Qué ver en Oropesa de Toledo


A una hora escasa de Toledo, Oropesa es un pueblo lleno de encanto y leyendas. Como la de su propio nombre, pues afirman que proviene de un capitán egipcio, Oróspedo Aránculo, que fundó la ciudad en 1716 a.C.

El pueblo es pequeñito, con unos escasos 2800 habitantes. Así que es ideal para hacer una visita rápida si estamos cerquita, porque su patrimonio lo merece.
Qué podemos ver en Oropesa de Toledo:

Castillo: construido por los condes de Oropesa en 1402. Actualmente alberga el Parador Nacional de Turismo. El castillo se puede visitar de martes a domingos de 10’00 a 14’00 y de 16’00 a 18’00 por la tarde. La entrada general cuesta 3€.

El castillo está formado por una antigua fortaleza árabe (castillo viejo), que data de los siglos XII y XIII, y que fue erigido sobre otra fortaleza romana; y también por la construcción del siglo XV (castillo nuevo), que cuenta con una gran plaza interior y con una torre del homenaje de cinco plantas.



Justo al lado del castillo está el Palacio condal, mandado construir en el siglo XV el II conde de Oropesa y que hoy también forma parte del Parador.


Hospital de San Juan Bautista: bajando desde el castillo, podemos ir directamente a este edificio para pedir algo de información sobre la zona, ya que aquí se encuentra la Oficina de Turismo. La construcción data del siglo XV, cuando la madre del V virrey del Perú, Francisco de Toledo, lo mandó erigir sobre una antigua sinagoga.

Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción: con su torre románica del siglo XII y su crucero del siglo XVII, tiene una preciosa portada plateresca. En el siglo XVII el V Conde Oropesa mandó construir un pasadizo que unía el palacio condal con la iglesia para que los nobles no tuvieran que pisar el suelo para ir al templo. El conde murió y el pasadizo aéreo no llegó a terminarse, aunque aún se conservan varios de los arcos que iba a tener.


Convento de las Misericordias: construido por el IV Conde de Oropesa, fue habitado en 1836 por las Monjas de la Concepción. Éstas fueron vendiendo parte de los terrenos: la frontal se convirtió en una bodega de vinos, el interior lo adquirió el Ayuntamiento y el resto de la finca lo compraron distintos particulares para construir viviendas.


La Plaza del Pueblo: toda llena de bares para tapear, donde podemos encontrar auténticas gangas. Allí hay varios edificios interesantes, como la Antigua Biblioteca Popular (1912) decorada con azulejos de cerámica de Talavera, el Ayuntamiento y la Torre del Reloj de la Villa (1901).


La Casa Natal de San Alonso Orozco: nacido en 1500 y precursor de los místicos españoles, con más de 50 obras escritas.

Capilla de San Bernardo: construida por Francisco de Mora, discípulo de Juan de Herrera. Hasta la expulsión de los jesuitas en 1767 estuvo abierta al culto. Ha estado abierta en varias ocasiones a lo largo de la historia. En 1996, fue adquirida por el Ayuntamiento y se ha estado restaurando.


Restos de la antigua muralla: creada en el siglo I y restaurada en varias ocasiones, rodeaba la población con un perímetro de 1’5Km y 3-5m de altura. Tenía cuatro puertas y dos portillos. Actualmente sólo queda la puerta condal (que daba acceso al palacio) y parte del arranque de un pórtico, junto al cementerio viejo.

El principal atractivo es pasear por sus callejuelas y disfrutar del diseño de sus callejuelas y casas. Es un pueblo muy bien decorado, con un montón de rinconcitos preciosos y de grafitis interesantes. 



Opinión del HOTEL LA HOSTERÍA DE OROPESA

Durante nuestro fin de semana por Toledo, nos quedamos en este coqueto hotel rural. La decoración es excelente, con todas las habitaciones tematizadas, con nombres atractivos y muy completas. 



El precio con Booking.com nos salió baratísimo. Nuestra habitación fue la suite superior clásica, su nombre era La Capilla. Tenía bonitas vistas, estaba bien climatizada, y la cama era muy cómoda. Además, el cuarto de baño contaba con bañera hidromasaje. Todo limpísimo.  La atención fue excepcional. 






No tiene parking propio, pero nosotros no tuvimos problemas para aparcar justo en frente. 

El hotel también tenía una gran terraza, con mucho ambiente por la tarde. Aunque no se notaba porque la habitación estaba muy bien insonorizada. Sinceramente, un hotel para repetir. 



Si os gustan las decoraciones de la hostería cerca hay una tienda donde poder comprar recuerdos de Oropesa. En ella hay recuerdos en punto de cruz y cerámica parecidos a los que han usado en el hotel. 

LA HOTERÍA DE OROPESA

Paseo Escolar, 5 Oropesa de Toledo
Teléfono: 925 430 875



Compártelo

Entradas relacionadas

1 comentarios :

comentarios
Anónimo
21 de marzo de 2018, 11:18 delete

El mejor lugar de Oropesa para comer es sin duda alguna el restaurante http://www.restaurantelazarzuela.es/. No dudéis en ir allí y probar

Reply
avatar