Parque Minero de La Unión

Sin duda, ¡merece la pena! Está chulísimo. Tiene aparcamiento de sobra y la entrada cuesta 11€ y 8’25€ para estudiantes. Hay que hacer reserva por email, porque las entradas son limitadas.




La visita dura unas dos horas y comienza con un audiovisual en la cabaña donde se venden las entradas, al lado del aparcamiento. Cuando acaba, te suben en tren por la carretera del 33 a la mina mientras te van dando explicaciones de todo el paisaje. La carretera del 33 era la típica ruta minera de la región, que la comunicaba con el mar.


La mina cuenta con más de 4000 m2 abiertos al público, a 80 m de profundidad. Se abrió en el 1869 y de ella se extraía pirita. La visita es larga y lo mejor es el lago interior de aguas rojizas. Te dicen que puedes probar el magnesio que recubre las paredes y los techos de la mina, esto es lo que hacían los mineros que trabajaban allí a oscuras y en condiciones infrahumanas. Está asqueroso. Amargo, amargo.




Al acabar la visita a la mina, el tren os lleva al restaurante y al mirador. Se puede seguir la visita por libre a la Mina Pablo y Virginia (se ve por fuera), el polvorín, el lavadero, el horno de tostación y el serpentín.

Si no, desde el mismo restaurante, os vuelven a bajar en tren hasta la entrada.



Compártelo

Entradas relacionadas