10 lugares imprescindibles que ver en Bilbao en un día



La ciudad más poblada del País Vasco ha destacado siempre por su rápida adaptación a los avances tecnológicos y al desarrollo. Desde el siglo XIII, cuando ganó importancia a través de sus exportaciones de lana y de hierro a través de su puerto; pasando por el XIX, cuando sufrió una gran transformación siendo la segunda ciudad más industrializada de España; hasta la actualidad, contando en el siglo XXI con numerosos premios internacionales que alaban su urbanismo.


Aparcar en ella resulta realmente difícil. Pero, gracias a su valorada y amplia red de transporte público (que apuesta por el respeto al medio ambiente), puedes visitar lo más representativo de esta ciudad en un día.



Qué ver en Bilbao en un día

1. Guggenheim: el edificio más conocido de Bilbao destaca por su arquitectura extravagante. Las formas curvilíneas se suceden recubiertas con piedra caliza, cortinas de cristal y planchas de titanio. En su interior puedes disfrutar de una amplia colección de arte moderno. Su exterior también cuenta con obras tan famosas como la gran araña Mamá o el gran perro Puppy y con las vistas a la magnífica Ría de Bilbao. Precio: 17€  www.guggenheim-bilbao.eus


2. Palacio de la Diputación: en la Gran Vía de Bilbao, llena de tiendas y restaurantes, destaca este edificio considerado una de las obras cumbres del eclecticismo en Vizcaya. Dejando los tecnicismos a un lado, bien merece una visita para descubrir su notable arquitectura. Puedes ver su interior apuntándote a una de las visitas guiadas que se organizan desde el área de turismo.  bisitak@bizkaia.eus


3. Teatro Arriaga: dedicado al niño prodigio Juan Crisóstomo Arriaga, conocido como el Mozart español, este teatro fue construido a finales del siglo XIX en estilo neobarroco. Hoy ofrece una gran programación de música y espectáculos. www.teatroarriaga.eus


4. Plaza Nueva: construida en 1851, después de un largo proceso de diseño que duró más de sesenta años, hoy es uno de los referentes de la capital para recorrer los numerosos bares de pintxos que la rodean y visitar su mercado de antigüedades cada domingo.


5. Museo Vasco: no te puedes ir de Bilbao sin conocer más sobre la historia de una de las culturas más antiguas del mundo. Su patrimonio cuenta con más de 20.000 objetos, entre los que destaca el Idolo de Mikeldi, originario de la II Edad del Hierro (s. V-I a. C). Precio: 3€  www.euskal-museoa.eus


6. Catedral de Santiago: el edificio más antiguo de Bilbao, pertenece al siglo XIV y fue construido en estilo gótico. Es una visita obligada para los peregrinos que realizan el Camino de Santiago por la costa, por ello su puerta más conocida, a Puerta del Ángel, es también llamada la Puerta de los Peregrinos. Fuera del horario de misa, puedes visitar sus distintas capillas, la sacristía y el claustro. Precio: 5€ (Entrada combinada Catedral + Iglesia San Antón). catedralbilbao.com


7. Mercado de la Ribera: junto a la Ría de Bilbao, el Mercado de la Ribera fue reconocido en 1990 como el Mercado Municipal de Abastos más completo por el Guinness, siendo el mayor mercado cubierto de Europa. Cuenta con más de 10.000 m² llenos de puestos de venta y bares. mercadodelaribera.biz


8. Iglesia de San Antón: el edificio se construyó sobre las ruinas del antiguo Álcazar, a finales del siglo XIV. De estilo gótico, su interior se divide en tres naves, careciendo de ábside. Su importancia para la ciudad es tal, que su figura aparece reflejada en el escudo de la villa. Su interior ofrece grandes misterios, como puertas que no llevan a ningún sitio o terrazas a las que sólo se puede acceder saltando desde el tejado.  Precio: 3€  Entrada combinada Catedral + Iglesia San Antón: 5€.


9. Basílica de Begoña: dedicada a Amatxu (la Virgen de Begoña), fue levantada en el siglo XVI gracias a las limosnas de los fieles. Se ubica en la parte alta de la ciudad, por lo que se puede ver desde muchas partes de Bilbao. Es tradición que cuando gana el Athletic de Bilbao o el Bilbao Basket, los aficionados vayan allí a celebrarlo.

10. Fosteritos: una foto muy querida por los turistas que visitan Bilbao es la de los Fosteritos, las marquesinas de acero y vidrio que el arquitecto Norman Foster (de ahí su nombre) diseñó en 1988 para dar entrada a varias estaciones del Metro de Bilbao. El logotipo del metro y el interior de la mayoría de las estaciones también son obra de Foster, quien fue contratado de nuevo en el 2009 para diseñar las paradas subterráneas de la línea 3. Los Fosteritos los puedes ver en las principales estaciones del Ensanche, como la Plaza Moyúa y Sarriko.







Compártelo

Entradas relacionadas