Japón - Escala en Amsterdam


Con la maleta a reventar de cosas y de comida de Japón nos fuimos al aeropuerto con una pena… se me había hecho muy muy corto. Nos esperaban 11 horas de vuelo donde tuvimos la suerte de que la azafata removió todo el avión para encontrarme pollo porque lo que había de comida era pescado… otra vez. Gracias KLM.


El vuelo se hizo interminable. Llegamos a Shiphol a 15:00h y nuestro vuelo a Madrid era a las 6 de la mañana. No habíamos pillado hotel porque queríamos disfrutar de Amsterdam, pero nos arrepentimos porque estábamos reventados.

Cogimos un tren en la plaza comercial del aeropuerto, que salen cada 15 minutos entre las 6 y las 24h. En 20 minutos llegamos a Central Station. Nos costó 3,8€ (si compráis el billete en las máquinas pagando con monedas, si pagáis con tarjeta o en la taquilla os cobran 0’5 más. Nos dimos una vuelta por el centro, visitamos el barrio rojo y entramos en las tiendas típicas, aunque sólo fuera para comprarme un chupa chups de maría, pero bueno.



Nos os oconfundáis, el mochilón es casi más grande que yo.





 La ciudad está mucho más dejada que cuando fui cuando tenía 15 años. La vi mucho más sucia, pero sucia, y descuidada.

Dormimos por turnos en el aeropuerto y al día siguiente, vuelta a casa. A comernos todo lo que nos habíamos traído y a hacer sushi de gominola.




Sólo puedo decir una cosa de Japón: estoy segura de que volveré. 



Compártelo

Entradas relacionadas