Cómo llegar al Castillo de Puebla de Almenara


Por la carretera que va de Belmonte a Villarubio, se vislumbra la sierra de Almenara o sierra Jarameña. Allí, en lo alto, se pueden ver desde el coche las ruinas de este castillo.

Origen del Castillo de Almenara

La leyenda cuenta que esta fortificación fue fundada por Alvar Fáñez de Minaya, un conocido héroe y conquistador de La Alcarria. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que se construyó cuando Alfonso VIII ocupó este territorio a finales del siglo XII, y se cree que quien lo llevó a cabo fue la Orden militar de Santiago, propietaria de toda la comarca.



El Infante don Juan Manuel fue su dueño a mediados del siglo XIV. Un noble rico que tenía tantas posesiones que era capaz de viajar de Navarra a Murcia haciendo noche siempre en un edificio suyo. Fue este infante quien concedió una carta-puebla para repoblar La Puebla de Almenara, un emplazamiento que surgió en la parte baja del valle, quedando el castillo aislado en lo alto de la colina.



Juan de Heredia aparece como su propietario en el siglo XV, quien se lo vendió a Pedro González de Mendoza en 1487. Los restos que vemos hoy proceden en su mayoría de esta época. En una de las torres aparece el escudo de armas de los Mendoza.

Más adelante, en el siglo XV, pasa a manos de la princesa de Éboli, pues lo había heredado de su padre, el conde de Mélito, hijo del Cardenal Mendoza.

Hoy, sus ruinas nos hacen imaginar un castillo fortaleza con sus tres puertas principales, un aljibe, un patio…y que incluso llegó a tener 34 aposentos.

Cómo llegar al Castillo de Puebla de Almenara

Podéis dejar el coche en el mismo pueblo y continuar por la carretera andando. Está muy bien señalizado. Atravesaréis una pequeña ermita debajo de una arboleda:


Dejaréis a un lado una antigua ermita reconvertida en hotel rural:



Y tendréis que seguir por el sendero que sale a la derecha del hotel (aquí ya no hay señalización). Este sendero lleva primero a una antena y, luego, continúa hasta el castillo. Es un camino muy sencillo.

Si no queréis andar tanto, podéis subir con el coche hasta el hotel y dejarlo en el área de descanso que hay justo en frente.

Compártelo

Entradas relacionadas