China: Día 5 – Suzhou 苏州

Por la mañana, bien tempranito, fuimos a la estación a coger nuestro primer tren en China y así conocer cómo iba a ser el resto de los viajes que íbamos a hacer. Con comparación, éste fue el mejor de los que cogimos.

Cuanto más temprano se coja el tren, más barato sale. Compramos los billetes por 30 yuanes en hard seat y la vuelta por 45 en second class. El viaje no fue malo. Conocimos a una china, que llevaba el portátil con una serie de samuráis cutre a toda hostia, deleitando a todo el vagón con la cutrez de los actores. Se interesó por nosotros y nos ofreció una pata de pollo, no había manera de decirle que no. Pero, al final conseguimos no comérnoslo diciéndole que éramos alérgicos. Luego nos enseñó un amuleto para que le hiciéramos una foto...


Salir de la estación de Suzhou fue todo un poema. Nadie nos sabía indicar nada, al final cogimos un autobús que nos decía todo el mundo que iba al centro. Mentira: nos dejó en mitad de una carretera. Allí no había nada. Cansados ya de andar y con media mañana echada intentamos coger un taxi, pero, o no se paraban o nos pedían precios desorbitados. Al final, un rickshaw nos llevó por pocos yuanes a nuestro destino. Pero ya no nos daba tiempo a ver mucho, porque los monumentos cierran muy temprano.


Fundada hace más de 2500 años, Suzhou es famosa por sus maravillosos jardines (hubo una época en la que había más de 400) y sus canales. Y es que un proverbio chino dice:

“En el cielo está el paraíso y en la tierra están Suzhou y Hangzhou”

Bueno, la ciudad no está mal, pero tampoco es para tanto…



Después de haber perdido tanto el tiempo perdidos, sólo nos dio tiempo a visitar el centro de la ciudad, el museo y el jardín del Administrador Humilde.

El centro de Suzhou está lleno de construcciones tradicionales que lo llenan de encanto. Alrededor de Xibei Jie y Dongbei Jie hay multitud de tenderetes por las calles peatonales que rodean el museo de la ciudad. Sus puestecitos son muy llamativos y los precios hay que regatearlos muy bien, nosotros encontramos verdaderas gangas.




MUSEO DE SUZHOU (SUZHOU BOWUGUAN) 蘇州博物館

Es gratis. Abre de 9’00 a 17’00 y tiene wifi gratis. El edificio es muy moderno y bonito alberga más de 15.000 piezas: mapas antiguos, estelas de las dinastía Qing, espadas…







JARDÍN DEL ADMINISTRADOR HUMILDE 

(HUMBLE ADMINISTRATOR’S GARDEN) 
(ZHUOZHEN YUAN 拙政园)

Justo al lado del museo nos encontramos con el jardín más famoso de toda la ciudad. Patrimonio de la humanidad, abre de 7’30 a 17’30 y cuesta 70 yuanes)





Construido en 1509 durante la Dinastía Ming, fue el jardín privado de un alto funcionario chino, Wang Xianchen. Desgraciadamente, su hijo vendió el jardín para pagar deudas de juego y desde entonces cambió de manos continuamente. Está dividido en tres partes principales, llenas de tranquilidad:
  • Easter Garden: con unos cuantos edificios, un bosque de pinos y bambú y un estanque.
  • Central Garden: alrededor del gran estanque, tres islas recrean los escenarios de las islas de las hadas de los mares del este. Es la parte más bonita. El Hall of Distant Fragance es el edificio principal, que recibe su nombre de los lotos que hay en el estanque. También aquí se sitúa el único puente que podemos usar en todo el jardín, el Small Flying Rainbow Bridge (Xiaofeihong).
  • Western Garden: un jardín de bonsáis y una casa de té completan el itinerario.

Autobuses: 2, 3, Tourism Bus 1, 2 y 5.


Tras hacer algunas compras volvimos a la estación de tren. Es casi imposible volver andando, porque las distancias en los mapas no son muy acertadas, y está mucho más retirado del centro de lo que parece. Además, hay sitios donde las calles desaparecen y sólo hay carreteras o calles en obras. 

Estación de Suzhou
Muralla


Compártelo

Entradas relacionadas