Mostrando entradas con la etiqueta Monumentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monumentos. Mostrar todas las entradas

Cómo entrar a la Terraza Azotea del Círculo de Bellas Artes sin hacer colas



A 56 metros de altura sobre la calle Alcalá, la Azotea del Círculo de Bellas Artes es siempre un lugar de moda para disfrutar de una buena copa en un entorno chillout mientras observas unas maravillosas vistas de la capital madrileña.




La entidad del Círculo de Bellas Artes fue fundada en 1880 por grandes artistas del siglo XIX. Originariamente su sede estaba situada en la calle del Barquillo y es en 1926 cuando se muda a su enclave actual, un hermoso edificio del famoso arquitecto Antonio Palacios, quien también diseñó los interiores de muchas de las estaciones del Metro de Madrid. Fue declarado monumento histórico-artístico de carácter nacional en 1981 y en la actualidad el inmueble tiene la consideración de Bien de Interés Cultural.

La terraza está coronada por una escultura de Juan Luis Vassallo que muestra la gran figura de Minerva, la diosa romana de la sabiduría y del arte, y el gran símbolo del Círculo de Bellas Artes.


Para acceder a la terraza tienes varias opciones:

🍹 Si sólo quieres ver la azotea: tienes que hacer la larga cola de la taquilla que hay en la calle. El precio es de 4€. En cuanto entras en el hall, vas directo al ascensor que te lleva a la azotea. Como el aforo es limitado, puedes estar mucho tiempo esperando en la cola.

🍹 Si quieres ahorrarte la cola: esta opción te saldrá tan sólo un euro más cara: 5€. Pasa de la cola y entra directamente en el hall. Allí hay unas máquinas en las que podrás comprar tu entrada para visitar las exposiciones temporales que se ofrecen en las distintas salas del edificio.

En ese momento los empleados no te dejarán subir directamente en el ascensor, sino que te llevarán a la exposición de la planta baja para que la veas antes. Luego puedes continuar por la primera planta, bajar al sótano o irte directamente a la azotea.



Es la mejor manera de llevarte una impresión completa del edificio. Podrás observar su arquitectura, aprender con sus exposiciones y acceder a la terraza. Merece mucho la pena, sobre todo los días en los que la espera se hace muy larga en la cola, porque hace viento, frío o excesivo calor.  



7 lugares imprescindibles que ver en Torrelaguna



A pocos kilómetros de la provincia de Guadalajara, en pleno Valle del Jarama, la madrileña villa de Torrelavega cuenta con menos de 5.000 habitantes, pero se llena durante los fines de semana de lugareños que escapan de la capital y quieren descansar paseando por sus tranquilas calles y disfrutando de su gastronomía. Su patrimonio es también fuente de visitas, siendo toda la villa Monumento Histórico Artístico Nacional.


Sus orígenes están ligados a la historia de ciudad de Uceda, lugar del que partieron algunos de sus habitantes y acabaron en los terrenos de Torrelavega estableciendo aquí una granja. Poco a poco fue creciendo, hasta configurar las siete granjerías o barrios que perduran en la actualidad. Su nombre proviene de la tribu bereber que la ocupó durante la época musulmana: laggūna.


Su época de mayor esplendor fue durante lo siglos XV y XVI, cuando el Cardenal Cisneros honró a Torrelavega con diversas construcciones por ser la ciudad que le vio nacer. En frente del Ayuntamiento hay una cruz que indica el lugar en el que se encontraba su casa natal.


Qué ver en Torrelaguna

1. Iglesia de la Magdalena: es el edificio que más sobresale de toda la villa. Una imponente construcción gótica del siglo XIV que se alza en la Plaza Mayor. Tiene una planta de tres naves y una torre en la que aparecen los escudos de la villa y del Cardenal Cisneros. Su portada pertenece al siglo XVI y es una mezcla de gótico mudéjar y Renacimiento que hacen referencia a la Resurrección.

En su interior puedes ver retablos barrocos y platerescos, un Cristo que el papa Borgia regaló a los Reyes Católicos y la capilla de San Felipe, donde descansan los restos del poeta Juan de Mena, que murió en esta villa en 1456.


2. Ayuntamiento: el antiguo pósito del siglo XVI mandando construir también por Cisneros alberga el edificio del Ayuntamiento. De su estructura original sólo queda la fachada, el resto es fruto de las diversas remodelaciones que ha sufrido a lo largo de la historia.


3. Puerta del Cristo de Burgos: Torrelavega estaba rodeada por una muralla de la que ahora sólo quedan algunos restos. La única entrada que queda es esta puerta.


4. Abadía de las Franciscanas Descalzas: del antiguo convento, construido en el siglo XVI, destaca su portada plateresca y el mausoleo renacentista en el que se encuentran enterrados sus fundadores.

5. Ermita de Nuestra Señora de la Soledad: al final de un bonito paseo dentro del mismo pueblo, está la ermita dedicada a la Patrona de la villa. Data del siglo XIV y antiguamente actuó como el Humilladero de la Vera Cruz.



6. Palacetes y arquitectura popular: la localidad está llena de bellos ejemplos casas blasonadas tradicionales y de antiguos palacetes, como el Palacio de Arteaga o el de Salinas.



7. Antigua Casa Patata: en Torrelaguna hay varios restaurantes. Uno de los más famosos es el Mesón Antigua Casa Patata, en la calle Malacuera. Su comedor principal se encuentra en el sótano, en unas antiguas cuevas del siglo XVII.



Mapa de Torrelaguna: www.torrelagunaweb.es

7 lugares imprescindibles que ver en Bermeo en una mañana



Fundada en 1236, su importancia para la zona fue tal, que se mantuvo como capital de Vizcaya hasta 1602. Su pasado pescador aún se ve en la vida diaria de sus habitantes, manteniendo una importante actividad marinera gracias a la gran cantidad de empresas conserveras que tienen su sede en esta comarca.

Situado en el interior de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai y en la falda del monte Sollube, Bermeo es uno de los enclaves costeros más bonitos de Vizcaya. Su núcleo se encuentra situado encima del puerto viejo, por lo que hay que subir unas pequeñas cuestecitas si quieres adentrarte en él.


Qué ver en Bermeo en una mañana

1. El Puerto Viejo: el lugar más fotografiado de Bermeo lo componen estrechas casas pintadas de colores. Los bares de pintxos abundan por la zona, así como grandes ejemplos de esculturas relacionadas con el mar.


2. El Parque Lamera: junto al Paseo del Puerto, esta antigua zona de anclaje para barcos es otra de las zonas populares de pintxos de Bermeo. A lo largo del parque hay varias esculturas del artista local Nestor Basterretxea.


3. El Casino: con aspecto de antiguo castillo francés, está ubicado en el muelle deportivo. Se construyó en 1894 y aún conserva tres murales de Ignacio Zuloaga que puedes ver en el salón principal. Actualmente es sede de la Sociedad Bermeana, aunque también alberga un bar, una cafetería y un restaurante.


4. La Iglesia de Santa Eufemia: al final del Parque Lamera destaca este templo gótico del siglo XIII, en el que Fernando el Católico confirmó a Bermeo como Cabeza de Vizcaya en 1476. En su interior se encuentra el sepulcro de la familia Mendoza de Arteaga.


5. El Ayuntamiento: situado en la plaza Sabino Arana, ocupa un edificio de 1732 en cuya fachada destacan dos relojes de sol. Delante de éste, se suele poner un mercado.


6. La Iglesia de Santa María de la Asunción: de estructura neoclásica, data del siglo XIX, lo que lo hacen el templo más nuevo de Bermeo.


7. La Torre Ercilla: esta torre, cuyo propietario fue Alonso de Ercilla (autor del poema La Araucana), hoy alberga el Museo de los Pescadores. Pertenece al siglo XV y es la única superviviente de las 30 torres que hubo en la localidad en la antigüedad. Precio: 3€



Si aún te has quedado con ganas, la vista a Bermeo la puedes completar con la visita a San Juan de Gaztelugatxe, el pueblo pesquero de Mundaka, los impresionantes paisajes del Cabo Matxitxako o el paseo por las marismas de Urdaibai.


4 lugares imprescindibles que ver en Mundaka en una mañana



Cuenta una leyenda que este pequeño pueblo pesquero tiene origen escocés. El barco en el que viajaba una princesa escocesa desterrada atracó en estas tierras y se quedaron asombrados por el agua cristalina que salía de una fuente que allí encontraron. Nombraron al lugar munda aqua (agua cristalina) y se establecieron en el nuevo enclave. Al poco tiempo, la princesa dio a luz a Jaun Zuria, el primer Señor de Vizcaya.  Aquí tienes más información sobre sus leyendas. 

Actualmente, Mundaka es un bonito pueblo famoso internacionalmente entre los amantes del surf y es que en su costa aparece una de las olas de izquierda más largas del mundo. Su entorno es envidiable, situándose en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai.


Qué ver en Mundaka en una mañana

1. El Puerto: la zona más concurrida de Mundaka es su puerto, rodeado de casas de colores y animados por sus bares de pintxos.

2. La Ermita de Santa Catalina: ubicada sobre una pequeña península a las afueras del pueblo, desde ella se pueden ver todos los barcos que entran y salen del estuario. A pesar de que su existencia proviene de la Edad Media, lo que observas hoy es una construcción de 1879.


3. La Iglesia de Santa María: en el centro de Mundaka, junto a un frontón y un parquecillo, este templo data del siglo XVI.


4. Los Miradores: desde los miradores que hay a la salida del pueblo puedes disfrutar de unas magníficas vistas de la Isla de Izaro, el estuario y el monte Ogoño. 



Si aún te has quedado con ganas, la vista a Mundaka la puedes completar con la visita a San Juan de Gaztelugatxe, el pueblo pesquero de Bermeo, el paseo por las marismas de Urdaibai o un baño en la Playa de Laida.

9 lugares imprescindibles que ver en San Cristóbal de La Laguna


Patrimonio de la Humanidad desde 1999, la antigua capital de la isla de Tenerife, guarda un maravilloso patrimonio que encanta a quien la visita. Sede universitaria y episcopal, sus calles empedradas, palacetes, templos y casas señoriales muestran la esencia de los trazados urbanísticos que se llevaron a cabo en los siglos XVI y XVII, con la isla ya perteneciendo a la Corona de Castilla.


La ciudad donde más llueve de Canarias es muy manejable a pie. Su centro histórico es todo peatonal y se puede recorrer en poco tiempo. El coche lo puedes aparcar en los alrededores de la Plaza del Adelantado, donde hay habilitado un aparcamiento gratuito (aunque a veces está lleno de “gorrillas”).


Qué ver en San Cristóbal de La Laguna

1. Plaza del Adelantado: su nombre se debe a Alonso Fernández de Lugo, quien recibió el título del primer Adelantado de la isla, otorgado por la Corona de Castilla por haber participado en su conquista. Alrededor de la plaza se concentran algunos de los edificios más emblemáticos de a ciudad, como la Casa del Padre Anchieta, fundador de Sâo Paulo o la ermita de San Miguel, la más antigua de La Laguna. Allí se celebran espectáculos y festivales.



2. Casa de Nava y Grimón: en este edificio barroco, realizado con piedra volcánicas, se organizaban las tertulias a las que acudían los intelectuales del siglo XVII que habitaban en la isla.


3. Iglesia Convento de Santa Catalina de Siena: fundado en 1606, en su interior se conserva el cuerpo incorrupto de María de León Bello y Delgado (La Siervita), cuya historia está llena de leyendas milagrosas. Actualmente el convento está custodiado por monjas de clausura de la Orden de Predicadores (Dominicas). En su fachada destaca su balcón ajimez con celosía, que permite a las religiosas mirar a la calle sin que nadie las vea.

4. Antigua Calle La Carrera: hoy conocida como calle Obispo Redondo, es famosa por la curva que hace justo en su tramo final. El noble Alonso Fernández de Lugo, enfrentado con los curas de la localidad, encargó realizar así el trazado de la calle de modo que no tuviera que ver desde su casa la torre de la iglesia de Concepción. Tal era el asco que les tenía… 

➥ Casa del Corregidor: edificación hecha con cantería roja, en ella residía el gobernador civil.

➥ La Alhóndiga: esta casa de color azul ha tenido diversas funciones a lo largo de su historia. Almacén de trigo, cárcel para los prisioneros franceses, cuartel de la Guardia Civil… Hoy alberga las dependencias municipales.

➥ Casa Alvarado Bracamonte: también conocida como Casa de los Capitanes (de color amarillo), en ella se encuentra la Oficina de Turismo. En su interior se puede visitar un gran patio con un nogal de más de 200 años.


5. Catedral de San Cristóbal de La Laguna: catedral neogótica, con fachada neoclásica inspirada en la catedral de Pamplona, que alberga la sede de la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de La Laguna. Sus orígenes se encuentran en una antiguo ermita, construida por Alonso Fernández de Lugo (cuyos restos descansan en la Catedral) sobre los restos de una necrópolis guanche. Ampliada posteriormente para convertirse en iglesia, no fue hasta 1819, cuando se convertiría en Catedral. Horarios y precios: http://lalagunacatedral.com/visita-cultural/


6. Iglesia de la Concepción: se encuentra emplazada en lo que antaño fue la Villa de Arriba (donde vivían los gremios artesanos, entre otros), mientras que la Villa de Abajo (lugar donde se emplazan la Catedral de La Laguna y la Plaza del Adelantado) contaba con el poder político y religioso. Su elemento más representativo es su torre de 28 metros de altura, que data del siglo XVII. Hoy se puede subir a su campanario, que cuenta con la campana más grande de Canarias. Precio: 2€.  Visita conjunta a la Iglesia del Convento de los Catalinos, Torre de la Iglesia de la Concepción y Patio del Obispado: 5,00€

7. Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores: antiguamente utilizada como iglesia y como hospital, hoy alberga una biblioteca.

8. Calle de San Agustín: calle peatonal llena de tiendas, restaurantes y casas señoriales. En ella destacan cuatro grandes palacetes:

➥ Casa Salazar: antiguo palacete barroco del siglo XVII, en el que reside la sede del Obispado de Tenerife. De sus orígenes sólo queda la fachada, con el escudo de la familia Salazar. El resto fue devorado por las llamas durante el incendio del 2006.

➥ Museo de Antropología e Historia de la Laguna: está ubicado en la Casa Lercano, un antiguo palacete que perteneció a una familia de banqueros genoveses. Además de por el museo, el lugar es famoso por el fantasma de Catalina, la hija de Antonio Lercano, a quien obligaron casarse con un anciano. El mismo día de su boda, ésta acabó tirándose al pozo de la mansión. Al no poder darle Santa Sepultura por tratarse de un suicidio, la leyenda cuenta que su cuerpo fue enterrado en una de las estancias de la casa y que su fantasma vaga por ella desconsolado. Precio: 5€

➥ Casa Montañés: sede del Consejo Consultivo de Agua de Canarias, antiguamente perteneció al sargento mayor Francisco Montañés Machado, y tampoco está exenta de leyendas. 36 empleados de seguridad se dieron de baja en menos de dos años, acosados por el espectro de dos ancianos que los instaban a irse del lugar.

➥ Instituto de Canarias Cabrera Pinto: ubicado en las antiguas dependencias del Convento de San Agustín, del que conserva el antigua claustro y el patio interior. Al lado del edificio se encuentra la antigua iglesia del convento.



9. Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna: el primer convento franciscano de la isla de Tenerife (s. XVI) cuenta en su interior con la venerada imagen del Santísimo Cristo de La Laguna, realizada por el escultor belga Louis Van der Vule. Desde la Semana Santa de 2014 el Santuario también custodia una réplica exacta de la Sábana Santa de Turín.

Mapa - Itinerario por San Cristóal de la Laguna




Dulces típicos de San Cristóbal de La Laguna

Dulces Laguneros: rosquetes de milhojas rellenos de cabello de ángel.

www.mykitchenbyme.com

Dulces elaborados de manera artesanal por las monjas Claras y Catalinas.


Otra entrada que te puede interesar

 Mapas y planos de San Cristóbal de La Laguna


6 lugares imprescindibles que ver en Ondárroa en una mañana



Fundado en 1327 junto a la ría Artibai, siempre fue el pueblo rival de Lekeitio por la pesca de la ballena. A finales del siglo XV quedó destruida casi completamente por un gran incendio, aunque consiguió revivir poco después con Enrique IV, floreciendo la pesca y el comercio y consagrándose como uno de los mejores puertos del Cantábrico.


El centro histórico del pueblo permanece anclado sobre una colina rocosa en el meandro de la ría. Para superar el desnivel que esto produce, sus casas presentan varias plantas. Algunos tienen cinco o seis pisos en su parte anterior y dos en la parte trasera. Estos edificios tan particulares y la existencia de casas marineras tradicionales que sobrevivieron al otro gran incendio que sufrió la ciudad en el siglo XVIII, la han convertido en Conjunto Monumental.


Puedes dejar tu coche a la entrada en la zona del campo de fútbol y de la Ertzaintza, cruzar el puente y seguir caminando hasta el puerto. Para volver puedes hacerlo por la otra orilla del río para así obtener vistas distintas.


Qué ver en Ondárroa

1. Los Puentes: el río Artibai rodea todo el centro histórico de Ondárroa. Para cruzarlo hay varios puentes emblemáticos:

★ El Puente de Itxas Aurre: tiene la firma de Santiago Calatrava y facilita el acceso directo al puerto.


★ El Puente Viejo: el original era un puente levadizo que fue construido en madera durante la Edad Media. Siglos después se cambió por uno de piedra que desapareció durante una riada. El que puedes ver ahora es una construcción de 1961.


★ La Pasarela de Alfonso XIII: inaugurado en 1927, este curioso puente giratorio de hierro se construyó para facilitar el paso a la playa de Arrigorri. Hasta entonces sólo se podía cruzar usando una barca. Sus usuarios tenían que pagar cinco céntimos por cruzarlo, por lo que se le llamó el Puente de la Perra Chica (como se llamaba antiguamente a esta moneda).


2. La Torre Etxandia: en lo alto de la colina, servía para vigilar y controlar la ciudad y quien se acercaba a ella.

3. La Torre de los Licona: aún queda en pie la casa natal de María Sánchez de Licona, la madre de San Ignacio de Loyola.

4. La Iglesia de Santa María: este templo gótico pertenece al siglo XV y llama la atención, además de por su envergadura, por las gárgolas y las esculturas que aparecen en su exterior. Éstas representan las clases sociales existentes en la Edad Media y se las conoce como El Cortejo. En Ondárroa las llaman Kortxeleko-mamuak (mamuak en euskera significa fantasma). Se dice que el que de tres vueltas por el paso de ronda que rodea a la iglesia se convertirá en piedra y se unirá a este cortejo. Como le pasó a Leokadi, una joven del pueblo cuya estatua aparece junto al resto de las estatuas.


5. El Ayuntamiento: de estilo neoclásico, se construyó a finales del siglo XVIII y está adosado a la Iglesia de Santa María.

6. La Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua: dedicada a la patrona de Ondárroa, es el templo más antiguo del pueblo y actuó también de fortificación y de faro en la antigüedad.