Cómo es la visita a Roskilde, Frederiksborg y Kronborg con Hamlet Tours (III)


La última parada de nuestra visita fue el Castillo Kronborg. Aquí nos acompañó todo el rato el guía explicándonos todo lo que veíamos.

El castillo de Kronborg se encuentra en la ciudad de Helsingør (Elsinor) y es una visita obligada para los amantes de Shakespeare. Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000, su historia ha quedado unida para siempre a la historia de Hamlet.


La fortaleza se construyó en 1420 bajo el mandato de Erico de Pomerania, llamándola entonces Krogen. Su función principal era la de recaudar impuestos a través de una tasa que se cobraba a los barcos que atravesaban el estrecho de Oresund. Por ello eligió este lugar para edificarlo, junto al mar y a unos pocos kilómetros de la ciudad sueca de Helsingborg, que está justo en la otra orilla. Se puede ver perfectamente desde sus dominios. El paso de Helsingør a Helsingborg es la distancia más reducida que hay entre ambas orillas del estrecho de Øresund, que separa Dinamarca de Suecia.

En el siglo XVI, Federico II lo renovó convirtiéndolo en un gran palacio renacentista y renombrándolo como Kronborg. Desgraciadamente, en el siglo XVII, el castillo ardió salvándose sólo su capilla. Sus reconstrucciones posteriores lo hicieron cada vez más fuerte, reforzándolo con varias líneas de defensa más a su alrededor y pasando a considerarse como el castillo más fuerte de Europa.

La visita a Kronborg

Para entrar al castillo hay que atravesar la Puerta Oscura, un pequeño túnel que llevaba desde la entrada original, hasta el Patio de las Cuatro Puertas.


Este patio está profusamente decorado con estatuas de Neptuno y Mercurio, los dioses del mar y del comercio. Buenos dioses para la función original con la que se construyó el castillo.

En el patio del castillo, construido durante la renovación renacentista de Federico II, había una majestuosa fuente del siglo XVI, que los suecos se llevaron cuando lo invadieron en 1658. Hoy sólo hay un pozo en ese lugar.



A continuación, se pasa a la Capilla. Consagrada en 1582, es lo único que queda del castillo original de Krogen, pues sobrevivió al gran incendio de 1658.  Aquí te puedes hacer una idea del esplendor que caracterizó a este lugar en su primera época.


Los aposentos reales también se pueden visitar. Después del incendio, Christian IV intentó recrearlos fielmente para que mantuvieran el mismo aspecto que tenían en la época de Federico II. Desde sus ventanales se pueden obtener unas increíbles vistas del país vecino sueco, justo en la otra orilla.



La siguiente sala visitable es el Salón de Baile, el más grande que existe en el norte de Europa. Mide 62 x 12 metros. De sus paredes cuelgan algunas pinturas que fueron pensadas para el Gran Salón del Palacio de Rosenborg, en Copenhague y que ahora se exponen aquí.

En el Pequeño Hall, podrás ver siete tapices del siglo XVI de reyes daneses. La colección original se componía de cuarenta tapices que mostraban cien de sus reyes.


La visita acaba en una especie de búnker. Debajo del castillo, existen una serie de pasadizos que eran utilizados por los soldados en tiempos de guerra. Sus galerías y salas podían albergar a más de mil hombres y suministros para soportar un asedio de seis semanas. Las grandes vasijas en las que se guardaban la comida, aún están allí.

Dentro de estas galerías se encuentra Ogier el Danés (Holger the Dane), un héroe legendario que aparece en varios cantares de gesta, como en el Cantar de Roldán. Según la leyenda, sería hijo de Godofredo, rey de Dinamarca. Acérrimo enemigo de Carlomagno, cuyo hijo mató al hijo de Ogier, acabó perdonándolo para luchar juntos contra los sarracenos.


Antes de salir del recinto, hay que pararse a ver el retrato en honor a Shakespeare, quien hizo famoso este castillo por situarlo como escenario de Hamlet.



Después de nuestra agradable visita y de hacernos algunas fotos en el exterior del castillo, junto a la bandera danesa y las vistas de Suecia al fondo, emprendimos nuestro regreso a Copenhague. Un día muy, muy bien aprovechado.  


Otras entradas que te pueden interesar:

Compártelo

Entradas relacionadas