Japón - Día 6: Hakone - Gora

La estación de Gora parece de juguete. Es un pueblo de montaña precioso. Hay muchas cosas que visitar que entran gratis con el Hakone Free Pass o te hacen descuento. Nosotros decidimos visitar Gora Park (9:00-17:00), gratis, ya que no teníamos tiempo para todo. Subiendo unas cuantas calles, está muy bien señalizado, se encuentra este parque. Lleno de flora y fuentes, lo más llamativo es su centro de escarabajos gigantes, como los que aparecían en Samurai Champloo.





La entrada al recinto de los escarabajos se paga aparte pero, ¿quién se resiste si te lo van anunciando hasta la saciedad? Dentro de la caseta puedes ver un montón de escarabajos enormes, puedes jugar a distintos juegos, tirar a una ruleta, intentar cogerlos con unas cuerdas, meterte entre unos arbolitos pequeñitos para cogerlos con la mano… Ahora, tienen mala leche porque los arbolitos estaban llenos de niños bastante pequeños y a más de uno le hacían sangre con las pinzas. Ahora, ellos ni lloraban ni nada, ni se inmutaban, con menos ya estoy yo llorando. Si eres capaz de cogerlos con las cuerdas te los puedes llevar.






También existe al otro extremo del parque varios talleres de artesanía, como fabricación de vidrio, todo se paga aparte.

Desde Gora volvimos a la estación para coger el Funicular hacia Shouzan: el Hakone Tozan Cablecar. Las salidas son cada 20 minutos y el trayecto dura tan sólo 10. Pero las colas son enormes. La gente se agolpa y te espachurran tanto en la cola como en el funicular.




Conforme os bajáis, empezad a hacer cola para el Hakone Ropeway. Está todo muy bien señalizado y casi todo el mundo va al mismo sitio, por lo que no hay pérdida. El teleférico sale cada 30 minutos, pero las colas también impresionan. Hasta ese momento no sabía lo que era la paciencia nipona, que culminaría con mi visita a DisneySea.



Merece la pena. Se pueden disfrutar de unas vistas que quitan el hablan. Cuando hace buen tiempo, o sea, unos cuantos días al año (nosotros no tuvimos esa suerte) se puede ver el Monte Fuji a lo lejos y ver cómo se refleja en el Lago Ashi, de todos modos, si no está despejado las vistas del parque nacional también son espectaculares. 





Compártelo

Entradas relacionadas