Visitando Los Acantilados de Los Gigantes, un imprescindible de Tenerife

¿Qué son Los Acantilados de Los Gigantes?


Éste es uno de los tesoros naturales de Santiago del Teide. Son unas formaciones basálticas que nacen al borde el mar a modo de paredes verticales, con una altura de más de 600 metros. Por debajo del nivel del mar, presentan unos 30 metros de profundidad. Se prolongan desde el puerto de Los Gigantes hasta Punta de Teno.

Antiguamente, los guanches los llamaban La Muralla del Infierno y los consideraban sagrados. Para ellos representaban el fin del mundo.

Existen dos maneras de disfrutar de estas magníficas formaciones: desde el mar y desde dentro a través del barranco de La Masca.



Ver los Acantilados de Los Gigantes desde el mar 


Existen multitud de empresas que se dedican a gestionar este tipo de excursiones. Nosotros la contratamos con Marítima Acantilados y la visita fue genial. Me puse en contacto con ellos a través de este email  reservas@maritimaacantilados.com y me enviaron un listado con las actividades que ofrecían. En mi caso, elegí la más corta, que tenía una duración de una hora.

En el GPS y en Maps su dirección está mal y me equivoqué de sitio. Los llamé por teléfono y me dieron indicaciones para llegar a su empresa. Incluso hicieron que el barco se esperara unos minutos para que llegara, porque con la equivocación ibamuy mal de tiempo.

Su dirección es: Av. Jose Gonzalez Forte, 17, 38683 Santiago del Teide, Santa Cruz de Tenerife. Maritimaacantilados.com


La excursión fue en un barco de dos plantas, con un refresco y una amabilidad grandiosa por parte del capitán. ¡Se me voló la gorra y condujo el barco para recogerla! Durante el trayecto disfrutamos de peces voladores y de las colosales paredes de los acantilados. El barco los bordea hasta el Barranco de La Masca, allí hace una breve parada para recoger a más pasajeros y vuelve al puerto. El ticket me costó 10€ y pagué en su oficina.



Otras excursiones más largas aprovechan para alejarse un poco más del borde y ver ballenas y delfines mulares. En estas aguas existe una colonia estable de unas 250 ballenas del tipo calderón tropical. Habitan en el estrecho que separa La Gomera y Tenerife.


Ver los Acantilados de Los Gigantes desde dentro:

El Barranco de La Masca 


Esta ruta comienza en La Masca. Hay que ir muy temprano para poder encontrar un hueco para aparcar porque, tanto la ruta, como el pueblo, son muy populares. La duración de la caminata cuesta abajo es de unas 3 horas y la distancia que se recorre es de 4’5km.



Cuando se llega a la playa, para evitarse la subida de vuelta, se puede coger un barco taxi que lleva hasta el Puerto de Los Gigantes y, desde allí, tomar un autobús hasta La Masca.

Aquí encontraréis información sobre la ruta y los horarios de los barcos. Ellos también os pueden informar de los autobuses. http://www.mascalosgigantes.com/la-ruta/


Cómo llegar a los Acantilados de Los Gigantes 


- En coche: para coger el barco hay que ir al puerto de Los Gigantes.


- En autobús: hay tres líneas que llegan hasta Los Gigantes:

    - Línea 473: Los Cristianos - Costa Adeje (Estación) - El Cerco - Adeje - Armeñime - Callao Salvaje - Playa San Juan - Puerto Santiago - Los Gigantes

    - Línea 477: Los Cristianos - Avda. Chayofita - Playa de las Américas - Costa Adeje (Estación) -  TF1 - TF47 - Playa San Juan - Alcalá - Avda. Marítima Puerto Santiago - Puerto Santiago - Los Gigantes

   - Línea 325: Puerto de la Cruz - Icod de Los Vinos - El Tanque - Santiago del Teide - Tamaimo - Ctra.TF-454 de Cueva El Polvo- Playa de la Arena - Puerto Santiago - Acantilado de los Gigantes 

Los horarios y los precios los podréis encontrar en www.titsa.com






Cómo llegar al Teide en coche y en autobús


Nombrado Patrimonio de la Humanidad en 2007, El Teide y sus paisajes aledaños constituyen uno de los paisajes más interesantes de toda España.

   Cómo llegar al Teide en coche 

La manera más fácil de subir es alquilando un coche en cualquier municipio grande de la isla, o en el mismo aeropuerto. Las tarifas son muy bajas. Yo alquilé uno con Hertz y me salió por menos de 25€ al día. De este modo podréis subir sin prisa y deteniéndoos en todos los lugares que os llamen la atención, que no serán pocos.

El camino es impresionante. Se pasa del clima cálido de la parte baja de la isla, a un paisaje lleno de pinos, donde es muy probable que pilléis niebla y llovizna. Y, de repente, atravesaréis las nubes para encontraros con un calor tórrido y un paisaje desértico impactante.




Observatorio

La Montaña Amarilla

▪  Desde el norte de la Isla: si os alojáis en la parte norte, como en Santa Cruz o Puerto de la Cruz, tendréis que coger la autovía TF5 con dirección hacia Santa Cruz de Tenerife. Desde allí, tomad la salida 9 (La Esperanza – El Teide TF24). Y comenzad a subir y a subir atravesando puntos como La Orotava pueblo. El ascenso es duro si lleváis un coche pequeño. Yo lo pasé muy mal con las cuestas y varias veces pensé que tendría que bajarme y empujarle.

▪  Desde el sur de la Isla: si os alojáis en la parte sur, como Los Cristianos o Adeje, tendréis que coger la carretera de Vilaflor (TF21) y disfrutar de las vistas del pino canario a través de las curvas.

▪  Aparcamiento del Teide: abre de 8:00 a 18:00, tiene capacidad para 220 plazas y sorprendentemente… es GRATIS.


      Cómo llegar al Teide en autobús      

Descarté esta opción porque los horarios eran bastante malos y tendría que estar continuamente pensando en el tiempo, sin poder disfrutar bien. De hecho, fue lo que me decantó por alquilar un coche. Las guaguas no son una buena opción, porque se pierde tiempo y tampoco salen tan baratas. Si no tenéis más remedio que cogerlas:

▪  Desde el norte de la isla: Autobús Línea 348. Sale a las 9:15 desde Puerto de la Curz y hace paradas en La Orotava, Montaña Blanca y Teleférico del Teide. La vuelta sale a las 16:00 desde el teleférico. (www.titsa.com)

▪  Desde el sur de la isla: Autobús Línea 342. Sale a las 9:15 de Las Américas y hace paradas en Los Cristiano, Teleférico y Montaña Blanca. La vuelta desde el teleférico es las 15:30. (www.titsa.com)

También hay muchas excursiones organizadas que podréis contratar a través de vuestro propio hotel.


      ¿Qué ver en el Teide?      

Una vez en el Teide e impresionados por el paisaje, tendréis que coger el teleférico. ¡Ojo! Las entradas son limitadas, por lo que os recomiendo que saquéis los tickets por internet en su página web para poder elegir el horario que queráis. Aun así, no os garantizan que no tengáis que esperar cola. La cola de los que tienen entradas por internet está apartada de la general, pero también suele ser larga y si no estáis allí a vuestra hora (a pesar de estar en la cola) os podéis quedar sin subir. Así que… id con antelación, no es plan de que perdáis la vez después de gastaros el abusivo precio del ticket.







La base del teleférico está a 2356 metros de altura. Allí hay una cafetería-restaurante y aseos. El recorrido dura unos 8 minutos y, como tengáis la suerte de ir en medio de los 40 pasajeros o así que caben…no veréis nada. Doy fe. Mi subida fue un asco. Menos mal que en la bajada me maté por conseguir un buen sitio.

El teleférico sube hasta la Estación Superior, que está a 3555 metros de altitud. Tiene wifi y aseos, pero no hay nada para comer allí, lleváoslo puesto.

Aquí hace frío. Traeros algo de abrigo porque en mayo había nieve.

Desde la Estación Superior parten tres rutas:

1. Mirador de la Fortaleza (Ruta 11): desde donde se ve la parte norte de la isla y el valle de la Orotava.

2. Mirador Pico viejo (Ruta 12): desde donde se ve la parte sur de la isla y hay unas vistas espectaculares de las Cañadas del Teide, los restos de las erupciones volcánicas y los Roques.

* Ambas se pueden hacer relativamente rápido mientras se disfruta del paisaje.

3. Ruta al cráter del Teide: aquí ya empiezan los problemas. La ruta hasta la cima más alta de España se hace por el sendero de Telesforo Bravo. Con una buena condición física, se puede hacer en menos de media hora. No hay pérdida: está vallado y con guardias. SI NO TIENES PERMISO, NO ENTRAS. El permiso se puede conseguir en esta web. Yo intenté hacerlo desde tres meses antes a la fecha de mi viaje y me fue imposible.

Curiosamente también hay otra opción. Contratarlo con un guía. Ya tenemos otra vez el mismo problema que vivimos con El Caminito del Rey en Málaga y, por lo visto, nos vamos a tener que ir acostumbrando a estas geniales ideas.

Los guías tienen permisos especiales. ¿Cuál es su función? Bueno, me puse en contacto con varios guías que encontré por internet. Su función es esperarte justo a la entrada del sendero de Telesforo, allí les pagas y te dejan entrar. Unos decían que te acompañaban a la cima y otros, ni siquiera. Vamos, que cobraban por esperarte en la puerta del camino, cobrar e irse. Me pidieron entre 30 y 50€ por persona. Un abuso. Lógicamente, me negué y vi a Telesforo desde la barrera.

Cómo llegar a Los Roques de García 

Otra visita indispensable son los Roques. Desde el Teide, seguir en dirección al Parador Nacional, allí están señalizados a escasos metros. Hay aparcamiento a la entrada. Está cerquísima.

Son unas impresionantes formaciones rocosas que, antes de ser erosionadas, formaban un muro que separaba las dos calderas de Las Cañadas
.



Desde el aparcamiento podemos subir andando por unas escaleras hasta el mirador, desde allí se ven todos los restos volcánicos. El más llamativo de todos es el Roque Cinchado, el que aparecía en los billetes de mil pesetas. La estampa quita el aliento, con el pico del Teide al fondo.


Desde allí parte una ruta circular de una hora donde se pueden ver más de estas formaciones.


   Fauna y flora únicos en el Teide  

En sus casi 20.000 hectáreas, el Parque Nacional del Teide cuenta con una flora y fauna únicos. Su famoso lagarto tizón se puede ver sin problema desde el aparcamiento del Teide. En cuanto saques algo de comida, allí está. Recordad que no hay que darles comida para no alterar su modo de vida.



En cuanto a la flora, el parque tiene 32 endemismos tinerfeños. El tajinaste es la más famosa, sobre todo el rojo. De él se saca una miel única.



Fauna y flora más representativas:

Animales

  • Erizo (Aetechinus algirus)
  • Lagarto tizón (Gallotia galloti galloti)
  • Canario silvestre (Serinus canaria)
  • Caminero (Anthus b. Berthelotti)
  • Hornero (Phylloscopus Collybita canariensis)
  • Vencejo (Apus u. Unicolor)
  • Paloma bravía (Columba livia canariensis)
  • Cernícalo (Falco tinnunculus canariensis)
  • Cuervo (Corvus corax tingitanus)
  • Perdiz parda (Alectoris barbara)
  • Pinzón del Teide (Fringilla t. Teydea)
Flora:
  • Flor de malpaís (Tolpis webii)
  • Alhelí del Teide (Erysimum scoparium)
  • Margarita del Teide (Argyranthemum teneriffae)
  • Hierba pajonera (Descuraina bourgaeana)
  • Codeso (Adenocarpus viscosus)
  • Hierba conejera (Pterocephalus lasiospermum)
  • Hierba de la cumbre (Schrophularia glabrata)
  • Hierba del Teide (Nepeta Teydea)
  • Estornudadera (Andryala pinnatifida)
  • Poleo de monte (Bystropogon origanifolius)
  • Tajinaste picante (Echium auberianum)
  • Tajinaste rojo (Echium wildpretii)
  • Cardo de plata ( Stemmacantha cynaroides)

Opinión del Hotel 4Dreams Tenerife


Realicé la reserva a través de Muchoviaje.com junto con el vuelo a un precio irrisorio. Eso sí, lo reservé con mucha antelación.

El hotel

El edificio es bastante discreto, no un mamotreto tipo resort, sólo tiene 67 habitaciones. En el lounge se encuentra la recepción, un bar y una zona de descanso. También hay una máquina de café y vending. No tiene cocina, por lo que tan sólo ofrecen desayunos.



Lo más bonito que tiene es la piscina, con unas vistas magníficas al . El wifi funciona bien y todo está muy limpio.

Destinia

La habitación en la que estuve era enorme. Tenía frigorífico, televisión y cuarto de baño con secador y bañera. Lo mejor de todo: una terraza que era la mitad de grande que la habitación. Con una mesa, sillas y tumbonas. Ideal para pasar un ratito por la tarde descansando. Lo único malo es que no tiene aire acondicionado y esto en Tenerife… A mí no me hizo falta porque el tiempo no acompañó mucho, una suerte por ese lado…





Localización

El hotel se encuentra en pleno centro del Puerto de La Cruz, en una zona peatonal preciosa. Problemas: el aparcamiento es un problemón. Es cierto que hay aparcamiento cerca, pero siempre está lleno. Hay que dar vueltas y vueltas para encontrar a alguien que se vaya y aprovechar el hueco. La solución está en irse un poco más lejos, a la zona del lago, donde hay una explanada muy grande.

El otro inconveniente es que hay pubs cerca, en la zona trasera. Cuando yo fui, hubo una trifulca y tuvo que venir la policía y todo. Como no podía dormir del ruido que entraba por la terraza, bajé a recepción para ver si me podían dar otra habitación en la zona delantera. El hombre, muy amable, me dijo que no merecía la pena porque la mía era la más grande que tenían y porque los pubs cerraban a la 1 (no sé a qué hora cerrarán en fin de semana), pero que si quería me la cambiaba. Al ser ya tarde, decidí esperar. Pero me gustó la comprensión del recepcionista.

Para comer cerca hay miles de opciones, desde atrapaguiris hasta sitios de calidad. Típicos guachinches no vi, tuve que ir a buscarlos más lejos.

DISTANCIAS EN COCHE: Aunque la red de autobuses es buena, es mucho mejor alquilar un coche para no perder tiempo y por lo baratos que son. Yo lo alquilé con Hertz, a través de su página web, 2 días por 45€ en total. 

  • Aeropuerto Tenerife Norte: 26 minutos - 28 km.
  • Teide: 1 hora - 59 km.
  • San Cristóbal de la Laguna: 26 minutos - 30 km.
  • Icod de los Vinos: 30 minutos - 25 km.
  • Los Cristianos: 1'10 horas - 106 km.


   HOTEL 4DREAMS ***   
Agustín de Bethencourt, 14
Puerto de la Cruz - Tenerife
Teléfono: (+34) 922 383 552
 4dreamshotel@gmail.com






Cómo ir del aeropuerto de Tenerife Norte a…



Cómo ir del aeropuerto de Tenerife Norte a Puerto de la Cruz:

                   - Autobús 102 Express: Santa Cruz (Intercambiador) - Autopista Norte (TF-5)                   La Laguna (Intercambiador) - Aeropuerto Norte - Autopista Norte (TF-5) -  Ctra. El Botánico - Est. Puerto de la Cruz.

Cómo ir del aeropuerto de Tenerife Norte a Los Cristianos:

- Autobús 343: Estación Puerto de la Cruz - Ctra. El Botánico - Autopista Norte – Aeropuerto Norte – Autopista Sur – Aeropuerto Sur - Los Cristianos.

Cómo ir del aeropuerto de Tenerife Norte a La Orotava e Icod de los Vinos:

- Autobús 108: Santa Cruz (Intercambiador) - Autopista Norte(TF-5) – La Laguna (Intercambiador -  Aeropuerto Norte – TF-5 – Tacoronte (Est. Guaguas) - Puente de La Matanza - Puente La Victoria - Puente La Quinta -La Orotava (Estación) - Las Arenas (Zona Comercial) – Realejo Bajo - San Juan de la Rambla - Icod de los Vinos(Estación de Guaguas)

- Autobús 107: Santa Cruz (Intercambiador) - Autopista Norte (TF-5)- La Laguna (Intercambiador) – Aeropuerto Norte – Autopista Norte (TF-5) – Tacoronte(Est. Guaguas) - Puente de La Matanza - Puente de La Victoria - Puente de La Quinta(Santa Úrsula) - La Orotava (Est. Guaguas) - Las Arenas (Zona Comercial) -Realejo Bajo - San Juan de la Rambla - Icod de los Vinos - Garachico - Los Silos - Buenavista del Norte.

Cómo ir del aeropuerto de Tenerife Norte al Aeropuerto de Tenerife Sur:

- Autobús 343: Estación Puerto de la Cruz - Ctra. El Botánico - Autopista Norte – Aeropuerto Norte – Autopista Sur – Aeropuerto Sur - Los Cristianos.


Para consultar horarios, tarifas y otros itinerarios, consultad:


Qué ver en Tenerife en dos días: Itinerario


Este itinerario lo hice en pleno Puente de Mayo, con tan mala suerte que casi no pude disfrutar de las playas por el mal tiempo (sí, en las Canarias también hay días de éstos... y nos pilló). Por eso, se centra más en excursiones culturales y de naturaleza. Mi punto de partida fue el Aeropuerto de Tenerife y mi hotel, el 4Dreams de Puerto de la Cruz. Es intenso, pero se adecuó a mis necesidades y superó mis expectativas. Eso sí; descansar, lo justo, para aprovechar el tiempo al máximo y... quedarme con ganas de más. 


DÍA 1: 

1. Puerto de la Cruz: Pasearse por su centro histórico en sí mismo es un aliciente. Tras recoger el coche en el aeropuerto a primera hora de la mañana, aproveché  para echar un vistazo a este pueblecito en el que estaba mi hotel. Por sus callejuelas hay terrazas y bares, así como en su paseo marítimo, aunque aquí no vais a encontrar muchos productos típicos ya que todo está orientado a los guiris y a la sangría. Hay que callejear más. El pasaje de Agustín de Betancourt y la Calle San Juan son las arterias comeriales de la zona. La zona del muelle (desde hay unas vistas espectaculares del Teide) y el complejo turístico Costa Martíanez es donde se concentra más gente. Allí hay un lago artificial y un casino. Para los que les guste, Loro Park está muy cerca. Yo decidí no visitar ningún parque temático, ni semejante, en mi rápida visita a la isla. El principal problema de este pueblo es el aparcamiento. La única solución es probar suerte junto al muelle, en una gran explanada habilitada para ello.

2. La Orotava:  En mi ascenso al Teide, me paré en este precioso lugar lleno de guachinches, al que luego volvería al día siguiente para cenar. Lo mejor es dejar el coche a la entrada del pueblo y recorrer el centro histórico a pie tranquilamente. Cuenta con cuatro museos y varias casas señoriales que se pueden visitar, la más famosa es la Casa de los Balcones. Desde el Mirador de Humboldt hay unas vistas impresionantes.

Hay que tener cuidado cuando lo pongamos en el GPS, al ser el municipio más extenso de la isla, se confunde y las indicaciones llevan a otro sitio cerca del Teide, que está también incluido en su término municipal.



Lo que me llevó allí, además de su historia y su centro histórico, fue la famosa Casa Egon, una pastelería centenaria. Empezó su andadura en 1916 de manos de un repostero alemán que iba de camino a las colonias africanas y que se quedó en la isla tras el estallido de la Primera Guerra Mundial. Su famoso descendiente nos trató con una alegría increíble. Sus dulces, una delicia.




3. Subida al Teide: Mi siguiente parada era el teleférico del Teide, para el cual había sacado los tickets con mucha antelación para que me cuadraran las horas. No tuve la oportunidad de subir al pico ya que, por mucha antelación con la que miré, no hubo manera de hacerme con una entrada.

El ascenso en coche se convirtió en una aventura con un coche tan pequeñito como el mío. Parecía que ya no tiraba más. Lo más espectacular es pasar del sol de La Orotava, a la humedad, las nubes y la nieblina y, de repente, atravesar las nubes y encontrarnos ante un sol tórrido y un paisaje desértico.

El teleférico nos deja a unos 200 metros de la cima. El resto hay que hacerlo a pie. Las vistas, a 3.718 metros de altitud, son impresionantes con las nubes debajo.



4. Los Roques de García: Si no los encontráis en el GPS, poned para ir al Parador del Teide, ya que los Roques están en frente. Allí hay un aparcamiento y un sendero que los recorre. Estas increíbles formaciones rocosas fueron emblemáticas en España por aparecer en los billetes de 1000 pesetas. Lo más famoso es hacerte una foto delante de ellos y con el Teide al fondo.



5. San Cristóbal de La Laguna: Ciudad Patrimonio de la Humanidad (lo merece). Hay un aparcamiento con gorrillas a la entrada, cerca del Ayuntamiento. Desde allí, caminar un poquito para encontraros con la sorpresa de su centro. Sin duda, el más bonito que he visto en esta isla. Los edificios más emblemáticos son la catedral y la torre de la iglesia de la Concepción.




6. Santa Cruz de Tenerife: La verdad es que, después de visitar La Laguna, Santa Cruz no me llamó tanto la atención. Me arrepentí de no haberme quedado más tiempo allí. Su zona más visitada es la del puerto. Allí se concentra el Castillo de San Juan Bautista y el auditorio. En las zonas cercanas, en la misma Avenida de la Constitución, hay mucha zona para aparcar. Andando un poquito, no mucho, podréis ver otros edificios emblemáticos, como la Torre de San Andrés, la Iglesia de La Concepción, la Iglesia de San Francisco de Asís o el Museo de la Naturaleza y el Hombre.


Vuelta al hotel, para dar un paseo nocturno por Puerto de la Cruz y cenar algo típico. 





DÍA 2:


1. Playa de los Cristianos: Esta playa es uno de los destinos más populares del sur de la isla y punto de partida para la mayoría de tours por la costa de Adeje o de Arona. Cerca de aquí se encuentran parques temáticos como Siam Park y Aqualand. El paseo marítimo de Los Cristianos está lleno de restaurantes y tiendas de souvenirs y es un ir y venir de gente continuo. Yo aproveché para desayunar aquí mientras hacía hora para nuestra excursión de submarinismo con el Centro de Buceo Ocean Dream.




2. Buceando en Adeje: Costa Adeje ofrece una increíble variedad para bucear, con una abundancia de flora y fauna. Costa Adeje está rodeado por las aguas subtropicales del Atlántico, con una atmósfera que hace que el buceo sea posible durante todo el año.

Es algo imprescindible si vais a la isla. Hay multitud de empresas que se dedican a esto y ofrecen precios similares. La mía la reservé a través de Yumping. Un bautismo de buceo (no había buceado nunca) con tortugas. Normalmente se ven tortugas gigantes en Adeje. No fue mi caso, aunque vi muchos otros animales acuáticos. La actividad, mientras te dan la explicación preparatoria, los traslados y el buceo, duran unas 3 horas.



3. Acantilado de los Gigantes: Otro de los imprescindibles de la isla. Después de comer me fui al Puerto de Santiago para pasear un rato mientras salía el barco. La excursión la hice con Marítima Acantilados y fue una experiencia genial. Increíbles vistas de enormes paredes de piedra volcánica que superan los 600 metros de altura. Y acompañados por peces voladores que saltaban de vez en cuando. Lo más fascinantes fueron las vistas de los acantilados en la bajada del barranco de la Mascá. Una pena que, por falta de tiempo, no pudiera hacer el recorrido completo de senderismo a través del barranco. Pero para eso hay que reservar toda una mañana, como mínimo, y el tiempo iba muy justo.


4. Icod de los Vinos y el Drago Milenario: El último imprescindible de mi viaje era el Drago Mileranio. Desde Los Gigantes recorrí en coche el duro ascenso que separan estos puntos, con lluvia y niebla, subiendo y subiendo. Pero el drago lo merece. Este pueblo describe muy bien la arquitectura típica canaria, con sus casitas bajas, balcones y techos de madera y callejuelas empedradas. Desde la plaza se obtienen unas maravillosas vistas del drago sin tener que pagar por entrar (que es un abuso, si fuera más barato…). El drago es uno de los ejemplares más antiguos del mundo, con una base de 20 metros de perímetro y 16 metros de altura. Si tenéis tiempo, desde Icod de los Vinos también se puede acceder al tubo volcánico más largo de Europa, la cueva del viento. Desgraciadamente, no había entradas disponibles. Si queréis visitarlas habrá que comprarlas online con mucha antelación. Cierra los lunes y los domingos, sean festivos o no.



5. De guachinches: No podía dejar la isla sin ir de guachinches, los tradicionales bares de tapeo canarios. Hay que decir que algunos están bastante escondidos y basta con preguntar a los locales para que nos den un listado bueno que se aleje de los atrapaguiris. La primera vez lo intenté en El Cordero, cerca de la Playa de las Galletas, me había hablado maravillas de él. A mí y a miles de clientes que hacían cola en el aparcamiento. No había ni sitio para aparcar en la carretera. Y estaban dando hora para las 5. La segunda vez fue a la vuelta, para cenar en La Orotava. Experiencia genial. Más que de tapas, son sitios para comer raciones. Platos generosos, de comida típica canaria, a un precio de risa. Menos de 10€ con vino, agua, una ración de queso frito y otra de carne de fiesta. 


         
    Guachinche La Casona