Día 9: Kyushu – Visitando la Catedral de Urakami de Nagasaki



Cogí el tren Kamome 9 en la estación de Hakata (Fukuoka) a las 8’57 y a las 10’50 ya estaba en Nagasaki. Salí de la estación y comencé a andar hacia la Catedral de Urakami, a unos 40 minutos andando. Existen autobuses y tranvías que llevan allí, pero yo preferí ir caminando para callejear un poco. El camino no es difícil y es casi recto.

La Catedral de Urakami se encuentra sobre una pequeña colina desde la que se obtienen buenas vistas de Nagasaki. Su historia se remonta a la persecución que sufrieron los cristianos de la aldea de Urakami (al norte de Nagasaki) durante los años 1869 y 1873, época en la que muchos tuvieron que emigrar y otros fueron martirizados. Al abolirse esta persecución, los cristianos volvieron a sus casas y decidieron construir su propia catedral.

Para ello compraron los terrenos en los que había tenido lugar las pruebas de fe con la que interrogaban a los sospechosos de cristianismo, como pisar imágenes de la Virgen o de Jesús. Y erigieron una catedral que tardó en construirse medio siglo. En 1925 era la catedral católica más grande de Asia oriental.


Poco duró la alegría. La caída de la bomba atómica veinte años después detonó a medio kilómetro de distancia de la catedral, destruyéndola por completo.

Años más tarde los cristianos quisieron construirla de nuevo, pero el gobierno de Japón se empeñaba en preservar sus ruinas como símbolo del horror pasado. Finalmente lo consiguieron en 1959. Al ser el proyecto llevado a cabo por las autoridades municipales el lugar no ha sido incluido dentro de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco dentro de la candidatura de Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki



Hoy, en la cuesta que lleva al templo se pueden ver algunas estatuas de la catedral original. También quedan expuestos algunos restos en el Parque de la Paz, el Museo de la Bomba Atómica y en la sede de la ONU en Nueva York, en la que se exhibe la estatua de St Agnes de Nagasaki.

Su interior es bastante austero, no se pueden tomar fotos y la entrada es gratuita.

Siguiendo las señales que parten de la base de la colina que da acceso a la catedral, se llega al pequeño Parque Tenshu, donde hay aseos tradicionales gratuitos, y al Parque de la Paz en unos diez minutos andando. 

Otras entradas que te pueden interesar:



Compártelo

Entradas relacionadas