Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas

Senderismo: Vía Verde entre Morata de Tajuña y Perales de Tajuña



La Vía Verde del Tajuña está compuesta por 49 km que recorren la vega del río Tajuña a lo largo de seis tramos. La ruta comienza en Arganda del Rey y sigue el trazado del antiguo ferrocarril del Tajuña, un tren remolachero, hasta terminar en Ambite. Aunque también existe la posibilidad de desviarse y acabar en Estremera. Durante el recorrido el camino atraviesa pueblos tradicionales como Tielmes, Morata de Tajuña y Carabaña. También está conectada con el Camino de Santiago y con el Camino de Uclés.


El Tramo II de la ruta se llama Secretos de la Vía Verde del Tajuña y une las localidades de Morata de Tajuña y Perales de Tajuña. El camino comienza en el camino del cementerio, en la Avenida Príncipes de España. Si continuas por esta calle, pronto verás el cartel con el inicio de ruta. Siguiendo el trazado rojo, llegarás a Perales de Tajuña.


La vía está llena de recuerdos del pasado minero e industrial de la zona, de las canteras y de la batalla del Jarama durante la Guerra Civil, en 1937. En este tramo se puede ver un nido de ametralladora de la Segunda Línea de Defensa del Jarama, construido por el bando republicano, y una cueva en la que se guarecían las tropas.



Durante tu paseo puedes ver los cultivos agrícolas de la zona, como olivares o cereales, y matorrales entre los que predominan tomillo, romero y esparto. De la 1600 hectáreas de olivar que rodean morata de Tajuña se extrae cada año el 25% de la producción de la Comunidad de Madrid.


La fauna que te puedes encontrar por el camino está compuesta por aves (pardillos, perdices, mochuelos, gorriones, abubillas, codornices…), mamíferos (erizos, liebres, comadrejas, conejos, jabalíes, zorros, jinetas…) y reptiles (culebras, salamanquesas y lagartijas ibéricas).



Tomando un pequeño desvío, te puedes parar en el Complejo Isla Taray. Actualmente es una residencia de ancianos regentada por Mensajeros de la Paz, pero su origen se remonta a un antiguo molino de rodezno que fue adquirido por el Marqués de Leganés y Conde de Altamira allá por el siglo XVII.

En el siglo XVIII se transformó en un batán, en el que se transformaban los tejidos abiertos en otros más tupidos con ayuda de la fuerza de la corriente del agua. Este hecho favoreció que se estableciera en el pueblo la Real Fábrica de Tejidos e Hilados y que estuvo en funcionamiento hasta la invasión francesa de 1808.

Poco después se convirtió en fábrica de papel continuo para periódicos y en el siglo XX en ella se llegó a elaborar regenerados de algodón y luz eléctrica, pasando a albergar la sede del Estado Mayor Republicano durante la Guerra Civil y un taller de cerámica.

Finalmente, el Padre Ángel inauguró una residencia de ancianos que sigue hoy en funcionamiento.


En medio del complejo puedes ver un enorme platanero de 180 años y que está inventariado en el Catálogo de Árboles singulares de la comunidad de Madrid.  

La Isla Taray se encuentra más o menos a mitad de la Vía Verde. Siguiendo de nuevo el camino rojo llegarás a Perales de Tajuña. Allí puedes tapear en sus bares o comer en sus restaurantes. Si estás visitando la zona durante fechas señaladas, como la Feria de la Palmerita, no olvides comprar algunos de estos manjares y reservar con tiempo en los restaurantes, porque se llenan incluso para tapear.

Perales de Tajuña

Pastelerías de Morata de Tajuña

Mi recomendación es desayunarte unas palmeritas, hacer la ruta y comer algo en el Lagar de Nemesio. Un lugar muy bien decorado y con unas raciones, tostas y bocadillos que merecen la pena. Después, para bajarlo, vuelta andando por la vega, porque la ruta es lineal.



🏃 Distancia: 6’8 km. En los folletos que cogí en el puesto de Turismo de Morata de Tajuña aparece como distancia 3,16 km. Yo no sé cómo, pero yendo lineal por la senda roja y sin ni siquiera desviarme por Isla Taray, yo siempre he hecho alrededor de 7 km (ida) y he tardado hora y media en llegar a Perales.

🏃 Toda la vía es fácil de seguir, está asfaltada, pintada de rojo y señalizada. 

🏃 No pueden pasar vehículos a motor por muchos tramos.

🏃 No hay fuentes.

🏃 Es una ruta sencilla, con poquísimo desnivel.

Opinión del Hard Rock Cafe de Madrid



La cadena americana Hard Rock Café inauguró su primer restaurante en 1971 en junto al Hyde Park Corner, en Londres, utilizando este nombre en honor al disco de The Doors Morrison Hotel. Desde entonces, la marca se ha expandido y hoy cuenta con 184 restaurantes repartidos por 73 países, 28 hoteles, 11 casinos, e incluso un parque temático, El Hard Rock Park. Además, la marca posee la colección privada de rock más grande del mundo, con más de 80.000 objetos personales de artistas que muestra en sus locales.

En España ya tiene nueve locales en: Valencia, Marbella, Mallorca, Ibiza, Barcelona, Madrid, Sevilla, Málaga y Tenerife, con lo que este país queda con más Hard Rock Cafe del mundo después de Estados Unidos.

El de Madrid está ubicado en el Paseo de la Castellana, muy cerca de la Plaza de Colón. A su inauguración, en 1994, asistió Chuck Berry. El local es enorme. En el exterior hay una zona reservada para la terraza, con puestos de comida. Dentro hay una zona dedicada al bar, otra para una pequeña tienda de souvenirs de la marca y varios salones.



La comida está buena y se sirve de manera muy original, algunos platos se presentan en vajilla con forma de guitarra, por ejemplo. Déjate espacio para los postres. Te va a hacer falta, porque son enormes. Todos los productos son de elaboración casera, para lo que cuentan con muchísimo personal trabajando allí.

Mientras disfrutas de platos típicos americanos, cuyas raciones son bastante grandes, puedes curiosear los objetos famosos que se muestran en sus vitrinas. Entre ellos, destaca la Harley Davidson de Bono (U2), unos zapatos de Michael Jackson, trajes de Madonna, Elton John, John Lennon y Mick Jagger, y una guitarra de Roy Orbison.


Si tienes pensado ir a comer allí, ve muy temprano. Hay muchísima cola durante los fines de semana y te sienta por estricto orden de llegada. También puedes buscar cualquier tipo de oferta, tipo Groupon o Fever, salen bastante bien de precio, los platos son igual de grandes y te hacen descuento en la tienda.

Horario:

🍔 De domingo a viernes: de 12’30 a 2’00

🍔 Sábados: de 12’30 a 2’30.

   HARD ROCK CAFÉ MADRID   
Paseo de la Castellana, 2
Teléfono: 914 364 340

Mi opinión sobre la visita al Palacio de Linares




En el Paseo de Recoletos, justo en frente de la Cibeles, se levanta el gran palacio que José de Murga y Reolid y Raimunda de Osorio y Ortega, los Marqueses de Linares, mandaron realizar en 1877. Esta suntuosa construcción está compuesta por cuatro plantas y presenta un estilo ecléctico, mezclando estilos como el barroco, el rococó y el de la época de Luis XV.

Los marqueses vivieron en su palacio durante once años, hasta que fallecieron y pasó a manos de una ahijada. A partir de entonces, fue pasando de empresa en empresa, como la Confederación de Cajas de Ahorros o la Compañía Transmediterránea, hasta quedar casi en estado ruinoso a pesar de haber sido nombrado Monumento Histórico Artístico en 1978. En la actualidad, es la sede de la Casa de América y ofrece visitas guiadas los fines de semana.


La visita comienza en la planta baja del edificio. Allí, en una sala habilitada como cine, verás proyectado un pequeño documental sobre su construcción. A continuación, subirás por una espectacular escalinata hasta la primera planta del palacio, que estaba dedicada a la vida diaria de sus moradores.

A lo largo del recorrido, verás las estancias más representativas fijándote siempre en su suntuosa decoración, con suelos realizados con mosaicos de teselas y formas geométricas que están idénticamente representadas en pisos y techos, a modo de simetría perfecta.

Atravesarás salas como el dormitorio, la biblioteca, la Sala de Juegos, la Sala de Fumar y el gran comedor. El palacio tan sólo contaba con una pequeña cocina en los sótanos, que estaba reservada al uso de los sirvientes. La razón era que Raimunda no quería que su palacio oliera a fritanga, por lo que pidió que no construyeran una gran cocina para ellos y todos los días pedía que le trajeran la comida desde el restaurante Lhardy.

En la segunda planta puedes caminar por habitaciones como el salón de tapices, un magnífico saloncito chino o el comedor de gala (con mesas y sillas originales).

La joya de esta parte de la visita es la Salón de Baile, decorada en estilo rococó con temas relacionadas con la música. Tenía un pequeño escenario (la galería de los músicos) en la parte superior sobre el que tocaban los músicos. Este podía ser tapado para que los músicos no vieran nada de lo que estaba ocurriendo en el salón y los invitados pudieran disfrutar de la música en la intimidad, sin ser vistos.

La última parada de la visita es la capilla del palacio, de estilo románico bizantino. Desde su techo hacían bajar a los bebés en una canasta con una polea para ser bautizados delante del altar.

La verdad es que la visita me gustó, pero me quedé con sabor agridulce por varias razones:

😕 No se habla prácticamente nada de quiénes eran los Marqueses de Linares, ni de sus vidas. Mucho menos de las leyendas que hay sobre ellos. A lo mejor esto lo dejan para las visitas teatralizadas, pero las visitas de los fines de semana están casi totalmente centradas en aspectos arquitectónicos del edificio.

😕 El recorrido se hace muy corto. Para la capacidad y el número de estancias que tiene el palacio, se visitan pocas y muy rápido. Cuando lo visité, mi impresión fue que no te da tiempo a fijarte bien en los detalles porque la guía tiene demasiada prisa en acabar la visita. Las opiniones de sus guías en internet no suelen ser muy buenas, y ahora ya me puedo hacer una idea del porqué.

😕Tampoco se puede entrar en los jardines. Es un poco molesto que la guía indique que se pueden visitar de lunes a viernes libremente, pero que los fines de semana no. Si estamos asistiendo a una visita guiada que sólo hacen los fines de semana, podrían abrir también los jardines para que los asistentes pudiéramos tener una visión más amplia del recorrido. Hay gente que viene de fuera y no puede venir dos veces seguidas para completar su visita.

😕 Como no se pueden visitar los jardines, tampoco se puede tener una impresión de la Casita de Muñecas. Éste es un pequeño pabellón de madera, construido en estilo romántico y al que no se puede tener acceso. La única visión que tuvimos de él todos los que hicieron la visita conmigo fue asomarnos durante un segundo por una ventana de una de las estancias para verlo. Y la guía se enfadó porque estábamos tardando mucho y nos llamó la atención para que corriéramos a la siguiente estancia.


En fin, no suele haber mucha información sobre los marqueses que fundaron un hospital en mi tierra. De hecho, muchos de mis conocidos en Linares se piensan que nacieron allí y poco saben de la existencia de este palacio madrileño.

Si quieres conocer un poco más sobre su vida y sus leyendas, yo te recomiendo que vayas a Linares y visites el Hospital de Los Marqueses. Allí podrás ver su capilla y el lugar donde están enterrados tan curiosos personajes. Aprovecha para darte una vuelta por mi tierra, disfrutar de sus tapas gratis y ver lugares como el Museo de Rafael o el Yacimiento de Cástulo.

Cómo conseguir la entrada al Palacio de Linares

Para visitarlo por dentro tienes dos opciones:

👻 Contratar una visita guiada.

👻 Contratar una visita teatralizada.

La entrada para la visita teatralizada se puede comprar a través de internet, pero, si lo que quieres es sólo ver el edificio por dentro, es un engorro porque no se venden online. 

Para comprarla tienes que ir a la taquilla, de lunes a viernes, en horario de 10’00 a 15’00 y de 20’00. Si tienes en cuenta que las visitas se hacen sólo los fines de semana, tienes que ir dos veces y esto es un engorro.

También ponen a la venta entradas un poco antes de que comiencen las visitas, pero sólo para cubrir las plazas que no han podido vender antes. No esperes hasta el último momento, porque es muy fácil que te quedes sin ellas.  



La única foto que permiten hacer es en el hall de la entrada, donde está la taquilla.


Cómo es la visita a El Bosque Encantado de San Martín de Valdeiglesias



A tan sólo diez minutos de San Martín de Valdeiglesias y a una hora de Madrid, el Bosque Encantado es una buena idea para una escapada corta desde la capital y disfrutar del aire puro en plena naturaleza.

Este impresionante Jardín Botánico cuenta con plantas de más de 500 especies naturales con las que se han ido recreando diversas figuras configurando zonas temáticas a lo largo del recorrido.

Sus 300 esculturas vegetales se hallan dispersadas a lo largo de un recinto de 30.000 m², en el que también hay una cafetería y una exposición de geodas. A lo largo del paseo te encontrarás con fuentes, charcas, riachuelos y plantas aromáticas.

La ruta se estructura alrededor del mundo mágico de las hadas y duendes Topi, seres del boque que modelan las plantas a su antojo y que viven en pequeñas casitas repartidas por todo el parque. Hay tantos pequeños detalles escondidos, que hay que estar atento para encontrar sus diminutas puertas.




En la entrada hay un hotel para bichos y desde allí parten las distintas rutas en las que se divide la visita. Paseando tranquilamente por el parque echarás mucho más de una hora. La numeración del mapa es difícil de seguir. Lo mejor es que te dejes llevar por los caminos y disfrutes del recorrido.


🍀 Ruta de los habitantes del bosque: después de unas esculturas dedicadas a los habitantes humanos, hay una gran variedad dedicada a animales, como osos y ciervos.


🍀 Ruta de los cactus: unas bonitas escalerillas te llevarán a la Cascada de Buda, del que sale el arroyo que atraviesa el bosque de cactus.


🍀 Ruta de la jungla: siguiendo el riachuelo encantado, llegarás a ver a los habitantes de la selva y acabarás en una gran cascada.


🍀 Ruta de la Prehistoria: un poco más adelante verás distintas figuras de dinosaurios. Antes de seguir, asómate al Mirador del Pueblo para contemplar las vistas de San Martín de Valdeiglesias al fondo.



🍀 Ruta de los aromas: alrededor de la montaña de bonsáis se encuentran repartidas un montón de plantas aromáticas.


🍀 Ruta de la Historia: bajando por el Montecillo Misterioso y el Monte de los Amantes, cuadrigas y caballeros te estarán esperando.


🍀 Ruta de los cuentos: atravesando las terrazas del parque llegarás a la zona en la que habitan los protagonistas de cuentos como Blancanieves o Aladdin.


🍀 Ruta de la mitología: detrás del gran arco descansan dragones y pegasos.


🍀 Ruta de los habitantes del agua: tortugas y delfines viven alrededor de su fuente.


🍀 Ruta de las aves: cubierta de patos y cisnes.


🍀 Ruta de los inventos: subiendo aun más por las terrazas, llegarás a la zona dedicada a grandes inventos como la locomotora.


🍀 Ruta de los amigos del hombre: aquí hay expuestas diversas figuras de animales domésticos.


🍀 Ruta de las artes: la última parte de las terrazas está dedicada a la música y a la danza.


Al final del recorrido te puedes atrever a entrar en el gran laberinto que hay justo al lado de la zona de las geodas.


Además de la visita por tu cuenta, tienes la opción de realizar una ruta nocturna en la que todo el parque está iluminado o una visita especial para los que se alojen los apartamentos del parque.

Al acabar tu recorrido, puedes continuar tu día caminando por las calles de San Martín de Valdeiglesias, conociendo su castillo o darte un baño en las aguas del cercano Pantano de San Juan, conocido por muchos como La Playa de Madrid.

Precios de El Bosque Encantado:

◾ Adultos: 11€
◾ Niños: 8€
◾ Si compras la entrada por internet, te saldrá más barato.
◾ Con la entrada al parque tienes descuento en la visita al castillo de San Martín de Valdeiglesias.

Cómo entrar a la Terraza Azotea del Círculo de Bellas Artes sin hacer colas



A 56 metros de altura sobre la calle Alcalá, la Azotea del Círculo de Bellas Artes es siempre un lugar de moda para disfrutar de una buena copa en un entorno chillout mientras observas unas maravillosas vistas de la capital madrileña.




La entidad del Círculo de Bellas Artes fue fundada en 1880 por grandes artistas del siglo XIX. Originariamente su sede estaba situada en la calle del Barquillo y es en 1926 cuando se muda a su enclave actual, un hermoso edificio del famoso arquitecto Antonio Palacios, quien también diseñó los interiores de muchas de las estaciones del Metro de Madrid. Fue declarado monumento histórico-artístico de carácter nacional en 1981 y en la actualidad el inmueble tiene la consideración de Bien de Interés Cultural.

La terraza está coronada por una escultura de Juan Luis Vassallo que muestra la gran figura de Minerva, la diosa romana de la sabiduría y del arte, y el gran símbolo del Círculo de Bellas Artes.


Para acceder a la terraza tienes varias opciones:

🍹 Si sólo quieres ver la azotea: tienes que hacer la larga cola de la taquilla que hay en la calle. El precio es de 4€. En cuanto entras en el hall, vas directo al ascensor que te lleva a la azotea. Como el aforo es limitado, puedes estar mucho tiempo esperando en la cola.

🍹 Si quieres ahorrarte la cola: esta opción te saldrá tan sólo un euro más cara: 5€. Pasa de la cola y entra directamente en el hall. Allí hay unas máquinas en las que podrás comprar tu entrada para visitar las exposiciones temporales que se ofrecen en las distintas salas del edificio.

En ese momento los empleados no te dejarán subir directamente en el ascensor, sino que te llevarán a la exposición de la planta baja para que la veas antes. Luego puedes continuar por la primera planta, bajar al sótano o irte directamente a la azotea.



Es la mejor manera de llevarte una impresión completa del edificio. Podrás observar su arquitectura, aprender con sus exposiciones y acceder a la terraza. Merece mucho la pena, sobre todo los días en los que la espera se hace muy larga en la cola, porque hace viento, frío o excesivo calor.  



Cómo es la visita al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid



El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza es una de las pinacotecas más importantes de las que se encuentran en el Paseo del Arte de Madrid. Su sede está en el Palacio de Villahermosa, un lujoso palacio del siglo XVIII con tres plantas y fachadas de ladrillo y granito, fruto de la remodelación estilo Neoclásico realizada en 1805.

A mediados del XIX el palacio se convirtió en una de las residencias más ilustres de la capital, incluso el compositor Franz Liszt tocó el piano en sus salones. Sin embargo, en 1973 la banca López Quesada adquirió el edificio y lo utilizó como sede bancaria hasta que quebró en 1980. En ese momento, pasó a manos del Estado como sede complementaria del Museo del Prado.

En 1992, el Estado llegó un acuerdo con el barón Thyssen para que utilizara este palacio para exhibir su colección privada en Madrid. El arquitecto Rafael Moneo se encargó de remodelarlo para acoger el museo del que puedes disfrutar hoy. El traslado de las más de 700 obras de los barones Thyssen, procedentes de su mansión de Lugano (Suiza), implicó una compleja logística y fue considerado el mayor movimiento de piezas artísticas efectuado en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.


La entrada al museo se realiza por los jardines. La otra entrada, que se encuentra en la Carrera de San Jerónimo, está clausurada por estar enfrente el palacio de los duques de Medinaceli (actual Hotel Palace), un linaje que por su origen real tenía el privilegio de ostentar su escudo sin ninguno enfrente.

La visita

Los cuadros que se exponen en el museo son fruto del arrendamiento (1988) y posterior adquisición, por parte del Gobierno español (1993), del núcleo más valioso de la colección privada reunida a lo largo de siete décadas por la familia Thyssen-Bornemisza. La institución está gestionada por una fundación bajo control público. En su sede en Madrid se exhiben 700 obras a las que se añadieron en 2004 otras 240 más provenientes de la colección privada de Carmen Cervera, viuda del barón Thyssen.

Las obras se muestran cronológicamente a lo largo de tres plantas, en orden descendente, ilustrando la evolución de la pintura europea y estadounidense desde el gótico italiano del siglo XIII hasta el arte de la década de 1980.


La visita se inicia en la segunda planta, donde las primeras salas muestran pintura italiana y holandesa del siglo XVII. A través de una galería puedes contemplar importantes paisajes de los siglos XVIII al XIX y cuyo recorrido se termina en una última sala con forma de capilla en la que se han reunido una selección de lienzos impresionistas.




En la primera planta se exhiben ejemplos de pintura tardo-impresionistas y postimpresionista, obras de Gauguin y de los pintores nabi y dos salas dedicadas al expresionismo alemán y a la pintura fauve.






El recorrido termina con muestras de arte de vanguardia. La planta baja se reserva para el siglo XX: cubismo, abstracción, surrealismo, arte pop y figuración en la posguerra europea.




Para acabar tu visita te puedes pasar por la vanguardista terraza ubicada en los jardines del museo y de su restaurante El Mirador del Thyssen. De junio a septiembre su oferta se completa con el Beach Club, una zona de chill out junto al museo.

Horario del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

💠 De lunes a sábado: de 10’00 a 21’00.

💠 Domingos: consultar en su web

💠 Martes: cerrado 

Precios de las entradas al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

💠 General: 13€

Gratis

💠 Reducida: 9€

💠 Gratuita: todos los lunes y el día 12 de octubre.