 4941 400.

Si preferís dejar aparcado vuestro coche y realizar actividades en las dunas, hay muchas empresas que se dedican a ello: paseos en camello y en caballo, rutas en 4x4, quads, rutas a pie…

Australia: Día 9 – Subiendo a Tomaree Head en Port Stephens


En Port Stephens hay varios imprescindibles que podemos ver: subir a Tomaree Head para disfrutar de las vistas, visitar las dunas de Worimi, ver cómo alimentan a los pelícanos en The Esplanade, acercarnos a Nelson Bay para avistar delfines…

Yo me levanté muy temprano y salí del camping para ver si había algunos pelícanos en varios de los puertos de la zona, pero no hubo suerte. Oportunidad que sí que tuve por la tarde en Harrington.


Con el coche llegué a Tomaree Head, justo en la punta del Parque Nacional de Tomaree. Abajo, en frente de la playa (Zenith Beach) , hay sitio para aparcar gratis. Justo desde el aparcamiento sale el camino hasta la cima. La subida se adentra en el bosque hasta alcanzar el sendero que va paralelo a la costa y desde el que hay unas vistas excepcionales de Yacaaba Head, Cabbage Tree, Boondelbah, Broughton Islands, Zenith, Wreck y Box Beaches, Fingal Island y el faro de Point Stephens. Incluso se pueden ver delfines por allí, así que no os olvidéis los prismáticos.



Durante el recorrido nos encontramos con el desvío hacia un polvorín de la Segunda Guerra Mundial. Esta colina formó parte del Fuerte de Tomaree, que tuvo un papel muy importante en el sistema defensivo australiano durante esta guerra. En él trabajaban más de 500 militares.  


La subida es de 161 metros. La altura se realiza en poco tiempo, por lo que se aconseja parar de vez en cuando a descansar y disfrutar del paisaje para atemperarnos.  Hay partes de camino de tierra un poco escurridizo, escaleras, plataformas y camino pavimentado.








Si pasáis por la zona, os recomiendo hacer una paradilla. No os va a suponer mucho tiempo y podréis aprovechar para ver un paisaje de ensueño. Una vez abajo, la siguiente parada obligatoria son las Dunas más largas del Hemisferio Sur: Worimi Dunes

Australia: Día 8 – Opinión del BIG4 Koala Shores Port Stephens


A tan sólo dos horas y media al norte de Sydney, y a 45 minutos de Newcastle, este camping forma parte de una de las cadenas más famosas y mejor valoradas de Australia: BIG4. Está en un entorno privilegiado, en plena naturaleza y alejado de cualquier zona urbana. Ideal para relajarse y descansar de un largo día de viaje mientras estamos en la orilla del lago.

Para no variar, llegué cuando la recepción ya estaba cerrada. Me había puesto en contacto con ellos por email y encontré mi sobre correspondiente en la caja de seguridad de la entrada. La primera impresión que me dio es la de un camping fantasma. Había muy poca gente y todos ellos eran residentes, por lo que las zonas comunes estaban totalmente vacías. Supongo que se llenará cuando sea verano porque su entorno es envidiable.




Mi parcela consistió en un trozo de tierra sin parcelar. Bueno, las parcelas se indicaban por las telas que había en el suelo y donde debías aparcar. Estaba en el waterfront. Lo bueno, las vistas. Lo malo, el frío. Recordad: en invierno, alejaos de la orilla.

Las instalaciones estaban un poco dejadas. Los servicios podrían haber estado algo más limpios y la cocina, algo mejor mantenida. La camp kitchen consistía en un bloque con una pared abierta, con lo cual acabé poniéndome chorreando mientras hacía la cena y el viento dejaba entrar toda la lluvia. Esto me lo he encontrado en muchos campings australianos.

En la cocina había una kettle llena de cucarachas, un microondas, una tostadora llena de bichos, fogones y un horno que no funcionaba. Al otro lado de la cocina estaba el supuesto salón, con una tele, sofás que no me atreví ni a sentarme y una chimenea que no te dejaban usar. Los bichos lo entiendo porque estás en medio del campo, pero la dejadez y la limpieza…





Delante de la cocina había una terraza, una pista de tenis, una zona de barbacoas al aire libre y la piscina.

Precio: parcela para campervan en el waterfront, 35$.


¿Qué ver cerca del camping?

A pocos kilómetros del camping está Tomaree Heads, con un paseo mirador increíble.

También podéis disfrutar de los pelícanos de Port Stephens. A las 15’30, todos los días, se puede ir a ver cómo les dan de comer en The Entrance

Y un imprescindible: pasear por las dunas de arena más grandes del hemisferio sur


Cómo llegar al BIG4 Koala Shores Port Stephens
  • Coger la F3 al norte de Sydney y seguir las señales que indican Port Stephens.
  • Tomar la salida hacia la Pacific Highway en la rotonda de John Renshaw Drive.
  • Cruzar el Hexham Bridge y seguir 10 minutos recto hasta la salida hacia Nelson Bay saliendo de la Raymond Terrace Bypass (Richardson Rd).
  • Continuar hasta Nelson Bay Road durante unos 15 minutos y girar a la izquierda siguiendo esta misma carretera. La siguiente rotonda está en la intersección de Lemon tree Passage Road y Nelson Bay Road, girar a la izquierda y continuar otros 15 minutos.
  • Girar a la derecha hacia Oyster Farm Road.
  • GPS
    • Latitud: 32° 44' 18".911 S (-32.73859)
    • Longitud: 152° 01' 07".840 E (152.0188)


   BIG4 KOALA SHORES PORT STEPHENS HOLIDAY PARK   
2 Oyster Farm Road, Lemon Tree Passage NSW 2319, Australia
Free call: 1800 463 029


Australia: Día 8: Las Blue Montains – Una visita desde Sydney


A tan sólo dos horas de Sydney, la visita a las Blue Mountains es obligatoria. Hay que salir bien pronto de la ciudad para evitar los atascos y pronto aparecer en Katoomba, en el corazón del parque natural.

Un millón de hectáreas de acantilados de arenisca, vegetación, cascadas y bosques de eucalipto. Su nombre deriva del tono azul que la cordillera toma cuando se ve desde la distancia. Este tono es causado por la dispersión de Mie, que ocurre cuando la radiación ultravioleta se dispersa dentro de la atmósfera. Aunque mucha gente erróneamente sigue pensando que se crea por el reflejo de las hojas de los eucaliptos. En el año 2000 fueron nombradas Patrimonio de la Humanidad.


Primera parada: Katoomba

El pueblo en sí, no merece mucho la pena. Sin embargo, Katoomba se ha hecho famoso por Las Tres Hermanas. Estas formaciones de arenisca erosionadas se elevan más de 900 metros de altura. Hay varias leyendas al respecto. Una de ellas cuenta que tres hermanas estaban escapando de un oso gigante. Un anciano mago se ofreció a ayudarlas y las convirtió en piedra para que la fiera no las pudiera ver. Sin embargo, el mago murió en ese momento y no pudo revertir el hechizo, dejando a Meehni, Wimlah y Gunnedoo convertidas en piedra desde entonces.




En Katoomba se encuentra el mejor punto para disfrutar de ellas y hacer unas fotos encantadoras: el Echo Point. Un consejo: buscad aparcamiento en las calles que hay justo antes de llegar allí, porque es gratis. En el Echo Point, el parking se paga.

En la calle donde está la chocolatería es gratis aparcar

Desde el Centro de Visitantes sale un camino que lleva hacia el mirador y, también, varios senderos. Incluso se puede llegar desde allí a Scenic World. La ruta más famosa es la Escalera Gigante, que recorre más de 800 escalones que llevan a las bases de las Tres Hermanas.

Segunda parada: Scenic World

Un lugar curioso del que disfrutar de esta región y su paisaje. No podría tener mejor nombre, porque todo lo que hay allí está hecho para disfrutar del paisaje. La entrada combinada es la que sale más a cuentashttp://www.scenicworld.com.au/

El sueño de convertir una antigua mina de carbón en un parque turístico apareció en la mente de Harry Hammon en 1945. Y lo consiguió. Hoy cuenta con cuatro grandes atracciones, que pasan con una frecuencia increíble) y varios récords para disfrutar de las vistas:

1. Scenic Railway: tiene el récord de ser el funicular más abrupto del mundo y originariamente formaba parte de las vías férreas de las minas. El cable desciende con una inclinación de 52º atravesando un túnel. Los asientos tienen dos posiciones para que puedas tener la sensación de que estás más inclinado todavía. A mí fue lo que más me gustó y me monté varias veces. Está chulo tanto hacerlo para arriba (de espaldas), como de frente. Impresiona, pero no da miedo porque no va rápido. Aquí os dejo un vídeo.




2. Scenic Skyway: tiene el récord de ser el teleférico más alto de Australia. Se eleva a 270 metros sobre el Jamison Valley y tiene el centro con el suelo de cristal. Lo más impresionante es la vista que hay desde allí de las Katommba Falls.





3. Scenic Cableways: su récord es el de ser el teleférico más grande de Australia. En él caben 84 personas realizando un descenso hacia el valle.



4. Scenic Walkway: el parque cuenta con numerosos senderos que van desde los sencillos, que duran unos diez minutos, hasta los más largos de una hora. Si se hacen todos los que hay disponible, la distancia total es de 2’4 kilómetros. ¿Su récord? Ser el camino de tablas en un sitio elevado más largo de Australia. A lo largo del recorrido inmerso en plena naturaleza se pueden ver cascadas y viejas instalaciones mineras. Y, cómo no, de fondo, las Tres Hermanas.







En el parque hay dos restaurantes y varias tiendas de souvenirs. Los precios no son muy caros si los comparamos con Sydney. Además, aquí es uno de los pocos sitios de la región donde podemos comprar la famosa miel batida. Os la recomiendo.

▪  El parking es gratuito y cubierto.
▪  Está a tan sólo 3 kilómetros de Katoomba.
▪  Hay puntos Tesla para cargar los coches automáticos.
▪  Horario: todos los días de 9’00 a 17’00. El último pase para montarse es a las 16’50. Tenedlo en cuenta porque si no, os tocará volver andando al parking desde donde estéis.
▪  Precio: Adultos: 39$, Niños de 4 a 13: 21$
▪  Llevaos abrigo. Si venís desde Sydney, el tiempo aquí no tiene nada que ver. Llueve con mucha frecuencia y hace frío incluso en verano.

Después de pasar la mañana en las Blue Mountains, inicié nuestro viaje hacia Port Stephens. Si vosotros tenéis más tiempo, no dudéis en visitar las Cuevas Jenolan, otra maravilla australiana. 



   KATOOMBA SCENIC WORLD   
Corner Violet St & Cliff Dr
Katoomba - Australia
Tel: 0247800200

Novedades en el Mochitsuki Madrid 2017


La fiesta del Mochitsuki volvió a Madrid el pasado 15 de enero, pero con cambios. 

Novedad 1: el lugar de celebración

Este año no se ha celebrado en el complejo Casa de Mónico, al que ya estábamos acostumbrados. Se ha hecho en el Colegio Japonés de Madrid. Si estudiáis japonés, os sonará porque es la sede donde se celebran los exámenes del Kanken y, también, donde se celebran los bailes del Bon Odori en verano.



La verdad es que a mí me gustó mucho este cambio. Esperar la inmensa cola que se armaba en Casa de Mónico tres horas antes de la apertura, pasando frío y más frío… era de locos. Y todo para que, al final, te quedaras sin entrada por aforo completo.

Novedad 2: el registro previo

Esta vez sabías si ibas a entrar de antemano porque quien quisiera asistir tenía que registrarse en la web de la Asociación de laComunidad Japonesa de Madrid y llevar el código de barras impreso para comprar la entrada. Sin él, no podías entrar. En la entrada hubo un control de seguridad con detector de objetos metálicos.


En general, la celebración estuvo muy bien. Hubo menos gente y menos colas para comprar la comida (que en Casa de Mónico no se respetaban y siempre había broncas…). Una vez atravesado el control de seguridad, se accedía al lugar de la fiesta: el gimnasio del colegio. Todo fue más personal, con más identidad, para mi gusto. Allí colocaron un escenario en el que se realizaron las actuaciones y, en los laterales, se pusieron los puestos de comida. De este modo se podía hacer todo al mismo tiempo, sin perderte nada. En los años anteriores, esto era imposible. O ibas a comprar la comida, o veías la actuación; porque los sitios estaban separados.



La fiesta estuvo presidida por el Embajador de Japón, Masashi Mizukami, quien dio su discurso de agradecimiento a los asistentes y realizó el Kagami biraki, el rito que consiste en romper el mochi con un mazo y repartirlo para comérselo. En mitad del gimnasio se animó a la gente a machacar el mochi, bastante difícil, aunque siempre podías pedir el mazo infantil…


Hubo un montón de actuaciones: bailes y canciones de los alumnos del colegio, un espectáculo de taiko y otro de koto, juegos tradicionales, la tradicional Danza del León (Shishimai) para convertir a la gente en personas inteligentes…




…Y, ¡cómo no!, mochis de un montón de sabores para comprar. Un acierto lo de este año. ;) 

PRECIOS DEL MOCHITSUKI 2017:
  • 5€ la entrada. Menores de 12 años: gratis.
  • Participar en la rifa cuesta 3€ más.
FECHAS:
  • En Japón se celebra el 11 de enero, en España suele coincidir con el fin de semana más cercano a esa fecha. 

Otras entradas relacionadas:
➤  Mochitsuki Madrid 2014
➤  Mochitsuki Madrid 2015
➤  Mochitsuki Madrid 2018
➤  Mochitsuki Madrid 2019