Senderismo: Cómo llegar a Los Pilones de la Garganta de los Infiernos



La mejor época para visitar la Garganta de los Infiernos es la primavera, cuando los cerezos del Valle del Jerte están en flor y puedes disfrutar de una maravillosa vista que te acompañará durante toda la carretera. Aunque si lo que quieres es bañarte en Los Pilones, sin duda, el verano es tu estación.

A unos 3 km de Cabezuela del Valle, siguiendo la N-110 que recorre el Valle del Jerte, se encuentra el Centro de Interpretación de la Garganta de los Infiernos. Planifica bien tu visita, porque en temporada alta los parkings se llenan de momento y no dejan pasar a nadie más. Por cierto, su precio no es nada desdeñable: 5€ por vehículo (aunque aparques en la carretera).

Ruta de Los Pilones

Es la más sencilla y la más visitada dentro de la Reserva Natural. Su acceso está señalizado junto a la carretera principal. No tienes que desviarte al Centro de Interpretación, sino seguirla atravesando el puente y estando atento a las señales que aparecen a la derecha. De todos modos, no tendrás pérdida. Si ves a un montón de gente subiendo unos escalones a la derecha, vas por buen camino.


El primer tramo consiste en una subida de escalones de madera y de piedra, rodeados de robles y castaños.

Cuando se acaban los escalones, el bosque se abre dando lugar a un bonito mirador del valle.

A continuación, el camino se estrecha de nuevo y se llena de helechos y sombras más adelante.


Una vez arriba, se llega a una amplia carretera (sendero forestal) utilizada por los transportes autorizados que, previa contratación de una excursión, llevan a los turistas que no quieren o pueden andar tanto, desde el Centro de Interpretación hasta allí.

El problema es que el camino acaba en una fuerte pendiente empedrada, que hace los tobillos polvo, tanto en la bajada, como en la subida.


Al final de la cuesta, te encontrarás con tu destino: Los Pilones. El granito se ha ido erosionando con el paso de los años, dando lugar a estas magníficas pozas que embellecen el paisaje. A estas pozas de forma circular las llaman las Marmitas del Gigante.




Camino de vuelta por el sendero forestal

La vuelta se puede realizar por donde has venido, o volviendo a la carretera en la que paraban los coches de las excursiones y continuando por ella cuesta abajo. Eso sí, da igual el camino que escojas: la cuesta arriba empedrada no te la quita nadie.

En mi caso, elegí esta última por hacer la ruta circular y ver un nuevo paisaje. Además, como casi todo el mundo sube por el mismo sitio, es más incordio bajar por allí encontrándote a tanta gente de cara.


Este camino es más tranquilo y muchísimo más amplio. Es un poco más largo (300 metros). Pero como es más sencillo, todo cuesta abajo y con el firme en buen estado, al final tardas lo mismo en llegar abajo.

Cuando lleves un poco menos de la mitad andado, verás el Chorrero de la Virgen, un espectacular mirador desde el que observar Riscoencinoso, así como la Cascada del Manto de la Virgen.



🌳 Longitud: aproximadamente unos 6 km (ida y vuelta)

🌳 Duración:  un poco más de dos horas (ida y vuelta)

🌳 Llevad protección solar y agua.

🌳 Dificultad: fácil.

🌳 Indicaciones:

                ⬤ Subida: señales verdes
                ⬤ Bajada por el sendero forestal: señales rojas.

🌳 Precio del parking de la Garganta de los Infiernos: 5€

Compártelo

Entradas relacionadas