Ruta de senderismo: Cómo llegar a Las pasarelas de Alquézar


Alquézar está considerado uno de los pueblos más bonitos de España, distinción que expone en sus calles por las que merece la pena darse un paseo y tomarse algo en la gran cantidad de bares, restaurantes y confiterías que hay desperdigados por todo el municipio. El turismo durante los fines de semana y festivos es impresionante. Todo cambia y se llena de gente. Sus aparcamientos, a las afueras, quedan abarrotados.



El casco urbano cuenta con un encanto medieval especial, que queda vigilado por su Castillo Colegiata dedicada a Santa María la Mayor, quien preside todo Alquézar. Fue construida en el siglo IX por Jalaf ibn Rasid para frenar a los reinos cristianos del norte. Precio de la entrada a la Colegiata de Alquézar: 2’5€.

Además de su castillo, podéis visitar la parroquia de San Miguel Arcángel , un museo con obras medievales y el Museo Etnológico Casa Fabián.

Pero, si os gusta la naturaleza, Alquézar cuenta con una de las mejores rutas de la zona. Para hacerla os recomiendo que vayáis muy temprano, para que no esté todo el camino saturado de turistas.

La ruta de las pasarelas de Alquézar

La ruta comienza en la Plaza Mayor. Desde allí sale una calle que va hacia la Colegiata y, justo en la esquina en la que hay una gran confitería con un montón de delicias autóctonas – como la trenza aragonesa -, parte una rampa cuesta abajo de piedra. No hay pérdida, pues hay un panel explicativo muy visible.

Al poco de caminar, encontraréis las primeras pasarelas de madera que bajan hasta el cañón del río Vero. El camino está totalmente encajonado entre las piedras de la Peña Castibián y los muros de la Colegiata.



Una vez abajo, hay un desvío hacia la Cueva de Picamartillo. No lo penséis y dirigíos hacia allí, pues sólo os llevará 5 minutos llegar a la cueva. Está situada en la margen izquierda del río, frente a la desembocadura del Barranco de la Fuente. Todo está lleno de peces.



Volved por el mismo sitio y tomar el camino hasta las pasarelas metálicas. Desde allí hay un increíble paseo sobre ellas, quedando el río justo debajo de nosotros.



A mitad del camino, las pasarelas llegan hasta la antigua central hidroeléctrica y la presa.



Desde allí, dejaréis el río a un lado para comenzar a caminar entre olivares subiendo por una cuesta hasta un precioso mirador desde el que hacer unas bonitas fotos con el pueblo de Alquézar de fondo.



Subiendo toda la cuesta, llegaremos al pueblo de nuevo.

La ruta se puede completar con la visita al puente de Fuentebaños y al molino. Sin embargo, cuando fui el acceso estaba cortado.


¿Cuánto dura la ruta de las pasarelas de Alquézar?

No es muy larga. Yo la completé en 1'20h caminando sin prisas y parándome a hacer fotos y a disfrutar del paisaje.

No tiene dificultad ninguna. La pueden hacer niños y mayores. El desnivel acumulado es de tan sólo 300 metros.

Llevad crema solar y agua (no hay ningún sitio donde llenar las botellas).

Recorrido: circular.

Distancia: 4 km.

Plano de Alquézar



Compártelo

Entradas relacionadas