Mostrando entradas con la etiqueta Templos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Templos. Mostrar todas las entradas

7 lugares que ver en Dazaifu, la ciudad amada por los estudiantes




¿Por qué Dazaifu es tan querida por los estudiantes?

Dazaifu es una pequeña localidad cercana a Fukuoka que recibe miles de visitantes al año. Su popularidad es enorme y, más aún, entre los estudiantes. Esto se debe a la historia de Michizane.

Michizane fue un erudito del siglo IX cuya inteligencia e influencia se vio peligrosa en Kyoto, ciudad donde había nacido y en la que vivía. Por ello, el clan Fujiwara presionó para que lo echaran de allí y acabó exiliado en Dazaifu.

Allí pasó el resto de su vida. Poco después de su muerto, muchos miembros del clan Fujiwara murieron y Kyoto fue asolada por incendios y terremotos. La gente empezó a pensar que se debía a la furia de Michizane y lo deificaron en el Dios Tenjin, la deidad sintoísta de educación, construyéndole templos Tenmangu por todo el país. A ellos acuden cientos de jóvenes al año para rezar por sus exámenes.

Qué ver en Dazaifu

1. Dazaifu Tenmangu Sando: nada más salir de la estación y girar a la derecha, te encontrarás con una calle comercial preciosa en la que poder degustar los famosos umegae mochi, un pastel de arroz a la parrilla lleno de mermelada de azuki. Preparados artesanalmente e in situ.


2. Santuario Dazaifu Tenmangu: el lugar donde estaba la tumba de Michizane, fue elegido para albergar este gran templo cuya extensión es de más de 12 km2Algunas de las construcciones más interesantes que puedes encontrar aquí son:

➤ El Buey: En su entrada hay una estatua que honra al buey que llevó los restos de Michizane hasta este lugar. Cuentan que el animal se paró aquí y no quería moverse, por lo que decidieron dejarlos allí y construir, más tarde, el santuario. Si le tocas la cabeza, conseguirás sabiduría.


➤ El Torii: un gran torii de piedra nos da acceso al templo.


➤ El Jardín Shinji-ike: su forma se asocia a la del kanji de corazón. El él hay un gran estanque atravesado por el gran puente de Taiko-bashi, cuyos arcos representan el pasado, el presente y el futuro.


➤ El Homotsuden: salón del tesoro

➤ La Puerta Romon: da acceso al patio interior del templo y al salón principal.


➤ El Honden: salón principal de estilo Momoyama reconstruido en el siglo XVI.

➤ Los Ciruelos: hay más de 6000 ciruelos en el complejo para honrar a Michizane, un amante de estos árboles. El más famoso de ellos es el llamado Ciruelo Volador (Tobiume), un árbol plantado en Kioto que voló hasta Dazaifu para encontrarse con su venerado Michizane. El Tobiume es el primer ciruelo que florece en Japón, pues lo hace en enero.

➤ Los Kusunoki: hay muchos árboles alcanforeros en esta zona. El que se encuentra a la izquierda del salón principal tiene más de mil años. 


3. Museo Dazaifu Tenmangu: se encuentra en un edificio construido en 1928 para conmemorar el 1025º aniversario de la muerte de Michizane. Hoy alberga muchos tesoros del santuario.

4. Museo Histórico de Kanko: en él se cuenta la historia de Michizane a través de dioramas y Hakata Dolls, unos muñecos tradicionales de la zona de Hakata (Fukuoka). Horario: de 9’00 a 16’30. Precio: 200 yenes.



5. Templo Komyozenji: santuario budista zen de la secta Rinzai que data del siglo XII y que cuenta con dos jardines de piedra. El jardín delantero está compuesto por 15 piedras que forman el kanji de luz () y el trasero representa la tierra y el mar con piedras y plantas. Horario: de 8’00 a 17’00. Precio: 200 yenes.

6. Museo Nacional de Kyushu: está construido donde antiguamente estaban asentadas las oficinas gubernamentales que se encargaban de llevar las relaciones diplomáticas con China y Corea. Se llega a él desde el templo Dazaifu, a través de un túnel en el que hay rampas mecánicas. Su estructura tan moderna llama mucho la atención si la comparamos con todo lo tradicional que le rodea. Horario: de 9’30 a 17’00. Precio: 430 yenes.

7. Templo Kanzeonji: santuario budista de la secta Tendai que data del siglo XVIII. El emperador lo mando erigir en honor a su madre cuando ésta murió. Durante los periodos de Nara y de Heian, Kanzeonji llegó a ser el templo más importante de Kyushu. Los edificios que podemos ver ahora provienen de una reconstrucción que se hizo en el siglo XVII, a excepción de la campana, que es la más antigua de todo el país (s. VII). Precio: Gratis. 


➤ Entrada combinada al Museo histórico Kanko, Museo del Santuario Dazaifu Tenmangu y Museo Nacional de Kyushu: 500 yenes. 






Día 11: Kyushu – Visitando los Templos Kushida y Tocho-ji de Fukuoka



Mi hostal se encontraba en la calle comercial cubierta Kawabata Shotengai. Justo a la entrada de esta calle estaba uno de los templos más importantes de Fukuoka: el Templo Kushida, dedicado a los dioses Ohatanushi-no-mikoto, Amaterasu-omikami y Susanowo-no-mikoto.



Su fundación fue en el año 757 cuando Hakata era el punto de entrada y salida de las misiones diplomáticas entre Japón, China y Corea. Según la tradición, ese año el emperador Koken y Tairano Kiyomori designaron el puerto de Hakata como base para comercio japonés con China.  El emperador también mandó construir este templo para que esta zona compartiera un dios con la provincia de Ise (en la actual prefectura de Mie). Hoy está lleno de curiosidades:

1. En el patio del templo hay un simbólico árbol de gingko (nogal de Japón) con unas tablillas que recuerdan la invasión mongola.

2. Actualmente, en el templo se celebra el Hakata Gion Yamakasa Matsuri. Este festival se celebra durante las dos primeras semanas de julio. Su fama nacional se debe a la carrera de carrozas de bambú, que pesan una tonelada. Cada carroza es llevada por treinta porteadores corriendo.  La carrera principal es la Oiyama, con 5 kilómetros de recorrido.  

Existen dos tipos de carrozas:

➤ Kazariyama: miden 10 metros de largo y tienen un peso de unas dos toneladas. Son carrozas fijas que representan escenas mitológicas o históricas japonesas. Existen catorce de estas carrozas, que puedes ver durante las celebraciones. Las que se exponen en el Santuario Kushida se pueden ver durante todo el año.

➤ Kakiyama: son carrozas más pequeñas. Miden 5 metros de alto y pesan una tonelada. Son las que se usan para la carrera de Oiyama. Existen siete (una por cada barrio antiguo de Fukuoka) y están construidas sin ruedas, ni clavos.


Su origen se remonta a hace 750 años, cuando el monje budista Shoichi Kokushi se subió a una plataforma de madera y unos voluntarios lo fueron llevando por toda la ciudad mientras rezaba y echaba agua bendita para acabar con una epidemia que asolaba en aquella época por aquellas calles. Este hecho se convirtió en tradición y se empezó a hacer cada año, desvirtuándose y dando lugar al actual festival.

3. En el santuario puedes ver una fuente con tres grullas. Según la leyenda, beber de ella te proporcionará longevidad. Sin embargo, se ha demostrado que contiene demasiados minerales, por lo que no es bueno beber demasiado de ella.

4. Detrás de la carroza gigante del festival hay unas piedras alineadas llamadas Chikara Ishi. Tradicionalmente se usaban para leer la fortuna. Cuando esto se hacía, se debían levantar. Hoy sólo sirven para demostrar tu fuerza. Puedes comprobarla intentando levantar la que pone Shiseki.

5. También es curioso ver el Eto Eho Ban, justo a la derecha de la entrada principal. Se trata de un círculo que contiene los doce animales del zodiaco chino y los cuatro puntos cardinales. Un marcador indica cuál es la dirección de la fortuna para ese año.

6. Tradicionalmente se suelen comprar omikuji cuando se visita este templo, una especie de sobrecitos pequeños que cuentan la fortuna que vas a tener. Como es visitado por muchos turistas, también están en inglés.



Después de curiosear por el Templo Kushida, anduve unos diez minutos para llegar al siguiente: el Templo Tocho-ji, el santuario sintoísta más antiguo de Kyushu. 

Este templo pertenece a la secta budista Nangakuzan y está dedicado al monje Kobo-Daishi (Kukai). Según la tradición, este monje lo construyó cuando volvió de China y en él rezó por la emigración del budismo tántrico hacia el este.



Originalmente estaba situado cerca del mar, pero Kuroda Tadayuki, el segundo señor de Fukuoka, lo mandó trasladar a su actual asentamiento. Merece la pena visitarlo para contemplar cuatro de sus maravillas:

1. La estatua budista de Senjukannon: pertenece al periodo Heian y fue realizada utilizando un solo tronco de pino negro chino. Mide 87 cm y está considerada tesoro nacional desde el periodo Meiji. Sólo se puede ver el 21 de marzo.

2. El Rokkakudo: es pabellón hexagonal que contiene una gran estatua de Buda conocida como Zushi y que puede rotar. Sólo está abierto al público el día 28 de cada mes.

3. El Gran Buda: se trata de una estatua de 10’8 metros de altura y que pesa 30 toneladas. Es la estatua de madera de Buda sentado más grande del país. El halo de Buda mide 16’1 metros.

4. La pagoda de 5 pisos: se terminó de construir en el 2011 y se dice que contiene busshari, las cenizas de Buda que Kukai se trajo con él.



➤ Precio de las entradas de los templos Kushida y Tocho-ji de Fukuoka: Gratis

Día 10: Kyushu – Visitando el Parque Ohori de Fukuoka



A tan sólo media hora a pie desde la estación de Tenjin, este gran pulmón se alza en medio de la ciudad de Fukuoka. Su origen se remonta a 1601, cuando el comandante Nagamasa Kuroda construyó aquí para realizar los canales exteriores del castillo de Fukuoka. En japonés Ohori sigifica foso, y su gran estanque tenía esta función.

El parque tal y como lo vemos hoy se inauguró en 1929. En su interior se halla un gran estanque con tres islas que están conectadas con una isla principal por bonitos puentes de piedra. También en él hay puestos hexagonales donde descansan las aves silvestres.





Alrededor del estanque hay un sendero de 2 km que lo recorre entero. Se respira una calma enorme, con la gente caminando tranquilamente o sentándose a disfrutar de las vistas del agua y de los pájaros. Con buen tiempo abundan los yukatas y los happi.


Dentro de parque también se encuentran tres atracciones interesantes:

➤ El Museo de Arte de Fukuoka: cuenta con exposiciones temporales y con una colección permanente de estatuas budistas del siglo XI, así como esculturas de arte moderno de artistas como Dalí o Miró. Precio: 260 ¥. Cierra los lunes.

➤ El Jardín Japonés: está compuesto por un jardín seco y otro en el que hay cascadas, un estanque una casa tradicional de té de estilo sukiys-zukuri. Precio: 240¥

➤ El Santuario Gokoku: su gran torii gigante de la entrada es el torii más grande de madera cruda (ciprés) de todo el país. Su visita es ineludible si te encuentras en Fukuoka durante la segunda semana de agosto, ya que en él se celebra el famoso Mitama Matsuri, en el que 6000 linternas iluminan a las almas de los que murieron en la guerra.



En el vecino parque Maizuru están las ruinas del Castillo Fukuoka, construido en 1608 para el comandante Nagamasa Kuroda, el primer Señor feudal de Fukuoka (Chikuzen).

El Río Nakagawa actúa como un foso natural en el lado este del castillo, mientras que el lado oeste cuenta con una planicie lodosa como foso natural.



Con la abolición del sistema han del Periodo Meiji en 1871 se abandonó el castillo. Muchos de los edificios dentro del castillo fueron destruidos o desplazados a otros lugares. El 29 de agosto de 1957 el castillo fue decretado sitio histórico por el gobierno japonés.

Hoy se pueden ver sus ruinas: algunas de sus puertas de entrada y una torre a la que se puede subir y contemplar las vistas de todo el parque. Precio: Gratuito.


La zona es famosa en primavera cuando todos los cerezos que hay en ella florecen y miles de personas van allí a observar el Sakura y celebrar el Hanami.

Cómo llegar a las ruinas del Castillo Fukuoka:

🚌 City Loop Bus: está a 10 minutos andando desde la parada de Heiwadai Korokan-mae o de la de Fukuoka Jyouato Fukuoka-shi Bijyutsukan Higashi-guchi.

🚍Autobús: está a 10 minutos andando desde la parada de Otemon o desde la de Heiwadai-korokan-mae Nishitetsu.

🚇 Metro: está a 10 minutos andando desde la estación de Akasaka o de la de Ohorikoen.

Día 10: Kyushu – Cenando en el Mitama Matsuri de Fukuoka



Al atardecer recorrí el camino desde mi hostal hasta el Parque Ohori  para asistir a unas de las festividades más importantes de Fukuoka: el Mitama Festival. Se trata de un festival de Obon, una celebración budista que honra el retorno de los espíritus de los ancestros.

La gente, cuando sale de trabajar, va a visitar las tumbas de sus familiares, las limpia, les pone flores y reza por ellos. Hasta aquí sería algo parecido a nuestro día de Todos los Santos.

Los budistas tienen la creencia de que durante el Obon los espíritus vuelven a la Tierra y hay que recibirlos con celebraciones y bailes a los que están invitados vivos y muertos. La última noche de celebración es en la que los espíritus se marchan y se encienden velas y hay fuegos artificiales para despedirlos.

Estas celebraciones tienen lugar en Fukuoka entre los días 13 y 15 de agosto y se realizan en el Santuario Gokoku. Cuando me estaba acercando al templo, ya veía a un montón de gente vestida con su yukata o su happi.

A la entrada estaba su gran torii de madera para recibir a los visitantes y delante había puestos para pescar cangrejos y un DJ.



Una vez atravesado el torii, había 180 puestos de comida, bebida y venta de productos artesanales. Y una patrulla de voluntarios que te ayudaba indicándote en qué papelera tenías que echar la basura para que se reciclara correctamente.




No sólo se podía comprar comida asiática, como curry, ramen o kakigori; sino que había puestos de lo más variado. Como éste, con un horno propio para hacer pizzas:


El puesto que más cola tenía siempre era el que hacía paellas 😊


Al final de la zona de los puestos de comida, estaba el templo propiamente dicho. El Obon es especialmente importante en el Santuario Gokoku porque está dedicado a los japoneses muertos durante la guerra. 




La palabra Mitama significa “espíritu honorable”. Para honrar a los estos espíritus, se colocan seis mil linternas que adornan todo el exterior del santuario. Empresas, familias enteras o personas individuales pueden pagar para poner sus nombres y sus mensajes en ellas.



También se realizan actividades junto al salón principal del templo, como juegos, monólogos, adivinanzas o conciertos. Los más famosos son los de Kagura (música sintoística).




Lo más curioso: la afluencia de gente que esperaba para poder comer paella, los puestos de churros hasta en hot dog y los perros que iban paseando en carrito de bebé (que fueron muchos los que vi esa noche).


🎎 Lugar: Templo Gokoku de Fukuoka

🎎 Dirección: 1 Chome-1-1 Ropponmatsu, Chūō-ku, Fukuoka-shi, Fukuoka-ken

🎎 Fecha: del 13 al 15 de agosto

🎎 Web oficial (sólo en japonés): Fukuoka-gokoku.jp


Cómo llegar desde Hakata

➤ Autobuses 12・113・114・200・201・202・203・204
➤ Parada: Gokoku Jinja Mae.
➤ Tarda: 25 minutos en llegar al templo.

Cómo llegar desde Tenjin

➤ Desde Tenjin Kego Jinja Mitukoshimae coger los autobuses 6・7・113・114・200・201・202・203・204・205.
➤ Parada: Gokoku Jinja Mae.
➤ Tarda: 12 minutos en llegar al templo.

Cómo llegar en metro:

➤ Línea Kuko hasta Ohori Kouen y caminar hasta el templo unos 15 minutos.
➤ Línea Nanakuma hasta Ropponmatsu y caminar hasta el templo unos 10 minutos.

14 cosas indispensables que ver y que hacer en Nagasaki



La ciudad de Nagasaki aún siente el desastre por la que su nombre es reconocido en todo el mundo. El 9 de agosto de 1945 sufrió uno de los desastres humanos más grande que ha conocido el planeta por ser el lugar donde cayó la segunda bomba atómica con objetivo japonés, tres días después de la de Hiroshima. Un pueblo que quedó destrozado y cuyas secuelas aún se ven en la zona que rodea al epicentro de la bomba.

Pero la riqueza de la historia y cultura de Nagasaki, eclipsada por esta gran catástrofe, también se conoce paseando por sus calles y visitando otros lugares para aprender de su pasado portuario, su gran influencia europea, sobre todo holandesa, y sus relaciones comerciales con China.

Aquí dejo algunos lugares interesantes para aprovechar tu visita, tanto si pasas aquí unos días, como si haces una corta excursión de un día desde Fukuoka.

1. Visitar el Parque de la Paz de Nagasaki: el parque se construyó en el epicentro de la explosión de la bomba atómica del 9 de agosto de 1945. Es un lugar muy emotivo que está lleno de monumentos en recuerdo a las víctimas y que clama la paz mundial. Cerca puedes visitar el Museo de la Bomba Atómica.


2. Entrar en el Pabellón Nacional de la Paz de Nagasaki: un monumento minimalista que se construyó en 2003 para recordar a las víctimas de la tragedia. La parte interior se encuentra en un sótano en el que se da información sobre lo ocurrido y se proyectan entrevistas y documentales sobre los afectados.


3. Contemplar la Catedral de Urakami en su actual ubicación: antiguamente se encontraba en el territorio en el que ahora está el Parque de la Paz, de hecho aún quedan vestigios de su estructura. Tras el desastre de 1945, su reconstrucción se llevó a cabo en otra localización cercana.


4. Impresionarse con el Torii de un pilar: tras la explosión de la bomba este torii del santuario de Sanno se partió y sólo quedó en pie un pilar, que hoy podemos ver tal y como se quedó ese día.


5. Subir hasta el Monumento conmemorativo a los 26 mártires de Japón: recuerda a los veinte cristianos japoneses y a los seis misioneros extranjeros que crucificaron en este mismo lugar en 1597.


6.  Aprender sobre el pasado holandés en Dejima Machi: una isla artificial que contaba con una antigua fábrica holandesa. En ella metieron en 1636 a todos los europeos de la zona para evitar que se propagara el cristianismo en la ciudad.


7. Subir la cuesta de Oranda-zaka dori: una calle pedregosa llena de casas de madera y que fueron habitadas por los primeros holandeses que llegaron a Nagasaki.

Wikipedia

8. Pasear por Shinchi Chinatown: el lugar donde se instalaron los mercaderes chinos que vinieron a Nagasaki durante el periodo Edo y que hoy está lleno de tiendas y de puestos callejeros.


9. Ver la Iglesia de Oura, la más antigua de Japón: incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de los Cristianos Ocultos en la región de Nagasaki. Se construyó en 1864 por misioneros franceses cuando se abolió la prohibición del cristianismo en Japón.


10. Impregnarse de naturaleza y buen gusto en Glover Garden: incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad dentro de los Sitios de la revolución industrial de la era Meiji en Japón, hoy muestra unos jardines elegantes y varias residencias señoriales de corte colonial-europeo. La más importante es la de Glover, quien se enamoró de una joven japonesa y cuyo romance inspiró la obra de Madame Butterfly de Puccini.


11. Probar el pastel más famoso de Nagasaki: el Kasutera (Castella) es el postre más típico de Nagasaki. Por todos lados hay tiendas que lo venden. Hasta en Dazaifu hay una oficial. Se trata de un pastel amarillo y en forma de ladrillo, que fue introducido en Japón en el siglo XVI por un misionero portugués. La pastelería tradicional Shōkandō, es el proveedor oficial de kasutera de la familia imperial.


12. Comer un Kakuni Manju en un puesto callejero: bollo relleno de carne de cerdo marinada que se suele vender en puestos callejeros y en Chinatown.


13. Visitar Gunkanjima, la isla donde se rodó James Bond: Patrimonio de la Humanidad, se hizo muy famosa al servir de escenario para la película Skyfall, donde James Bond estaba atrapado con Javier Barden. En el puerto se contratan excursiones para visitar la isla abandona en la que habitaron hace años los trabajadores que extraían el carbón de sus minas.

www.huffingtonpost.es

14. Sorprenderse en el Shourou Nagasaki Matsuri: durante el mes de agosto se celebra el Obón en la ciudad haciendo la procesión de los barcos de los espíritus, para lo que construyen barcos de bambú que van empujando por las calles para guiar a sus difuntos.


➤ Si te da tiempo, Nagasaki cuenta con varios templos que también merecen la pena visitar, como:

●  El Templo Sofukuji: construido por los chinos en el siglo VVII.

● El Templo Fukusaiji: con forma de tortuga sobre la que se asienta una estatua de Kannon de 18 metros de altura y en cuyo interior oscila un péndulo de Foucault.

  El Santuario Suwa: famoso por ser el lugar en el que rezaban las prostitutas para que hubiera mal tiempo y los marinos no pudieran zarpar.

  El Templo Koufukuji: el más antiguo de Nagasaki (1620).

  El Santuario de Confucio: cuenta con un importante museo de historia china.