Visitando los Mallos de Riglos, un paraíso para los escaladores


A 45 km de Huesca está la localidad de Riglos, que se ha hecho mundialmente famosa por sus mallos. Los mallos son formaciones rocosas que alcanzan los 27 metros de altura máxima y tienen unas enormes paredes verticales.

Todos los mallos de Riglos tienen nombre. Éstos proceden de algunas casas del municipio, de su forma característica, o en homenaje a personajes famosos.

El pueblo se ha convertido en un paraíso para montañeros y amantes de la escalada. Prueba de ello son todos los carteles informativos para escaladores y empresas que se dedican a esta actividad en Riglos. Incluso hay un hotel en el que la habitación está colgada de una de estas formaciones rocosas. http://rabriglossuite.com/



El pueblo, más allá de los mallos, no tiene mucho que ver. Podemos dar un corto paseo entre sus callejuelas para encontrar su iglesia y sus casas tradicionales. Pero lo más bonito está siempre mirando hacia arriba porque, además de los mallos, Riglos tiene una de las colonias más numerosas de buitres leonados de Europa.



Existen muchos senderos que recorren los mallos. Uno de los más famosos es el que los recorre desde su base. Es un itinerario circular, con un desnivel de 370 metros, una longitud de 5’5 km y que dura unas 2’15 horas.  


El coche lo podemos dejar en cualquiera de los aparcamientos que hay a la entrada del pueblo. Desde allí, buscamos la oficina de turismo, que es donde se encuentra el panel informativo con la ruta, y seguimos los carteles. Está muy bien señalizado.


Al salir de Riglos, hay un mirador precioso desde el que hacer unas espectaculares fotos de los mallos.

A la vuelta de Riglos , nuestra visita se puede combinar con un rápido paseo por Ayerbe, para comernos uno de sus refollau.

Compártelo

Entradas relacionadas