Bautismo de buceo en Adeje - Nuestra experiencia


La Costa Adeje está rodeada por las aguas subtropicales del Atlántico, por lo que el agua siempre tiene una temperatura agradable. En sus fondos hay gran variedad de peces, rayas, tortugas, tiburones, barracudas.


Oceans Dream Tenerife

Dentro de las cosas que no podían faltar en nuestro viaje a Tenerife era visitar la costa de Adeje para disfrutar de su fondo marino. Nos habían hablado maravillas de esta actividad, pero no teníamos ni idea de submarinismo.

Finalmente nos decidimos por contratar un Bautismo de Buceo a través de yumping con la empresa Ocean Dreams Tenerife y, aunque no vimos las esperadas tortugas, mereció mucho la pena.

La empresa está ubicada en la Playa de los Cristianos, en un callejón que sale del paseo marítimo. Entre la Costa de Arona y la Costa de Adeje suman 8km de playa que puedes recorrer por el paseo marítimo. Es el más largo de toda Europa. Para hacer hora paseamos un poquito por él. El tiempo no acompañaba mucho, aunque el agua estaba a muy buena temperatura.



Una vez en la oficina, nos dieron una pequeña clase de cómo teníamos que ponernos el traje, cómo utilizar la bombona, de qué se componía el equipo, qué lenguaje de signos íbamos a usar en el agua… y nos pusieron un vídeo sobre lo que íbamos a hacer. Fueron muy agradables. Finalmente íbamos a ser dos chicas y dos chicos (uno de ellos ya era buzo) y dos monitores. Desde allí, con nuestros trajes puestos, nos fuimos en furgoneta hacia la zona de buceo.



Puertito de Armeñime

Este sitio lo conforman unas cuantas casitas y una playa en forma de arco, situado en medio de una bahía semicircular y resguardada. El ambiente hippie se respira en el aire. Es un lugar muy bueno para aprender a bucear ya que la profundidad media y máxima es de 6 y 15 metros respectivamente. Y, además, tiene un aliciente añadido: allí viven unas tortugas verdes de hasta 20 kilos. Por eso también se la conoce como La Cala de las tortugas

Tras salir de la furgoneta, los monitores nos pusieron el equipo, que pesaba una jartá. Y nos fuimos hasta la playa. Aún no sé ni cómo bajé las escaleras hasta la playa con todo eso a cuestas.


Tras iniciar la inmersión cada monitor se vino con uno de nosotros, y el chico que era buzo se encargó de la otra chica. Así que fueron clases particulares. Descendimos y pudimos ver un montón de peces. Desgraciadamente, las tortugas no aparecieron. El grupo que salía cuando nosotros entrábamos sí que las vio, estarían ya cansadas de tanto mamoneo…







Yo no aguanté la actividad entera. Me agobié mucho y tras unos 20 minutos tuve que subir. La presión que sentía en el pecho era horrenda. Me ahogaba y tenía ansiedad. Me dijeron que si tenía asma podía ocurrir. No sé.

El monitor no tuvo ningún reparo. Me dijo que si lo quería intentar una vez más, que podía ir a mi ritmo… pero yo sólo quería salir de allí. Así que me fui a la furgoneta y me quité el equipo. El chico, holandés, estuvo dándome palique todo el rato. No se separó y me tranquilizó para comprobar que estaba bien. Fue muy comprensivo.




Los demás estuvieron una hora entera en el agua buscando a las tortugas. Después volvieron a la furgoneta y nos fuimos de vuelta a la oficina. Pese a la mala experiencia que había tenido, puedo decir que al menos lo intenté y que me llevé una buena impresión de esta empresa.

No creo que vuelva a bucear (aunque no se puede decir que no a nada) pero bueno… la próxima vez probaré con el snorquel.    :) 

Si queréis ver másfotos de Canarias, podéis encontrarlas en nuestro tablero de Pinterest.


Compártelo

Entradas relacionadas