Consejos para visitar los Templos de Angkor



1. Elegid bien la ropa que vais a llevar:

La humedad es agobiante y se suda mucho pero, por otro lado, tenemos el problema de los bichos, por lo que es mejor evitar la manga corta y los pantalones cortos, sobre todo al amaneces y al atardecer. Es importante llevar una ropa que transpire bien.

Para entrar a algunos templos no podéis llevar faldas cortas (a veces tampoco dejan pantalones cortos), sombreros, camisetas de tirantes, ni escote. Llevad algo para taparos en la mochila y solucionado. No avisan de esto en ningún sitio y, después de llevar un buen rataco esperando en la cola, es una faena que os echen para atrás. De todos modos, fuera de los templos, en los mercadillos de las entradas hay todo tipo de kits para los templos, pues saben que hay mucho despistado y se aprovecha.

La llovizna puede arruinarnos el día. No olvidéis echar en la mochila un paraguas o un chubasquero y una funda impermeable para la cámara, por si acaso.

2. Decidid bien vuestro medio de transporte:
  • No hay transporte público. Por nuestra cuenta debemos seguir la carretera del Museo de Angkor todo recto hasta llegar a las taquillas.
  • Tuk tuk: se pueden contratar en los hoteles o en cualquier calle. Se acuerda con el conductor qué quieres visitar (el recorrido corto o el largo) y, en función de eso, se regatea. En la calle los podéis encontrar más baratos que en los hoteles. Lo normal es que cobren unos 15$ por el recorrido corto y se pague al final del trayecto, para que no nos dejen tirados mientras visitamos un templo y nos esperen a la salida.
  • Bicicleta: es la manera ideal. Si hubiéramos tenido tiempo, lo hubiéramos hecho así. Hay que estar en buena forma, pero es bastante accesible. El recorrido corto tiene un trayecto de 25 km. El terreno es llano y la carretera está bastante bien conservada. Muchos hoteles ofrecen bicis gratis. De todos modos, alquilarlas sale bastante barato.
  • A pie: no se puede. Las distancias entre los templos son tan grandes, que es imposible hacerlo. Entre un templo y otro suele haber un mínimo de tres kilómetros, más 5 kilómetros de ida desde Siem Reap a las taquillas y otros tantos de vuelta, caminar entre los templos… es inviable.
  • Visitas organizadas: por los hoteles o por cualquier agencia de viajes que contratemos. Utilizan minivan, o coches privados (si pagas más). Pero, realmente, no merecen la pena. Se pierde el encanto de ver el paisaje en condiciones. Y, además, van como hormiguitas siguiendo al guía, rápido, rápido, sin poder detenerse mucho en ningún sitio.
  • Elefantes: darse una vuelta por las entradas de los templos en elefante sale barato. Pero no lo aconsejamos. Los pobres están en unas condiciones pésimas. Los tratan mal, están esclavizados y, cuando no sirven ya para llevar a turistas, los abandonan sin más en mitad del bosque. Están totalmente explotados. Si queréis montar en elefante, visitad otros sitios en los que os garanticen que están haciendo todo lo posible por su conservación, como Elephant Conservation Center, en Laos.
  • También se pueden contratar helicóperos (muuuy caros) y globos aerostáticos. En vuestro hotel os lo pueden gestionar.

3. Elegid el tipo de entrada que más os convenga:

Depende del tiempo del que dispongáis, así podéis comprar los tickets para:
  • 1 día: 20$
  • 3 días: 40$
  • Una semana: 60$

4. No perderos:

Hay mapas del complejo en todos los hoteles. Hay que tener en cuenta que, si vamos por nuestra cuenta las taquillas para comprar las entradas están siguiendo la carretera que parte del Museo de Angkor, en Siem Reap. Se encuentran a 3 km de la ciudad y a 2 km de los templos.

Si no vais por esta carretera, luego será mucho más difícil, porque os encontraréis en la entrada de los templos, pero no tendréis los tickets. Así que os obligarán a dar media vuelta en dirección a las taquillas.

5. Llevad bastante agua:

Con tanta humedad, se pierde mucho líquido y será necesario hidratarse bien. Allí podremos comprar agua, pero a un precio muy superior al de Siem Reap.

6. Tened cuidado con los monos:

Aunque parezcan encantadores, intentarán quitaros todo loque les llame la atención, incluidos los móviles y las cámaras. Su perdición es la comida y os pueden morder. Tened en cuenta que pueden trasmitir enfermedades como la rabia.


7. Id con calma:

Si vais en tuk tuk, lo alquilaréis por recorrido, no por horas. Tenedlo en cuenta para no pegaros el atracón de templos, sin disfrutar de nada.

8. El antimosquitos es esencial:

Aunque la zona esté mejorando en cuanto a malaria, es necesario ir cubiertos. Angkor está lleno de zonas húmedas, ideales para los mosquitos. Goibi Extreme nos fue muy bien para evitar las picaduras.

9. Tened en cuenta los horarios:

Los templos abren de 5’00 hasta las 17’30. El amanecer y el anochecer son preciosos de ver, pero están saturados de gente y, al final, es casi imposible hacer ninguna foto. Si no queréis amargaros con miles de turistas con sus trípodes, evitadlos.

10. Cuidado con los mercadillos:

Es importante regatear y no dejarse timar por los vendedores. Lo intentarán por todos los medios.


11. No fomentéis la mendicidad:

La mendicidad está siendo reducida a marchas forzadas en Angkor. Las imágenes de decenas de niños pidiendo en los templos ya no es tan usual. De todos modos, si veis a niños mendigando, no les deis nada. Ni caramelos, ni comida. Normalmente todo va a parar a manos del adulto que los espera detrás de cualquier árbol y les obliga a seguir pidiendo. De este modo, estos niños nunca irán a la escuela y seguirán siendo pobres.

12. Cuidado con el sol:

Aunque pueda parecer que no hace sol  porque esté nublado, hay que llevarse una gorra y protección, porque te puedes quemar igualmente. 

Compártelo

Entradas relacionadas

1 comentarios :

comentarios
30 de septiembre de 2015, 13:06 delete

Muchas gracias por compartir con todos vuestra experiencia viajera en Angkor.

Reply
avatar